sábado, diciembre 31, 2016

Algunas impresiones de tomar cursos de neurobiología

He dedicado tiempo últimamente a estudiar tres cursos de neuro-biología y otro sobre la célula. Es mirar en profundidad cómo estamos hechos y cómo funciona la cosa adentro nuestro.

Estudiar estas cosas por el puro gusto, sin la presión de aprobar nada ni alcanzar alguna certificación, te pone en contacto simplemente con la maravilla, por una parte de todo lo que se sabe y de su enorme y quizás infinita complejidad.

Pondré al final, en la referencia, los links a los cursos, que entre paréntesis, son todos gratis, sin costo, de calidad y accesibles para cualquiera que ... sepa inglés. Buh; si no sabes inglés empieza por aprenderlo; es imperativo.

la sinapsis
Cuando se empieza a formar el cerebro, este es un simple tubo, que incluye todo, incluso lo que será la médula espinal. En la parte superior, la que será el cerebro, salen dos globitos, que son parte de la estructura, la que a medida que evoluciona, se constituye en los ojos.
Los ojos por lo tanto, al menos en cuanto a la retina y todo lo que sigue para atrás, es parte del cerebro mismo. Y no un órgano conectado por cables o nervio óptico.
Y la cantidad de hilos neuronales que salen de la retina de los ojos hacia el cerebro, supera el millón.
Por eso,miramos tan atentamente a los otros a los ojos, porque por ahí se accede directamente a la pepa del alma, o al centro del cerebro.
Impresionante, no ?

El sistema nervioso parte con millones de semillas de neuronas esparcidas por todo el cuerpo, de alguna manera. Estas semillas brotan, como lo haría una semilla de trigo y comienza a desarrollarse y crecer, entre otras cosas, el axon. Es la parte por donde se propagará la señal eléctrica, el spike, de esa neurona a la siguiente.
Bueno, hay unas semillas de neuronas, localizadas poco más abajo del ombligo, cuyo axon al crecer parte horizontal y luego en un cierto punto, dobla e inicia un largo ascenso, pues ha de llegar hasta el cuello, atravesarlo, seguir adelante hasta el tálamo, en el medio de cerebro, donde debe hacer match, sinapsis con otra neurona, que viene del cerebro, del córtex, que si no lo hace, si no lo logra, nos quedaríamos sin posibilidad de mover las piernas.
Cómo lo hace, cómo sabe ese axon, o esa semilla de neurona en desarrollo, que debe llegar hasta allá y hacer match exactamente con esa neurona, entre millones de otras ?
Debo decirte, que al terminar el curso le mandé un mail a la profesora del curso, de la universidad de Chicago, para preguntarle como era eso posible y me contestó, si, me contestó, que no se sabía bien.
Increíble, no ?

Los avances son impresionantes. Son capaces de tener a un animalito vivo, con neuronas pinchadas por sensores y detectar que está pasando por ahí y cómo varía según estímulos a los que están sometiendo al pobre ser.
Y saben que lo que trafica por las neuronas son señales eléctricas, en la forma de spikes o señales de un alto fijo y muy breve intervalo, especies de ceros y unos del mundo de las computadoras. Y con solo eso, somos capaces de ver, en el cerebro, lo que vemos.

neuronas piramidales del cortex
Son capaces de ver qué pasa en las marañas de neuronas cuando aprendemos, como salen como espinitas en las dendritas, o nuevas conexiones entre neuronas que se producen. Y desaparecen también.
Nuestro cerebro es treméndamente plástico, lo que significa que en la medida que lo usemos se fortalece y en la medida que no lo usemos, se auto-destruye. Se ha descubierto que al menos en dos partes del cerebro, se están creando permanentemente nuevas neuronas.
A trabajar se ha dicho, o mas bien a hacer cosas y no quedarse en la nada, que es definitivamente auto-destructivo.

La parte del cerebro que resuelve qué vemos, por cada neurona que viene del ojo. recibe al menos cinco neuromas que vienen del córtex, del cerebro. Por eso, lo que vemos es mucho más una producción del cerebro, basado en lo que esperamos ver, que lo que el ojo está señalando.
Para tenerlo presente. Vemos lo que queremos ver, más que nada.

Aprender a ver no es solo un asunto del ojo. Necesitamos movernos, pues se ha demostrado que si no nos movemos en el periodo clave, simplemente quedamos ciegos.

De ahí, a como todo lo que experimentamos, la conciencia, el amor, el éxtasis, a nivel cerebral; es poco lo que se sabe.
El tema me resulta fascinante y lo que se sabe, a pesar de ser mucho y se hace mucho esfuerzo por saber más y más, es muy poco.
A mi por menos, me resulta muy importante y útil haber aprendido de estas cosas y recomiendo, si dispones de tiempo e interés, asomarte a alguno de estos cursos.

Otro complementario, pues informa de como funciona la célula por dentro, es quizás más impresionante. Como tanta complejidad, tanto orden, y todo ello nos constituye.
Solo debo decirte que salí de estos cursos convencido que la materia, es mucho más inteligente que nuestra mente racional, a la que tenemos en tan alta estima.


Referencias:
Synapses, Neuron and Brains, de la universidad de Jerusalem
Understanding the Brain: The Neurobiology of every day, de la universidad de Chicago
Medican Neuroscience, de la universidad de Duke
Cell Biology: Mitochondria, de Harvard

sábado, diciembre 17, 2016

Libro Vivir Juntos de Óscar Landerretche

No me resulta fácil entrarle a un libro de temas como la política y la economía, materias lejanas para mi.
Pero me interesó y le di dos pasadas al libro.
Me gustó la profundidad de la reflexión de Landerretche, a veces no fácil, para mi de captar en una primera pasada, ni quizás segunda.

Despliega en el libro parte de su historia personal, de exilio, estudios y gustos por la música, deportes, estudios universitarios, todos aspectos de la vida humana, que conectan a los hombres y mujeres entre si.
Dice en un momento, que Dios es básicamente el anhelo profundo humano de ser parte, de pertenecer a algo colectivo, comunitario. Me dejó pensado esta idea, que me parece interesante.

Los partidos socialistas y social cristianos comunitaristas, como me parece los llama él, todos buscan un acento en lo colectivo y comunitario.
El capitalismo, mata todo eso, exacerba lo individualista, desarrollista, tecnológico, creativo destructivo. Pero quizás lo más importante, es que mata el poder. El poder se diluye, si licua.
Muere, sin morir de verdad, pero queda escondido en los resquicios del poder económico, experto en malabares prestidigitadores, que les permite chupar, absorber más y más poder, económico, de riqueza, que al final de cuentas lo controla todo, transformándose en un titiritero de la política y los políticos.

Vivimos una era donde el capitalismo ganó todos los partidos y opera imparable, con su poder destructor creativo de todo. Nada dura, todo nace, prospera y muere.
Estamos en un mundo líquido, donde el fracaso de todas las opciones, socialistas o del color que sean, ha llevado a la aparición de opciones pre-capitalistas, fanáticas, como el islamismo, el fascismo, que como rocas, deberán posiblemente tener que sufrir confrontaciones incluso militares, pero lo esperable es que como rocas de la orilla del mar, sean también destruidos por esta mano destructiva creativa que todo lo absorbe.

Oscar Landerretche
Vivimos un mundo líquido, donde el poder ha desaparecido, desde los sindicatos, los partidos políticos, todo, han sido pulverizados. El individuo, en una nueva forma de alineación, flota, vive, la mayoría sobrevive, en una creciente concentración de la riqueza en pocas manos, bastante deshumanizadas, que pareciera solo les preocupa ordeñar más y más a la mayoría de la población, inoculadas su mentes y corazones de consumismo y tontera, con alto riesgo para la sobrevivencia planetaria.

Landerretche, preocupado, solo ve la posibilidad de la generación de espuma en este océano que todo lo destruye "creativamente", en cuyas burbujas sobreviva lo colectivo y comunitarios, en pequeñas como islas, donde el humano encuentre el sentido perdido.

Y un tremendo llamado a los partidos políticos de su ámbito, de apretar filas y pensar y buscar, la verdad, una alternativa, pienso yo, de un capitalismo humanizado. colectivo, comunitario.

Un libro que recomiendo.

jueves, diciembre 15, 2016

El cuerpo, más inteligente que nuestra capacidad racional?

Asistí a un evento de cohesión de equipo y planificación estratégica, usando piezas de Lego, en un modelo de trabajo, diseñado por la misma empresa danesa del Lego, llamado Lego Serious Play.
En un momento, la facilitadora le dice a los presentes, que con las fichas que tiene cada uno en una bolsita (había unas 50 piezas adentro), representen su aporte personal al proyecto en el que estaban abocados.

qué inteligencia guía a estas aves en su vuelo migratorio ?
Chú, pensé yo. Pero inmediatamente la misma facilitadora les dio la indicación, no piensen demasiado, dejen que las manos dirijan el trabajo.
Después de un trabajo de bastante poco tiempo, cada uno tuvo que relatar al grupo, que representaba aquello "que sus manos" y algo de cabeza, habían producido.
Y funcionó. Lo que yo escuché de cada persona era coherente con lo que yo como coach dedicado al coaching, tenía en mi conocimiento de cada persona. Y en los objetos creados estaba, de hecho, representada la cualidad.

Qué notable, pensé después.

Últimamente me he estado concentrando, por el puro gusto, en tomar cursos de neurociencia y neurobiología. Tres cursos y al anterior al actual, le hice dos pasadas; me lo repetí, inmediatamente después de haberlo terminado.
Estoy tan sorprendido de la complejidad de la que estamos constituidos, de todo lo que se sabe y de todo lo que no se sabe.
Pero ya con lo que se sabe, se puede deducir, que la inteligencia ingenieril del diseñador de todo lo que somos, nos supera en comprensión y capacidad. Pero como que somos eso mismo ...

El cuerpo es capaz, con cada niño que se forma y desarrolla, de desarrollar los oídos, los ojos, el sistema nervioso completo, etc. Si con solo asomarse ahí, no puedes creerlo. Mira por ejemplo como funciona el oído desde la mirada neurocientífica. Y ni siquiera puedes comprender como todo eso que está ahí, dentro tuyo y te constituye, funciona transparentemente  y bien, todos los días.
Y si algo falla, te la encargo; estás en problemas.

No se porqué, en mi formación cultural cristiana, se me instaló la idea que el cuerpo era inferior a la mente e incluso peligroso, o fuente de muchos pecados y cosas malas. Había que aprender a tener bajo control a esta bestia de baja estopa, que a tanto mal te podría acarrear.

qué inteligencia produce esto ?
En mi trabajo de coaching, he llegado a comprender, de la importancia de la conexión hacia el cuerpo, para detectar qué de verdad quiero, qué brota para decir en esta u otra ocasión, que siento, que intuyo.
Los que se han formado con desconexión a esa fuente, más volcados a halagar, a conectarse en exceso con lo que otros quieren de nosotros, incluyo ahí el "deber ser", pierden algo importante, que tiene que ver con la conexión con la inteligencia del cuerpo, en todas sus modalidades.

Hoy pienso en la necesidad de rescatar ese acceso, para lo cual el silencio, el bajar el ritmo, el cambiar de contexto, el mindfulness, la meditación, son estupendos medios para ello.

En el curso con Otto Scharmer del MIT, el capítulo que llaman Presencing, se refiere a conectar en silencio, con la sensación sentida, lo que siento, las imágenes que brotan solas, que tiene todo que ver con ese mismo acceso a la inteligencia del cuerpo.

Tengo hoy la convicción, de que el cuerpo es mucho más inteligente que la inteligencia de nuestra cabeza pensante, en por lo menos tres veces.
Y ojo, la cultura en que hemos estado viviendo no lo considera así; lógico.

Qué te parece a ti ?

Escucho un concierto de los Branderburg y pienso, los que tocan los instrumentos, lo hacen de seguro en lo fundamental desde el cuerpo. Usaron la cabeza para aprender, pero tienen que pasarle el mando al cuerpo, de todas maneras, en algún momento.
Lo mismo para jugar golf, para manejar, etc.

Su cuidado, parecería ser importante, no ?

martes, noviembre 29, 2016

Lanzamiento del libro de Denis Gallet

Ayer asistí al lanzamiento del libro con la historia autobiográfica de Denis Gallet, ese gran amigo del espíritu, que conocí en Desafío, que hoy se llama Desafío de Humanidad. Esa empresa que creó con Pedro Arellano, con la ambición de introducir humanidad en las empresas.

Experimenté el goce del encuentro entre amigos que se saben cómplices de las dinámicas de las conversaciones profundas, personales, de sus Grupos de Desarrollo, donde empecé a aprender de la potencia del buen conversar y quizás más, del buen escuchar. Del respeto, del valor de la vulnerabilidad tirada así, arriba de la mesa.

El baile de los Raipillán, bellamente vestidos, orgullosos en sus expresiones, diestros en sus movimientos al son de la música, que activaba nuestros cuerpos y espíritus. Grupo que sale del mundo de la población, donde se lucha cara a cara con las balas del narcotráfico.

En el cocktail, todos los afanados mozos eran síndrome de Down, expresión de la misma Desafío que conecta mundos, pues los grupos, aun llamados GG por gerentes generales, que venían a aliviar su dolor de la soledad del mando, se encuentran en distintas circunstancias moduladas por Denis y Pedro, conectaban a estos con los olvidados de la sociedad. Y lo han logrado magistralmente; ahí estaba expresado y desplegado, como siempre.

No entendí el título del libro, "Una Presencia Indecible", sino hasta que iba avanzado en la segunda lectura del libro. Y no la entendí, seguro por mi ceguera, propia del ateo o del que no piensa, ni habla, ni conversa con Dios.
Cómo esta cosa, tan profunda, tan a la base, de esa relación con Dios de Denis, que a mi se me hace tan elusiva, desconocida.
Una potente circunstancia, central de la vida de Denis (se pronuncia Dení), esta conexión con Dios, que parece orienta su andar fundamentalmente.

Nacido y criado en Francia, en una familia pudiente, muy católica, que lo pone en los mejores colegios y universidades, aparte de en contacto con los círculos más conspicuos.
Alguien se le cruza en el camino, un tal cura Schneider, que lo invita a conocer "otros mundos". Será el mundo de los puestos aparte. Y a Denis, como que se le expande la conciencia. No solo ve más, siente más, elabora con más profundidad. Se enriquece en todos los sentidos.

Me impacta la dureza del padre de Denis, que expulsa de la familia a su hermano más querido por su padre, porque embaraza a su secretaria. Un pecado imperdonable, por el que deja de verlo hasta el día de su muerte, a pesar de que ese hijo hizo familia estupenda con esa secretaria, toda su vida.
Esa estrictez estúpida de una iglesia ya pasada, a veces pienso, otras dejo de hacerlo. Me impactó.
Pero quizás lo que más me impactó es que Denis, que nada tiene de esa estrictez, venga de ahí.

El profundo dolor de su viudez, de una mujer a la que amaba, aparte de compartir causa de vida tan profundamente. Se queda solo con sus tres hijos; o son cuatro ? Cómo se las arregla, con un trabajo intenso, con viajes frecuentes. Cómo las ayudas caen de cielo y lo logra.

En Chile, en el monasterio de los Trapenses, vive otra experiencia profunda. Una conversación y el dique de su pena se rompe y se pone a llorar por días. Y siente el abrazo tierno de Dios; lo siente de verdad. Y decide quedarse en Chile.

Denis Gallet y Benito Baranda
Se viene a una pega en el banco del Desarrollo, justo cuando las jefaturas han cambiado y desconocen compromisos y palabras de los anteriores. Se queda, de entrada, sin piso, sin trabajo.
Pero los amigos de Denis, no fallan.
Se va abriendo espacio y va recibiendo regalos, muchos regalos. Denis vive de los regalos, se podría decir. Y dedica su vida a su misión, que terminará en todas estas cosas que viene haciendo en esta maravillosa obra que ha sido Desafío de Humanidad.

Denis Gallet me enseñó a mi, a poner toda la atención y escucha, calidez y ausencia de juicios, en el otro.
Cada vez que iba a conversar con él, me decía, espera un segundo, para terminar algo en que estaba y estoy entero para ti, Y de verdad, le decía a la secretaria que no fuera interrumpido y se sentaba frente a ti, se echaba para adelante y vamos conversando .. de alma a alma.
No he conocido nadie que esté más entregado, más acogedoramente, más como feliz de estar contigo, que Denis Gallet. Siempre me he sentido muy bien y he sentido que todo lo que podía salir de mi, salía en esa conversación.
El fue uno de mis principales maestros del conversar.

La presentación que hizo del libro Benito Baranda, habló muy bien del libro pero más de Denis, y me mostró la estatura espiritual y moral de este gran sencillo hombre que es Benito. Impecable presentación. Ojala la hayan filmado y se pueda poner en la red.
Dijo algo que se me pegó en la retina: los tiempos que corren ameritan que saquemos la voz y dejemos de quedarnos callados.

Bueno, lo de ayer fue una fiesta, en todo el sentido de la palabra. Felicito a los que lograron hacer que Denis produjera este material, que pienso expresa una voz, una vida, que vale la pena escuchar y propagar.

jueves, noviembre 24, 2016

Nursoft, otra empresa de software del mundo que viene

Voy, a las 7 de la tarde, a esta invitación que me hace Sebastián Masad, socio de Nursoft, después de haber leído mi posteo sobre la empresa Continuum.
Le gustó el posteo y considera a esa empresa, excelente.

Me recibe un joven, tan joven, que al principio no creí que fuera él. Supe después que tiene 20 años y está en tercer año de Ingeniería Comercial.
Me invita a recorrer las oficinas, donde me topo con su gente y nos sentamos en una buena sala de reuniones, bien equipada, adonde invita a su hermano y socio, Rafik Masad (25 años, Ing Civil Informático de la Santa María).

los hermanos Rafik y Sebastián Masad
Son de origen Palestino, llegados a Chile, su padre, cuando era chico y su abuelo por el lado de la madre. Por ello, están conectados con la madre tierra, de la que se mantienen informados.
Con ello, tienen un contexto particular, distinto, les comento. Especialmente por lo dura que es la vida por esos lados. Deben valorar mucho la buena convivencia por estos lados.

Crearon esta empresa en julio del 2013; hace más de tres años.
Les ha ido bien (se nota por las instalaciones), a pesar de que opinan que la realidad de las empresas de software, como la suya, es complicada.

Hacen software a la medida, en la plataforma tecnológica que más haga sentido para la aplicación que realizarán.
No tienen problemas con aprender y la verdad, me confiesan, se lo pasan en eso: aprendiendo.
De hecho, tienen la práctica, de que una vez a la semana, a uno al menos, le toca compartir lo que ha aprendido, en el blog de la empresa.

Muchos clientes llegan donde ellos, porque otras dos o tres empresas no han logrado el objetivo de desarrollo.
La estrategia, es contratar muy buenos profesionales. Me dice Sebastián, que reciben 10 solicitudes de trabajo a la semana.

No es para ellos el objetivo maximizar utilidades, sino que la felicidad. Ratifica esto este posteo de Sebastián en el blog de la empresa sobre el tema de la felicidad en la empresa.

Dicen que son 100% horizontales; todas las decisiones las toman entre todos. Una persona, un voto. Son un poco locos, señala Sebastián.

Cuando se van a la casa, una conversación habitual con su hermano Rafik, me dice Sebastián, es si tal está o no suficientemente feliz.

A fin de año, las utilidades las reparten equitativamente entre todos, en función de una serie de parámetros, que van definiendo en conjunto entre todos.

Al igual que Continuum, cuidan la vida personal de sus colaboradores.

Insisto, foco importante puesto en el aprendizaje de cada uno, en la motivación y la felicidad.

A pesar de ser abiertos a usar prácticamente cualquier tecnología para los desarrollos, tienen un sesgo ideológico a favor del open source. Incluso dicen que son más de la cultura hacker, pero de los buenos; es decir, donde el lograr desafíos es la motivación.


Rafik programa, algo que le encanta, desde los 13 años. Y Sebastián empieza junto a su hermano, osea cuando él tenía 8.

Les pregunto por sus clientes y me nombran al MIM de Chile, al Banco por el Desarrollo Africano, MediatEUr, una ONG vinculada con la ONU, que hace cosas para, a través del diálogo, ayudar a resolver conflictos en Ucrania. Me intereso por esta aplicación con diálogo y traen computador y me la muestran.
Consulto por la preocupación por el diseño y me dicen que separan los temas entre los tecnológicos y los de experiencia usuario, donde tienen dos diseñadores.
Son absolutamente globales, me confirman.

Su segmento de clientes son empresas MUY grandes o start-ups, por los desafíos tecnológicos que conllevan.

Se declaran malos vendedores, pero los clientes les llegan porque se corre la voz.

Antes de irme y de sacarles fotos a ellos y al equipo, les pregunto de dónde salió el nombre Nursoft. Me dicen que “nur” significa en árabe “luz del amanecer”.

Les digo que me encanta su enfoque y cultura, y que hay que cuidarlos, para que no se corrompan.


Referencias:
Sitio web
Blog

miércoles, noviembre 23, 2016

El arte de la conversación

Me lo he pasado la vida conversando. Hay varios que lo podrían confirmar.
¿Y para qué te vas a juntar con ..? ¿Conversar para qué?
No siempre tengo la respuesta a la mano, pero algo en mi sabe.

Pienso que muchas personas podrían tener esta misma sensación y además coincidir en que nos pasamos la vida conversando. Tanto en nuestra vida social, como en el trabajo.

Recuerdo cuando un amigo me dijo, "deja de meter blogs en las empresas, que a los dueños no les interesa que la gente converse, les importa que la gente haga la pega", el trabajo.

Hoy, influido por mi experiencia, muchas lecturas y cursos y últimamente rematando con el curso Leading from the Emerging Future del MIT con Otto Scharmer, concluyo, que la calidad de como conversamos es central.
Es a través de nuestras conversaciones que pensamos con otros y creamos el mundo en que vivimos.

El conversar tiene tres ejes. Uno dirigido hacia el mundo ahí fuera; el mundo de los hechos, las cosas. Otro dirigido a las personas y su interioridad. Y un tercero dirigido hacia lo profundo de nosotros mismos.

El primer eje lidia con la apertura de la mente. Mirar y ver el mundo, requiere un bajo nivel de juicios, o una buena apertura mental. Escucha el mundo sin juicios y estarás en la zona del open mind, como lo llaman los gringos.

Hay muchas resistencias para realmente abrir la mente. Mucha gente tiene ideas preconcebidas de como es el mundo y suelen cerrarse a escuchar algo que no resuene con como ellos lo ven.
Juicios descalificatorios, apagar el interés, no escuchar o más, silenciar las voces disidentes, son formas corrientes de defensa y bloqueo para poder ver el mundo desde otras perspectivas.
El fanatismo es ya el extremo; la certeza ciega.

El segundo eje del conversar consiste en escuchar desde el interior del otro. Ello requiere habilitar el propio interior, pues esa forma de conversar no es solo con la mente pensante, requiere abrir el corazón. Se requiere tener desarrollada la capacidad empática, que es una capacidad que reside en el cuerpo, mas bien por el lado del corazón. Lo llaman tener el open heart.

Desarrollar el ojo para detectar cuando los corazones están abiertos y cuando cerrados, es una capacidad valiosa. Hay personas que hacen eso, sostienen conversaciones en que saben hacer, consciente o inconscientemente, mover los espíritus de manera que las personas abran el corazón. Y es otra cosa.

El cinismo, la hipocresía y las tallas, cierran el corazón. La insensibilidad, impide la conexión desde el corazón. No siempre es así, me decía un amigo, cuidando el espacio de las tallas. Cuidado, le decía yo; más pienso que el sujeto sobre el cual va la talla, puede que muestre una sonrisa o carcajada a tono con el resto del grupo, pero apostaría a que su corazón se cerró. Tendrá más cuidados hacia adelante; se cuidará; está levantando defensas.

La calidad de las conversaciones tiene que ver con desde donde estoy parado hablando. Desde una posición de mente abierta y corazón abierto ? Desarrollar el ojo para ver eso, gestionar eso, es capacidad valiosa, sin duda.
Si converso desde un corazón cerrado, la conversación será de un tipo. Si converso desde una mente cerrada, también.
A este no ver desde donde conversamos, lo llaman algunos el punto ciego de nuestra cultura.

El tercer eje, tiene que ver con la conexión profunda interior, personal. Tiene que ver con escuchar lo emergente desde lo profundo.
Conectar con esta dimensión, es favorecida con el desarrollo de capacidades que van con la meditación, el estar en el presente, la relajación y el silencio.
Conectar a este nivel es sentirse parte del todo, desde el ser profundo que es cada uno.
Crear el espacio para que las personas conecten a ese nivel y hablen desde ese nivel, es otro tipo de experiencia conversacional. Algunos dicen que uno se transforma y sale otro de ahí.

La arrogancia nos bloquea este tercer eje; nos bloquea el acceso al ser profundo. La arrogancia nos llena la cabeza con esa cosa llamada Ego, que llena a la persona de contenidos de si mismo más que nada, que le dicen lo importante, grande, exitoso, bello, lo que sea, que se piensa se es, que al final de cuentas distrae de la conexión con el verdadero ser profundo. La sensación de vacío está aquí a la vuelta de la esquina.

Al parecer, conversar accediendo en profundidad a los ejes dos y tres, requiere acceso a la inteligencia del cuerpo y soltar, en parte, la tan sobre abundante inteligencia de la cabeza o racionalidad.

Y otra cosa, acceder a la magia de la inteligencia profunda, de la sensación sentida, de sentir profundamente el cuerpo, nos conecta con un futuro que tira, que empuja, que quiere emerger. Conversar a este nivel, significa otro nivel de conciencia, pues requiere disponer del impulso hacia donde nos lleva el pasado de donde venimos, abrirse a lo que quiere emerger de un supuesto futuro que ya está aquí, y todo esto solo ocurre en una experiencia que se vive en total conexión con el presente.

Este tercer eje para que prospere, requiere una apertura a cambiar, a transformarnos, a dejar ir ciertas formas de ver, de comportarse o hacer, y probar otras, nuevas. A esto lo llaman tener la voluntad de cambio, abierta. Lo llaman en inglés, open will.

Aprender a conversar, nos conecta con la inteligencia colectiva, que yo siento quiere cambiar a este mundo de la dirección que trae, a otra más lucida, colectiva, co-creada.
El mundo está demasiado complejo, para no perfeccionar este órgano que son las conversaciones para la co-creación.


Otro relacionado:
Reflexiones sobre el conversar

sábado, noviembre 12, 2016

Continuum, una empresa de tecnología, que me sorprendió

Me reciben sus socios Ricardo Jara y Leo Soto. Hay más socios que ellos; y habrán más también; cinco en total.
Están ubicados en el séptimo y último piso, de un edificio a pasos de plaza Italia, por General Bustamante. Con una rica terraza con vista al parque, que usan mucho.

Llego a ellos por su relación con Escritorio Empresa, un proyecto Corfo, para el cual trabajo.
Me han llamado la atención, por algunas particularidades, que pretende mostrar aquí.

Leo Soto
La empresa la creó Jorge en junio del 2008, un cubano que lleva algunos años en Chile. Ricardo se incorporó en octubre de ese mismo año y Leo durante el 2009, un poco más tarde.
Hoy son 25 personas en total, con oficinas en Chile, Perú y Miami.

En la historia que me relatan, tienen una alianza con una empresa norteamericana, HashRocket de Jacksonville, que empieza con Leo que se va tres semanas a convivir con ellos, para ver compatibilidad de caracteres; más bien de culturas.
Experiencia sabrosa, que termina con un acuerdo de establecer una alianza, que se materializará con dos personas de EEUU que se instalarán en Chile, más Leo y otra persona.

Esta relación termina después de unos años, sin fricción. Reflexionando con ellos, me explican que lo principal que extrajeron de esa relación, fueron aspectos centrales de la cultura del Continuum de hoy.

Uno de esos aspectos es tener gente motivada, talentosa y feliz de trabajar en lo que hacen. Qué hacen ? Trabajan en desarrollo tecnológico con lenguajes diversos, algunos de ellos llamados dinámicos, como Ruby on rails, Python, Java, Jython, que es una mezcla de Java y Python. En el caso del proyecto Escritorio Empresa, trabajan en el Bus de Integración, que es donde se ejecuta el trámite mismo en su versión digital.

Me llamó mucho la atención, la primera vez que hablé con Ricardo, que me dijo que no me diría en que universidad se tituló como Ingeniero en Informática, ni ningún título o certificación posterior. Aquí, en Continuum, rompemos las certificaciones, me dijo. Guau.
El prestigio, reputación o identidad pública, la obtienen entregando productos de calidad, en fecha y perfectamente documentados. Incluso tienen como política pasar el máximo de conocimiento posible a las empresas clientes, de manera que se independicen de ellos posteriormente. Claramente, no buscan lechar a nadie.
Ricardo Jara, con la pelota del rito Stand up
Y me consta, por mi cercanía con Escritorio Empresa, que han destacado por la impecabilidad de sus entregas, en cuando a fecha y calidad.

En Escritorio Empresa de Corfo, les pidieron dejar a un par de personas instalados jornada completa allá. Ellos no aceptaron. Haremos lo que pidan, pero en lo fundamental, en nuestras oficinas.
Les pidieron trabajar un fin de semana, por un evento importante de entrega, con presencia de la presidenta de la República y ellos tampoco aceptaron. Nuestra gente tiene vida, reclamaron; se las cuidamos. Cumplieron todo lo que era necesario hacer, en horario de trabajo normal.

Los equipos de trabajo, tienen total autonomía, con total responsabilidad. Todos opinan y votan. Y los controles o llamados de atención, son entre pares, es horizontal.
Cada proyecto tiene un líder de la relación con el cliente y un líder tecnológico, que pueden eventualmente, ser la misma persona.

Llegué en mi ultima visita, justo en la hora que comenzaba su semanal Lecture & Beer de los viernes a las 4:30. Una persona expondrá algún tema, ante el resto de la gente. Participarán en la conversación, aprendiendo todos, mientras toman cerveza, en ánimo,se podría decir, festivo.

Aprender es tema central en esta compañía. Todo el mundo da charlas de algún tema. Salen en lo que llaman Continuum-on-tour, al sur, a universidades como la Bio Bio y la Austral y hacen clases, seminarios, conferencias.
Tienen claro que para aprender hay que enseñar.
Y cierran la empresa, cuando salen on-tour.

Otra cosa es la transparencia y el formato casi de cooperativa en que trabajan. Todos tienen acceso a los números de la empresa. Y, pagados los costos del break-even-point, del resto de la plata, un tercio la reparten de manera bastante equitativa (bonos para todos por igual) y una parte la destinan a proyectos que cualquiera puede proponer, algunos de los cuales, son mejoras en la oficina o viajes en que van todos.

sala principal de trabajo
Lo más importante en esta empresa es su gente, su nivel de motivación y pasión por lo que hacen, para entregar productos y servicios de alta calidad.
Y lo logran. Aparte de que un 20% de sus ingresos, son por negocios hacia EEUU.

Todos los días, a las 13 hrs, tienen un rito en que se ponen en la sala principal, todos de pie en círculo y mientras se van pasando una pesada pelota, el que la tiene en sus manos, dice a que está abocado, en qué está trabajando. Esto no dura más de 15 minutos. Y todos se enteran de lo que todos están haciendo.

Otra cosa que me sorprende de ellos, es que tienen claro que no están solos en el mundo y que hay mucho más talento fuera de la empresa que dentro. Por ello, organizan eventos, participan en eventos, buscando nutrir y crear comunidad entre toda la gente que trabaja en estas cosas.
Ellos co-crearon la StarTechConf con otr gente, una conferencia que es referenciada como el Lollapalloza del mundo Techie. La vienen co-organizando desde el año 2011, en la sede de la universidad Federico Santa María, con asistencias que partieron ese año 2011 con 650 personas.

Las fotos que publico aquí, se las saqué yo, mientras conversábamos para esta publicación. Alguna duda de como lo pasan y como les va ?

Realmente son un caso notable, digno de emular.

Referencias:
Blog de Continuum
Equipo de Continuum

sábado, noviembre 05, 2016

Nancy Coñopán, pehuenche y artesana de la lana

Conocí a Nancy Coñopan en el contexto de unos talleres a artesanas de la lana que realicé en Marchihue, zona de San Fernando a la costa.
Eran cuatro sesiones de trabajo y ella se incorporó a partir de la tercera; por lo que estuve con ella en solo dos sesiones de trabajo grupal. Eran como 10 en total, todas mujeres.

La particularidad suya, es que era pehuenche, del pueblo mapuche de la cordillera. Originaria de la zona de Conguillio, de la reducción de Collico.
Tiene 48 años, es casada con huinca (chileno), con cuatro hijos, de entre 18 y 11 años. Un hombre y tres mujeres. Su marido se dedica al transporte, camionero.

Me llama la atención su carácter calmo, tranquilo y a la vez fuerte, valiente, incluso ambiciosa. No se queda callada y dice lo que piensa, aunque sea a la persona que tiene al frente. Es bien intensionada; quiere el bien para todos.

Cuando se presenta nos cuenta que su madre queda embarazada de otro mapuche, como de paso. No tiene ayuda en la crianza de esta niña, por lo que se va a la ciudad a trabajar. La cría su abuela, en una casa donde sus compañeros eran los animalitos del lugar, como perros, gatos, ovejas, chanchos. Está sola.

A los cinco años empieza a ir al colegio, que quedaba como a dos kilómetros, adonde tiene que ir caminando todos los días. Van siempre en grupos de niños, pues se pasan a buscar unos a otros.
Recuerda en más de una ocasión que su abuela la llevó a caballo.
En el colegio eran como 40 alumnos, de distintas edades, con un solo profesor. Ahí estuvo hasta los 6 años.

A los 7 años se va interna a un colegio de monjas españolas en el pueblo de Curacautín, el colegio Santa Elena, donde aumentó la disciplina y tenía que rezar mañana y tarde. Al principio se resiste y solo agradece, pero finalmente se somete.
Ella era chistosa, siempre sobresalía, era pícara, le gustaba estar al centro de todo.
Siempre tuvo claro que tenía que aplicar, tenía que estudiar para salir adelante.
A veces eso si, era retraída, quizás por la tristeza de no tener a su madre presente, que trabajaba en la ciudad.
Igual sobresalía, ya fuera en teatro, folclor, grupos juveniles.

Lo que más le gustaba y destacaba, era en lenguaje; opina que tiene buena ortografía, algo que siempre se preocupó de cuidar. Sigue siendo estudiosa, me cuenta.
Cuando quiere aprender de algo, se las arregla para encontrar los materiales y aprende. Es movida.

A los 15 años migra a Temuco, a un colegio de monjas canadienses. También está interna ahí. Como la ven piadosa, las monjas intentarán reclutarla para ser monja. Al final no toma los votos.
Tiene que sacarse sobre 5,5 para acceder a la beca que le permite seguir estudiando; se trata de la beca indígena, de la que se siente muy agradecida.

Sus habilidades le permiten hacer buenas amigas, una de las cuales, Flor Campos, será como su hermana. Tiene pololos con cuyas familias establece relaciones que persisten después de terminada la relación.

Estudia Secretariado en el Instituto Secnor de Temuco y trabaja luego cuatro años en la Municipalidad, como Secretaria.

A los 27 años conoce a su marido en un paseo que hace a Idahue y ahí es donde vive en la actualidad en una pequeña propiedad en el campo, rodeada del verde y la naturaleza, que le encanta.

Es tejedora de telar y recuerdo en una de las sesiones con las artesanas, pregunto quien andaba vestida con prendas hechas por ellas en el telar y ella era la única. Una bella prenda que está en la foto de más arriba, que le sacamos ese día.

Me la encontré estos días por Santiago en un evento de cambio climático, tema que sin duda le apasiona. Está preocupada de hecho.
Conversando con ella, veo que muy probablemente, por ser ella pueblo originario, tienen un contacto con la naturaleza, se relacionan con ella de una manera intensa, y ven que nosotros los huincas, no. Y estamos dejando la tendalá.

Siempre noté que su conexión con sus emociones, las emociones de los otros, era potente. Su conexión desde el cuerpo, con el entorno, es otra cosa.
Le decía que quizás eso es algo que ustedes los pehuenches pueden enseñarnos a nosotros los huincas. A sentir la naturaleza, a sentirnos a nosotros mismos, a sentir al otro. Todas sensibilidades que hemos disminuido fuertemente, especialmente cuando miramos este hecho, desde el espejo de la mirada de una pehuenche.

Quiere montar una ruca en su propiedad, una ruca turística, Y usar ese espacio como taller para enseñar a tejer y enseñar de la cocina mapuche; que me dice, es muy rica y sabrosa.

Yo la invito a sacar la voz a través de un blog, para decirnos, a los huincas y a quien quiera escuchar, qué ven ellos. Que nos muestren lo que echan de menos en las sensibilidades del humano civilizado, que tiene muchas cosas buenas, pero ha perdido cosas de la humanidad misma, que son, parece, esenciales.

Es muy posible, concluyo yo, que los pueblos originarios, en vez de fosilizar cosas antiguas, nos enseñen cosas de nuestra naturaleza originaria que hemos perdido.

jueves, noviembre 03, 2016

Notas de mi último encuentro con Egon Wolff (29-julio-2016)

Conversamos con Egon acerca de la vida, que tiene final, que de repente a uno se le viene encima la última milla y ..
El cuerpo empieza a fallar, empieza a debilitarse, a tener leves fiebres, va al médico y te encuentra agua en los pulmones. Te deja hospitalizado y quieto por tres días; te saca el agua de los pulmones, una millonada de tus auteros caudales y te deja con un cuerpo que ha olvidado pararse, ha perdido fuerza aquí y allá, y sales como un viejazo, con una nueva muleta en la mano. Sales más viejo, la meta final se siente más cerca.

La vida es un tránsito a plazo fijo. Se acaba y vives inconsciente de aquello, hasta la etapa en que hoy vive Egon; en que la cosa es inminente.

Las creencias. Egon piensa que la vida es como una luz; que un dia se apaga y nada queda.
No hay vida después de la vida; no hay nada después.

Vive casado con la Anamaría, que cree distinto. Es como mi mamá, la Chivi.
Va a misa todos los días, reparte hostias a los enfermos y tres días a la semana, va a sesiones de oración.
Ella cree en una vida después de la vida, cree en la inmortalidad del alma, pero lo mejor es que aquello la llena de contactos y encuentros con otros, la llena de una vida social afectuosa, nutritiva, que la tiene bien. Como a la Chivi.
Yo la acompaño los domingos a misa; se que lo agradece.

A Egon le gusta pintar; la verdad se lo pasa en eso. Pinta al acuarela, donde él hace una parte de la creación y el agua, lo otro.
El pintar lo absorbe completamente. Se sumerge en el acto creativo que es pintar y disfruta de una manera que no puede dejar.
El fruto del ejercicio de pintar, son obras, pinturas que acumula en una bodega, siendo ya sobre 300, sin interés ni intención por venderlas o hacer alguna exposición.
El disfruta, se realiza con el ejercicio diario, del acto creativo, estético, de imágenes bellas que encuentra aquí y allá, en su ya reducido mundo, captando la belleza que le maravilla, presente en todas partes.

Egon vive en paz. Se regocija con las pequeñas sensaciones de todo tipo del momento presente. Está bien, disfruta; en solitario. Me lo confiesa.

Tuvo dos buenos amigos en su vida; ya se fueron.
Esos compañeros de curso de la universidad, que estuvieron en su cumpleaños … habla con ellos, una vez al año; por teléfono.
Me habla de uno de ellos, al que caracteriza como muy voltaico. Si nos reuniéramos, él se lo hablaría todo y yo estaría todo el rato callado. No.
Eso lo ha dejado, muy solo. Pero no se queja; está bien.

este cuadro suyo lo tengo en mi escritorio
Siento que conmigo tiene una conversación que disfruta y valora. Al dejarlo en su casa, me invita a seguir conversando ahí. Yo prefiero seguir, y no acepto.
Quedamos de repetir la escena, no muy lejos en el tiempo.
Nos damos un sentido abrazo al despedirnos, mientras lo ayudo a bajarse del auto y ponerse de pie, para seguir solo con su bastón, mientras Verónica nos espera sonriente y feliz de recuperar a su Egon sano y salvo como le había prometido.

Manejo de vuelta a casa, con una sensación fuerte en el pecho, de satisfacción, emoción, de haber sostenido un encuentro significativo, profundo y humano.


Nota: Lo paso a buscar. Ya no maneja. Su Nana, la Verónica, me lo encarga con cariño; cuidemelo, me dice.
Y nos vamos a ese local que queda en la carretera, un poco más al sur, llamado Las Alemanas.

Este es el blog que le hice cuando intentamos vender sus cuadros sin éxito.

Egon murió a anteayer, a los 90 años.

miércoles, octubre 19, 2016

Blogueros de clase mundial del turismo aventura

Hubo un tiempo en que todos se hacían la pregunta, llevo un blog, o no ? Incluso salió este video To blog or not to blog.
Era el tiempo en que se hablaba de sacar la voz propia al aire. La gente se tomaba el territorio de los medios. Fue el auge de los blogs.

Luego vendrían Facebook y Twitter; y muchos más. La gente, en buena medida, dejó los blogs.
Pero igual siguen. Yo sigo con mi blog.
Hoy se habla de una web superficial, de los 140 caracteres. Y los blogs son de más profundidad, requieren y buscan más hondura tanto en los intereses del que lee, como del que escribe.

Una amiga, Paula Christensen, asiste a un encuentro mundial de la tribu del turismo aventura, encuentro llamado Adventure Travel World Summit. Esto en Anchorage, Alaska.
Asisten dueños de Lodges, operadores turísticos, agencias de viajes, etc. Pero lo que me llama la atención, pues la Paula los nombra, son los blogueros.

Y quienes son estos, le pregunto. Son personas, de cierta edad en general, que han optado por dedicarse, en buena medida, a viajar, recorrer estos destinos con este acento en la aventura, y reportear, postear de ellos en sus blogs.
Y la verdad, se han instalado ahí y montado un negocio. Varios de ellos se han hecho famosos, en el sentido que escriben columnas para medios tradicionales, dan charlas y escriben.

Le pedí a Paula links de estos blogueros y me mandó tres: Everett Potter, Gary Arndt y Don Mankin.

Me fui a verlos y encontré un denso bosque de material en cada uno de sus blogs, que son verdaderos sitios web en permanente incorporación de nuevo material.
Hablan de viajes, de destinos, de hoteles, del trabajo de los conserjes, de inauguración de museos. Hablan de todo lo que se les ocurre y pasa por el foco de su atención en sus permanentes y perpetuos viajes, Porque se lo pasan en eso, viajando. Uno de ellos cuenta cuando se decidió, vendió su casa y partió. Y lleva 9 años sin parar.

Me pareció increíble. Una actividad para muchos, que porque les gusta, les apasiona más bien, optan por esta vida nómada, total, de aventura perpetua.

Pienso en otros rubros donde este tipo de personajes y oficio pudieran arrancar. Y de seguro ya hay más de alguno haciéndolo. Son giros completamente nuevos y apasionantes, pienso.


Notas:
No es por nada, pero entre los servicios que ofrezco, está el de Blogger-coaching, para asistir a personas que quieran hacer sus blogs con fines identitarios o comerciales.

lunes, octubre 10, 2016

Libro Filosofía del Budismo Zen de Byung-Chul Han

Debo reconocer que en la primera lectura de este libro fue poco lo que entendí. Fue a partir de la segunda y en la tercera, donde termino de apreciarlo en toda su magnitud. Gran libro, No es fácil de leer, pero lo considero una joya.

Chul Han hace contrapuntos entre la mirada de distintos filósofos de nuestro occidente con el Budismo Zen, una concepción tan radicalmente distinta a todo lo nuestro, que no dejó de sorprenderme su radicalidad.
Cultivan el vacío radical. Un estado que se logra a través de anular todo apetito y deseo, anulación completa del yo y de la apropiación en cualquier forma. Esta anulación de la interioridad, genera una total acogida a todo y a todos, lo que redunda en una afabilidad total.

En contraste, en el occidente lo que prima es la substancia, el ser, lo interior, el yo. Este sujeto que habita en el centro del ser, quiere ser, quiere aparecer o su desarrollo busca su despliegue.
Buscamos nuestra esencia de manera que esta florezca y se desarrolle, creando un mundo alineado con la perspectiva que ese ser le confiere al mundo.

La esencia de este ser, se refleja en sus apetitos, en sus aspiraciones, en lo que quiere lograr. Va tras algo que procede de un impulso interno, movido por ese apetito, hambre, al final de cuentas, de ser.

Disfruté un concepto que salí a chequearlo, preguntándole a varias personas, "cual es la esencia de un anillo como este, mi anillo de compromiso ?".
Recibí múltiples respuestas, de la más diversa índole. La que empató completamente con el planteo Zen fue mi hija, que me dijo que la esencia del anillo es el espacio vacío que deja al centro, donde irá el dedo.
Bravo, esa es la respuesta correcta, desde el punto de vista oriental. Alguno me dijo que la esencia del anillo es su símbolo de un compromiso y fidelidad de una pareja. Esa esencia está en la mente del observador y no en el anillo mismo.

De ahí pasamos a un jarrón, con la pregunta por su esencia. Y los que ya habían escuchado la conclusión del anillo, empezaron a hablar del espacio vacío que conforma el jarrón. En ese espacio vacío, puede contenerse agua, vino, muchas cosas.
El espacio vacío acoge y retiene, demora dicen ellos, agua por ejemplo, cuyo don, cuyo regalo, es la posibilidad de beberla, cuando yo quiera.

Qué es antes, el vacío o el jarrón ? El vacío, dirán los Zen. Y qué pasa cuando el jarrón se rompe ? En vacío sigue ahí. Así es la muerte. El alma es como ese vacío del interior del jarrón, que cuando muere o se corrompe su contenedor, el alma, al igual que el vacío, vuelve a ser parte, como siempre lo fue, de hecho, del todo.
Me gustó mucho esta metáfora o concepción.

Empecé a mirar las casas o departamentos (vivo en uno), como el espacio vacío que permite que los humanos nos congreguemos. Las casas son espacios vacíos configurados por la construcción, donde habitamos, laboramos, descansamos.

El Budismo Zen cultiva en las personas el ser vacío, sin interior, sin yo, sin apetito, sin deseos, sin aspiraciones. Viven conectados con lo cotidiano, sin buscar nunca nada trascendente, nada mas allá de lo que está ante nuestros ojos, en el presente, sin más.
Y cómo se está ahí ? Bien, parece. Son buenos para acoger a parientes y no parientes. Son buenos para reírse de buena gana. Algo tiene esto de atractivo, pero es tan radicalmente distinto a toda nuestra constitución y cableado, que nos queda lejos, pienso.

Me quedé pensando en la meditación, Una forma es la de irse al yo y regocijarse en él y otra es irse al vacío del no yo .. Cómo será eso ?

jueves, octubre 06, 2016

Margarita Beas, Artesana de la lana y empresaria

Para que escriba este posteo de la artesana Margarita Beas, concurren dos cosas.
Una, fueron unos talleres que hice a artesanas de la lana, en la zona de San Fernando hasta Marchihue, donde la conocí y me llevé una buena impresión de ella.
Segundo, el curso del MIT que sigo, con Otto Scharmer, donde me pide que practique la escucha e indagación profunda, en lo que llaman los "empathy walk". Aproveché de indagar más de esta mujer.

Margarita Beas
Los primeros años de vida de la Margarita, se me quedaron pegados en la retina. Su padre, con su madre enferma y hospitalizada, cuatro hijos y una situación económica estrecha, decide, siendo ella muy chica, pasársela a otra familia para que se la criaran.
Pasa por una primera pareja que no lo hace bien y el padre se la pasa a otra pareja; que le pone una condición: sin devuelta.
Su madre, cuando se sana, intenta recuperarla, sin éxito. Así que al final de cuentas se cría con esta pareja de viejitos, como los llama ella, que la cuidaron bien y la quisieron mucho.

Ocurre, que en la vecindad del 11 de septiembre del 73, a sus 12 años, entra en relación con un hombre de 33 años, que la deja embarazada. Jorge, que se llama, la pide en matrimonio y se casan cuando ella tenía trece años. Esto, días después del golpe militar. Por esa misma razón solo alcanza a estudiar hasta sexta preparatoria.

Tienen los tres primeros hijos uno detrás del otro y más tarde completaran la familia de cinco hijos que tienen. Me cuenta Margarita, que en los primeros años, se encierran mucho en si mismos, para eludir las habladurías, seguro por su poca edad.
La cosa es que el matrimonio les funcionó y hoy viven como una feliz pareja, cosa que me consta porque los visité invitados con mi mujer, a un día de campo y almuerzo, en su casa en La Estrella. Ahí conocimos a algunos miembros de su familia, su buena casa y su campo.

Margarita tiene hoy 56 años, su marido 77, cinco hijos y 11 nietos. Me formé una muy buena impresión de su marido con quien conversé largamente; un hombre conversador, inteligente, contento, relajado y muy buen trabajador.
Ella, hacendosa, que nos preparó un asado de lechón delicioso. Una mujer fuerte y sencilla a la vez. Artesana de la lana, tejedora, que le encanta la belleza que es capaz de crear. Aparte, cría lo que ahora es un piño de 60 alpacas, de las que se abastece de lana y además las vende a $ 140.000 cada una. Hace un mes, vendió cuatro más.

Margarita en el telar
El gobierno, a través de distintas instituciones como el INIA, INDAP, etc., entrega capacitaciones y beneficios, para que mujeres campesinas como ella, puedan desarrollarse y emprender. Margarita ha estado en un varios cursos y actividades de este tipo. Buena parte de su ascenso económico, se podría decir es por un buen aprovechamiento de estos beneficios.
Pero lo que no deja de llamarme la atención, es que los intentos de organizarlas en grupos, cooperativas o empresas, han fracasado una y otra vez. Por ello pienso, que la tarea que yo realicé con estos grupos de artesanas, que incluyó los servicios de coaching para ayudarlas a generar mejores nexos, confianza y calidad en sus conversaciones, es un frente que debiera acentuarse y es lo que compartíamos conversando el otro día con Marcela Gómez, quien organizó y dirigió mi intervención.

Bueno, Margarita Beas me sorprendió por su fuerza, sus valores, su relación de pareja y la bella familia que tiene y de la que se siente orgullosa de punta a cabo. Varios de sus hijos son profesionales y algunos de ellos prósperos.
Hay que tener en cuenta que su padre era el cuidador del cementerio y Jorge es hijo natural de un dueño de fundo de la región.
Para sacarles el sombrero.

Referencias:
Su sitio en Facebook

miércoles, septiembre 28, 2016

Libro Inteligencia Relacional y Negociación de Sanhueza y García

Este libro me lo pasó Carlos Sanhueza, uno de sus autores, a quien tengo en alta estima.
Entendí al leerlo porqué salí de Oracle, donde me dediqué a construir relaciones sin todo el foco puesto en el resultado, en cumplir la cuota, lo que me puso en la mira de los cuidadores de la cultura imperante, que ahora entiendo, no se rige por el estilo de Negociación de la Universidad Adolfo Ibañez.

Buen ejercicio en el mirar el tan frecuente acto de negociar, con mirada atenta. La tradición ganadora, nos pone en una lucha, que a veces hasta visos de competencia deportiva, donde el ganador se lleva todos los honores y los perdedores pierden, pareciera todo; incluso a veces lloran.

De la lucha del circo romano, al estadio deportivo, pasando por el ganar como sea, al win-win, los autores de este libro traen a la mesa de análisis, el concepto contento-contento. Lo que es distinto al win-win sin duda, pues pone el foco en la relación y no en ganar. Mucha gente llegará hasta aquí en esta lectura sin duda.

El mercado competitivo, se supone es el contexto en que las negociaciones ocurren. Y en un mercado competitivo, el verbo es la lucha, y ojalá tomar la mayor tajada del mercado y eliminar incluso a los competidores.
Aquí se plantea otra cosa, al parecer. Cultiva la relación y pon ello en el foco de tu atención. Para ello, conversa en la modalidad del diálogo, que es aquella forma de conversar donde realmente me interesa el mundo y el contexto del otro, por lo que hago preguntas. Hacer buenas preguntas es una habilidad del negociador, que se debe cultivar.

Y, ponle atención a las emociones; en primer lugar las tuyas y en segundo las de tu contraparte. Las emociones, determinan la atmósfera en que todo ocurrirá. Incluso, depende de las emociones lo que pasará. La confianza se sustenta en emociones, más que otra cosa. El cumplir los compromisos, ser honesto en lo que se dice y hacer declaraciones cuando las autoridades están alineadas.

Hay mucho del discurso del coaching en la forma de conversar que proponen los autores. Incluso más, se nota su vertiente de Maturana, con esto de que solo existe el presente y tanto el pasado como el futuro, son factores que afectan el presente, y nada más. Ayer, alguien de estas mismas corrientes, me decía que el pasado le da sustento al presente y el futuro le da dirección al presente. Solo hay presente; por eso Maturana dice, extremando las cosas, que él no planifica; que la naturaleza no lo hace, porque habría de hacerlo él.

Bueno, todo se trata de construir y cultivar la relación, donde los cierres de negocio, cuando de negocios se trate, están en su punto, cuando puede reconocer que las emociones por ambos lados son de contentamiento.
La negociación debe abordarse según este esquema, desde la calma, la apertura reflexiva, desafiando, en particular, las propias certezas, indagando, preguntando, de manera de ampliar, ensanchar los "bordes de aceptación", lo llaman ellos.

Me gustó la asociación de un aspecto de su propuesta con el club de fútbol Barcelona, en que ellos juegan por preservar una forma de hacer las cosas, una forma de vida, un estilo. Y el mayor valor para la gente, es pertenecer a esta forma, de alto compromiso, y gusto por el juego. Donde ganar no es el centro de todo, pero igual ganan. Al parecer, el perder no lo experimentan de igual forma los jugadores, como los hinchas, especialmente cuando son distantes (Chile), en que no vemos a la distancia esas dimensiones.

Negociar, poniendo en el centro la relación y no ganar, donde me preocupo de lo que las partes quieren preservar y donde las emociones ocupan rol protagónico, y el quedar ambos en contento-contento, es la cumbre.

Buena me parece la propuesta de Sanhueza y García, quizás no tan desplegada en el mundo en el que me toca lidiar, pero un norte que suscribo sin lugar a dudas.

martes, septiembre 27, 2016

De muestra un botón de lo que viene haciendo Andrea Brandes en las cárceles

Hoy martes 27 de septiembre, asisto a un evento en oficinas de la Cámara Chilena de la Construcción en Santa Beatriz 170, a pasos del Metro Pedro de Valdivia. Se trata de un evento que organiza la empresa Desafío de Humanidad, que llama Encuentros para nutrir el alma, donde expondrán Andrea Brandes, profesora de talleres literarios en la Cárcel de Alta Seguridad (CAS) y Mario Pedraza, alumno de Andrea en dicho recinto, del cual sale hace entre 80 y 90 en libertad, según él mismo cuenta.

habla Miguel Galmes, presidente de Desafío, al lado Mario y Andrea
Mario cuenta su historia, que se origina en la ciudad de Santa Cruz en Bolivia. Es su abuela quien lo cría, hasta que a los 5 años llegan una pareja de desconocidos y se lo llevan. De ahí vendrá la escuela, los descuidos y sus primeros pasos delictuales, a los 13 años, producto de malas juntas y quizás muchas otras cosas, con muchachos poco mayores que él.

Se transforma en un delincuente,  con características de líder. Dirá mas tarde que de sus 39 años de edad, ha estado preso 17.
Nos cuenta lo que es estar en una celda de la CAS, de 1,20 x 1,80 mts, sin acceso a patio. Caminar tres pasos para allá y luego tres pasos de vuelta. Hacer miguitas de pan por cada ida y vuelta, y así ir estimando las horas que transcurren, casi para no enloquecer. El guardia que lo cuida, esta permanentemente ahí presente, pero no puede interactuar con él. Solo puede preguntarle la hora tratándolo de funcionario.

Un día, sorpresivamente llega a la Biblioteca de la CAS, custodiada por el preso Lavanderos, que le pasa un primer libro, objeto al que hacía mucho tiempo, no tenía acceso. Y empieza a leer como un desaforado, A tal punto que gana un premio como el mejor lector de esa Biblioteca. Y Lavanderos lo invita a integrarse a los talleres literarios de Andrea Bnrandes. El accede porque confirma que ello le dará un certificado, que le aportará a sus antecedentes de buena conducta, para anticipar su salida de la cárcel.

Lo que no sabrá hasta pasado un tiempo, es que esta interacción con la poesía, lo transformará.
Andrea explica que los presos de este tipo, viven bloqueados exclusivamente en la emoción de la rabia y el sentirse víctimas. La poesía, que es producida por personas con el corazón abierto y cargado de emociones de diverso tipo, penetra y empieza a horadar las defensas.
Peor se pone la cosa cuando tienen que ellos escribir sus propias poesías. Ahí las defensas empiezan a saltar y las emociones de otro tipo empiezan a brotar.

Escuchamos una bellísima poesía de Mario, que me dejó claro que sus capacidades eran sobresalientes. Pero lo que al menos para mi remató todo, fue la poesía que Andrea había escrito para él. Ahí me emocioné. Fui yo atravesado por el embrujo de la buena poesía.
La audiencia, al terminar la lectura de Andrea, explotó en un aplauso cerrado, mientras Mario aplaudía emocionado, con intensidad. Él era el homenajeado por esas bellas palabras.

Me conmueve la dignidad, fuerza y belleza de la mujer de Mario, que se encuentra sentada detrás mio, con un hijo de Mario, que me entero completó sus estudios y trabaja como garzón en la empresa de banquetería de su madre.

A Mario lo veo fuerte, con desplante, sin arrogancia alguna, honrado de estar en ese escenario, agradecido, inteligente, capaz como el que más. Lenguaje como cualquiera de nosotros.
Qué hace que él tenga esta historia y yo y la mayoría de los presentes, otra tan distinta ?
La Andrea dirá que es la pobreza y la pobreza emocional.
En todas partes hay presos, pero en Alemania, son personas con desordenes mentales, Acá, la mayoría son por déficits que se pueden solucionar, o que tienen solución.

Mario tiene la palabra
Mario, ya hablando del futuro, habla de una institución que quisiera crear, para trabajar con niños en riesgo de ser futuros delincuentes. Dice saber lo que hay que hacer con ellos. Requiere fondos.
Yo me lo imagino trabajando como jefe de una cuadrilla en una constructora. Lidiando quizás con las bromas y torpezas de sus colegas trabajadores.

Qué difícil es la re-inserción. Que importante son las redes que Desafío de Humanidad ayuda a articular. Y me sorprendió ver en la sala a varias personas, tres creo que fueron, que ayudan a la re-inserción, de distintas maneras.

Asistir a este evento fue una experiencia conmovedora, donde quedé maravillado del trabajo generoso que hace Andrea en la cárcel, sin entender, como la vida y las tripas, la llevaron a  ese lugar, donde nunca jamás, lo más probable, hubiéramos adivinado iba a terminar.

El aplauso principal, desde mi lado, es para ella.


Poesía leída por Mario escrita por él:

Camino por el borde de la locura
que está cuerda…muy cuerda!
y miro con pena a mis pares,
casi con ganas de rescatarlos
del olvido,
de recordarles su nombre
y exiliarlos de su presente

Que olfatea la dicha 
e ilusión pueril,
y que ese brevísimo tiempo
de lucidez, de libertad,
de sentirse propios,
instaure la obra inconclusa,
de construcción soñadora
contrastando las conciencias olvidadizas
y develen las diferencias microscópicas
de cada sueño hecho realidad

…Solo un instante!, que
no sean cervatos, que
multipliquen sus sentidos,
que sean almas libres y soñadoras
caminando por el borde de la locura
que está tan cuerda.

Mario Pedraza


Poesía leída por Andrea, escrita por ella a Mario:

 Hasta que llegaste tú…
colgando del caimán
que cuelga del helecho
que cuelga de la yuca de la selva guaraní,
niño Mario,
planetario animal balsero,
camionero del Amazonas
de las doradas tortugas gigantes,
caminante y cruzador de ríos,
aguerrido asaltante de los bancos de la luna,
narco de la hierba buena,
capaz de matar al mar
llegaste cantando
que a la hora de soñar
nadie sabe soñar sin Dios.

miércoles, septiembre 14, 2016

El tema del Agua

Quien me sensibiliza con respecto a este tema es Jonathan Thompkin de la universidad de Illinois, de EEUU, que a través del curso Introducción a la Sustentabilidad, toca en la quinta semana, el tema del agua.

El tema del agua, es mirar este elemento, en forma ampliada, global se podría decir. Es hacer un balance de entrada, salida y niveles de stock del agua, y ver como va dando la matemática.

La verdad, la cosa no va tan bien. El ideal sería que no gastáramos más que lo que fluye por la superficie en la forma de ríos y tranques de contención. Pero ello no alcanza en muchas partes y lo que se hace es hacer pozos y extraer del stock de agua subterránea, alguna de la cual tiene miles de años de antigüedad.

El nivel del océano subterráneo, así lo llaman, ha ido bajando cada vez más y hay zonas como Chad, donde un importante lago ha desaparecido, simplemente porque el nivel de las aguas bajó tanto que el lago fue bajando hasta desaparecer.
Estás aguas subterráneas son el stock de reserva. Los flujos, es lo que da vuelta, producto de la evaporación de los océanos, las lluvias y los ríos.
Si gastamos más que el flujo anual, una especie de nivel de ingresos anuales y requerimos consumir de nuestras reservas, llegará un punto, en que chocaremos con una pared y no habrá más capacidad de abastecer las necesidades domésticas agrícolas, energéticas e industriales. Experimentaremos un colapso.

Lo que más consume agua, lejos, es la agricultura. El consumo doméstico es un tercio de esta. Y el agua consumida por la industria es la mitad de la consumida por el uso doméstico.
Nosotros cuando queremos ahorrar, miramos el largo de nuestras duchas y la cantidad de agua que utilizamos al lavar los platos.

Mejor mira la cantidad de agua que se requiere para producir cada uno de estos insumos:

  • Una taza de café de un cuarto de litro (la grande), lleva café que requirió 200 litros de agua ...
  • Una taza de té, requiere un décimo de la cantidad del agua del café;
  • Un kilo de trigo requiere para producirse, 1.300 litros de agua;
  • Un kilo de arroz requiere para producirse, 3.500 litros de agua;
  • Un kilo de carne, requiere para producirse, 15.000 litros de agua;
  • Un kilo de microchips requiere para producirse, 15.000 litros de agua;
  • Un auto requiere para producirse, 500.000 litros de agua.
Que tal ? Si queremos ahorrar agua, parece que hay otras cosas que podríamos hacer. Una de ellas es aumentar nuestro stock de conocimientos sobre la materia.

Otra cosa, la industria y la agricultura, son agentes contaminantes de las aguas subterráneas; y no solo subterráneas. 
Y cuando los niveles de las aguas subterráneas bajan más de la cuenta, el flujo cambia de dirección y se contaminan con agua salada de mar.

Yemen, al parecer, el año que viene, se queda fuera de agua, como dicen. Chocan con aquella pared, de no hay más de donde sacar. 

Cuando los niveles de las aguas subterráneas bajan más de la cuenta, quien se ve afectado, seriamente, son los sistemas ecológicos naturales. 

Por otra parte, esta cultura del crecimiento perpetuo, en todos los aspectos, significa por una parte el esfuerzo gigantesco de aumento de la productividad de los cultivos agrícolas. Que es lo que ha permitido que el problema de Malthus no nos haya dado con todo. Y ahora, el impulso para seguir escapando de quedar simplemente sin alimentos, lo ha venido cubriendo la creación de semillas genéticamente modificadas, que producto de las legislaciones de patentes y temas éticos y morales, tienen ese frente algo en ascuas, sin tomar conciencia que es la escapatoria a quedar cortos de alimentos. Y que decir de como todo esto sube los precios de los alimentos.

Y eso sin considerar que para el año 2050 se espera hayan en el planeta 2 billones de personas adicionales, que vienen con todas sus exigencias de agua y alimentos.

Sospecho que necesitamos y urgente, enterarnos de todas estas cosas y tomar medidas, como dejar de sobre valorar el crecimiento en si mismo, que parece un paradigma que se nos está viniendo encima, en primer lugar en la forma del cambio climático.

Quedé preocupado y por eso paso el dato.


Referencias:
Curso Introducción a la Sustentabilidad de la universidad de Illinois

lunes, septiembre 05, 2016

Libro La agonía del Eros de Byung-Chul Han

Me costó entender que Eros no era solo algo relacionado a la sexualidad. Eros es un Dios de la mitología antigua. Eros es una energía, un aletazo que te da cuando transitas un camino que nunca antes habías transitado, cuando algo totalmente nuevo, incluso apocalíptico se avecina a entrar en tu vida.

Eros es una chispa vivificante. Está relacionado por supuesto con la capacidad procreativa. Algo nuevo puede salir de ahí: un crío, una nueva concepción o idea, un  idea de un mundo nuevo, desde la política, una nueva interpretación de la existencia. Eros te puede sanar de la depresión.

Pero el libro se llama la agonía del Eros. Ella alude al momento en que vivimos, del paradigma del rendimiento, de la hiper información, de la economía del consumo, el crecimiento imparable.
Un mundo en que por exceso de información, no queda nada para la imaginación, para la fantasía, condimento esencial para el Eros.

No me es fácil discernir en este ámbito, en que el amor es algo que te hiere y para nada un proyecto, como dice Chul Han. Eros, la chispa vivificante te pega desde un lado impredecible. Nunca está, ni puedo estar en tu plan estratégico.

Me encuentro aquí con un argumento fuerte en contra de la transparencia como bien en si, como a veces me venía pareciendo.
Hemos desvirtuado el amor y el eros y lo hemos llevado al plano de los bienes de consumo. Hemos llenado de información y de variedad de la oferta, el mundo de estas cosas hoy consumibles. El amor ha derivado en sexualidad, donde en la lectura de Chul Han, no hay un otro, sino rendimiento y mero placer. El otro, distinto, desaparece; se erosiona, dice.

Cuando vivo en el paradigma del consumo, todo lo otro, es solo extensión de mi mismo, de mi propio gusto y placer. El placer, el disfrute, es lo que está en el centro de todo lo que persigo.
El otro, en su verdadero sentido, es imposible de ser conocido informativamente en plenitud; ni mucho menos. Hoy buscamos información, excesivamente. Y cuando esta nos inunda nos damos por enterado, lo que no es lo mismo que conocer; no se constituye en conocimiento.

El fin de las teorías, por exceso de información, no nos ilumina el paisaje, al contrario, lo llena de ruido.

Este hombre del rendimiento, que cree que ha ganado la libertad, es esclavo de si mismo. Vive pegado en un trabajo que por la ubicuidad del medio digital se ha extendido a todos los rincones, sin dejar espacio para otro tiempo. Por eso Chul Han, habla del trabajo para la mera vida, acumulativa, sin sentido, sin alma. Y hemos perdido el foco en la buena vida, se nos fue, la perdimos de vista.

La sensación es que nos hemos perdido, en este mundo que evoluciona desde el deber ser, o el paradigma disciplinario, que llegó a tope en su capacidad de generar rindes, y estamos de lleno pasando a otro paradigma, el del rendimiento, del emprendimiento, donde cada uno gobierna y gestiona su propio proyecto, y lidia con los males del exceso de trabajo, del mero trabajo, como lo llama, un trabajo por la sobrevivencia, pues quedamos ahí atrapados y perdimos de vista el norte de la buena vida.

La mera vida, es la vida del esclavo, que se rinde por miedo a morir. La buena vida, sería otro nivel, ni siquiera el del amo, que adquirió esa posición por su falta de miedo a la muerte. Y ahí me pierdo. La buena vida sería una vida en verdadera libertad, algo casi inimaginable desde los paradigmas en que vivimos sumergidos.

Hay que parar, estirar la mirada en el otro, en este libro, en la vida y no perder, como sea, esa chispa que nos da vida, del Eros.

No es fácil este Byung-Chul Han, pero es obligatorio y para ser compartido y conversado entre varios, para que la ceguera que tanto abunda no nos deje totalmente ciegos.

martes, agosto 30, 2016

Libro La sociedad del cansancio de Byung-Chul Han

Segundo libro que leo de este autor. En la primera lectura, fue poco lo que entendí. En la segunda, ya empecé a apreciarlo y en la tercera, entré más bien en la preocupación.

Claro, hemos pasado de la sociedad disciplinaria, del deber ser, de la negatividad del no, como dice Chul Han, a una sociedad del trabajo a todo galope, a la sociedad del rendimiento. Donde lo que prima es el si, o el échale pa delante.

Este giro cultural, lo que logra es hacer crecer los rindes, muy por sobre lo siquiera imaginado en la sociedad disciplinaria, del deber ser. Esa es su razón de ser en todo caso: aumentar la productividad.

Hemos superado las enfermedades de todo tipo, virales, bacterianas, del paradigma inmunológico, de atacar a lo otro, a lo distinto. Y nos fuimos moviendo a un paradigma de solo atacar lo francamente hostil. Por eso los inmigrantes son una carga, un cacho, pero no algo contra lo cual tengamos que vacunarnos o atacar.

Una cosa va con la otra. Al pasar a la sociedad del rendimiento, la disposición es al si, más que al no. Se trata de buscar el máximo tu que puedas ser. Porque es desde ahí que tu rendimiento será máximo.
Es la sociedad del emprendimiento, de la máxima actividad.

Esta forma de hiperactividad tiene sus bemoles; y varios. Uno de ellos, es que la actividad permanente, en exceso, nos pone en un estado de no detenernos a pensar, a reflexionar. Salvo para el cálculo, por el mayor rendimiento. Chul Han dice que este hombre hiperactivo, es un holgazán del espíritu.

Pero quizás el principal daño, es que el exceso de trabajo, ensimismado en realizar el máximo potencial de si mismo, produce el agotamiento con exceso de si mismo, que sería la depresión.
La depresión y el fracaso, serían las enfermedades de esta época. Enfermedades que no tienen nada a que decirle no más de ti, nada para ir contra ello. Nada inmunitario.
La depresión es una enfermedad del narcisista, del atorado de si mismo.

Esta hiperactividad produce el distanciamiento del mundo, el aislamiento en si mismo. Produce a final de cuentas, la soledad. Y cuando ya no das más, vienen los infartos del alma, con varios nombres del mundo de la salud psiquiátrica, que no quiero reproducir aquí.

En este mundo del rendimiento, mucho trabajo y mucho cálculo. explica porque estudiamos tanta matemática, ciencias y estrategia. Lo que se reduce es el ver, el escuchar, el pensar; por eso ya se siente la amenaza al ramo de Filosofía en los colegios.
Es un mundo de los 140 caracteres máximo, del mensaje corto y saltando de un tema al otro. No hay profundidad y por eso los blogs no están en auge.

Para salir de ahí, tenemos que desarrollar el mirar, el pensar, el escuchar, el hablar y el escribir. Para eso tenemos que parar, crear espacios de silencio, de reflexión, de contemplación. Decía Chul Han que la meditación es un espacio de no, pues en ella le decimos no a la chicharra. Y anda tu a ver lo que cuesta. Especialmente en un mundo de demasiados si, de demasiado darle curso a los impulsos, de demasiado consumo sin desarrollo del ser, sin desarrollo espiritual.

Cada vez me convenzo más, del antídoto que puede ser a todo esto, los grupos de conversación bien llevados y todo ejercicio de desarrollo personal. Sino estamos fritos, expuestos a esta sobre explotación de si mismos, pues ahora el enemigo, el dominador, el explotador, está dentro de cada uno. Y ahí te quiero ver.

Solo te recomiendo leer, y varias veces, el libro La sociedad del cansancio y toma los resguardos, pues el mundo seguirá por esa vía por un buen rato; te lo doy firmado.


Referencias:
Comentario de Cristián Warnken

viernes, agosto 26, 2016

Libro En el Enjambre de Byung-Chul Han

Fue una compra intempestiva. Milla vociferaba otro libro suyo, El Silencio; no estaba, compré este, por lo de Internet.

Me lo banqué en un día; son 109 páginas. Al final me lo leí tres veces. Es un autor lúcido como pocos. Además es agudo y profundo. En cada nueva lectura aparecen más y más cosas.

Byung-Chul Han
Quedé preocupado. Preocupado por el medio Internet y lo que está haciendo con nosotros. Tenemos que enterarnos y ponernos en guardia, dentro de lo que se pueda.

El medio Internet nos está transformando, más de lo que nos podemos imaginar.
Por ejemplo, este epicentro en la información, que trafica velozmente por las redes, nos abre a la transparencia más brutal, que corroe y disuelve cosas tan importantes como el poder.

El poder requiere para su funcionamiento de la comunicación asimétrica. La que tenían los medios de masas, como la radio y la televisión. Alguien  habla, el del poder o desde el poder, y todos nosotros escuchamos pasivamente. En la red, en Internet, todos escuchan y hablan (o pueden hablar) a la vez; y todo se sabe; no hay secretos, tan propio del poder. El poder está loco, lo han pillado en todos sus pecados, ha perdido autoridad, legitimidad, pero es que además, el juego cambió.
Y eso no es todo. Se supone que los políticos por ejemplo, nos representan. La verdad es que no lo hacen; y nos dimos cuenta muy brutalmente. Para peor, representaban a los poderosos del lado del capital. Nos tenían horquillados. Los cachamos. No se donde esto terminará.

El mundo digital, es el mundo de los dedos, que teclean teclados; pantallas de celulares, que se manipulan solo con los dedos.
Y la mano, el brazo, se atrofia ? parece. El brazo, la mano, es por donde hacemos la acción en el mundo; aramos la tierra, por ejemplo. Con los dedos solo contamos; dejamos de pensar.

Hay más. La imagen, que antes era una representación de la realidad, que en vista de su soporte tenía una vida acotada, tenía las mismas propiedades de la vida real, Ahí las cosas nacen, florecen y mueren. Pero la imagen digital, no muere, no se corrompe, es perfecta, eterna.
Sabes lo que está pasando, según nos dice Byung-Chul Han ? Que estamos prefiriendo el mundo digital y, estamos escapando del mundo real.
Nos quedamos más con nuestras imágenes y las imágenes de los otros, que con su versión real. Y nos estamos comunicando más y "mejor" por las pantallas ... Y sabes lo que dice este coreano que pasa con eso ? Nos perdemos la mirada, ya amenazante, del otro, real.

enjambre
Y hemos pasado a un mundo, donde todo se cuenta, donde todo es información y si no, no existe. Aparte de que el trabajo se lo tomó todo, pues al hacerse ubicuo, pues donde estemos, con los aparatos digitales, ahí está el trabajo. No hay otro tiempo que el tiempo del trabajo. Y nos hemos transformado en una sociedad del rendimiento, del trabajar y contar. Nos hemos transformado en cazadores de información, en un mundo desconectado de lo real. Hemos abandonado la cultura de la tierra, donde se la escucha y obedece, básicamente. Y hemos migrado a un mundo digital, irreal, donde hasta a los amigos los medimos por likes y número de amigos en Facebook.

De masa hemos pasado a enjambre. La masa salía a la calle, tenía discurso, tenía alma y fuerza, y por eso movilizaba acción. El enjambre, dice Byung-Chul Han, no tiene alma, pues es una suma de puntos que no son nadie, como en la masa, pero son una colección de anónimos, con voz, son alguien, pero totalmente narcisistas. Estos enjambres a lo más afloran como smart mobs y desaparecen sin más alboroto, sin más repercusión.
El enjambre, no tiene alma, ni tiene discurso, no tiene un nosotros. Es básicamente ruido; buzzz.

Y para peor, Google, Facebook, y otros, los bancos, siguen todos tus pasos, acciones y pensamientos, y desde ahí te conocen entero, hasta la psiquis. Y desde ahí te manipulan. Apróntate.

Terminé viendo las Google glass y la Internet de las cosas, como cámaras de vigilancia que nos observan y siguen desde todos lados, para quien sabe qué hacer.
Si detrás está el Capital, viejo, estamos fritos.

Hay que leerse este libro, tomar conciencia y tomar acción, para que esta cosa nos sirva y no se sirvan de nosotros.