miércoles, julio 23, 2014

Arroz graneado y la educación

Recuerdo una vez que me invitaron a opinar, junto a varios más, acerca del programa de carrera de ingeniería en informática de una universidad en Santiago. Cuando me tocó hablar pregunté si estaba dentro del plan de estudios lo que consideraba en ese momento el equivalente al "arroz graneado" de una carrera de ese tipo. Cual sería ? Implantar SAP propuse.

cultivo de arroz
En el cocinar, hacer arroz graneado, es quizás una de las cosas más básicas. Cuantos hombres saben hacerlo? Es muy fácil. Los ingredientes y los pasos a seguir, creo haberlos aprendido cuando fui scout, en algún campamento.

Pero hubo una empleada, en la casa de mi hermano, vecino de mi madre, que hacía un arroz graneado que era una verdadera delicia. Cuando íbamos a almorzar donde mi madre, muchas veces el arroz, ese tan especial, venía de la casa de mi hermano, donde esa cocinera, que destacaba por sus kilos de más, lo había hecho.

Pienso que aprender a hacer arroz graneado de calidad debiera ser una obligación, incluso parte de currículo escolar. De seguro esa mujer que lo cocinaba, tenía una pasión o gusto especial, por el comer. Que debiera ser un requisito de cualquier cocinero o cocinera: un buen paladar. Pero quien no lo tiene.

Es tan importante el buen comer, insisto, que me sorprende que nuestro sistema de enseñanza, no haya puesto el cocinar, el hacer un buen arroz graneado, como algo primordial.

Propongo que así sea.

En estos días que sigo un excelente curso sobre la revolución francesa, me percato del cambio de mentalidad que ese hecho histórico produjo, cambio podría decir incluso de nivel de conciencia, en que pasamos de ser quienes somos por la cuna o designio divino (el rey), sin tener que hacer nada más que esperar a que el mundo nos retribuya por quien somos. A uno en que soy según lo que haya hecho, según merito, algo que entre paréntesis los chinos practicaban de mucho antes.

cocinando arroz
Bueno, a que todo esto? A que pienso que dejamos el cocinar a nuestras empleadas, a quienes atribuimos un orden inferior y por ello, hacer arroz graneado no nos correspondía, por quienes éramos.

Y concluyo, si esta teoría es sostenible, de que aun no completamos la transformación que empezó con la revolución francesa en occidente, o mejor con la declaración de independencia de EEUU que fue poco antes, en 1776.

Pienso que somos por lo que hacemos y nos construimos declarando donde queremos ser oferta y vivimos encaminados a desarrollarnos más y más en ello.

Y hacer un buen arroz graneado es fundamental.

Y si le pones un poco, o más de un poco de lo que nos enseña el libro Zen en el arte del tiro con arco, le pondría al acto de hacer el arroz graneado, una ritualidad, con algo de sagrada. No se porque me tinca que aparte de cocinar mejor, comeríamos mejor.

Qué dices?

domingo, julio 13, 2014

Libro "Zen en el arte del tiro con arco" de Eugen Herrigel

Eugen Herrigel es un alemán, profesor de filosofía, que en una época de su vida se traslada a Japón a hacer clases en la universidad y aprovecha, junto a su mujer, de conocer el arte del tiro con arco y ella el hacer arreglos florales, para conocer el Zen aplicado a estas actividades.

De eso se trata este libro, de su experiencia en ello, con un maestro, Awa Kenzo, que lo acompaña en todo el proceso, que no alcanza a durar seis años. Al final de cuentas parece como que hubiera entrado a un seminario a realizar prácticas sacerdotales.

Nuestra manera occidental de aproximarnos a cualquiera de estos oficios, deportes o como se les llame (pensé en el golf también), es desde la cabeza pensante, la voluntad y lograr a través del trabajo persistente y duro, acomodar el cuerpo a las capacidades requeridas. Y muy importante, a lograr los objetivos de logro externo.

Aquí el cuento es otro; es de otra manera completamente. Primero, el objetivo no es dar en el blanco; el objetivo es adiestrar la mente, y el cuerpo, en una ritualidad oriental, sin duda, para conectar con la no mente, la nada del silencio del que medita profundamente.

La respiración es donde estará el foco de la atención, y los movimientos, suaves, relajados, del ritual del manejo del arco, la flecha y el blanco. Hacer los movimientos, ritmicamente, acoplados a momentos de la respiración, con el foco puesto en el respirar ...

Un respirar que no es al final de cuentas controlado por el aprendiz, sino que es un respirar natural, que fluye en una atención religiosa, como si uno fuera respirado, mas bien.
Y los movimientos, pausados, con la mínima tensión o fuerza. Y se requiere mucha fuerza para estirar ese arco y preparar la flecha para el disparo a una distancia de unos 60 metros.

Hay que lograr "espiritualizar" el tiro. Hay que vaciarse completamente de la intención de dar en el blanco; esto ha de ser lo más difícil de lograr para un occidental. Incluso más, hay que vaciarse de uno mismo ...

El maestro es esencial. Él, de solo mirarte, te cacha en que estás. Aparte de que no te da mayores clases lectivas. Te muestra, te observa, hace pequeños gestos. Si al final termina traspasándote el conocimiento como por irradiación, como una vela encendida prende a otra.

De lo que se trata es de matar el yo, y que sea "el ello" el que dispara. Esto es un mundo desconocido para nosotros los occidentales.

Para los orientales lo espiritual se alcanza, muy en primer lugar conectando con la respiración, aparte de ser una respiración mucho más estomacal; y luego conectando con la nada del no yo, en el presente, por supuesto. Por ahí anda el Zen.

Cuantas cosas hacemos, buscando esa conexión con el ello nuestro, con la nada del estar en el presente vacío de pensamientos, conectados con cosas como la música, el golf al dar el golpe, el comer, el sexo?

Se me abrió la curiosidad con el Zen, sin duda.

Gracias Enzo Cozzi por prestarme y más todavía, recomendarme el libro.

Te paso el libro, en español, en pdf, que está aquí. Y muy recomendado.

 

domingo, julio 06, 2014

Recomendación de erizos

el local en Manuel Montt 1591
Si eres un disfrutador de este tipo de comida, este dato te va a gustar.

Se trata de un pequeño local ubicado en Manuel Montt 1591, con 5 años de antiguedad, propiedad de la pareja Alejandra Lira y su marido, Jean Pierrre Brunet. Ella es de Copiapó y él de Pto Varas; se conocieron en el norte y armaron este negocio de productos del mar, en parte por la profesión de gastrónoma de ella y creo que del comerciante que es él.

Los erizos que venden son traídos del Caldera, del norte. Son de muy buen tamaño y exquisitos.

Trabajan en el local Marcia Romero y Olga Salas, que hacen el paso por ahí un grato momento.

Abren a las 11:00 los sábados y domingos y atienden hasta las 14:30. Todo esto lo puedes ver en el sitio web que tienen en www.erizo.cl

Me contaba este sábado Alejandra, que estaba incursionando en platos preparados, cosa que habré de probar más adelante.

He querido recomendar este local, que sé que además reparte mariscos en restaurantes, por el gusto que nos hemos dado con sus erizos en familia, la que ha alabado, sin excepción, el producto, ya en dos ocasiones.

Alejandra, Marcia y Olga, que tiene en sus manos los erizos que compré

sábado, junio 28, 2014

Curso la Historia del Capitalismo Americano

Desde la idea de que termino de aprender cuando paso lo aprendido, es que escribo este posteo.
Tomé el curso Historia del Capitalismo Americano, dictado por los profesores Baptist y Hyman de la universidad de Cornell de EEUU. Curso gratis, online (para todos) y de calidad (como la educación que anhelamos en Chile).

Antes del capitalismo, el mundo era fundamentalmente rural y de subsistencia. La gente en los campos producía para ellos, en lo fundamental.
el ferrocarril
De repente, surgen unas máquinas en la zona de Manchester de Inglaterra, máquinas que permitían producir telas, textiles, con una productividad enormemente superior a la que se producía a mano en la India. Ello promueve la creación de las primeras grandes industrias, llenas de estas máquinas y llenas de empleados que las operaban. Ello empezó a movilizar gente a las ciudades.
En Inglaterra arranca la era industrial y el capitalismo. Un componente del capitalismo es producir para vender; antes se producía para consumir básicamente.

Paralelo a esto, e íntimamente ligado, es la producción agrícola de algodón en EEUU; en el sur. Esta se monta en base a esclavos traídos de África.
Son dos negocios, el de los campos produciendo algodón y el de los barcos yendo a las costas de África a cazar o comprar esclavos. Un negocio terrible, que se basa en que estas personas son propiedad, que se tranzan y que en algún momento representarán un tercio del patrimonio norteamericano.
Estos esclavos se venden entre US$ 600 y US$ 1.500 la unidad, en los mercados de EEUU.

El algodón se venderá a Inglaterra inicialmente y hará a estos sureños las personas más ricas del mundo y a esta zona del planeta, algo así como lo que es hoy el golfo pérsico por su riqueza petrolera.

El mundo cambiará su valórica a partir de la revolución francesa, con esto de la libertad y la igualdad. Y ello comienza las tensiones en EEUU que terminarán con la guerra civil a mediados de los 1800s. De ahí el fin de la esclavitud, el derrumbe de la gloria del sur y la revolución industrial se traslada al norte de los EEUU con el surgimiento de otras industrias, como el acero, la industria automotriz y los ferrocarriles.

la industria del acero
Los ferrocarriles serán las primeras grandes corporaciones, con un impacto enorme en la economía. Por una parte ponen a todas las ciudades conectadas, a la misma hora (antes no era así). Por otra, permiten que la producción agrícola fluya a las ciudades que se van industrializando, poblando por lo tanto, con gran facilidad. El sur no se preocupa tanto de instalar líneas férreas, abocados como estaban en la exitosa agricultura. Paralelo a las líneas férreas iban las líneas del telégrafo.
Estas grandes corporaciones del ferrocarril es donde brota el management de las grandes corporaciones, que después buscará reproducir su modelo de gran corporación, por una parte en el conglomerado del acero (J.P.Morgan) y automotriz con General Motors.

Paralelo a todo este mundo productivo, y haciéndolo posible, está el negocio financiero, un negocio global. Al principio sus epicentros estaban en Amsterdam y Londres. Poco después irá creciendo en Nueva York, Wall Street.
Esta actividad financiera es lo que hace posible, todo, a partir del negocio de esclavos financiado por inversionistas de todas partes.
Se van inventando productos financieros que hacen posible el crecimiento de la economía y de este llamado capitalismo.

Paralelamente a todo esto arranca el comercio, que de la infinidad de tiendas, pasa a las cadenas, que van evolucionando hasta lo que hoy son los Walmart y tantos otros.

el capital
Surge la clase trabajadora, masiva, al principio esclava, luego mal pagada, luego las Unions o sindicatos, las huelgas, las conquistas, el estado que se mete y saca leyes. El Estado va adquiriendo fuerza, al punto que el capitalismo norteamericano se centra en tres poderes: los dueños de la industria y sector financiero, el Estado y las Unions de trabajadores. Sube el nivel de sueldos de los trabajadores y sus beneficios, y surgen los barrios periféricos a las ciudades, con buenas casas para estos trabajadores, y alrededor de ellos, los Malls, las grandes tiendas, que suelen ser cadenas.

El otro tema presente en este mundo capitalista, es el gambling, el juego especulativo. Y aparentemente será este el que producirá la recesión del 1929, todas las entremedio, hasta la del 2008, creado por la burbuja inmobiliaria norteamericana y la infinidad de inventos financieros que la hacen posible y que contagian al mundo entero.

El capitalismo ha terminado siendo una globalidad, centrada en el comercio o el mercado, que como divinidad democrática del voto diario de infinitas neuronas compradoras, nos lleva a quien sabe donde, algunos especulando que al cadalso o al precipicio. Y lo que permite todo esto es el crédito, energía creada por el hombre en la forma de dinero, que se ha volatilizado al nivel del bit digital en la actualidad.

El régimen que hoy está en todas partes es este, el capitalismo, que cruje en sus des-equilibrios, en explotación excesiva de los recursos planetarios rompiendo sus equilibrios vitales quizás y lo peor, olvidando el sentido y norte de todo esto, que es el desarrollo de la humanidad que somos en equilibrio con nuestro habitat, que nos permite respirar y alimentarnos.

Mi intuición me dice que, o nos ponemos las pilas a reflexionar a fondo de los sentidos profundos, o seguimos un curso que más bien parece nos lleva a la mierda.


Material complementario:
El nacimiento de la industrial textil
La guerra civil norteamericana
La gran depresión del 29 (otro)
El proyecto Manhattan de la bomba atómica
Historia de IBM

viernes, junio 20, 2014

Taller "Subámonos a la nube"

Taller “Subámonos a la nube”
Pasemos a ser parte de la conversación
que es el mercado, la educación y muchas otras actividades humanas, a través de la red


Invitación

La red está siendo un espacio de información y conversación que cada día conecta a más personas desde variados intereses. La red como una red de conversación e información, cada vez se parece más a un gran cerebro pensante, de inteligencia superior a nada visto con anterioridad, de una dimensión que abarca la total globalidad.

Nuestra presencia en ella, no solo como buscadores de información, sino como voz cantante y sonante, será lo que dará forma a una nueva realidad, a un nuevo mundo, que ya vemos como lo está transformando todo.
Aparecer en la red con una voz propia, con una identidad particular, será pieza angular de nuestro currículum futuro. Por ello, empezar a soltar las piernas, flexibilidad las manos y activar el cerebro y la creatividad, para desplegar nuestra expresión, nuestra voz, nuestro particular estilo y perspectiva, es parte de nuestra formación digital, si no queremos quedar analfabetos o ausentes digitales.

Te invitamos a dar el salto y desarrollar tus habilidades expresivas y tu identidad en la red, acompañado de compañeros de curso o cordada, más la guía de un coach con años de circo en la materia.

Y ampliar y valorar las conexiones que hacemos a través de la red, tanto para aprender en grupos, en colectivos, como para participar y mover la conversación que, empezamos a entender, es el mercado, más que solamente la visión transaccional tradicional de este. Entendiendo que la magnitud de tus redes constituye lo que algunos vienen llamando tu patrimonio relacional.


Objetivos 

Para el mundo educacional. 
Ser parte y actor de la transformación del aprender como una experiencia personal e interior, a una pública y colaborativa, donde el aprendizaje brota de conversaciones en colectivos donde abunda la pasión por los temas de interés y buscan juntos acciones de transformación y mejora del mundo, en forma alegre y generosa.

Para el mundo empresarial. 
Sacarle la voz a los más representativos, apasionados o conocedores, de una empresa, de manera que participen en la conversación del mercado de sus productos y servicios, en el entendido que los negocios más que transacciones son conversaciones, que del mundo privado está pasando a la red a alta velocidad. La empresa tendrá que atreverse a confiar en sus representantes en esta conversacón y dejarlos libres en su expresión personal y en representación, pues el mundo que viene será así, más humano y coloquial.

jueves, junio 12, 2014

El caso de Terence Cook

Terence destaca por su simpatía, buena onda y soltura comunicacional fuera de serie. El escribir en un blog no fue problema, al contrario. Rápidamente galopaba en las pistas del blogging. Fue al final de nuestro setting de tres meses de trabajo, que sentí que yo personalmente, no visitaría mucho su blog, por una parte porque no soy un asiduo jugador de golf y por otra, ver a este compañero de curso del colegio, retirado ya, pasándosela todos los días poco menos, en las canchas de golf, sin necesidad de trabajar, me produciría una envidia intolerable.

Terence y yo
Nos reunimos en un Starbucks de Isidora en febrero del 2010 a conversar de la posibilidad de pasar de Facebook, donde merodeaba con gran presencia, al mundo de los blogs. Escuchó con atención mi oferta de coaching para desarrollar una identidad más robusta en la red, pero no compró, sino hasta noviembre de ese mismo año, en que me llamó para empezar nuestra primera sesión de trabajo un lunes 8 de ese mismo mes.

Fue ahí que le dije porqué no exploras la posibilidad de hacer una oferta al mercado, algo en la zona de tu pasión que es el golf.
Se quedó pensando y me habló de este "secreto" que tenía, de jugar golf con el hemisferio derecho del cerebro, en flujo, sin mayor penseque. Y que perfectamente podía ofrecer pasar este conocimiento.
Diseñó su oferta, con mucho cuidado y dedicación, sabiendo yo que su gran habilidad es la venta (fue varios años gerente general de Unisys, justamente por sus habilidades relacionales y de vendedor) y la publicó el primero de febrero del 2011; aquí está.

El 11 de abril de ese año me invitó a almorzar al Tiramisú, para celebrar sus 3 primeros clientes y una solicitud de charla que tenía en carpeta.

Hoy ha realizado más de 40 talleres con el mismo número de clientes y unas 10 charlas a empresas y organizaciones de golf. Escribió un libro que tiene en Amazon en versión digital a US$ 9,99 y se apronta a escribir su segundo libro. Y está feliz.

Terence
Lo que a mi me llama la atención, es como el coaching le sirvió para rediseñar su vida prácticamente y arrancar con un oficio, con una oferta al mercado, completamente original y hacerse de una posición, fama e ingresos, de lo cual disfruta completamente.
Y para mi, el sentimiento profundo de sentirme honrado y feliz de haber sido parte de ese significativo proceso.

Hoy Terence se define como "coach mental de golf" y difunde su "método" que se basa fuertemente en las ideas que dejó el connotado psicólogo francés Emile Coue, acerca del poder de la mente inconsciente y las posibilidades de la autosugestión consciente.

Terence agradece mi aporte en la sección agradecimientos de su libro (cosa que yo le agradezco aquí) con estas líneas:
aj.jpg
Y la mejor prueba de las bondades de su método, es que Terence sigue ganándose campeonatos en su calidad de golfista senior, como aquí.

Puedes pasar a ver sus blogs en español y en inglés. Lo que me recuerda algo que me dijo cuando nos reunimos ayer: "lo que más me gusta es escribir"

¡¡¡¡¡¡Muy buena Terence !!!!!!

domingo, mayo 25, 2014

Leo y releo y la materia de estudio no me entra

Esta frase que escuché hace unos días, se me quedó pegada en la cabeza. Algo de ella me intrigaba. ¿Se trata de eso, de que la materia de estudio entre en la cabeza?

Días después, pensando en el desarrollo de un roble a partir de una semilla de roble, pensé: "no, de lo que se trata no es de que entre, sino de que salga, o brote de dentro".

Aprender significa de lo que leo, escucho, veo, qué se mueve dentro de mi, que emerge, que surge.

Pienso que esto tiene que ver con el paradigma en que estamos. Estamos en el paradigma racionalista, que he reducido todo a maquinarias y procesos, por lo que los humanos hemos quedado reducidos a una especie de computadores en que el aprender se ha transformado cargar programas, datos en su disco duro. Y después ejecutarlos.

Leía por ahí que educar viene de la palabra latina “educo”, que significa “sacar, extraer, adquirir de dentro”.

Esto me traslada a otro paradigma, que es vernos como organismos vivos, como semillas de las cuales del proceso educativo se espera broten, sean el árbol, arbusto, planta, que sea que esté en nuestra naturaleza.

Cada semilla es una especie particular y el proceso educativo no debiera ponerlos a todos en un mismo batch y exigirles lo mismo. Fatal.

Un capítulo esencial del proceso educativo es ayudar al joven o la joven, a detectar cual es su naturaleza particular, cual es su pasión, cual es la actividad que esa persona profundamente viene a realizar en su existencia.
Y en la economía del mundo, que aporte viene a hacer, a cambio de dinero para su sobrevivencia. Y si es un niño Down? bueno, viene a enseñarnos a amar, y eso no es monetarizable, así que el problema de su sobrevivencia debemos resolverlo de otra forma.

Pregunta final ¿nuestro sistema educacional favorece la emergencia del ser o la inhibe?