jueves, febrero 13, 2020

Qué veo yo que está pasando con el estallido social

Algo estalló, sin duda. Y eso que estalló puede verse como energía humana que estaba en algún lado acumulando presión.
Y estalló con extrema violencia, aparentemente fuera de control.
Por lo menos, los mecanismos que teníamos diseñados como sociedad para protegernos de estos desbordes, no han sido capaces de copar con ellos.
La situación es altamente inestable.

Qué pasó ? es la pregunta que todos intentan responder.
Si sabemos responder esta pregunta, pensamos, nos permitirá lidiar con ello con eficacia.

Una cosa que veo con claridad es un deterioro moral transversal creciente que hemos venido viviendo desde hace tiempo en Chile.
La institución de la iglesia, guardián histórico de nuestra moralidad, empieza a mostrar su propia inmoralidad con los abusos sexuales, que no han sido en pequeña escala. Pero lo peor es lo que lo jerarquía hacía con ellos; los escondía; sin castigar en forma ejemplar a los culpables, e incluso ignorando descaradamente a los afectados.
Por eso, en esta crisis, es tal su falta de autoridad en su histórico reino de la moral, que han guardado total y completo silencio.

Después viene el mundo empresarial, con sus delitos gravísimos y una justicia, que casi siempre los salva, o incluso la pena que les da es ir a clases de ética.
Ello en contraste con el trato de esa misma justicia, a un ladrón de gallinas, o a un pirata de CDs; cárcel.

Los políticos, esa clase social a esta altura, que cuida con garras y dientes, sus privilegios y conquistas, financiada por estos mismos empresarios muchas veces inmorales, para que hagan leyes a su pinta y conveniencia, ya claramente demostrado y al final sin discriminación de sector político.

Y sigue con los robos en el ejército, carabineros, el fútbol (quien iba a pensarlo; alguna vez pensé que era lo único que iba quedando incólume), en definitiva cualquier persona con poder burocrático.

Se fue acumulando rabia, ira, furia. Hasta que un día, algo encendió la mecha. Un ataque concertado a demasiadas estaciones del Metro, hizo reventar el dique de la furia.
Tenemos una fuerza, mal preparada, con inteligencia, al parecer inexistente. Qué lo ha hecho tan mal, que las posibilidades de maniobrar son .. Los he venido viendo como espantapájaros, de esos que se supone espanten, que no lo están haciendo, nada; o casi nada.
Y para más remate, un presidente, que si se pusieran las leyes que necesitamos anti todas las cosas que han pasado, debiera ir preso. Es un bandido más.
Estamos en una especie de tormenta perfecta.

Estamos en un momento de relativa, sí, relativa calma; gracias al verano y a un pacto encaminado a crear una nueva Constitución, si es que en referéndum en abril se aprueba.

Pienso que lo que veníamos siendo, ya no podrá seguir siendo. “El modelo” tendrá que cambiar.
Pero no tenemos el modelo que queremos, claramente.
El desafío más grande que tenemos por delante es de diseñar, inventar, un nuevo modelo. Ello incluye, en forma parcial, a la nueva Constitución.
Harari diría que necesitamos un nuevo relato.

Lo hemos hecho muy bien en el plano material. Hemos inventando cuanta cosa, que nos han hecho la vida mucho más sencilla, siendo quizás un aspecto pendiente el hacerla accesible para todo el mundo. Hemos descuidado claramente el reparto o la distribución equitativa.

Donde no lo hemos hecho nada de bien, es en el plano de la interioridad. Nuestros aspectos éticos y morales, especialmente en las capas superiores y porque no pensar que todo a través, se han deteriorado enormemente y explican quizás esta crisis.
Un amigo me decía que hacía falta una nueva utopía, una nueva religión o revivir alguna, o muchas, que se nos han ido de las manos. Y yo que ando hablando de niveles de conciencia, en la idea que lo que viene es un salto de conciencia, para lo que no existe una escuela que yo conozca, quizás manoteos por aquí y manoteos por allá. Y quizás un buen terremoto que nos saque o nos remezca suficiente, hará emerger esa nueva conciencia. O quizás es algo que traen los jóvenes, pero como son .. no han sabido articularla y plasmarla en, como decía, algún nuevo relato.

Yo soy de los que piensa que tenemos que ir hacia adelante y no buscar soluciones pasadas que ya demostraron ser inadecuadas para el momento presente. Dieron lo que podían dar o no dieron mucho, que ya fueron. Nos toca inventar algo nuevo, que muchas veces he pensado es un capitalismo re acondicionado, humanizado, o quién sabe qué.

Nosotros tenemos dos tsunamis en este momento pasando, aparte del estallido social, como lo hemos llamado. Una es la crisis climática, que nos tuvo mirando con atención a la Greta Thunberg y otra, la revolución tecnológica del Big Data y la Inteligencia Artificial.
Este mundo tecnológico trajo la Internet, un medio casi completamente libre, por lo menos por estos lados del mundo. Y su mundo de grandes imperios, con sus plataformas gratuitas, lechando y haciendo negocio con los datos de nuestros comportamientos.
Y el mundo libre del open source, que es toda una revolución colaborativa, de la no propiedad intelectual y el compartir, que sufrió sus primeras confrontaciones entre Napster y las discográficas. Algunos la llaman la cultura hacker.

De alguna parte va a saltar la liebre, de lo nuevo que viene, porque a mi, a nosotros, parece no nos está dando el ancho, de la creatividad.
Lo único que sé es que inventar el futuro es un trabajo colaborativo y quizás por eso le tengo tanta fe a los grupos que logran crear espacios de confianza y apertura para conversar.
Por eso, de momento, el periscopio bien alto, atentos, para que no se nos vaya a pasar la micro, que muy posiblemente venga de los jóvenes o de las mujeres.

Y todo esto pasando cuando la ciencia y el espíritu se han tropezado en los experimentos de la física cuántica, en que la conciencia está distorsionando los resultados.

lunes, enero 06, 2020

Evento Balloon - 3xi en Vichuquén

900 personas concurren a Aquelarre, a la Escuela Lago Vichuquén, desde 13 regiones, a lo largo de todo Chile, para un encuentro el sábado 4 de enero 2020.
Ahí los reciben 70 facilitadores de Balloon y 3xi que han viajado también de todas partes. De 3xi los facilitadores debemos haber sido unos 10 a 15 personas. Los de Balloon eran multitud y tan jóvenes. Trabajamos, los facilitadores, el día viernes, anterior al evento mismo, preparándonos para lo que vendría.

mi grupo de la tarde
Viajo con mi amigo Isaquino Benadof, que con Wase en la mano, logramos lidiar con todos los desvíos después de haber entrado por San Fernando. Notable la tecnología de estos tiempos.
Alojamos en la Hostería Miramar de Llico, donde cenábamos y tomábamos desayuno. Excelente atención con la mejor vista de la zona, frente al mar.
Todos los días viajábamos como 25 minutos hasta la Escuela Lago Vichuquén en Aquelarre.
En la última vuelta le dije a Isaquino, deja el Wase a un lado, a ver si llego a destino. Altiro, al primer cruce erré y volvimos a Aquelarre, con Isaquino muerto de la risa a mi lado.

parte de mi grupo de la mañana
No conocía a Balloon. llegando al entrenamiento de los facilitadores, pregunté por quien había creado esta cosa. Sebastian Salinas, me dijeron. Y quien es él ? Ese, me dicen.
Lo miro y digo, pero si no tiene arrogancia ni soberbia ! No pues. Después hablaría con él, para saludarlo y felicitarlo.
Lo escuché también hablar y me llamó la atención su sencillez y claridad de conceptos.

Balloon centra su trabajo, como yo lo entendí, en vincular gente diversa, incluso a los "pares improbables" y busca vincularlos. Para qué ? Para que colaboren en sus proyectos de emprendimiento. Muy orientados al sector rural.
Después me enteré que están en varios países, tanto de Americalatina como de África.
Son un emprendimiento social, notable.

los grupos en pleno trabajo
Me tocó trabajar con dos grupos. Primero nos presentamos y después atendimos una pregunta relativa a los desafíos que enfrenta Chile hoy en día y después más enfocados en las zonas rurales.
En cada grupo tuve al frente a 7 personas, muy diversas. Las presentaciones es quizás la parte más potente. Escuchamos al que habla muy atentamente, desplegando su persona, su vida. La conexión que se produce, es muy desde el corazón. Por eso al terminar, siento que el grupo cambió completamente y somos como una unidad de mucha potencia. Podríamos hacer cualquier cosas.
Y lo otro, de que no somos muy distintos; somos más bien iguales, con historias distintas.

la sensación del espíritu de lo que se está viviendo
Me alienta mucho cuando veo pasión, cosa que vi personificada en varias personas, normalmente más jóvenes; pero mucha pasión. Y creo que Balloon tiene que ver con ello.
Hay cada caso particular que retengo en mi cabeza, que son casos y cosas de las que uno se entera, en un espíritu mas bien de confidencialidad, así que no propagaré aquí. Un longko, mapuche, que se robó la película del grupo, por su intensa historia y ver como son de verdad responsables de su comunidad, en un entorno del país, que no los termina de entender ni integrar como se esperaría.

hora de almuerzo
Terminamos con la pecera, que es un rito de término de jornada, donde se ponen 5 sillas al centro y todos nos sentamos en sillas puestas en círculos concéntricos. A esa silla van a sentarse personas que quieren compartir, ya sea, los compromisos que se llevan, los aprendizajes o la experiencia emocional vivida.
Hubieron testimonios que nos sacaron lágrimas. Gente de todo tipo, afectada profundamente por la experiencia vivida, muchas de ellas con rumbos vitales nuevos, desafíos, propósitos, etc.
Salgo de esta experiencia, sin haber vivido ninguna disrupción que pudiera relacionar con la crisis que hoy vivimos, sino más bien lleno de esperanza y un profundo entusiasmo, aparte en cómo yo puedo seguir colaborando en temas sociales.

todos, desde un dron
Referencias:
Entrevista a Sebastian Salinas
Posteo del evento en el blog de Balloon

jueves, enero 02, 2020

Libro Big Bang de Alberto Mayol

Un libro que leo con avidez, para entender los tiempos que corren en Chile. Del estallido social, del caos, de la destrucción, que a veces parece incontrolable.
Cómo es posible que se destruya el Metro, uno de los objetos más valorados, de uso compartido por todos los chilenos. Misma cosa con el hospital de la Achs de Valparaíso y ahora del Cine Arte Alameda; tantas cosas. Cómo se explica todo esto?

Por eso leo a Mayol; y lo releo. Es un intelectual, de a ratos algo denso. Pero le inca el diente con profundidad al fenómeno social en que estamos. De hecho, se lo viene hincando desde el 2011, al menos.
Su metáfora es la del Big Bang; nada menos. En el Big Bang algo termina, explosivamente y, esperamos, que algo empiece. Y lo que termina, según él, es el neoliberalismo, el modelo, la economía social de mercado.

Hemos estado viviendo en un sistema fundamentalmente económico, donde quien soy yo, se configura a partir de las cosas que consumo. Yo y todos nosotros, somos básicamente consumidores. Mis bienes, mi riqueza, la tranquilidad de mi futuro, son las cosas más importantes de que preocuparme.
Estamos en un tipo de Capitalismo, algo extremo; uno en particular diría yo.

Este sistema, señala Mayol, opera en las transacciones comerciales, donde siempre, o casi siempre, alguien se está cagando al otro; normalmente el que vende. Este hecho, genera desconfianza y destruye tejido social. La sociedad al final no existe; lo que hay son individuos, que luchan por la subsistencia y el ascenso económico y social.
Los excedentes que la operación genera, se acumulan en la forma de capital y por ningún motiva se queman o despilfarran; en general.

Alberto Mayol
En esta sociedad de consumo, el mercado se expande, abarca más y más zonas de interacción. Todo se mercantiliza.
La promesa de este sistema es que todos, en forma equitativa podemos acceder a sus beneficios y ellos se basan fundamentalmente en la meritocracia.
Esta promesa, nos vamos enterado, no se cumple. Las industrias se van concentrando y al final solo quedan tres actores en cada una, no muchas más. Y poco a poco nos vamos dando cuenta, estas tres se coluden y el perjudicado es el consumidor. No hay equidad.

Todo empieza con la colusión de las farmacias. Sigue el caso Karadima, que empaña al empresariado, que aparece protegiendo a este criminal, abusador sexual. Le sigue la Polar y la crisis estudiantil, que básicamente piden que se cumplan las leyes de una educación sin fines de lucro y los mismos políticos que firmaron la ley le buscan el lado y la transgreden. Y siguen ahí, todos ellos, incólumes.
Se coluden los pollos, el papel confort y suma y sigue. La ley solo afecta a algunos mandos medios; si es que. Escaso daño a los que delinquen. Mientras un tipo que vende CDs pirateados va a la cárcel y muere en un incendio en la cárcel.
Y que decir de la meritocracia. Los elegidos vienen siempre de unos pocos colegios y de unos pocos apellidos.

Se va acumulando un malestar, que finalmente explota el 18 de octubre del 2019. Según Mayol, es el fin del neoliberalismo.
Esta explosión no tiene líderes ni voceros. La única bandera aceptada es la del pueblo mapuche; por qué será ? Es como una vuelta al origen, adonde todo empezó.
En esta explosión hay varios actores. Por una parte son los que reclaman por los abusos de la elite; por otra están los saqueadores y finalmente los que viene a destruir. Cada uno con su historia.

No hay relato, lo que hay es espectáculo. El mensaje son los rayados, el fuego, la destrucción, las infinitas imágenes y videos.

El gobierno, bastante inoperante. Su líder, el mas inadecuado para resolver la trifulca que se ha armado.
Consiguió un pacto social, de producir una nueva constitución y ello nos generó una sensación de calma, aparente dirán varios, aparte de muchas concesiones, que sin la violencia no las habría dado.
El futuro es incierto y los riesgos enormes.

Pero existe una posibilidad, de que juntos, reponiendo en primer lugar el tejido social, seamos capaces de juntos, crear un nuevo Chile.

Referencias:
Lo entrevista Tomás Mosciatti

jueves, diciembre 26, 2019

La razón desciende y la conciencia emerge

Nos viene gobernando desde Descartes, la razón.
Fue un paso necesario para salir del oscurantismo previo, de la Edad Media, lo que permitió el florecimiento de la ciencia y la tecnología, con toda la transformación impresionante de que nos hemos visto beneficiados.

Hoy, la razón, que se ha tomado el territorio hasta lo inconcebible, a través de transformar la medicina, la educación, la muerte, el transporte, la empresa, con ideas aparentemente geniales. En el camino se fue perdiendo espíritu y alma, a la vez que generaba un desajuste creciente e insostenible en el reparto y a un planeta que zozobra en el desequilibrio de la naturaleza.

La razón no puede seguir gobernando sola nuestras mentes, que tienen tan incorporado su lenguaje y discurso, pues no está dando el ancho.
Necesitamos atraer otro ingrediente, un factor que más que imponerse, debe emerger, naturalmente.
Se trata de la conciencia.

La conciencia es ese campo, que hoy llega hasta nuestra epidermis y otras incluye a nuestra familia, hijos incluidos. No llega más allá; es la conciencia individualista.
La conciencia puede ir más allá, e incluir al otro, a muchos otros. Esto ocurre cuando somos capaces de practicar la empatía.  Cuando somos capaces de ponernos en los zapatos del otro, incluso en un otro que piensa distinto a mi; cuando hacemos esto, el corazón se abre y despliega, expandiendo ese campo de conciencia. La empatía expande la conciencia y no sabemos mucho como gestionarla, ni enseñarla.
Pero hay otra expansión de ese campo, más allá incluso. En esta, la idea de presencia presente adquiere fuerza. En esta, no solo el otro ha sido incluido; cualquier otro. Se abre un chacra visceral, corporal, que nos conecta con nuestra intuición, nuestra inteligencia del cuerpo. Nos conecta con esa energía que sale de más abajo del corazón, que destapa la intención y activa la voluntad.
Cuando eso ocurre, en ese estado de completa presencia presente, el campo se expande, se podría decir, 360°, en forma abarcadora, donde la consciencia puede atender a lo que quiere emerger; es la nueva conciencia que accede a sus formas concretas, prácticas.

Desde esa experiencia de expansión, podremos asomarnos al mundo que vendrá.
Y hay algo muy importante; no es algo individual, ocurrirá en grupos, en grupos grandes a veces.
Nuestra tarea ahora, es conectar con esa capacidad de la conciencia, para ver de otra forma y desde ahí empezar a inventar el mundo que vendrá. Esa es la tarea que nos toca, inventar, diseñar, un mundo nuevo, con una conciencia nueva.
Los 3xi están tocando estos espacios, los coaches andan rasguñando estos territorios.

Tenemos pega señor@s, pega en colectivos que conversan para crear el mundo que vendrá.

martes, diciembre 24, 2019

Un regalo musical para estos días de festividades y crisis

Anoche tres amigos nos reunimos a cenar en casa de Jaime Guarda, que pasa unos días de viudez, pues su mujer anda de viaje con su hija por EEUU.
A comer patitas de jaiba decía el convite.

Pero Jaime nos tenía una sorpresa. Siendo él de una familia donde la música, el piano, siembre han tenido fuerte presencia, el regalo era una selección de "excerpts" (pedacitos) de una selección de 11 autores clásicos.

Me pareció tal el deleite de la experiencia de escuchar y compartir estas composiciones, que me dije: "esto quiero compartirlo". Aquí va:

  1. Noche en el Monte calvo Mussorgsky: link
  2. Nuevo mundo de Dvorak: link
  3. Brandenburgues #4 de Bach: link
  4. Carnaval (Overture) de Schumann: link
  5. Año de peregrinaje de Liszt: link
  6. Emperador de Beethoven: link
  7. Catedral sumergida de Debussy: link
  8. Cuatro estaciones, Nigel Kennedy de Vivaldi: link
  9. Canción de cuna de Brahms: link
  10. Nessum Dorma de Puccini - Pavarotti: link
  11. Quinta sinfonía de Beethoven: link

martes, diciembre 17, 2019

Libro Lo que el dinero no puede comprar de Michael J. Sandel

Leer este libro es un poco desanimador. El mercado se va metiendo en todas las rendijas de la vida de nosotros las personas, como una invasión que va aplanando y pienso, destruyendo algo difícil de describir en palabras.

Todo comienza con la venta de posiciones en la colas. Una especie de yo hago la cola por ti y negociemos cuanto me pagas por ello.
También tiene la forma de comprar entradas que después se revenden.
En EEUU se vende el celular de un médico, para atenciones privadas a una tarifa anual, que puede ser bastante alta.
Espectáculos gratuitos que atrapados por los re vendedores, haciendo que al final entren los que están dispuestos a pagar, pues las entradas gratis se agotaron.
Hay entradas para misas papales, a parques nacionales, que sufren estas distorsiones del mercado.

Después están los incentivos. Niños a los que se le paga por leer un libro, o por sacarse buenas notas. Pagos a los viejos que se toman sus medicamentos.
Te excedes de las cuotas de CO2 que emites, compras cuotas a aquellos que se exceden en su recortes.
Quiere cazar un rinoceronte negro, en peligro de extinción ? En Sudáfrica, por US$ 150.000 lo puedes hacer.

No me mandes un regalo de matrimonio, mejor depositame plata aquí.

Cuando en las guarderías de EEUU pusieron multas por llegar atrasado a buscar a los niños, los atrasos aumentaron. Fueron interpretados no como multas, sino platita extra para las cuidadoras.
De donaciones de sangre, se ha estado pasando a la compra venta de sangre.

Los seguros de vida que las compañías norteamericanas contratan para sus ejecutivos y que si mueren se quedan con la plata; de hecho no les dicen que las están contratando.
O, las personas con seguros de vida, con enfermedades terminales, son abordados por personas y empresas, que les ofrecen comprarles sus seguros de vida, por un sexto de su valor, recibiendo el pago de inmediato. Si la persona se muere en el plazo presupuestado, es un negocio redondo.

Los estadios y los deportes en EEUU se han mercantilizado al extremo de construir estadios con recintos tipo departamentos de lujo, con vistas excepcionales, en altura, de alto costo anual. Los asistentes a los estadios ya no son todos iguales; hay elites, con espacios privilegiados.
Y para qué decir la venta de espacios donde poner las empresas sus marcas y mensajes. Ya todo el espacio visual está invadido por publicidad, hasta cuando vas al baño.

Michael J. Sandel
Qué nos pasa cuando todos los espacios de nuestra vida se transforman en medios o instrumentos de intercambio; cuando nosotros ya no somos vistos como personas, sino como mercancías, clientes o consumidores. Algo esencial se degrada. Quizás esta degradación es la que sin darnos cuenta, nos ha enfermado y hecho tan corruptibles, en todos los ámbitos y niveles de la vida.

Aquí en Chile tenemos el caso de empresarios que se compran a políticos para que hagan leyes a su pinta y beneficio. Y cuando son pillados, no es mucho lo que les pasa. Eso no sólo corroe a todos los implicados, sino que carga al país de una ira que ha empezado a explotar.
Todo se ha impregnado de esta sustancia mercantilista, monetaria, degradándolo todo. Estamos frente a un escenario no solo de injusticia, sino que además de inmoralidad; de degradación espiritual.

Aquí en Chile, estamos viendo explotar la enfermedad, con todas sus purulencias y malos olores.
Esto el libro no lo dice ni lo vaticina, pero es como que el libro le da fundamento y explica todo lo qué está pasando acá.

La pregunta es, qué viene después, aparte de caos de la transición, porque esto no da para más. O cómo limitamos al mercado y porqué.

Referencias:
Charla del autor Michael Sandel en el Congreso del Futuro

lunes, diciembre 09, 2019

Libro El arco y la lira de Octavio Paz

En estos tiempos agitados que corren, sumergirse en Octavio Paz, es un respiro.
Quien iba a pensar que un libro sobre la sustancia de la poesía me iba a pescar al punto de leerlo dos veces.
Quedo maravillado de la profundidad y lucidez de la mirada, de este escritor mejicano, que alcanzó el premio nobel el año 1990.

La poesía surge del lenguaje, pero antes del ritmo y la imagen. La poesía tiene ritmo, que debe acoplarse con la respiración y las formas propias de la época y lugar, en cuanto a ritmo y formas.
La poesía, a través de imágenes, accede a "lo otro". Eso otro, es el mundo mágico, divino, donde habitan los arquetipos, lo atemporal, lo que nos constituye en lo más profundo.

Octavio Paz
La poesía, dice Octavio Paz, crea las culturas. Grecia sin la Iliada y la Odisea de Homero, no sería la misma.

Vivimos una época, donde la poesía prácticamente no existe. Por qué ? Por que nuestra visión de mundo, tecnológica, racionalista, materialista, ha lavado el mundo de todo aquello que no es medible. Ha pulverizado el mundo con el que la poesía nos pone en contacto. Lo invisible es sospechoso, al menos.
Perdimos a Dios en la pasada y por eso tanto cura, que cada día me convenzo más, no creen en Dios, solo lo usan para fines mundanos materialistas y de otro tipo.
El mundo perdió el alma.

Los sacudones actuales, que de a ratos parecen ser fundamentalmente materialistas; o por lo menos esas son las directrices de las decisiones de los gobiernos; pueden ser reflejo de un alma que quiere revivir.


Al abandonar la poesía e irnos al mundo exterior, a las materialidades, o los placeres epidérmicos de nuestra superficie, hemos abandonado la búsqueda del ser.
La poesía lo que nos dice es que la razón de ser del hombre, es ser. Ser todo el ser que somos.
Nada de esto se puede medir, está claro. Por eso tan puesto en último termino, tan olvidado, especialmente por los hombres.

Quisiera entender que los sacudones actuales de nuestra sociedad, se deben a que los jóvenes no ven nada atractivo en el mundo que les ofrecemos. E incluso, las mujeres, más conectadas con su interioridad, son protagonistas fuertes de las convulsiones actuales.
Necesitamos recuperar el foco en el desarrollo y búsqueda del ser que somos. Necesitamos humanizarnos, abrirnos al mundo de las cosas que no se pueden medir.

Quizás por eso tan pegado he estado el último tiempo al tema de la conciencia, que Harari dice será preocupación fundamental del siglo XXI, al nivel de cartografiarla completamente. Hoy ni siquiera sabemos el punto en que se encuentra nuestra conciencia minuto a minuto, como dice Francisco Varela.

Poesía, ser y recuperar el acceso a "lo otro", lo no material, lo no medible.

Referencias:
Conferencia sobre el libro
Conversando con Octavio Paz