martes, noviembre 13, 2018

La conciencia empieza a entrar en la economía con la Banca ética

Asisto a un evento donde el expositor principal es Joan Melé y el tema, la Banca Ética y los prestamos de Doble impacto. Todo ello en una sede de Icare, en calle El Golf 40, esquina Apoquindo.

Joan, con su acento español, es un expositor experimentado. Pero eso no es lo más importante, sino lo prendido que está con los temas que habla. Lo mismo todo el equipo local, que lo acoge, rodea, presenta y que además tienen a su cargo el crear de verdad un Banco ético en Chile, cosa que tiene fecha de natividad que ahí expusieron.

Pero con lo que yo me quedo pegado, mirando, pensando, es esto de que históricamente nosotros llevamos nuestras platas a los bancos, esperando solo que la cuiden bien y nos paguen una adecuada tasa de interés.
Joan Melé
Joan Melé extiende el borde de hasta donde llegamos, con la pregunta ¿ qué hace el banco con esa plata ? ¿ A quien se la presta ? ¿ Qué uso se le da ?

Hasta hoy, lo único que me interesa es la rentabilidad, la tasa, lo que yo ganaré. Lo que pasa a continuación con mi dinero, es una zona oscura, donde nunca antes se me había ocurrido mirar.

Porqué ? Qué hace que empecemos a hacernos esa pregunta, que nos importe qué se hace con nuestro dinero. Es nuestro dinero al fin, no ?

Hoy me entero que esas platas, nuestras, van a empresas pesqueras que depredan nuestras costas, a empresas que contratan haitianos y les pagan la nada y los maltratan, a personas que especulan en la bolsa, a Soquimich de Ponce Lerou, quien sabe.

Bueno, pero que podía yo hacer, si yo no soy nadie ... El sistema es así, el ciego sistema de mercado.

El Banco ético que promete Joan Melé, nos dirá con precisión a quien le presta nuestra plata. Serán completamente transparentes con a quien le prestan la plata.
Porqué ? Por que les importa el mundo que estamos construyendo, el mundo que quieren financiar.
Fíjate que ahora, a mi también me empieza a importar.

De eso se trata la Banca ética. Una Banca donde el destino de las platas de los ahorrantes van a destinos transparentados y donde hay un objetivo valórico y de cuidado del planeta.
Me sumo.

Le pregunto a Joan, que está cambiando, que hace posible este cambio de mirada ?
La conciencia, me responde.

Vuelve a aparecer esa cosa de la conciencia, que se me sigue escapando de las manos. Pero parece que se tornará cada vez más importante.
Qué es la conciencia, es la pregunta que sigo llevándome, pero que hechos como el de esta iniciativa de la Banca ética, me iluminan más su territorio.

Otra cosa que me llamó la atención del evento, es que todas las personas con las que conversé, muchas de las cuales aparecieron en el video de más abajo, están prendidas. En llamas, dice mi cuñada, cuando ve a mis nietos prendidos con algo.
Eso me recuerda esa frase para el bronce que dice que la educación debe cambiar de llenar baldes con contenido a encender material combustible; y ese material combustible somos nosotros, los humanos.
Y con ello cada vez me convenzo más, de que las empresas del futuro, estarán conformadas por emprendedores y empleados apasionados con lo que hacen, prendidos.

Claro, el propósito por el que están trabajando, es una verdadera causa. Quieren cambiar el mundo.
Me gusta.


Me entero que hoy están funcionando como un organismo que articula un crowd-lending. Osea, buscan clientes con estas características, y buscan inversionistas particulares, muchos, que presten la plata; en general a plazos bastante cortos, de un año por ejemplo. Y han realizado sobre 50 operaciones, con un desplazamiento de plata por sobre los 2 mil millones de pesos. Osea, se están moviendo.

Y han levantado capital, para quemarlo, me decía uno. Para consumirlo en avanzar hacia el Banco que quieren crear.
Y están embalados.

Tomo nota de los sectores empresariales donde buscan clientes:

  • Educación y cultura
  • Desarrollo social e inclusión
  • Naturaleza y medio ambiente
No se, todo esto me gusta mucho y me moviliza para aportar.

jueves, noviembre 08, 2018

Libro Una nueva tierra de Eckhart Tolle (2)

Es un libro muy, pero muy difícil de leer. Pues su misión es matar al Ego y el que lee, es el Ego. No te das cuenta como las cosas se te olvidan, se te dan vuelta, te confundes, es terrible.

El tema central es la conciencia. Esa cosa distinta de la inteligencia, entendida esta como la actividad principal de la mente.
Hablemos mejor del pensamiento, esa actividad que tanto realizamos en el día a día, algunos, muchos quizás, que nos tiene planificando el futuro o dándole mil vueltas al pasado.
Donde no está el pensamiento, es si nos situamos completamente en el presente.

Tolle ve al pensamiento, como un instrumento, una herramienta de menor importancia, que tiene .. la conciencia.
Y nosotros, tenemos al pensamiento, idealizado. Recuerdo cuando trabajé por un breve periodo en IBM, que en todas partes había carteles en que decía "think" (piense).

Pensar, ese pensar del "pienso luego existo" (René Descartes). Parece decirnos que "yo soy" el que piensa, básicamente. El pensar nos ha traído adonde estamos en la historia. Con todos estos descubrimientos en medicina, ciencia y tecnología, política y filosofía. Como podríamos pensar o juzgar mal al pensar ? Y por otra parte, pareciera ser, que es el mal pensar, el que nos tiene con miles, sino millones de especies ya extinguidas, la distribución de la riqueza con tanto desequilibrio y para rematar, al planeta, con el calentamiento global, en jaque.
No está fácil posicionarse respecto del pensar.

Tolle apunta para otro lado. En lo que hemos fallado, es que no hemos visto, no hemos incluido a la conciencia, en nuestra visión. Ni siquiera sabemos que es eso.

Bueno, Tolle viene a decirnos que es la conciencia.
No esperes que te describa una cosa, un objeto. No, él te apuntará en una dirección, hacia la que tendrás que ir, para encontrarte con la conciencia; quizás.

Tolle distingue dos cosas: el Ego y la conciencia. Y asocia a la conciencia, con el Ser. Si, con lo que somos en esencia.
La primera cosa que hay que saber es que acceder a la conciencia solo ocurre, solo es posible, en el momento presente. Con toda la atención puesta, en el momento presente. La mente, esa que piensa, en lo posible, quieta, en silencio.

Bueno, esa es una buena descripción de lo que es la meditación. Pero no es solo de meditación de lo que está hablando Tolle.

Rafael Echeverría dice que Occidente no sabe donde está situado, en cuanto a la conciencia, una persona, cuando habla.
Harari, dice que nuestra tarea en lo que viene, es cartografiar la conciencia.
Parece que al desaguisado que tenemos en este mundo, en todos los frentes, le falta la perspectiva de la conciencia.

Bueno, el principal enemigo, dice Tolle, es el Ego.
El Ego, es como todo. Vivimos inmersos, poseídos, por el Ego.
El Ego es un falso yo, que necesita alimentarse día a día, pues todo lo que le entregamos como alimento, se extingue muy rápidamente, principalmente por que es un fuego fatuo.
El Ego es como un demonio de mil cabezas. Una de ellas, como lo dice Tolle, es que el Ego mira el momento presente de tres maneras posibles: como un medio para un fin, como un obstáculo o como un enemigo.
Si estoy en la dinámica del fin justifica los medios, el presente es cualquier cosa menos estar ahí.
Cuando experimento el presente como un tedio, hacer una cola, demorar el paso, brota la impaciencia, la frustración, el estrés. Cuando veo mi minuto a minuto como un problema, no estoy en el presente, estoy en el Ego.
Y, cuando odiamos lo que hacemos, maldecimos el mundo que enfrentamos, que vivimos, es puro Ego.

Y para hablar del Ego, hay mucho, muchísimo más en el libro. Tolle nombra otro ente, al que llama el Cuerpo del dolor, que es como un sufrimiento que podría hasta venir impreso en el ADN, que tiene que ver con la historia de nuestro pueblo, nación, familia. Es un dolor, una frecuencia de vibración, que necesita para alimentarse, más de lo mismo. Por ello buscarán parejas con el mismo Cuerpo del dolor y crearán su propio y mutuo infierno, para alimentar esa bestia, que se acopla perfectamente con el Ego y ahí te la encargo.

Bueno, Tolle, dice que para pasar a la conciencia, tenemos que tener muy identificado al Ego, para no dejar que nos posea, que tome el control.
El problema es que el que lee el libro, es el Ego. Por eso hablo de ser la tarea de leer el libro una tarea nada de simple.
Si hasta Tolle dice que el salir de ahí, y entrar en contacto con la conciencia, requiere una gracia, un regalo divino. Así que si tienes en tus prácticas el rezar, no deseches el pedir el acceso a la conciencia.

Vamos a la conciencia.
Lo único que existe en el tiempo presente, dice Tolle. El tiempo, por lo tanto, es un invento de la mente. Sirve, para planificar, para coordinarnos, para programar la construcción de ese avión Jumbo. Pero en la realidad, solo existe el momento presente y es en la suma de los haceres de momentos presentes, que resulta el avión.
Cuando a través de esa puerta, que es el momento presente, accedo a la conciencia, de la vida que bulle en mi y que reside, según Tolle, en el vacío de los átomos. Cuando accedo a la conciencia, emana la alegría. Y dice Tolle que la alegría solo puede emanar de la fuente del Ser y no de los actos que hacemos o de los productos que compramos.
Tan perdidos podemos estar ?

Y cuando accedes a la conciencia, cuando ya vas con ella en tu experiencia del día a día, son tres los estados que puedes experimentar.
Primero es la aceptación, con lo que es, en cada momento presente. No andas peleando.
Segundo, cuando lo que haces, lo haces con toda la atención puesta en ello y conectado con la conciencia, puede brotar el gozo.
Y tercero, si a ese hacer gozoso le pones un meta consciente, emerge el entusiasmo, que es como estar poseído por un Dios.

Bueno, hasta ahí te dejo y te invito a vivir tu propia experiencia de lectura de este maravilloso libro, que pues ser un turning point en tu vida.

Dos cosas más:
Cando entras en la conciencia, percibes al otro como parte de ti. Incluso sientes a la naturaleza como parte de ti. Todo es parte de una misma gran conciencia.
El viajar pone a las personas en un estado de presencia muy superior al habitual en sus vidas, conectándolos con su conciencia y permitiendo que brote una alegría que viene del Ser, que suelen confundir como viniendo de lo que observan o de las acciones que realizan.

Referencias:
Posteo anterior del mismo libro (volví a leer el libro sin recordar su lectura anterior)

sábado, octubre 20, 2018

Espacio de encuentro de personas en nuevo 3xi para la región del Bio Bio

Los primeros tres días de esta semana, estuve en Concepción, para un evento 3xi, al que fui a colaborar con la facilitación de grupos, grupos de entre cinco y seis personas, que me tocaron.

A dos noches de distancia del evento de dos días que fue, lo que revolotea más fuerte por mi mente son las personas que conocí. Este evento en particular tenía como foco, la región del Bio Bio, su desarrollo e identidad.
Una de las características de estos eventos, es el particular hecho de reunir a unas 120 personas, elegidas con pinzas, de los más recónditos y diversos ámbitos. Es una cita para el encuentro, encuentro en serio, de personas que si no es por esta organización, muy improbablemente se encontrarían en la vida. Y lo que pasa, solo en el aspecto del encuentro, es notable; te deja el corazón henchido, o hinchado de emoción.

mi primer grupo
Qué importante, por lo inspirador, es el lugar donde se da la cita. En este caso fue el Club de golf La Posada y el Parque Alessandri de la Papelera, ambos en la ciudad de Concepción.

De aquí para adelante hablaré solo de personas en particular, que son aquellas que siguen revoloteando en mi imaginación y recuerdo. Espero no se molesten por nombrarlas y por decir las cosas que digo de ellas.

En varias ocasiones conversé con Adán Carimán, un lonko del que supe, más que nada, habló en los grupos en que participó, del calentamiento global (no estuvo en ninguno de mis grupos). Trabaja como gásfiter en Los Angeles, hacia donde viaja todos los días desde Mulchén, adonde vive buena parte de su familia y nietos, que son de las cosas que más le tocan el corazón, como a mi. Hombre sencillo, vestido con poncho y en varias ocasiones con cintillo en la cabeza.
Compartimos de lo conectados que están los pueblos originarios con la tierra y la naturaleza, y por eso el desespero por el deterioro que le estamos ocasionando, nosotros los chilenos, que vivimos girando en torno de abstracciones como el dinero, identificados con las cosas, perdidos, al fin. Y no la vemos.
Dos papers, se podría decir, me facilitó, que envié en mi Newsletter inmediatamente a continuación del evento y que son estos: link1 y link2.

el grupo de la cena
Con Margarita Ducci conocí a Adán. Después de conversar con Adán y antes, conversé con ella, a la que obviamente confundí con su hermana Mercedes. Margarita, es una encantadora mujer, Directora Ejecutiva de algo que se llama Red Pacto Global, un ramal de una organización de las Naciones Unidas, preocupada de la responsabilidad social empresarial. Disfruté la conversación con ella, en la terraza del Club, frente a verdes prados y una bella laguna con muchos cisnes de cuello negro, en un día nublado amenazante.

Leonor Contreras, mujer recia de nuestro pueblo, que lleva una cocinería en Dichato, negocio con el cual ha criado a sus tres hijos, después que su hombre la abandonó tempranamente. Cuando partía con la cocinería, ya sola con sus hijos, vino el maremoto después del terremoto del 27F, que los dejó con lo puesto; perdieron todo. Volvió a salir adelante y empezó además a ser dirigente de una campamento de 42 familias, a los que colaboró en sacar adelante. Después le vino un cáncer, por el que se sometió a las consabidas quimios y otros, señalando ahí en el grupo en que la conocí, que ya no tenía ninguna célula cancerígena en el cuerpo. Está sana, llena de vida, ofreciendo su ayuda a quien la necesite. Quedó como la más gigante, de entre todos los gigantes de ese último grupo del evento que facilité. Por eso la elegí como vocera de nuestro grupo; nadie se opuso.

Harold Mayne-Nicholls, estaba en el mismo grupo de Leonor. Un enamorado de la fotografía y toda su manipulación con productos químicos y sus salas oscuras, por lo que decide estudiar Ingeniería. Le basta un año para declararse suficientemente ingeniero y se pasa a Periodismo, porque ahí había más espacio para la fotografía. Su tema y pasión es el fútbol, que es donde crece hasta convertirse en un líder mundial. Esto pese a su sencillez y aparente bajo perfil. Nos contó algunas historias sabrosas del fútbol. Convencido que lo que mueve a las personas son las emociones y cuando estas se unen a principios y valores, como el siempre ha creído es el fútbol, es lo que más puede unir a un país. Un tipo de tesón y perseverancia, que quiere volver a influir en el fútbol chileno; tiene por su puesto todo mi apoyo.

mi tercer grupo
Ah, Gloria Varela, estuvo en mi mesa en la cena del martes. Ella tiene 83 años, trabaja en la universidad, pero como este era un encuentro de personas y no de roles, no habló mucho de ello. Me averigüé que es Directora de Extensión Artística y Cultural de la Universidad Católica de Concepción. En principio fue actriz, carrera que terminó con el golpe del año 73. De ahí se pasó a profesora de lenguas que la llevó hasta la universidad. No había manera que no metiera la cuchara cuando los demás se presentaban. Me la imaginé usando la tarima de profesora para desplegar su pasión y habilidades teatrales. Mujer positiva, intensa, alegre, locuaz y sabia, saben. Bajó la guardia cuando le dije, a usted le gusta robarse los focos de las cámaras, ah. Un personaje, del que uno no se olvidará jamás. Más que nada por su optimismo y pasión.

Francisco Ruiz-Tagle, estuvo en la misma mesa con Gloria. Trabaja en la Papelera, dice; yo sé que es su gerente general. Sencillo, de bajo perfil; yo sé que es brillante. Lo que pasa es que es mi sobrino, hijo de mi querida prima, Margarita María Edwards Bunster. Medio huaso declara ser, por haber nacido y sido criado en el pueblo de El Monte, cerca de Santiago. Estudia Ingeniería Comercial, viviendo en casa de su abuela en Santiago, mi también querida tía Gaby. Va a misiones en esa época, donde queda sensibilizado por el tema social. Estoy seguro tiene que ver con todas las cosas que oímos en ese evento hacía la Papelera con las comunidades en torno a los bosques e instalaciones de la papelera. Un tipazo.

Carlos Rybertt, era nuestro anfitrión. Presidente del Club de golf La Posada. Estaba ahí, porque los organizadores le dijeron que él si o si debía estar presente, invitado. Por eso cuando le preguntaron porque estaba ahí, dijo estar obligado.
Un tipo sencillo, de bajo perfil, un emprendedor nato. Dueño y socio de varias empresas en la zona de Concepción y Santiago. Muy querido por su gente, me entero después a través de su secretaria, cuando le pido ayuda para recuperar mis cosas de baño que se me quedaron en el hotel.
Un tipo que es mucho más de lo que aparenta.

Plenario
Soledad Ovando, estaba en el mismo grupo que Leonor y Harold. Madre de dos hijos, trabajó 24 años en el Banco del Estado, donde fue por varios, gerente general de Microempresas. Estando ahí recibieron varias veces el premio a la mejor empresa de Chile Best Place & Work. Creó la gerencia de Felicidad ahí, en una empresa pública; increíble. Pero cuando, en su natural soltura para hablar, nos cuenta que en ese cargo, pucha que bailó dentro del Banco; no lo podíamos creer. Termina contándonos, alegremente, que desde hacía dos semanas había renunciado al Banco, después de aceptar dirigir la Asech, o Asociación de Emprendedores de Chile. Otra notable.

Y voy a terminar con este que se pasó. También estuvo en el grupo de la Soledad y habló en un plenario, cuando ofrecieron la palabra así al voleó; se paró de inmediato. Se trata de Germán Novas, de 20 años de edad. Tiene una preciosa relación con su abuelo, que dice, va con él para todas partes, a pesar de ya haber muerto. Estudió música a escondidas (sus padres no lo dejaban), confabulado con su profesor que le firmó un justificativo para quedarse más en el colegio y él partía al instituto de sus clases de música, sin que sus padres supieran.
Escribió un libro, La coartada imperfecto, con cuyo original golpeo la puerta de 23 editoriales chilenas para que se lo publicaran, sin éxito. Por eso hoy tiene su propia editorial (Editorial Konvas), para ayudar a personas como él. Finalmente recurre a Amazon en EEUU, que se lo publica y al poco tiempo se transforma en best seller mundial. Qué tal !? Él hoy, se presenta como escritor y conferencista. Le decía, que quería estar para cuando se vuelva a presentar en un evento como este, a sus 30 años.

Podría seguir y seguir, pero con estos pincelazos dejo una impresión de lo que fue para mi este magnifico, nuevo evento, facilitado por la organización 3xi.

 

jueves, octubre 04, 2018

Acerca de las Certificaciones

Yo certifico que Juan Pérez sabe y sabe hacer, en el ámbito de tal quehacer. Y como yo soy miembro autorizado para certificar de tal institución, es la institución la que lo certifica.

Y de ahí el título de Ingeniero Civil Informático; que es un certificado.

Acto seguido, Juan Pérez deja de ser Juan Pérez así a secas y pasa a ser Juan Pérez Ingeniero Civil Informático de la universidad Adolfo Ibáñez.

Quien él es, ahora incluye el atributo Ingeniero Civil Informático, dado por esa certificación.

Su identidad crece. Y su poder crece.

Dos cosas quedan aquí relacionadas: el saber con la certificación.

Ahora, qué pasa si después de 10 años, esa certificación queda pulverizada cuando todo el saber que ese estudiante adquirió, está todo obsoleto.
El certificado sigue vigente, pero desasociado del saber correspondiente, para quien busca un profesional con ese certificado, asumiendo que sepa lo que en ese momento presente, se supone sabe un profesional recién certificado.

Tengo el juicio, por otra parte, que las instituciones de educación actual, están comprometidas mucho más con el negocio de vender certificaciones, que de transmitir el saber que imparten.

La crisis del sistema educacional es un dato. Estamos al nivel de sacar leyes que permitan penalizar, rápido, a los revoltosos violentos.
Leo un artículo en la prensa del alcalde de Santiago, que contento con las nuevas leyes que le darán más poder a los rectores para despedir, increpa a los padres que dejan o no se implican en lo que sus hijos hacen en los colegios. Qué pasa con los padres, que educan tan mal ?! exclama.

Yo pienso que el sistema educacional es tan inoperante, entrega tan poco de lo que de verdad hace falta, que estas cosas que parecen síntomas de una enfermedad que no sabemos diagnosticar.

Me gusta la expresión que dice que educar dejó de ser llenar un balde y más se parece a encender un combustible.
Pienso que esto, el sistema educacional no lo ha computado aun.

Hace rato que los jóvenes estudian lo que de verdad quieren saber, a solas, por Internet. Y se conectan en redes globales de intercambio de experiencia y saber.
Y van a las universidades para darle en el gusto a sus padres. Esto está pasando.

Veo que el conocimiento está disponible, en buena medida gratis, en forma y calidad adecuada, en la nube. Debemos propagar al mínimo costo, los recursos de acceso a Internet para la población.

Hace falta entonces revisar esto de las certificaciones.
Le he dicho a personas que lleven un blog y cuenten ahí las cosas que van haciendo y que los beneficiados aparezcan comentando y recomendando. Y que esta sea tu forma de certificar o más bien mostrar qué sabes hacer.

Imagino comunidades de aprendizaje, donde es la comunidad la que otorga rangos y categorías, según trabajos realizados y aportes. Es la comunidad la que entrega algo, el rango, que opera como una especie de certificación.

La pasión, en nivel de encendimiento, debiera ser un ingrediente a lograr. Cómo medimos esto ? Por sus obras y por la forma en que hablan. Y qué lo digan los otros miembros de su comunidad, de la que es parte y donde participa.

Se de una universidad estatal en EEUU, que solo certifica; no da clases.

Se han dado cuenta lo rápido que se olvida el saber ?

miércoles, septiembre 26, 2018

Diferencia entre inteligencia y conciencia

Harari, en su último libro, 21 lecciones para el siglo XXI, me trae una pregunta que me parece central:
¿Cual es la diferencia entre inteligencia y conciencia?

Inteligencia, a mi entender, tiene que ver con la forma de pensar, con saber o no saber, y con la forma de expresarnos.
Tengo el juicio que tal persona es inteligente, porque siempre tiene buenas respuestas para muchas cosas; se nota que es un tipo que sabe. Y las expresa de una forma, que como que quedo sorprendido, maravillado, y con la tranquilidad que te deja el que las dudas sean debidamente atendidas.

Además el tipo inteligente se mueve bien por el mundo. Se ha enfocado en ciertos ámbitos, ha desarrollado fortalezas y conocimiento ahí, de tal forma que genera retornos económicos para él satisfactorios, que le proveen el bienestar que muchos desearíamos.
Además se relaciona bien. Genera confianzas y valoración, que le reportan redes, un factor muy importante, para seguir avanzando en su quehacer en la vida.

Feliz ? No se, podría serlo como podría no serlo y de igual forma lo encontraría un tipo inteligente.
Un tipo inteligente, es un tipo hábil. Logra, en general, lo que quiere.

Vamos ahora al otro concepto, el de la conciencia.

Lo primero que me surge, es la idea de que no sabemos qué es eso.
Tiene más que ver con darse cuenta, que con saber.

Harari dice que las máquinas, los algoritmos, son inteligentes, pero no conscientes.
Podrían llegar a serlo, pero en lo que va la cosa, la conciencia no es una variable que ni siquiera se considere a la hora de diseñar robots de inteligencia artificial.

En que instante ocurre la conciencia ?
Parece ser que solo en el momento presente.

Trabajo en un tema, lo investigo, busco información, converso con personas, indago. Fuertemente el fenómeno de la inteligencia está operando.
Pero en algún momento, me detengo, miro toda la escena y de algún lado surge claridad de qué hacer aquí. Es como si, en un determinado momento presente, entendí algo, tomé conciencia, vi con claridad, y se por donde seguir.
Ahí entró a tallar la conciencia.

Es como lo que dice Otto Scharmer, que algo emerge, desde ninguna parte identificable con claridad, que nos dice qué hace falta aquí, o qué camino seguir. Él, Otto, sugiere liderar accediendo a esas fuentes, que pueden ser grupales o personales.
Yo creo que está hablando de la conciencia.

Vuelvo al punto de que la conciencia ocurre en el momento presente.
Eso me explica a mi la potencia del mensaje de Tolle.
Tolle está hablando de conciencia, básicamente.

El mindfulness, tan de moda por estos días, pienso que es experiencia de conciencia. En el momento presente.
Le produce a la gente experiencias de paz, calma, incluso alegría.

La meditación, un ejercicio que realizo a diario, desde hace muchos años, me da acceso, al silencio interior, a aquello que está ahí, mientras solo respiro, con la mente lo más posible, en silencio.
Es ahí, en esa experiencia, que contacto lo que llamo conciencia. Es ahí donde me veo y siento como estoy. Es ahí donde puedo capturar lo que quiere emerger en mi, como de hecho fue la idea de escribir este posteo.

Pienso por otra parte que las personas no son conscientes de cómo navegan por la conciencia y como distorsionan los fenómenos, hablando con interpretaciones que más nos confunden.

Un amigo mio me manda fotos, muchas, de su viaje por Moscú. Fotos y fotos de edificios, que a mi no me dicen nada. Pero lo que si se, es que él está disfrutando, conectado con el momento presente, frente a esos edificios, creyendo que son los edificios lo increíble, cuando lo increíble es el nivel de conciencia, lo que él está experimentando ahí, lo grandioso.

Un jugador de golf, sabe que para dar un buen golpe, debe concentrarse en el momento presente cuando está dando el golpe.
Estoy convencido que lo golfistas serían mejores golfista si desarrollaran una mayor capacidad de controlar su atención, con la meditación.
Y no saben que jugando golf, de alguna forma conectan con su propia experiencia de conciencia. Algunos se quedan pensando en como doblaron la rodillas, como hicieron el drive, como pusieron la muñeca. No comprenden que lo más importante es su capacidad de estar ahí, de estar consciente.
Será ?

El pescador con mosca, que se pega largos viajes al sur de Chile u otras partes del mundo, solo para estar ahí, en ese lugar natural que es el río en el bosque, y conectar con la conciencia que le provee el estar en el momento presente de la experiencia misma de pescar.

En la inteligencia, en el saber, los robots, parece que nos van a ganar por lejos.
En la conciencia, NO.
Pero no sabemos que es esa cosa, a pesar que mucho la apetecemos.

Y qué decir con el sexo, que cuando es bien habido, pucha que nos provee quizás con la más potente experiencia de estar presente que podamos tener. Experiencia de conciencia ?
Parece ser.

viernes, septiembre 21, 2018

Libro 21 lecciones para el siglo XXI de Yuval Noah Harari

Sapiens fue sobre el pasado, Homo Deus sobre el futuro y ahora 21 lecciones para el siglo XXI, es para el presente.

Nos encontramos en un momento de gran complejidad y de transformaciones nunca antes vistas.
Como dijo en Sapiens, somos una especie que ha prosperado por esta capacidad de crear ficciones en el lenguaje, que han permitido conectarnos en grandes grupos, cooperar y emprender iniciativas de todo tipo.
De ahí las religiones. las ideologías, las naciones, el dinero, el fútbol, etc.

Harari
Llama a todas estas ficciones, relatos. El relato del imperialismo se acabó con la primera guerra mundial, el fascismo con la segunda guerra mundial y el comunismo con la caída del muro de Berlín, en 1989. Y desde ahí que el relato del Capitalismo ha estado reinando.
Harari ve el hackeo de los humanos por los algoritmos de la inteligencia artificial, como una amenaza, y un beneficio, que pondrá fuera al humanismo y a la democracia.
Se ve venir una dictadura robótica y un muy pequeño grupo de personas poderosas gobernando, con el poder de los hilos de como hackearnos, convencidos que seguimos dentro de una democracia y la sensación que nuestro libre albedrío que sigue campeando.
En definitiva, nos estamos quedando sin relato, tarea de envergadura que tenemos por delante.

Las revoluciones infotecnológicas y biotecnológicas, que avanzan a alta velocidad (la de la ley de Moore: el doble al mismo precio cada 18 meses), dejará a millones de personas sin trabajo y no solo eso, inútiles. La verdad no habrá nada que un robot no pueda hacer mejor por una fracción del precio.

El poder se ha movido desde los que poseían la tierra, a los que poseían los bienes de producción, en la era industrial y ahora a los que poseen los datos, la información.
Por eso disponemos de tantos servicios en forma gratuita, porque el producto somos nosotros, a los que nos extraen información, para después usarla, imagínate para qué.
Y los que tienen los datos son muy pocos.

Otro tema es que nuestros problemas ahora son globales, planetarios. El calentamiento de nuestra atmósfera producto del exceso de gases de efecto invernadero vertidos años tras año al aire. Empezamos a sentir sus efectos y no somos capaces de tomar medidas realmente eficaces, pues no todos, por razones humanas, creen que esto esté pasando.
Por nombrar uno. Y no tenemos efectivas instancias de gobierno planetario.

Suma y sigue. Este tema de la posverdad, de que lo que circula por los medios, redes sociales, lo que sea, está siendo manipulado y cada vez se hace más difícil saber si algo de lo que nos enteremos, es verdad o no.
Bueno, este tema Harari lo resuelve diciendo que nunca hemos vivido bajo el reinado de la verdad. Las religiones, las naciones, las ideologías, todas son ficciones, son no verdades. Son cuentos que nos contamos, necesarios para darle sentido a nuestras vidas y más aun, para colaborar.
La ciencia, es lo que más se ha acercado a algo que podríamos llamar verdad y ha sido revolucionario.
Una capacidad que debemos ir desarrollando, rápido, es ser capaces de chequear si algo es verdad, ficción o simple engaño.

Heredamos, señala Harari, de la línea de producción de la era industrial, nuestro sistema de educación. Hoy en día lo último que un profesor debiera pasarle a un alumno, es más información. Estamos saturados de ella y esta se encuentra en la punta de nuestros dedos, en nuestros celulares.
Necesitamos enseñar pensamiento crítico, habilidades comunicacionales, a colaborar y creatividad.
Y a re-inventarnos cada diez años. Te das cuenta el stress que hoy significa algo así. Tendremos que aprender que esta será la norma, el cambio.
Y re-inventar la educación nos ha costado mucho. Por qué será ?

Termina el libro Harari, describiendo una carrera en la que nos veremos abocados, que es contra los robots, contra los algoritmos.
La pregunta que se hace es ¿qué somos?
Y se la responde a partir del año 2000, en que asiste a un retiro Vipassana de 10 días, donde aprende a meditar. Descubre que en ese ejercicio, es capaz de observar el flujo de la conciencia. Primero atendiendo al fluir dentro y fuera del aire en la respiración. Después observará sus estados internos, sus emociones puras y simples.
Dice que se hace imperativo conocernos a nosotros mismos, desde dentro, de este tipo de forma. Para saber qué somos. Pues si no lo sabemos, los algoritmos tomarán el control y ahí apróntate.

Lo que toca ahora, según como yo lo entiendo, es explorar qué somos, explorar y recorrer nuestra conciencia y desarrollar habilidades blandas, como muchos las llaman. Eso toca.
Y en grupos, conversando, crear nuevos relatos que nos conecten para seguir avanzando.

jueves, agosto 30, 2018

Conversatorio bajo el alero de la Consultora Gestacción de Juan Vera

Ayer, me tocó ser el speaker o provocador, del conversatorio, que la empresa Gestacción, a cargo de Juan Vera, realiza todos los meses, en distintos recintos. Ayer tocó en la Agencia de calidad de la Educación, un organismo estatal, que opera en paralelo al ministerio de Educación. Nos acompañó Carlos Henriquez, su Secretario Ejecutivo.

Yo partía con una charla de unos 20 minutos. Luego preguntas, un ágape y finalmente, todos sentados en círculo, en que ordenadamente, las personas que querían comentaban sus impresiones, reflexiones, de cómo los temas tratados les habían tocado.

Hablamos de biología, de como el ADN, un programa computacional de alta sofisticación, no solo es capaz de fabricarnos completos, ojo incluido, sino que determina en lo fundamental nuestro comportamiento, en particular el ímpetu por la replicación; algo tan claro en el caso del ADN de los virus.
comentarios en círculo
Este ADN, parece tener además capacidades de comunicación, pues se comunica a través del fenómeno del entanglement, con otro ADN de su mismo tipo, aunque esté a 500 kms de distancia.
Cuan conectados puede que estemos todos, con ondas vibracionales o de otro tipo, que nuestra ciencia no ha sido capaz de detectar y por ello tiende a ignorarlas, o peor, negarlas.
Somos entonces, verdaderos algoritmos, como dice Harari ?

Miramos la economía, el sistema económico, como si fuera un sistema operativo, un tipo de programa computacional. Dijimos que el Capitalismo era como un sistema operativo (SO) en ejecución. Que en el siglo XX había derrotado a otros SO en competencia. Pero que hoy, estaba haciendo agua por muchos frentes, donde nombramos a la crisis medio ambiental, las migraciones, el desequilibrio en el reparto de la riqueza. Hablamos del poder excesivo del capital.

Hablamos de la serie de los Vikingos, que nos permite ver, que el SO bajo el cual ese pueblo se regía, incluía el pillaje como la principal estrategia de generar riqueza y el Walhalla o cielo, como el premio para los que morían en combate. Aparte de ser ellos bastante democráticos, permitiéndole a las mujeres, por voluntad propio, ser parte de la tropa de combate.

Y miramos cuanto de pillaje tenía el SO del Capitalismo. Que aparecía como una aspiradora de riqueza de donde sea que pudiera extraerla. Siendo los principales afectados por esta rapacidad, el trabajo, las personas y los recursos naturales. Esta obsesión, de estrecha mirada, nos tenía con la sobrevivencia amenazada por el calentamiento producto de la emisión es de gases de efecto invernadero.

ágape
Hablamos de la necesidad de rescatar a la persona, re interpretar lo que ella es y elevarla. Desarrollar su potencial.
Hablamos de la colaboración como algo consustancial a nuestra naturaleza, que el individualismo había corroído. Y de que, al parecer, solo de las conversaciones en grupo, podía brotar, emerger, incluso desde planos no racionales, la idea de mundo que al final instalaríamos. Y de que este es tema fundamental de este periodo.
Alguien señaló que ya había mucho hecho en esta dirección nombrando varios ejemplos, entre ellos la Economía del Bien común de Christian Felber y las ideas de Frederic Laloux.

Mucho se habló de esto de re interpretar lo que somos las personas y su rescate. La educación fue puesta en primer plano, con ese objetivo.
La educación permanente, por la rápida evolución del desarrollo tecnológico y biológico, se nos hace imperativo.
Alguna persona dijo que no sentía el impulso por aprender o simplemente no tenía tiempo. Salvo para temas de impacto inmediato, o beneficio inmediato, en el trabajo por ejemplo.
Hablamos de la necesidad de desarrollar una opinión propia, de saber expresarla, de cultivar el coraje que se necesita, y de que llevar un blog personal puede ser un mecanismo de ejercitación en ese sentido.

Hablamos de la necesidad de recuperar la conexión con la naturaleza. Alguien preguntó porqué eso era importante; no supe contestar. Varios dieron ejemplos de lo bien que le hacía el mar, estar en la naturaleza, aunque fuera con una planta en su terraza en un departamento en el Centro de Santiago.
Y hablamos de que los pueblos originarios, que coincidíamos sí están conectados con la tierra y la naturaleza, nos pueden ayudar en esta tarea.

El sistema económico, concordamos, tenía que diseñarse, en una mesa, con personas representantes de estos tres estamentos fundamentales, el capital, el trabajo, las personas en general y los recursos naturales. En este último asiento imaginamos a un mapuche sentado.

comentarios en círculo
Y llamamos a este escenario de futuro, la Human Ecomomy.

De seguir creciendo, coincidimos que debía ser en servicios e intangibles, y no así en la producción masiva industrial necesariamente. Recomendamos escuchar a la Carlota Pérez, para este y otros temas.

Dije que vivíamos bajo una cultura de la dominación, que nos impelía a actuar siguiendo los mandatos de lo que hay que hacer, de lo correcto, sin saber bien de donde ello venía y sin desarrollar a cabalidad una opinión verdaderamente propia. Esto se discutió mucho.

Y pienso que la crisis de sentido de la que también se habló, emergerá su solución del proceso de elaboración de este nuevo diseño de SO con la persona y la naturaleza, en el centro, por no decir en equilibrio con el recurso capital o quienes lo vienen representando.

Una provocadora y estimulante instancia de conversación, que agradezco de corazón a Juan Vera, que me invitó a este desafío.

Referencias:
La presentación que usé en mi charla