lunes, septiembre 05, 2016

Libro La agonía del Eros de Byung-Chul Han

Me costó entender que Eros no era solo algo relacionado a la sexualidad. Eros es un Dios de la mitología antigua. Eros es una energía, un aletazo que te da cuando transitas un camino que nunca antes habías transitado, cuando algo totalmente nuevo, incluso apocalíptico se avecina a entrar en tu vida.

Eros es una chispa vivificante. Está relacionado por supuesto con la capacidad procreativa. Algo nuevo puede salir de ahí: un crío, una nueva concepción o idea, un  idea de un mundo nuevo, desde la política, una nueva interpretación de la existencia. Eros te puede sanar de la depresión.

Pero el libro se llama la agonía del Eros. Ella alude al momento en que vivimos, del paradigma del rendimiento, de la hiper información, de la economía del consumo, el crecimiento imparable.
Un mundo en que por exceso de información, no queda nada para la imaginación, para la fantasía, condimento esencial para el Eros.

No me es fácil discernir en este ámbito, en que el amor es algo que te hiere y para nada un proyecto, como dice Chul Han. Eros, la chispa vivificante te pega desde un lado impredecible. Nunca está, ni puedo estar en tu plan estratégico.

Me encuentro aquí con un argumento fuerte en contra de la transparencia como bien en si, como a veces me venía pareciendo.
Hemos desvirtuado el amor y el eros y lo hemos llevado al plano de los bienes de consumo. Hemos llenado de información y de variedad de la oferta, el mundo de estas cosas hoy consumibles. El amor ha derivado en sexualidad, donde en la lectura de Chul Han, no hay un otro, sino rendimiento y mero placer. El otro, distinto, desaparece; se erosiona, dice.

Cuando vivo en el paradigma del consumo, todo lo otro, es solo extensión de mi mismo, de mi propio gusto y placer. El placer, el disfrute, es lo que está en el centro de todo lo que persigo.
El otro, en su verdadero sentido, es imposible de ser conocido informativamente en plenitud; ni mucho menos. Hoy buscamos información, excesivamente. Y cuando esta nos inunda nos damos por enterado, lo que no es lo mismo que conocer; no se constituye en conocimiento.

El fin de las teorías, por exceso de información, no nos ilumina el paisaje, al contrario, lo llena de ruido.

Este hombre del rendimiento, que cree que ha ganado la libertad, es esclavo de si mismo. Vive pegado en un trabajo que por la ubicuidad del medio digital se ha extendido a todos los rincones, sin dejar espacio para otro tiempo. Por eso Chul Han, habla del trabajo para la mera vida, acumulativa, sin sentido, sin alma. Y hemos perdido el foco en la buena vida, se nos fue, la perdimos de vista.

La sensación es que nos hemos perdido, en este mundo que evoluciona desde el deber ser, o el paradigma disciplinario, que llegó a tope en su capacidad de generar rindes, y estamos de lleno pasando a otro paradigma, el del rendimiento, del emprendimiento, donde cada uno gobierna y gestiona su propio proyecto, y lidia con los males del exceso de trabajo, del mero trabajo, como lo llama, un trabajo por la sobrevivencia, pues quedamos ahí atrapados y perdimos de vista el norte de la buena vida.

La mera vida, es la vida del esclavo, que se rinde por miedo a morir. La buena vida, sería otro nivel, ni siquiera el del amo, que adquirió esa posición por su falta de miedo a la muerte. Y ahí me pierdo. La buena vida sería una vida en verdadera libertad, algo casi inimaginable desde los paradigmas en que vivimos sumergidos.

Hay que parar, estirar la mirada en el otro, en este libro, en la vida y no perder, como sea, esa chispa que nos da vida, del Eros.

No es fácil este Byung-Chul Han, pero es obligatorio y para ser compartido y conversado entre varios, para que la ceguera que tanto abunda no nos deje totalmente ciegos.

4 comentarios:

  1. Anónimo9:43 a.m.

    Como siempre, eres un aporte.
    Pensaba en las Seneca y una carta a Nerón. Se refiere en ella a la clemencia.
    Pera efectos de tu comentario, es ella una virtud que no opera sola, sin reo no podría existir. Como el médico, sin enfermo no tiene posibilidad de serlo.
    Pero para que existan reos y enfermos es necesario que los ciudadanos comunes y los sanos también existan. Solo hay día, si hay noche.
    Bueno, los paradigmas se crean a partir de la vida de otro paradigma, que disminuye o se extingue.
    Vale preguntarse ¿hay un pos capitalismo?

    ResponderEliminar
  2. Hola , quiero comentar a partir de la Tecnologia y su impacto en nuestro desarrollo de la personalidad y el caracter, como tambien como ha cambiado siertos paradigmas producto del avance tecnologico. Lo primero que me gustaria decir es que hoy en el mundo virtual podemos realizar todas las fantasias que se nos ocurran y los niños parten con sus fantasias a partir de sus video juegos donde asumen personalidades y caracteristicas fisicas virtuales, por lo que hoy podemos ser mas fantasiosos que antes y ser mas Eros que antes, ahora esto es mejor?? esa es la incognita porque recien se esta generando una camada de humanos con dichas caracteristicas, hoy vemos que a las guaguas se les pasa un celular para que se tranquilicen. Por otro lado los placeres de Eros han evolucionado y las relaciones sexuales que antes eran para la procreacion dado que solo de dicho acto se podia cprocrear hoy eso cambia ya que existe la procreacion artificial, por lo que las relaciones sexuales pasan solo a ser un acto de placer lo que implica que No interesa el genero sino con quien tengo mayor placer, en tiempo de Eros solo con relaciones entre hombre y mujer habia procreacion . y por ultimo comento que nuestra sociedad de consumo le dio contenido a una palabra muy usada que es la felicidad y escuchamos decir Voy a ser feliz cuando tenga mi casa propia, contenido y abandonamos que la felicidad No existe y que lo que existe es un estado de caminar hacia un estado mejor y lograr paz y plenitus. una vida simple y puchas quye cuesta ser simple. Como experiencia de mis viajes a India comento que los pobues 60% o mas de Indios pobres se lles ve contentos y No amargados y la respuuesta es que ellos No tienen preocupaciones y apegos. bueno perdonen lo largo pero me entusiasme

    ResponderEliminar
  3. Como bien dices vivimos en el consumo por la satisfacción,pero esa satisfacción está muy bien manipulada por la publicidad que induce permanentemente al consumo de aquello que te brindará más satisfacción, pero la "revolución", el cambio es tan rápido que lo que tienes, casi inmediatamente, por así decirlo, deja de brindarte satisfacción porque ya hay algo nuevo que lo supera,entonces botas lo que tienes y vas por lo nuevo. Lo lamentable es que esta cultura del consumo muchos la aplican también a los seres humanos con los que se relacionan.

    ResponderEliminar
  4. Quién es este autor que comentas?
    Nacionalidad, género, antecedentes?
    Erosión o Eros, ese alcance fonético me dejó metido. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias