domingo, agosto 24, 2014

Comentario de un curso sobre la vida de Alejandro Magno

He terminado este curso sobre la vida de Alejandro Magno, dictado por el profesor Guy MacLean del Wellesley College, a través de la plataforma EDX, de 15 semanas de duración, de costo cero, tomado desde sus archivos, pues el curso se había dictado antes.

Alejandro nació el año 356 antes de Cristo y murió el 323 también AC. Obviamente en ese tiempo no contaban los años yendo para atrás, pero es como raro, no ?
Hijo de Filipo II, rey de Macedonia, parte norte de lo que hoy es Grecia, que había conquistado prácticamente toda Grecia, o a todos los pueblos que mas o menos hablaban griego y se disponía a iniciar la conquista de Persia hacia el Este, cuando es asesinado.
Y su hijo Alejandro, de solo 20 años, queda al mando de ese enorme ejercito ... y esa misión heredada.

Todo tenía que ver con vengar la afrenta que había realizado el rey persa Xerxes 150 años antes, cuando invadió ese territorio, llegando hasta Atenas y quemando hasta los cimientos la Acrópolis, de la sagrada diosa Atenea de los griegos.
En la pasada, había masacrado a los 300 heroicos soldados espartanos, en el paso de las Termópilas, batalla que había servido para demorar un poco el paso del enorme ejercito que traía y dejar a esos 300 espartanos, como notables héroes hasta los tiempos actuales.

Este joven guerrero, formado de seguro para estos afanes, era un loco desaforado en batalla. Partía adelante de todos al ataque, con sus lugartenientes tratando de que no se les escapara mucho, para cuidarlo pensaría yo. Y detrás el ejercito tratando de no quedar atrás de su valiente jefe.
Alejandro, pienso, entraba en algún tipo de estado alterado mientras combatía, pues era claramente de los placeres que más apetecía: la batalla; matar, derrotar. Qué loco !

En una ocasión, bajando por la orilla del Indo o uno de sus afluentes, atacan una ciudad que tenía más de una muralla protectora. Alejandro logra subir por una escalera hasta el tope de uno de los muros, donde mata a los que desde ahí defendían; detracito llegan dos o tres más, y la escalera se destruye por el peso de todos los que venían detrás y queda Alejandro aislado con mínimo apoyo arriba de la muralla.
Sabes lo que hace, sin mayores consultas a los que lo acompañaban ? Se tira hacia adentro y empieza a combatir con muchos que por ahí andaban. Pronto llegan esos dos o tres que lo acompañaban. Matan a uno altiro y a Alejandro lo atraviesan en el pecho, arriba, con una flecha o lanza. Si no es porque llegan otros a defenderlo, hasta ahí nomas llega el gran Alejandro.

Otro hecho notable, para mi gusto, fue previo a la decisiva batalla de Gaugamelas, muy cerca del río Tigris, en lo que es hoy Irak, cuando llega Alejandro con su ejercito al lugar donde lo espera el ejercito de Dario, rey de Persia, con un ejercito enorme, se habla hasta de 500.000 hombres, con carros, elefantes, de todo.
Darío había elegido el lugar de la batalla, aplanado el terreno para que sus carros con cuchillos en sus ruedas corrieran sin problemas y se había instalado acampando ahí, en esa forma extendida que usaban en ese tiempo, de manera que el contrincante viera y pareciera aun más gente.
Alejandro llegó al atardecer, desde lo alto de unas colinas adyacentes. Desde ahí observó y conversó con sus generales. Uno de ellos le recomendó atacar de inmediato, de manera de pelear de noche.
Alejandro optó por mandar a todo su ejercito a alimentarse bien y a dormir bien esa noche. A la mañana siguiente, ya tipo 10 calculo yo, uno de sus generales lo va a despertar quejándose, se podría adivinar, de todo lo que dormía su rey. Atacaron frescos entonces, en cambio se sabe que el ejercito persa al ver al ejercito macedonio llegar, no durmieron, atentos a un posible ataque nocturno.

Alejandro conquistó todo el imperio persa, hasta llegar al borde de India de ese tiempo (hoy Pakistan) y bajó por el Indo hasta el mar y volvió. Llegó hasta ahí, porque su ejercito le hizo un párele; sino sigue.
Él quería conquistar el mundo completo. Se sentía hijo preferido del dios Zeus, con esa misión, que se la había puesto después de visitar un oráculo en Egipto, cerca de la frontera actual con Libia.
Y lo hizo en 12 años, hasta sus 32 años, en que murió en la ciudad de Babilonia, supuestamente de malaria.
Tenia un ejercito enorme, de los más grandes de la historia en este tiempo; 100.000, 200.000 hombres, algo así. Y a esa edad !

Alejandro hace contacto visual con Darío
Se casó con tres mujeres; primero con Roxana, de origen persa y mas adelante, con dos hermanas en una misma ceremonia.
Usufructuó de las 365 concubinas que tenía el rey Darío derrotado y disfrutó de ellas.
Tuvo amantes hombres y cuando uno de ellos murió, le hizo una ceremonia nunca antes vista.
En ese tiempo aun no aparecía la iglesia católica y nadie había delimitado lo que era correcto y lo que no, por lo que lo que fuera que lo excitara, por ahí se iba. No había frenos.
Hubo una ceremonia matrimonial en Susa, cerca del Golfo Pérsico, donde él y 91 de sus más importantes soldados, se casaron con mujeres locales y durante cinco días festejaron en un recinto cubierto, plagado de camas matrimoniales, donde la bacanal debe haber sido de las más grandes que conoce la historia.

Me queda al final una sensación del tremendo alboroto que dejó en los territorios por los que anduvo, con muchas matanzas, ciudades fundadas, obras de todo tipo, un despliegue de poder increíble, en un mundo y en una realidad que no me la sospecho como debe haber sido vivir en esos tiempos. Lo único que se es que te formabas para guerrear, pelear, matar y en eso se pasaban la vida. Tremendo.

Y Alejandro, un genio y al mismo tiempo un loco suelto; teniendo presente que lo educó personalmente Aristóteles.

Referencia:
El curso

sábado, agosto 23, 2014

Reflexiones a partir de la Economía del Bien Común de Christian Felber

Chile, circunstancialmente, bajo Pinochet, acepta implantar el nuevo modelo de Capitalismo Neoliberal extremo, que nos dio un empujón sin lugar a dudas, en cuanto a desarrollo y riqueza, pero con algunos de sus males en las virtudes que cultiva: somos uno de los países de más desconfianza de unos con otros del mundo y la desigualdad campea de lo lindo. Estaba en el libreto.

Christian Felber
La esperanza me nutre el espíritu cuando veo y leo una y otra vez, los planteamientos de la Economía del Bien Común de Christian Felber y gente como Paco Alvarez Molina, uno de sus embajadores españoles.

Hay esperanza, pero piano piano que se requiere un cambio radical para lo cual necesitamos un pueblo más instruido que este de los profesores con el oficio peor evaluado socialmente, los peores sueldos y que sean las peores notas en la PSU los que termina estudiando para profesores de este país (Matus). Este es el centro de la transformación y ello requiere una revuelta mayor, que la verdad se ve muy difícil.

Ahora entiendo porque me ha costado tanto impulsar comunidades de pares que trabajan en distintas empresas y que hacen lo mismo, con el solo objeto de aprender colaborativamente y ampliar sus patrimonios relacionales, cuando por una parte el miedo (cimiente de la desconfianza) a perder la pega, por pasar secretos institucionales, nos tienen y mantienen en limitados niveles de desarrollo, cuando en la cuna de nuestra cultura, EEUU, cuando alguien descubre algo nuevo en las universidades, lo primero que hace es publicarlo, obteniendo con ello algo muy preciado allá, Personal Branding.

Imagínate si desplazamos nuestro foco en la rentabilidad para los propietarios, la ganancia financiera en las empresas, y ponemos el foco, con mente y corazón, en el Bien Común, no solo de nuestros clientes, sino de todos los stakeholders, empleados, proveedores, comunidades aledañas, ecosistema y propietarios (que probablemente sean los menos felices). Obviamente que la CONFIANZA, empezará a campear. Y la COLABORACIÓN, para que decir.

La otra dimensión que le lleva la Economía del Bien Común, es el definitivo empoderamiento de la gente, de la base de la pirámide, que es donde al menos en el espíritu de nuestras Constituciones, está dicho que debiera estar. Gobiernos que reflejan lo que la gente que los vota quiere. Lo que no pasa. Esos alcaldes que maximizan la extracción de los estacionamientos de las calles donde nos estacionamos, no reflejan claramente nuestros deseos y nuestro cuidado. Un botón de muestra.

Felber propone que sea en asambleas ciudadanas municipales, donde se decidan los valores del Bien Común y sus ponderaciones, que estarán presentes en los balances del Bien Común, con que las empresas de su comuna se medirán.

La tendencia de los tiempos que corren es que el poder se está desplazando de arriba a abajo de la pirámide. Pero que sean estas asambleas ciudadanas las que determinan el factor legan de ganancia del gerente, en relación al que menos gana de su empresa, me gusta, pero me cuesta imaginarlo. Sospecho que apenas se vea que este tipo de cosas se vienen, los capitales volarán fuera de este país y nos iremos a mejor parte.

Necesitamos mejorar la educación en Chile, es URGENTE. Me refiero fundamentalmente a la CALIDAAAD, a todo lo ancho y largo de nuestro país.
Y necesitamos llegar a todos con Internet, a buena velocidad y bajos costos. También es imperativo.

Quiero una sociedad con el orden económico propuesto por la Economía del Bien Común de Christian Felber, de manera que el aprender sea una pasión, que hacerlo colaborativamente sea el modo natural, donde reine la confianza, la solidaridad, la responsabilidad, la honestidad, el aprecio, las ganas de compartir.

Estaré soñando ? Si es así, que alguien me despierte.

Referencias:
Entrevista a Christian Felber en el programa Singulars de la TV española
Texto resumen de la Economía del Bien Común por Christian Felber
Trailer de la Economía del Bien Común
Francisco Alvarez de España, entrevistado en programa de TV Pido la palabra
Posteo de blog por Hemisferio derecho

jueves, agosto 14, 2014

La revolución francesa

Quiero compartir algunas impresiones del curso de la Revolución Francesa, que seguí, dictado por el excelente profesor Peter McPhee, de la universidad de Melbourne en Australia; gratis.

Todo parece empezar en la independencia de EEUU en 1776 y su declaración de independencia, donde se vierten esos principios de igualdad, libertad y otros derechos, a la vida y la felicidad. Trece años después, en 1789, surge en Francia la declaración de los derechos del hombre y del ciudadano. Son prácticamente una copia.

Con la diferencia que en Francia había un rey y en la tierra de lo que sería EEUU, no. Y pensar que todo parte porque el rey Luis XVI, se encuentra a cargo de un país en quiebra y llama a reunión de los Estados Generales, básicamente para presionar a los nobles, con la presencia del pueblo en la sala, para que también paguen impuestos, cosa de la que estaban eximidos.

El rey, en ese trance le pregunta a la gente, que quejas tiene. Algo que nunca antes se había hecho. Pareciera que ese solo acto, de expresión de malestar, los movilizó y alentó a lo que terminaría siendo la revolución francesa, con todas sus consecuencia. La cosa se pone peluda con la toma de la Bastilla y termina con la ejecución del rey a principios de 1793 y con los años del terror, que son el 93 y 94, donde se ejecutan a mas de 30.000 franceses.

Esta amenaza al sistema monárquico, moviliza a todos los reyes del vecindario, que terminan en guerra con Francia. Ahí están Austria, de donde proviene la reina María Anotonieta, Prusia, España e Inglaterra, por el mar. Aparte de la verdadera guerra civil interna, con serias consecuencias en las zona oeste o costa del atlántico del país.

Pareciera que el terror fue porque no quedaba otra. O se ponían duros, o morían todos.

Esto de pasar de monarquía a república, donde el nuevo ciudadano será de donde brota el poder y no de la divinidad, moviliza a todo el mundo, que como muestra de claridad de a que lado están y para salvar la revolución, se enlistan y crean uno de los ejércitos más numerosos del planeta y con una nueva y noble causa. Esto después lo aprovechará Napoleón para hacer de las suyas.

Uno de los que con oídos más sensibles escuchan estas declaraciones de que todos somos iguales, son los esclavos, especialmente los de lo que después será Haití. Simplemente se toman el poder, en una cruenta lucha con los que gobernaban por esos lados y los hacendados. Más tarde intentará recuperar esas tierras Napoleón, siendo derrotados los francesas en dos confrontaciones. Ello será relevante para el avance de lo que es hoy día  EEUU, pues Napoleón termina desistiendo de la enorme cantidad de tierras en lo que es hoy EEUU y Canadá. Las ambiciones de Napoleón se concentran en Europa.

Los esclavos adquieren entonces carta de ciudadanía, pero no así las mujeres. Y sabes la principal razón que dan los políticos de la época ? Porque como son tan ignorantes, mejor que no voten porque de seguro tomarán muy malas decisiones. Las educaban bien poco en ese tiempo, salvo para las labores domésticas.

La revolución francesa fue gravitante para Francia, que verdaderamente se transforma en una nación en esa ocasión. Todos hablaran el mismo idioma (antes no era así), se regirán por las mismas leyes, pagaran solo impuestos al estado y no a la iglesia ni a los nobles locales. Nace con ello la burguesía, el poder productivo capitalista. Sube el nivel de riqueza de la gente en general, que antes eran pobrísimos.

La iglesia lo pasó pésimo también. Los curas párrocos pasaron a ser elegidos por el pueblo, a ser empleados del Estado, con sueldo (ya no podrían cobrar el diezmo). Y tienen que hacer un juramento de renegar del control papal y depender de las ordenanzas del Estado. Y lo otro, que los protestantes y judíos, podrán practicar sus cultos públicamente, lo que antes estaba prohibido.
la nueva dignidad del campesinado
Estos hechos, que ponen al papá histérico, es lo que supera a Luis XVI, que hasta ese momento era un leal de la república monárquica y decide escaparse a Austria. Lo pillan en el camino y pasa a ser un traidor, por lo que terminará decapitado en la guillotina.

Imagínate el pánico que todo esto produce en las monarquías de Europa. Hay dos emanaciones republicanas, una en Polonia y otra en Irlanda, por esas mismas fechas (1789), con resultados tan sangrientos, que se dice que en Irlanda en seis semanas los ingleses mataron a más gente, que todas la que murieron en todos los años de la revolución francesa.

Desapareció el feudalismo para siempre en Francia, a pesar de que después, con un golpe de Estado Napoleón se tomó el poder el 1799 y llegó a ser emperador, lo que enojó tanto a Beethoven, que a la sinfonía que le había dedicado, le cambió el nombre a Heroica.

Debo decir, que a mi suegro, un connotado historiador, Gonzalo Izquierdo Fernandez, ya ido, al que le decía que no le veía mayor valor al estudio de la historia, hoy pienso todo lo contrario. Me habría gustado mucho haber conversado con él, de estas materias.

martes, agosto 05, 2014

Colaboración, el nuevo verbo a conjugar en las empresas

Estamos en un mundo altamente complejo, de enormes transformaciones, donde la confusión reina.
Las empresas pechan por optimizar procesos aumentando más y más la complejidad, sin lograr los objetivos de productividad deseados y menos el compromiso y satisfacción de sus empleados.

Hay algo que está cambiando también en los requerimientos educacionales. Antes necesitábamos sabernos la enciclopedia, tener el mapa dibujado, el plan hecho, para iniciar la acción. Hoy, con la Internet y las comunicaciones, solo necesitamos saber para donde vamos, que queremos hacer, para buscar los recursos, las ayudas, el conocimiento, todo a medida que lo vamos requiriendo. Es lo que dice Joi Ito en su video en TED cuando habla de lo que hizo para saber lo que estaba pasando en Japón después del terremoto que afectó a importantes centrales nucleares y puso en riesgo a su familia, mientras él estaba en EEUU.

Ito dice que hoy solo necesitamos estar conectados, siempre aprendiendo, atentos y presentes. Nada más.

Y lo que empieza a emerger con fuerza es el poder de la colaboración, especialmente al interior de las empresas. Afuera, ya está a todo dar; gracias a Internet.
Parece que no nos gusta colaborar, ni menos necesitar ayuda. Rendimos un verdadero culto a la autonomía, a la independencia, a no necesitar a nadie.
Y, según nos dice Yves Morieux en su charla en TED, la solución a la crisis en la empresa, la crisis de inoperancia y complejidad, es la colaboración.

Pablo Daniel Palma me decía el otro día, que los departamentos de TI (Informática) de las organizaciones,
tendrán la tarea de dar soporte, proveer las plataformas, para las "interacciones generativas" o la colaboración.
Eso significa pasar del esqueleto y los músculos, al sistema nervioso de las organizaciones.
Que cuando hay colaboración, el consumo de recursos baja, lo mismo que la complejidad.

Morieux nos da algunas pistas de como entrarle a esto de la colaboración.
Primero, tenemos que interiorizarnos en lo que hacen los demás, no por encima, idealmente trabajar un rato en sus puestos, conocer como ellos ven el mundo. Será desde esa mirada que la colaboración hará sentido.
Segundo, potenciar a los gerentes, especialmente en su tarea de conectores para la colaboración de las partes, Sugiere bajar el número de reglas y elevar la discrecionalidad de dichos gerentes.
Tercero, aumentarle el poder a todo el mundo dentro de la organización, de manera que tengan las armas y estén estimulados a colaborar.
Cuarto, que los efectos de las cosas que hago, tengan una repercusión sobre el que las hace. Por ejemplo, si diseño autos, después estar a cargo de su reparación.
Quinto, eliminar la autosuficiencia, el no depender de nadie. No a la independencia.
Y sexto, premiar a los que cooperan, a los que piden ayuda. Dejar de castigar al que falla, sino al que no colabora, o no pide ayuda.

Todo ello significa aumentar la transparencia de lo que estamos haciendo, de nuestros objetivos, incluso mostrando nuestras debilidades, para que las ayudas broten. Exponerte a los aportes de los demás.

Colaboración, colaboración, colaboración, y Morieux asegura que con ello mejorará la productividad, se reducirá la complejidad y mejorará la satisfacción y compromiso de los trabajadores.

Qué dices?

lunes, agosto 04, 2014

¿Problemas con tu introversión o timidez?

Conversaba con alguien interesado en cómo superar la introversión y la timidez quizás también. Íbamos caminando por los cerros, lo que me dio tiempo para pensar.

Lo que hay ahí, le dije, es miedo a los juicios de los demás. Un miedo que viene de nuestras formación, en donde otros, padres y profesores, eran quienes frecuentemente emitían juicios de nosotros y cuyos juicios eran de suma importancia para nosotros, pues por ellos nos querían y nos aprobaban.

En alguna etapa de nuestras vidas, le dije, tenemos que recuperar ese poder transferido a aquellas autoridades. Como estudio en estos días la revolución francesa, le dije, tenemos que cortarle la cabeza a todas esas autoridades, tenemos que tomarnos el poder e instalar en nuestra vida, un sistema político de igualdad, libertad y fraternidad.

Por otra arte, a medida que uno recorre la vida, al menos en este periodo de la historia, todos aquellos que fueron nuestros ídolos, símbolos de autoridad, se han venido abajo o la transparencia imperante, ha mostrado su flaquezas, a veces enormes. Por eso quizás, los jóvenes hoy en día son mucho más irreverentes.

Eso por una parte, entonces tenemos que recuperar todo ese poder que hemos cedido cuando el juicio de los demás nos ha sido tan importante. Y aprender a hacer nuestros propios juicios de nosotros y en buena forma, fundadamente.

Ahí pasamos al trabajo de nuestra autoestima, tan fundamental. Ella tiene que ver con los juicios que hacemos de nosotros mismos, que muchas veces vienen instalados desde tiempos remotos, aportados por terceros, y sin mucho fundamento.

Revisar esos juicios, el concepto de lo que son los juicios, distintos de las afirmaciones, que describen hechos de la realidad, es otro capítulo del proceso.

Y trabajar para instalar el máximo, razonable, de juicios positivos de nosotros mismos o trabajar, de manera de construirlos, fundadamente.

Y quizás finalmente, aprender a conectar con los otros sin miedo, poniéndoles una atención abierta y amplia, para descubrir que son muy parecidos a nosotros, y lo mejor, que podemos instalar lazos afectivos, que nos son de tanta importancia.

Saber esto, pienso, no es suficiente. De ahí la importancia del coaching, pues el coach te espeja tus conductas, tus formas de hablar, el cómo y dónde están pegadas esas conductas que se desea erradicar. Con el tiempo, y ese trabajo de coaching, la transformación se va produciendo, con las bondades  que ello produce, en más bienestar, más relajo, más apertura, más conexión afectuosa con los demás.

Eso.

Ref: El poder de los introvertidos

miércoles, julio 23, 2014

Arroz graneado y la educación

Recuerdo una vez que me invitaron a opinar, junto a varios más, acerca del programa de carrera de ingeniería en informática de una universidad en Santiago. Cuando me tocó hablar pregunté si estaba dentro del plan de estudios lo que consideraba en ese momento el equivalente al "arroz graneado" de una carrera de ese tipo. Cual sería ? Implantar SAP propuse.

cultivo de arroz
En el cocinar, hacer arroz graneado, es quizás una de las cosas más básicas. Cuantos hombres saben hacerlo? Es muy fácil. Los ingredientes y los pasos a seguir, creo haberlos aprendido cuando fui scout, en algún campamento.

Pero hubo una empleada, en la casa de mi hermano, vecino de mi madre, que hacía un arroz graneado que era una verdadera delicia. Cuando íbamos a almorzar donde mi madre, muchas veces el arroz, ese tan especial, venía de la casa de mi hermano, donde esa cocinera, que destacaba por sus kilos de más, lo había hecho.

Pienso que aprender a hacer arroz graneado de calidad debiera ser una obligación, incluso parte de currículo escolar. De seguro esa mujer que lo cocinaba, tenía una pasión o gusto especial, por el comer. Que debiera ser un requisito de cualquier cocinero o cocinera: un buen paladar. Pero quien no lo tiene.

Es tan importante el buen comer, insisto, que me sorprende que nuestro sistema de enseñanza, no haya puesto el cocinar, el hacer un buen arroz graneado, como algo primordial.

Propongo que así sea.

En estos días que sigo un excelente curso sobre la revolución francesa, me percato del cambio de mentalidad que ese hecho histórico produjo, cambio podría decir incluso de nivel de conciencia, en que pasamos de ser quienes somos por la cuna o designio divino (el rey), sin tener que hacer nada más que esperar a que el mundo nos retribuya por quien somos. A uno en que soy según lo que haya hecho, según merito, algo que entre paréntesis los chinos practicaban de mucho antes.

cocinando arroz
Bueno, a que todo esto? A que pienso que dejamos el cocinar a nuestras empleadas, a quienes atribuimos un orden inferior y por ello, hacer arroz graneado no nos correspondía, por quienes éramos.

Y concluyo, si esta teoría es sostenible, de que aun no completamos la transformación que empezó con la revolución francesa en occidente, o mejor con la declaración de independencia de EEUU que fue poco antes, en 1776.

Pienso que somos por lo que hacemos y nos construimos declarando donde queremos ser oferta y vivimos encaminados a desarrollarnos más y más en ello.

Y hacer un buen arroz graneado es fundamental.

Y si le pones un poco, o más de un poco de lo que nos enseña el libro Zen en el arte del tiro con arco, le pondría al acto de hacer el arroz graneado, una ritualidad, con algo de sagrada. No se porque me tinca que aparte de cocinar mejor, comeríamos mejor.

Qué dices?

domingo, julio 13, 2014

Libro "Zen en el arte del tiro con arco" de Eugen Herrigel

Eugen Herrigel es un alemán, profesor de filosofía, que en una época de su vida se traslada a Japón a hacer clases en la universidad y aprovecha, junto a su mujer, de conocer el arte del tiro con arco y ella el hacer arreglos florales, para conocer el Zen aplicado a estas actividades.

De eso se trata este libro, de su experiencia en ello, con un maestro, Awa Kenzo, que lo acompaña en todo el proceso, que no alcanza a durar seis años. Al final de cuentas parece como que hubiera entrado a un seminario a realizar prácticas sacerdotales.

Nuestra manera occidental de aproximarnos a cualquiera de estos oficios, deportes o como se les llame (pensé en el golf también), es desde la cabeza pensante, la voluntad y lograr a través del trabajo persistente y duro, acomodar el cuerpo a las capacidades requeridas. Y muy importante, a lograr los objetivos de logro externo.

Aquí el cuento es otro; es de otra manera completamente. Primero, el objetivo no es dar en el blanco; el objetivo es adiestrar la mente, y el cuerpo, en una ritualidad oriental, sin duda, para conectar con la no mente, la nada del silencio del que medita profundamente.

La respiración es donde estará el foco de la atención, y los movimientos, suaves, relajados, del ritual del manejo del arco, la flecha y el blanco. Hacer los movimientos, ritmicamente, acoplados a momentos de la respiración, con el foco puesto en el respirar ...

Un respirar que no es al final de cuentas controlado por el aprendiz, sino que es un respirar natural, que fluye en una atención religiosa, como si uno fuera respirado, mas bien.
Y los movimientos, pausados, con la mínima tensión o fuerza. Y se requiere mucha fuerza para estirar ese arco y preparar la flecha para el disparo a una distancia de unos 60 metros.

Hay que lograr "espiritualizar" el tiro. Hay que vaciarse completamente de la intención de dar en el blanco; esto ha de ser lo más difícil de lograr para un occidental. Incluso más, hay que vaciarse de uno mismo ...

El maestro es esencial. Él, de solo mirarte, te cacha en que estás. Aparte de que no te da mayores clases lectivas. Te muestra, te observa, hace pequeños gestos. Si al final termina traspasándote el conocimiento como por irradiación, como una vela encendida prende a otra.

De lo que se trata es de matar el yo, y que sea "el ello" el que dispara. Esto es un mundo desconocido para nosotros los occidentales.

Para los orientales lo espiritual se alcanza, muy en primer lugar conectando con la respiración, aparte de ser una respiración mucho más estomacal; y luego conectando con la nada del no yo, en el presente, por supuesto. Por ahí anda el Zen.

Cuantas cosas hacemos, buscando esa conexión con el ello nuestro, con la nada del estar en el presente vacío de pensamientos, conectados con cosas como la música, el golf al dar el golpe, el comer, el sexo?

Se me abrió la curiosidad con el Zen, sin duda.

Gracias Enzo Cozzi por prestarme y más todavía, recomendarme el libro.

Te paso el libro, en español, en pdf, que está aquí. Y muy recomendado.