jueves, agosto 29, 2019

La Persona al centro del conservatorio provocativo de Juan Vera

Todos los meses Juan Vera, de Gestacción Consultores, organiza un conversatorio, donde invita a alguna persona a ser la provocadora de la conversación que ahí sucederá. Están ahí, amigos, clientes y miembros de su consultora.

Ayer le tocó ser el provocador a Juan Felipe López, historiador, que dirigió el Laboratorio de gobierno de Chile, para la innovación pública. Su tema era la empatía, la colaboración y la co-creación, todas dimensiones de la persona humana. Y por ello, él pondrá a la Persona al centro de su mirada de las organizaciones, de su gestión e innovación.


Juan Felipe presentó durante media hora. Luego durante unos 15 minutos respondió preguntas indagatorias del público.
Luego, un ágape de exquisiteces, aportados por el chef Mauricio, que permite el merodeo y conversación entre unos y otros, tan valorado en los encuentros sociales.
Y finalmente nos sentamos en círculo y Juan Vera, modera la conversación, dando la palabra de acuerdo a una lista que va haciendo a medida que se la van solicitando, con gestos, como en un remate. La pregunta que debemos responder, es “cómo te pasó con la provocación del provocador”.

Es un bello espacio, donde ya casi todos nos conocemos, por tantas veces que hemos venido, y por ello reina la confianza, ingrediente sustantivo para que las voces digan todas las cosas que escuché ayer.


Las personas somos maravillosas y diversas, cuando el espacio creado, por personas como este notable coach que es Juan Vera, lo permiten.

Hay un desplazamiento del foco de la gestión hacia las personas y en particular, hacia la experiencia del cliente, en las interacciones con la empresa u organización, cuando se trata de instituciones del Estado.
Y este desplazamiento del foco no es nada de trivial, pues la estructura organizacional, basada en organigramas, diluye las responsabilidades, de quien es responsable, de ese preciado elemento, que es la experiencia del usuario o cliente.

Muchas experiencias al respecto, enriquecieron la mirada de los que escuchábamos. Claro, algunas se me quedan en la retina, como la mirada de una universidad que manotea poniendo, o intentando poner, la experiencia del alumno, que es en definitiva el cliente, en el foco de la intervención de gestión. Y pucha que cuesta, cuando está tan arraigado el hacer primar la rentabilidad para el accionista.


No basta con salir a la calle a preguntarle a los ciudadanos, a los clientes, qué quieren, qué les gusta y qué no, de tal o cual producto o servicio. Cuando ese mismo día, alguien nos recuerda, ha llegado Greta Thunberg, esa adolescente sueca, verdadera bandera de lucha contra el calentamiento global, que con ese solo gesto, de cruzar el océano con cero emisión de CO2. Nos está cambiando la mirada, por ejemplo}, de cuanto polucionamos cuando viajamos, algo que tanto nos gusta.

Yo cuento que he tenido un buen año, como Coach profesional y que sospecho, ello se alinea, con el desplazamiento del foco de los gestores de las empresas, hacia las personas.
Pero que pienso, que en vista del acelerado avance de la inteligencia artificial, que nos dejará a tantos fuera de los trabajos que hoy hacemos, una pregunta relevante que tenemos que hacernos, es qué somos las personas. Pues la idea que tenemos de lo que somos, aventuro, que tendrá que cambiar significativamente.

Esto del valor de la empresa para el cliente, me dejó pensando, salgo yo todas las mañanas de mi casa, a la caza de valor para mi, aunque sea en esta forma de la experiencia ? Y qué es esto de la experiencia ?

Bueno, me fui lleno de preguntas y de la satisfacción del encuentro con tantas personas, a las que de una u otra forma tocamos, que expresaron sus miradas, muchas veces disruptivas, valientes e incluso sorprendentes.

Hasta la próxima y gracias por hacer esto lo que fue; a todos.


(algunas de las fotos son de Arantza Vera)

miércoles, agosto 28, 2019

Revolucionando el valor de las personas en la empresa

Si nos enfocamos en las personas de la empresa, que vienen operando como meros hacedores de la pega, cuales piezas de una maquinaria de la era industrial, ahora con más o menos tecnología. Y nos los quedamos mirando, pensando en qué otro rol, qué otro valor podrían ellas aportarnos, es de donde surge esta reflexión.

Y ahora, que vengo saliendo de un webinar de digitalización de la empresa, donde uno empieza a pensar que muchos de esos trabajos repetitivos, serán reemplazados por tecnología o robots.
Con mayor razón, repensar el rol de las personas en la empresa, se torna tema imperativo.

Yo trabajo como coach profesional con grupos, con equipos de trabajo, en las empresas y organizaciones. Y veo el potencial que son las personas, tanto en su posible desarrollo personal como profesional, como en lo que pueden generar colectivamente, cuando aprenden a conversar con altos niveles de colaboración y creatividad. Puede ser de alto impacto, si la organización le presta atención, le da curso. celebra los logros y eventualmente recompensa el valor aportado.

De tanto mirar los procesos, los productos y al cliente o mercado, se nos había olvidado mirar a las personas y su potencial.
Mi aprendizaje es que el máximo valor emerge de los equipos, de los grupos interdisciplinarios, conversando, desde emociones positivas y con acceso a la intuición personal y colectiva.

Lo que venimos haciendo es al final de los procesos de desarrollo de habilidades conversacionales, les pedimos generen ideas de mejora de los procesos en que participan, ideas de iniciativas y actividades que apunten a que lo pasen mejor en el trabajo, o ideas de cualquier tipo que aporten al negocio mismo.
Y no te imaginas el hervidero de ideas en que estos grupos se pueden transformar.
Muchas veces los directivos han pedido que junto con dar las ideas, tomen un rol protagónico en su implementación y se hagan responsables de llevarlas adelante.

El trabajo con los grupos o equipos, parte con que se conozcan. Esto suele tener un alto impacto, porque generalmente son personas que llevan años trabajando juntos y no se conocen. Esa experiencia de conocerse más, y muchas veces sorprenderse con información relevante, es de alto impacto. Le doy mucha importancia a esta fase, siendo yo el que se presenta primera, para dar el tono de la melodía que quiero que toquemos y luego les doy largura para que se explayen. Es un tiempo y una actividad que después quizás sea la que más recuerden y agradezcan.

Seguimos con el tema del observador particular que es cada uno. Creemos que el mundo que vemos cada uno, es el mismo, cuando estamos juntos mirando algo, por ejemplo. Pero no es así. No es tan fácil asimilar esto, con la potencia de lo que significa, pero si se asimila, corroe fuertemente las discusiones de quién tiene la razón.

Pasamos luego a hacerle doble clic al fenómeno de escuchar, tan obviado. Escuchamos poco y mal. Pensamos en lo que vamos a decir, cuando el otro habla. Pensamos que decir es lo importante, cuando el escuchar es central, especialmente si queremos conversar y crear realidad juntos.

Sigo con los actos fundamentales del habla, como son el pedido y la oferta, que desencadenan la acción en el mundo; luego los juicios, las declaraciones y las afirmaciones, que crean realidades. Manejarse con estas distinciones ayuda mucho, es mi conclusión. Ayuda mucho en la forma en que conversamos.

Suelo introducir una inyección de estímulo al auto desarrollo, aprovechando la enorme disponibilidad de cursos online existentes, de las mejores universidades del mundo. Ello me ha llevado a decir, que la educación, de calidad, gratuita (o de muy bajo costo), para todos, ya existe. Está en la Internet. Comienza mirando Khan Academy.

Aparte de otros materiales, como las emociones, termino entregando las distinciones que terminé de aprender con Otto Scharmer del MIT, sobre niveles de conversación, pasando por el debate, el diálogo y la conversación generativa. Aquí, en estos últimos niveles, las emociones y luego la intuición o escuchar a las tripas, pasan a ser claves. En mi oficio con estos temas no dejo de convencerme cada vez más lo poco y mal que conversamos, partiendo por las parejas.

Bueno, todo esto para poner el foco en el potencial no explotado, invisibilizado, de las personas y de las personas trabajando en equipos de trabajo, cohesionados, con la confianza instalada, activando su máximo potencial.
Cuando las empresas hayan asumido esto, la cosa será distintas. Ya lo verán.

miércoles, agosto 07, 2019

Libro Memorias de Claudio Naranjo

Notable aporte nos ha dejado Claudio Naranjo. Un honesto relato de su vida, con altos y bajos, siendo siempre su norte la búsqueda de conocimiento más elevado, más profundo, de nuestra naturaleza. Un seeker, dirá por ahí.

Hijo único de padres muy particulares. Su madre, de las primeras abogados mujeres de Chile. Su padre, un personaje bastante ausente de su vida, dedicado a los negocios. Padres separados tempranamente.
Se reprocha muchas veces el haberse criado como un buen niño, mimado por la madre, desconectado de sus emociones, incapaz de expresar rabia ni malestar, aspectos que tuvo que mirar de frente en sus interacciones con el padre de la gestalt, Fritz Perls.

Quería estudiar música, pero su madre le pide a su padre que venga a convencerlo en otro sentido. Termina estudiando medicina, pero en la clases de anatomía se quedaba dormido. Fue Jung quien lo sedujo y termina estudiando psiquiatría.

Se mete en el circuito gestáltico de Esalen, en San Francisco, California, donde se transforma en un cercano y aprendiz de Fritz Perl, fundador de esta escuela. Vive aprendiendo, siendo una de sus formas normales ahí, es siendo uno mismo sometido a los procesos terapéuticos. Adquiere un renombre asociado a la terapia gestáltico y uno de los importantes continuadores de Perl.

Se conecta con el chamán Oscar Ichazo, donde se va a pasar una temporada, en la vecindad de la ciudad de Arica en Chile. Vive una experiencia mística importante, en 40 días en solitario en el desierto, bajo la dirección de Ichazo.
Aquí profundiza su conocimiento del Eneagrama, del cual será un destacado especialista, viendo el Eneagrama como un mapa de las fijaciones neuróticas que usamos las personas para lidiar con el entorno neurótico en que vivimos.
Algo en su personalidad y en la de Ichazo, hace que se distancien al final de esta estadía.

Capítulo muy importante suyo es la exploración con drogas en procesos de indagación de la psiquis y los procesos de sanación y desarrollo personal. Parte con esto en Chile, sigue en Berkeley EEUU y será identificado mucho como un promotor y patrocinador de estas experiencias, para las cuales muchas veces él mismo se ofrece para experimentar una nueva hierba.
Las drogas se prohíben en EEUU y resto de países, a pesar de lo cual Naranjo defiende hasta el final de sus días, el uso de estas herramientas para el desarrollo y sanación personal.

Más adelante en su vida Claudio Naranjo se desplaza hacia la educación, pues se hace consciente de que vivimos en una cultura patriarcal, que nos somete a la dictadura del intelecto, dejándonos como seres uni-cerebrados, dice, en un bajo y deteriorado nivel de conciencia.
Concluye que no es a través de la terapia que evolucionaremos, sino a través de la educación. Y pone su energía y foco en educador a los profesores a través de su famoso programa SAT (Seekers After Truth), que termina instalando institutos formativos en muchos países del mundo como México, Argentina, EEUU, España, Italia, Chile, Rusia.

Cambiar la educación para cambiar el mundo, será un slogan muy usado por él. Está convencido que el patriarcado que como cultura nos domina, nos tiene esclavizados, sin tiempo para nosotros, cabezas gachas trabajando tras ilusiones como los bienes materiales y el dinero, el status, el placer y la imagen corporal.
Su enfoque apunta a producir hombres y mujeres sabios, en vez de sabedores, amorosos, libres e integrados. Y con acceso al vacío interior, donde reside la conciencia y el espíritu. Apunta al desarrollo del ser.

escultura de su gran amigo Totila Albert
Capítulo aparte es su amistad con Carlos Castaneda, icono explorador de las hierbas sagradas de los pueblos originarios de México, en el proceso de graduación como doctor en antropología.
No dice haber aprendido mucho de él, pero que muchas veces le pasaron cosas, que yo catalogo de mágicas, en su cercanía y presencia.
De hecho, después de este libro de Naranjo, me fui a leer Las enseñanzas de don Juan, de Carlos Castaneda.

No tuvo éxito Claudio Naranjo, en el sentido que las autoridades poco lo pescaron, en Chile y en todas partes. Pero dejó un semillero de personas sensibles a su enfoque.
Se peleó con mucha gente, entre ellas con Adriana Schnake, líder gestáltica de Chile y otros países del cono sur, que le desconoció sus méritos, dejándolo solo responsable de sus indagaciones con las drogas. Pelea de egos ? a lo mejor.
Se atrevió a decir en el último Congreso del Futuro en Chile, que la educación en Chile, era una mierda. Pues reproduce a individuos unicerebrados, listos para trabajar para el sistema que nos gobierna y no desarrolla seres humanos tricerebrados. Nos falta la amorosidad de la madre y la conciencia de las motivaciones en nuestra naturaleza profunda, aparte del animal que representa nuestro niño interno, también reducido a su mínima expresión, a través de la criminalización del placer y la echada fuera de instrumentos como la intuición.

Recomiendo mucho este libro, de 800 páginas, que me devoré en semana y media.
Si, tengo tiempo, aunque mis viajes donde un cliente en Talca, me permitieron 100 páginas a la ida y 100 a la vuelta, en las últimas dos veces que fui.

Ah, cuánto desearía que el Ministerio de Educación se hiciera permeable al mensaje de Claudio Naranjo.

Referencias:
Congreso del Futuro 2018
Entrevista que le hace Von Jorg Fuhrmann 2011