martes, agosto 14, 2018

Sergio Herrera, compra venta de autos

Lo conocí porque me lo recomendaron. Le había ayudado a vender el auto a mi suegra. Muy confiable y económicamente razonable, fueron las señas que me llegaron.

Lo abordé. Quería vender tres autos y comprar uno de mejor nivel.
Se hizo cargo de todo, impecablemente. A mi entera satisfacción. Por eso lo recomiendo y por eso, lo entrevisté para este posteo.

Sergio Herrera Rojas, tiene en este momento 74 años, felizmente casado con María Inés Valenzuela Palomo, dos hijos, que lo han hecho abuelo de tres nietos ya adultos: Lucas (21), Pedro (18) y Juan (15). Estos nietos son muy importantes para él.

Estudió en el colegio Calasanz, de los curas escolapios. Era un porro rematado, cree que por una fuerte dislexia, nunca diagnosticada. Repitió tres veces cuarto año de humanidades, así que terminó sus estudios escolares, después, en forma vespertina. Mucho influyó para que lo hiciera, su mujer.

Se ha pasado la vida vacacionando en los campos de su familia y luego de los de la familia de su mujer; ambos, en el vecindario de Rancagua. Por eso tiene un tipo, un estilo, de huaso de campo, a mi parecer. Mientras lo entrevistaba me lo imaginaba vestido de huaso.
Lo que más le gusta es arrancarse al campo, a pesar de ser nacido y criado en Santiago.

Allá en el campo, cuando joven, operando una máquina desgranadora de maíz, en un descuido tremendo, pierde dos medios dedos de la mano derecha.
Bromea un poco con esta herida de guerra, pero me muestra como lo le impide escribir sin problemas con lápiz a pasta.

Su tío Boris Blanco, en ese tiempo gerente general del Banco Sudamericano, tenía una pequeña Distribuidora de electrodomésticos, en el paradero 18 de Gran Avenida. Lo invitó a trabajar para él y para allá partió. A la venta se dedicó, oficio qué nunca jamás abandonó en toda su vida; el oficio de la venta.

De ahí pasó a trabajar en Abastible, también en ventas, donde estuvo más de 20 años. Vendía gas e instalaciones. La empresa se divide en dos y él sigue en Enadi.

Nombra a Juan Manuel Richuili, gerente general de Colun, pues de Enadi pasa a trabajar a Colún, donde se va enterando del mundo de la comercialización de quesos. Partió vendiendo a locales comerciales y terminó haciéndolo a cadenas de supermercados.

Estará en Colún unos 4 años para pasar a continuación al Tattersall, donde trabajó muy cerca del martillero Carlos Portaluppi.
Fue desde esta experiencia y las redes que ya disponía que se le despierta el bichito por ser empresario y se independiza.

Y se dedica a la comercialización de quesos. Ahí descubrió la importancia de lo que era tener una marca, cosa que él no tenía. Tuvo que empezar a dar crédito y fue esa variante la que lo fue estrangulando. Destaca haber sido proveedor exclusivo de La Fuente Suiza de Irarrazabal, qué consumía muchísimo queso.
Bueno, a los dos años, tuvo que evacuar el barco, pagar todas las deudas y dedicarse, como buen jubilado ya, mal pagado, a lo que está en la actualidad.

La compra venta de autos, gota a gota, la venía ejerciendo, desde hace unos 20 años, me dice.
Esta historia le permite conocer todo el teje y maneje del negocio. Publica la información de los autos de que dispone en Chileautos (le cobra el 1% del valor del auto) y en Yapo ($ 8.000 por auto). Y tiene una red de maestros, económicos, que le ayudan a dejar el auto en la mejor forma, para su venta.

Sergio es un tipo afable, confiable y cercano. Se declara feliz y agradecido de la vida.
Políticamente de centro, es muy religioso, de los pocos que van quedando en su familia, de misa dominguera, muy afectado por todas las chambonadas de la iglesia.

Veraneó toda su vida en Lican Ray, donde tiene un tío cura, de los buenos, Arnoldo Castro Iturriaga.
Ah, y es ministro de comunión.

Recorta un 5% de comisión para él del valor de la transacción y con ello paga sus costos de publicación. No tiene local de ventas propiamente tal. Opera, se podría decir por las redes sociales.
Es un tipo honesto, que recomiendo sin más. Me cuenta que recién, un cliente le pasó su auto, con todos los papeles firmados, para qué se lo vendiera y se fue a vivir fuera de Chile. Así confían en él sus clientes y amigos.

Sergio, fue un gusto conocerte.

(para contactarlo: 9 9757-5816  herrerarojas.sergio@gmail.com)

miércoles, agosto 08, 2018

Libro Gracias por llegar tarde, de Thomas Friedman

Cerca de 600 páginas de lectura, de un Thomas Frieman locuaz y enterado del mundo que habita, desde su trabajo como columnista de amplio espectro, del NewYork Times.
Es un libro que te sitúa en la época en que vivimos. Aparece Trump, en su primera etapa de gobierno y aparece el Brexit. Osea bastante actual además.

Estamos en medio de una época de aceleraciones; no hay tiempo para nada y por eso el título del libro, "Gracias por llegar tarde", porque me has permitido unos minutitos para mi, que si no es por ello, no tengo.
Por eso también digo, que quien en estos tiempos tiene tiempo, es el verdadero rico. Y yo soy uno de ellos.

La tecnología crece a la velocidad de la Ley de Moore. Osea, cada 18 meses, el doble por el mismo precio. Esto de el doble y luego el doble, nos recuerda esa historia de un rey de la India que le ofrece al que inventó el ajedrez, con lo que le hizo un gran servicio, que pidiera lo que quisiera. Y él pide, arroz; tanto como pueda poner en un tablero de ajedrez, partiendo por un grano en el primer casillero y luego el doble cada vez. La cifra era imposible, por la aceleración que esta matemática produce.

A ese ritmo venimos estando y ya hace rato, en cuanto al desarrollo tecnológico en tantas áreas.
Que implica eso ? Que lo que aprendiste en la universidad, si tienes mi edad, seguro, completamente seguro, está todo obsoleto. Por lo tanto el título de Ingeniero que en esa oportunidad obtuviste, hoy vale literalmente, nada. (link)

25 millones de puestos de trabajo se esfuman de aquí a 10 años; algo así. Serán reemplazados por robots, software, algoritmos. Punto. Preocúpate.
Lo primero es despabilarse. Los reacios a la tecnología, que se la piensen; serán barridos, quedarán obsoletos, muy probablemente. Salvo que sean artistas o algo así.
Esto de ir al colegio y luego a la universidad a aprender y luego a trabajar y producir; se acabó. Tendremos que aprender, sin parar, toda la vida. Mantenernos en permanente formación.

Otra aceleración es la de los flujos, de los mercados, de la globalización. Trump está pisando el pedal del freno aquí, pero a nivel planetario, parece que la velocidad de los flujos acelera más y más. Pienso en la información que fluye por las redes, el comercio que hoy amenaza incluso a los Malls, cuando puedes comprar todo online, incluso desde China. Me compré una cuchara de pesca en China por dos chauchas y me llegó; demoró, pero llego.
Y qué decir de las migraciones.
El mundo se está poniendo cada vez más complejo. Tenemos que aprender como resolver problemas en sistemas complejos; por ejemplo en una ciudad.

Otro frente de aceleración, señala Thomas Friedman, es la de la desestabilización climática. Aprendí en este libro que la guerra de Siria partió con una gran sequía que transformó tierras cultivables, de un amplio territorio, en un desierto. La gente se fue a las ciudades y el gobierno no pudo, no supo, lidiar con esto. Y esa gente se radicalizó. Anda metiéndole ingredientes a ese escenario y la cosa llegó a como está, en cuanto a la guerra que ahí se libra y a las migraciones que desencadenó hacia Europa.
Misma cosa en África. Sequías en la zona subsahariana, aumento de la pobreza, e incluso aumento increíble de la población (cuesta entender esta parte), para que las oleadas de migración hacia Europa desde países como Libia, tengan a gobiernos del sur de Europa, colapsados.
Todo empieza, según este enfoque con el cambio climático, un tema que Trump se niega a asumir.

Thomas Friedamn, aparte de locuaz es optimista. Interesante combinación en el contexto de esta convulsionada visión del planeta.
Pone su optimismo en el desarrollo de las comunidades y en sus lideres. Lo ve tanto y en tantas partes.
Apunta al legado que la naturaleza nos ha dejado en su largo trayecto, pues ha sabido sobrevivir a tantos avatares. Las comunidades debieran aprender de la naturaleza como se hace para lidiar con la complejidad.
Toma como ejemplo su ciudad de origen, Minneapolis, en el norte de EEUU. Ahí se formó, en medio de una comunidad judía, integrada con varias otras culturas, gracias a la activa participación de la comunidad, los empresarios y las entidades de gobierno. Y de ahí se fue al mundo a trabajar como periodista en Medio Oriente. Y apara allá volvió, para terminar este libro, después de haberse recorrido el centro sur del país, que más votó por Trump.
Y viendo la diversidad de ciudades, unas prósperas y otras en franco deterioro, cómo las personas, su nivel de integración y su capacidad de constituirse en nutritivas comunidades y sus líderes, son capaces de enfrentar cualquier adversidad.

Un libro para entender mejor el mundo en que vivimos, que aparte te deja un enterado optimismo, que vale la pena.

lunes, julio 30, 2018

Propuestas para lidiar con los conflictos, de Marshall Rosenberg

Marshall Rosenberg nos quiere enseñar como comunicarnos mejor. Tendrá que lidiar con una formación que traemos, que no nos lo hará fácil entender de qué está hablando y menos cambiar los modos tan firmemente instalados.

Fuimos educados en un sistema educacional, que nos decía permanentemente si estábamos bien o mal, tanto en cuanto al ser que éramos, como en las conductas que expresábamos.
Alguien, normalmente mayor que nosotros, sabía que era lo correcto y que no.

A esto Rosenberg lo llama la cultura de la dominación. Un buen profesor era capaz de controlar a sus alumnos. Tenerlos quietos, sentados, atentos e interrumpiendo lo menos posible. Y aprendiendo.
Si no haces lo que yo quiero que hagas, que suelo llamar "lo que es debido o correcto", diré que eres no apto, que tienes fallas que tendrás que corregir, que tu futuro está amenazado.

Nos formamos en una cultura de dominación, donde el poder, el que sabe, quien eres, cuan bien hecho estás, cuanto vales y cuales son tus posibilidades futuras, estaba fuera de ti.

Hay un territorio que necesitamos hacer aflorar, que es el de nuestras necesidades. Un territorio muchas veces desconocido, descuidado, incluso desprestigiado.
Las mujeres no deben preocuparse de sus necesidades, pues se deben a sus familias.
Los hombres no deben preocuparse de sus necesidades, pues deben hacer lo que la autoridad les pide.
Lo otro es ser egoísta.

Marshall Rosenberg divide la comunicación en tres pasos.
  1. Hablar con honestidad de la acción que se está pidiendo, o que se está objetando.
  2. Cuales son los sentimientos que esa acción moviliza y cual es la necesidad que se quiere atender o que no se está atendiendo.
  3. En el caso de la objeción de una acción, cual es la acción que se pide en vez.
Esta simple interacción, que pone el foco en las necesidades y las acciones, solo atiende a los sentimientos que habitualmente reflejan cuanto de la necesidad está atendida o no.

El meollo de esta mejor comunicación entre las partes, apunta a hacer contacto de corazón, poniendo por delante mis y tus necesidades. Ninguna otra cosa.

Qué entorpece toda esta comunicación ?

Esta forma de relacionarnos queriendo ejercer presión para que el otro haga lo que queremos. Es la cultura de la dominación, que parece gobernar el juego de la comunicación humana.
Mira, "lo correcto" en este caso, es que tu ... Me pongo en una posición de superioridad al saber yo qué es lo correcto y desde ahí te presiono.
Eres un egoísta, nunca ... y desde ahí pienso, que recabará que no puede seguir siendo tan egoísta y hará lo que quiero. Cuando lo normal es que el otro se encabrite y salga dando un portazo. Los juicios no aportan mayormente.
Cuando vuelvo del trabajo y tu pieza está desordenada, me pongo muy mal genio. La culpa es otro instrumento de manipulación.
Eres un flojo, así no llegarás a ninguna parte. Porqué no haces lo que te pido. Cómo yo soy, lo pretende saber el otro.

Cómo zafamos de todo esto ? Cómo eliminamos estas formas de relacionarnos ?
Primero retirándole el poder a los demás de todo cuanto tenga que ver con como yo soy.

Y poner el foco en las necesidades en juego.
Cuando alguien te ataca, desarrollar la capacidad de escuchar la necesidad del otro no atendida o que está desando sea satisfecha.
Un territorio poco atendido, donde tenemos que tomar cursos de capacitación.

Desde el punto de vista de la cultura, entendida esta como pautas de respuesta descubiertas, desarrolladas o inventadas, para lidiar con cierto entorno, “lo correcto”, como lo que está bien y mal, son propias de un momento de ella, que serán cambiadas para acomodarse a los cambios que de seguro vendrán, por entidades como los líderes, los políticos u otros. En este sentido, lo correcto, como lo que está bien y mal, cambiarán, junto a la cultura.

Y tu qué dices ?

Referencias:
Video de Marshall Rosenberg
Posteo anterior de Marshall Rosenberg en este blog

sábado, julio 21, 2018

Confianza y respeto

Conversaba el otro día con Isaquino Benadof en uno de nuestro habituales encuentros a conversar en torno a un café con galletitas, en que me decía esta interpretación de lo que es la confianza y el respeto, que me pareció ameritaba un posteo.

La confianza, ese recurso tan escaso en nuestra querida patria chilena, se construye de una manera muy simple: haciendo promesas y cumpliendolas.

Cómo hacemos promesas, cuántas promesas hacemos, con qué claridad para el que escucha la promesa la hacemos, son aspectos que tendremos que mirar para avanzar en la confianza, que sí, queremos mejorar en Chile, en nuestra vida, en nuestras empresas.

Me encuentro con un viejo amigo en la calle. Nos detenemos un rato, intercambiamos gestos amables, palabras. Y terminamos despidiéndonos, diciendo “nos vemos”, chao. O “veamonos”; ya, chao.
Hubo promesa ahí ? Claramente no. Hubo una declaración de intención; de prometer ? Ni siquiera.
O hubo un eludir prometer ? Más pareciera.

Si en el momento de escuchar el “veámonos”, saco una libreta o mi celular y contesto, “ya, cuando ?”, listo para anotar; la cosa cambia.
Si después de haber agendado la fecha y lugar de nuestra siguiente cita, mi contraparte me manda un whatsapp diciéndome que se le complicó la cosa para ese día, así que hablemos la próxima semana. La sospecha de, la verdad, no querer esa siguiente cita, se instala. Y sus correspondientes emociones y juicios.

Existen estas prácticas sociales de no decir que no deseamos volver a vernos, salvo otro encuentro fortuito, que por supuesto no eludirémos, usando estos mecanismos, de declarar intenciones que no son tanto y así quedar bien, sin hacer daño.

Ser claros en nuestras intenciones e intereses. Hacer promesas sinceras, haciéndonos cargo de cómo son escuchadas por nuestra contraparte, para que no hayan dudas y después cumpliéndolas con prolijidad, es signo de desarrollo en todos los aspectos; cultural, económico, e incluso moral.

Cuántas veces los que hemos sido y somos vendedores, perdemos tanto tiempo, con personas que nos hacen creer que hay interés en comprarnos o contratarnos, y no clausuran las expectativas, sino que las dejan abiertas, sosteniendo la ilusión del posible negocio. Y volvemos a llamar, y volvemos a ir, para que nuevamente, tener que atender un “mándame una cotización” u otra reunión, para que nunca pase nada.
Qué juicios de confianza y desconfianza, vamos construyendo de estas formas. Y qué estados de ánimo, emociones y juicios vamos instalando.

Estoy convencido, a estas alturas de mi vida, que mientras más sinceros y claros seamos en las promesas que hagamos, mejor juicio construiremos en los demás de nosotros y más poder tendremos para hacer cosas en la vida con otros.

Y respecto del respeto, conversábamos con Isaquino, tenemos costumbres de nuestra cultura, que consisten en ir vestidos de ciertas formas a ciertos eventos, que lo que persiguen es igualarnos. Todos de terno en los matrimonios, por ejemplo. “Nadie es más importante que nadie”.
El tipo que llega en mangas de camisa y ropa sport, se sale de la regla, de la costumbre y al hacerlo, falta el respeto a esa regla y con ello a todos los presentes.

El problema hoy en día, es que todas las autoridades, del tipo que sean, eclesiásticas, políticas, empresariales, deportivas incluso, han mostrado sus .. faltas de respeto, sus corrupciones, sus abusos hacia nosotros, los que los seguíamos y respetábamos, que estamos revisando y poniendo en duda todas las reglas y costumbres, como una forma de expresar nuestra profunda y enojada disconformidad. Lo hemos puesto todo en cuestión.

Buena cosa, pienso yo.
Y tú qué dices ?

lunes, julio 09, 2018

Khristian Briones y la delincuencia

Su padre los abandona a temprana edad. Su madre dadas las oportunidades de trabajo, se va a una ciudad distante de donde envía lo que podía para apoyar. Quedan a cargo de un abuelo alcohólico, violento y pobre.
Una vez iniciado en las drogas, se va a la calle donde se inicia en el robo, le entra la pasta base y lo atrapa en la adicción.

A los 14 años llega al Sename, donde aprende la cultura delictual. La violencia se le torna forma natural. Dice que los centros del Sename son escuelas del delito.

Khristian Briones
A los 18 llega a la cárcel. Un mundo más violento aún, de donde saldrá más violento aún, con 20 puñaladas en el cuerpo y el 30% de este quemado en peleas donde se usaban bombas molotov; si, dentro de la cárcel. Y por supuesto, más adicto.

Yo conocí a Khristian, en un evento 3xi, en el MAC de Matucana, donde salió adelante y leyó su presentación, parado frente al micrófono, delante de una 150 personas sentadas en círculo, donde había personas de todos los mundos que tenían que ver con la inclusión de los presos en la sociedad.
Me impresionó su historia, lo descarnado de como la contó y la fortaleza que irradiaba ahí parado.

Después aparecería en uno de mis grupos, donde destaqué el hecho de estar ex infractores de ley, ciudadanos comunes y silvestres, sentados conversando, sin miedo. Siendo el miedo el principal factor que nos distancia. Y donde quizás lo que más pasó es descubrir que sí podíamos conversar y sí podíamos empatizar. Y que muy probable de ahí, de estas instancias, juntos buscaríamos la salida definitiva al problema.

Khristian logra salir adelante, con la ayuda del sacerdote Nicolás Vial y la Fundación Paternitas, que lo ayuda con su rehabilitación de las drogas, una ardua tarea.
En su relato, Khristian, deja claro la dificultad de realizar el cambio que en el fondo del alma quería, pero que las fuerzas del medio se lo hacían tan difícil.

Y una de la mayores dificultades, es que cuando salen de la cárcel, todas las puertas están cerradas, por sus papeles manchados. Reincidir es como la vía obvia de sobrevivencia. Es un círculo vicioso.

Recuerdo haberle confesado a la Alejandra Pizarro, que en el fondo mio pensaba que el problema de la delincuencia, no era mi problema. Era de las policías, el sistema judicial y carcelario; en definitiva del Estado.

El problema de la delincuencia es un problema de todos nosotros; es quizás la transformación principal que se me está instalando del evento 3xi al que asistí.
Parte con estas “familias” disfuncionales, donde me cuesta ver cómo intervenir. Y luego la pobreza y las drogas.
Necesitamos, urgentemente, sentarnos a conversar todos los ciudadanos, como lo hicimos ese día del evento 3xi e idear juntos soluciones.

Hay esperanza y Khristian es un excelente ejemplo.


viernes, junio 22, 2018

Evento 3xi en Matucana al alero de la Expo Los muros de Chile

Este evento se llamó Encuentro 3xI de la Oscuridad a la Luz: Reinserción, un Camino Posible.
Se discutió mucho si se trataba de reinserción o de inserción simplemente, pues muchos de los presos nunca habían experimentado el estar insertos en el mundo en que todos nosotros estamos, los que leemos este texto.

Esa era la problemática que congregaba a esta pequeña multitud de gente, que llegó invitada por los organizadores, a encontrarse, conocerse y conversar, sobre cómo podemos colaborar en esto de ayudar a los que salen de las prisiones o sistemas de semi encierro, para que de verdad se integren y sean un aporte para la sociedad y dejen de ser un riesgo, con sustentablidad para ellos mismos.


Un tema, dijo el ministro Alfredo Moreno, que nadie mira, al que todos le sacan la mirada y por eso abandonado a se suerte, que de hecho es muy mala. Y con graves consecuencia para todos nosotros.

Se formaron 15 grupos de 11 a 12 miembros cada uno, incluido el facilitador. Yo había sido invitado a facilitar el grupo 8 esta vez. Calcula la gente que se congregó ese jueves, desde las 9:30 de la mañana, hasta las 6 de la tarde. Una de las sesiones de grupo, fue almorzando, sentados en mesas redondas, en una buena carpa, en las afueras del museo.


Lo más potente del evento, para mi, era la dinámica que se producía en los grupos, en que lo que más pasó, es que la gente se presentó. Contaron quienes era, que hacían y reflejaban porqué hacían lo que hacían.
En cada grupo había ex presos, personas de gendarmería, empresarios, personas de gobierno, psicólogos, ONGs, monjas y curas, todos relacionados con la problemática. Alguien se había preocupado de pesquisarlos y convencerlos, de ser parte de este encuentro; y habían decidido venir. Y se quedaron hasta el final.


Entremedio, estaban las asambleas o plenarios, donde concurríamos todos y nos sentábamos en un enorme círculo. Ahí hablaban los organizadores, pasándole el micrófono a distintas personas, muchas de ellas que entregaban potentes testimonios.
Uno de ellos fue el de Sergio Núñez de Tandil, cerca de Buenos Aires, de donde viajó para este evento, a contarnos de como llegó a desarrollar una micro empresa, con ayuda estatal que consiguió, para sacar de la delincuencia a los jóvenes que casi matan en la calle a su hijo, simplemente porque no se quería sumar a su banda. Un caso que te puede cambiar el paradigma de cómo enfrentar la delincuencia.
Otro, fue el de un ex preso, Kristian Briones, bastante "choro" dentro de la cárcel, que finalmente, enfrentado a la difucultad de hacerse una vida con sus antecedentes, ha creado una empresa para ayudar a los presos que salen a apearse en la vida. Lo impresionante fue lo descarnado y vívido de su relato, que nos dejó con la realidad plantada en la cara.

Pedro Arellano al micrófono
Aprendí que un ex preso que anda buscando trabajo, no es para robarle al empleador, pues ese solo hecho, ya lo pone mal frente a sus pares delincuentes; lo tratan de ahí en adelante de "gil".
Aprendí que la solución a la delincuencia no es mayores castigos; es atacar la raíz del problema. Uno de ellos es la droga, en forma avasalladora; un altísimo porcentaje de los delincuentes son drogadictos y por ello necesitan tratamiento. Pero también oportunidades.
A mi me pareció que la raíz fundamental son niños que se crían sin padre, muy poca madre, abuela alcohólica, mucho maltrato, que tienen en su interior un dolor tan grande, que descubren que solo se les quita con la droga. Y ello los atrapa y al final los encarcela.

Aprendí que podemos estar en un grupo de diez personas, con ex delincuentes presentes, no sentir miedo y que podemos conversar; de verdad. Y que es todo lo que hace falta, mirarnos a los ojos, escucharnos y buscar juntos las soluciones. Se puede.
Aprendí que conocernos y conversar y tomar compromisos, me llenó de esperanza.
Aprendí que la solución está en, producto de lo anterior, sentir empatía, aprecio y ganas de abrazar al otro, está en nuestra naturaleza y es lo que nos salvará. Incluso del problema de las cárceles y la inserción de las personas que pasan por ahí.
Aprendí que en Holanda, donde se legalizó el consumo de drogas, entre otras cosas, me imagino, están cerrando cárceles, porque los delincuentes son cada vez menos.

Alfredo Moreno, cerrando el evento
Conocí personas que me tocaron el corazón, como la hermana Karoline, Manuel Hernández, Oscar Munizaga, Cristian Briones, Victoria Martabit, Mario Pedraza, María Jesus Aldunate, Viviana Galdames, María Ale, y muchas personas más. Fue en verdadero encuentro de personas que quieren aportar de verdad.

Y qué te parece que haya ido el ministro de Justicia, Hernán Larraín y haya tomado público compromiso con todos los ahí presentes, de trabajar juntos y hacer cosas significativas en la materia.
Y la presencia del ministro Alfredo Moreno, que cerró el evento. Aparte de varios otros dirigentes, como el de la CPC, el de SNA, etc. Y con ellos, la prensa.

Se pasaron la Andrea Brandes, el artista suizo alemán Louis von Adelsheim, Pedro Arellano, Sergio Cardone, Jaime Riesco, María Jesús Aldunate y todos los que organizaron esto.
Por favor, más.

 

miércoles, junio 13, 2018

3xi Evento del sector turismo en Santa Cruz

Iba a ser en Valle Nevado, pero las nevazones que se sabía venían y vinieron, hizo que los organizadores buscaran una alternativa, la que fue el hotel Santa Cruz, gracias a nuestro anfitrión, Diego Cardoen.

Fue Pedro Arellano, que me llamó días antes, para que lo ayudara en la facilitación de los grupos de este evento.

Viajé con Juan Carlos Obrador y Jaime Riesco, tres facilitadores de grupos, en animada conversación de ida y vuelta.


Fuimos a un evento de la comunidad del turismo. Gente que no me era extraña, pues estuve en esa industria cuando gerentié la empresa GoChile.cl, uno de los primeros punto com del sector, hecho por gente de la industria de la tecnología, que se metió en ese mundo por la ventana.

3xi es una iniciativa creada por varias instituciones y todas estas personas. Destaco ahí a Pedro Arellano, que trae todo su bagaje de haber creado Desafío de humanidad, con sus Encuentros en lo alto y los Grupos de desarrollo, donde yo personalmente sigo participando como Jefe o facilitador de grupo. El tema de 3xi es "la cultura del encuentro".

Y a eso fuimos, a vivir la experiencia del encuentro, esta vez de personas del mundo del turismo. Porque las personas que fueron, fueron invitados a estar presentes como personas y no como los roles y cargos que ocupan en sus respectivas instituciones. Eso ya hace una diferencia.

Pedro Arellano al micrófono
Yo facilito el grupo 6 de 7 a 8 personas, siempre diferentes. En todo el evento, que dura la tarde del lunes y la mañana del mates 12 de junio, facilitaré cuatro instancias de grupos reunidos.
Cada vez, todo parte por que cada uno se presente, partiendo por el facilitador, para que de la pauta.
Hay de todo, desde autoridades, grandes y medianos empresarios, micro empresarios, asociaciones gremiales y comunidades originarias. Están todos representados.
Y al presentarse, como personas y su actividad específica en el turismo, se conocen, se descubren en facetas que los que se conocían, no sabían unos de otros.
Se escuchan atentamente, mirándose a corta distancia. Se conocen; se sorprenden, se encariñan.
Muy notable la vuelta de las presentaciones. El grupo siempre queda parado de otra manera.

Hubo una instancia que distingo, que fue esa misma actividad de presentarnos, que ocurrió en la cena del lunes en la noche, donde ya teníamos al menos una copa de vino en el cuerpo. Fue difícil parar las intervenciones distintas al que se estaba presentando, pero ello produjo una animación y provocación del que se presentaba, que lo llevó mucho más allá. Fue genial. Sorprendente la diversidad, la riqueza, la pasión en distintas formas y grados; las historias. Dije, en algún momento, si este grupo se propone algo, no lo para nadie.


Hacia el final del encuentro, el mismo Juan Carlos Obrador presenta el tema de las capacidades de cada uno y la necesidad de ofrecerlas y adquirir compromiso, en el sentido de abordar desafíos de la industria, que se fueron pesquizando, para desde esa base, desde nosotros las personas ahí presentes, actuar en su implementación.
Eso fue muy potente a mi parecer. Estamos acostumbrados a quejarnos, a apuntar a otro, hacía arriba, como quien debiera hacer algo; a recriminar. Aquí no. Que puedes hacer tu, con tus capacidades, no las que otro pondrá, las tuyas, para la mejora del turismo en Chile. Insisto, fue potente.

Cada grupo, después de presentarse, trabajaba con una pregunta, pre diseñada. La confianza, su déficit ya casi estructural, cómo nos afecta como industria y como personas, fue el punto de partida.
Apartemos, cada grupo, tres iniciativas donde hace falta intervenir; donde hace falta nuestra intervención. Y luego, en que forma yo me comprometo, desde mis fortalezas, mis particulares capacidades, a hacer algo.

Todo termina en un rito, de sillas ordenadas en círculos concéntricos, donde al centro hay cinco sillas, ocupadas inicialmente por cuatro personas y dos micrófonos. Siempre debe haber una silla desocupada, como signo de apertura a un nuevo integrante, como símbolo de inclusión, una de las tres i del 3xi. Las otras son inspirémonos, innovémonos e incluyámonos.
La cosa parte cuando una de las personas habla con el micrófono y dice qué compromiso adquiere; que compromiso de hacer algo se lleva él. Termina, pasa el micrófono a otro de esas cinco sillas, se para y se va a sentar a la silla de donde venía, normalmente.
Otros se van parando a ocupar las sillas que se van desocupando y así. Todos o casi todos, irán adelante y vocearán sus compromisos.
Muy emotiva instancia. Muchas personas aprovechan la ocasión para agradecer y decir cuanto les ha impactado el evento que termina.
Hay personas que dicen, no me quiero ir, quiero seguir aquí, este es el Chile que siempre soñé. La emoción en la sala crece, Hay personas que cuando toman el micrófono para hablar, casi no pueden, por la emoción.
Una persona de los pueblos originarios dirá, siento y agradezco el haber sido escuchado de verdad.

actividad de los círculos concéntricos; las banderitas con las capacidades de las personas inscritas en ellas
Salí de este evento, inflamado, vibrando, de emoción, con varias ideas en la cabeza. Una de ellas es que nosotros, los distintos a los pueblos originarios, vivimos en una sociedad, que se ha hecho abstracta, al girar en torno al dinero, una abstracción creada por el hombre. Y se ha alejado de la naturaleza. Y no solo eso, la está destruyendo, aniquilando, y en esa pasada, poniendo en riesgo nuestra sobrevivencia.
Las personas de los pueblos originarios, destacan por su profunda conexión con la naturaleza. Los hemos venido mirando mal, como más primitivos. Les hemos hecho bulling en las escuelas y por eso muchos de ellos terminan analfabetos. Y son nuestra salvación, si los vemos como quienes nos pueden volver a conectar con la tierra, con la naturaleza. Los necesitamos.
Se los dije y me dijeron, nosotros también los necesitamos a ustedes.

Vieras tu los abrazos con que nos despedimos, en el formato aportado por David Barrera, de corazón a corazón. Muchos nombres, muchas personas me llevo: Mauricio Painefil, Ignacio Vargas, Lorena Garrido de Educampo, Laura Cerda, Sergio Purcell de Cocha, Mónica Zalaquet subsecretaria de Turismo, Oscar Santelices, Alexandra y Víctor Petermann, Raúl Muñoz, viejo conocido; lo mismo Tomás Sanchez, ex de Turistel, Arturo Soto del mar de Antofagasta, Mauro Magnani, Andrea Wolletter y tantos otros, que no conocía, que no retuve sus nombres, pero quedaron en mi corazón.

Estamos aprendiendo a conocernos, estamos aprendiendo a escucharnos, sin juicios, con abierta atención, y estamos aprendiendo a conversar. Buscando soluciones, desafíos, iniciativas, emprendidas desde nuestras propias capacidades, puestas al servicios, de manera que con otros, colaborativamente, hagamos un país mejor, de mejor bienestar, donde nos encante vivir, de verdad.

Y con mucha confianza. El turismo, una actividad del encuentro; no lo había visto así. Ahora sí.

Gracias.

viernes, junio 08, 2018

3xi Evento Los muros de Chile conversatorio

Viajo temprano en Metro hasta la estación Quinta Normal, donde justo al lado está el MAC de la exposición a la que he ido dos veces antes.

Subo las escaleras, después de un conversado café, con distintas personas con las que me encuentro, como Pedro Arellano y la Viviana Galdames. Ahí, arriba, me encuentro con mi hermano Tomás, al que veo poco. Y me instalo a conversar largamente; incluso después nos sentamos al lado, en el evento mismo.

Le dije a la Alejandra Pizarro, presidenta de las Organizaciones Solidarias, que la exposición me había llegado al corazón en la sala de los niños del Sename y se me había instalado la idea de apadrinar a un niño del Sename. Hombre o mujer, me preguntó. No, le digo, me da lo mismo.
Le digo que podría haber un mecanismo, como la sala de los videos de presos que te hablan, que había en la exposición, pero con niños en vivo, para que uno conversara con varios y elegir a quien quería apadrinar. Alguien al lado de Alejandra, lo encontró espantoso.
Bueno, les dije, el canal de comunicación para llegar a estos niños, está plagado de obstáculos, siendo el principal, el miedo. Tenemos que inventar la forma de llegar, pues la exposición estaba logrando crear la sensibilización propulsora.

Abrió la sección de conferencias, la Andrea Brandes, que en su estilo sin alardes, de palabras bien articuladas, poéticas casi, abre el espacio a lo que vendrá.
Y lo que vino fueron autoridades diversas que expusieron la parte institucional de distintos organismos, que desplegando el Big Data sobre la materia, nos ilustraron lo mal que lo veníamos haciendo, lo mejorable que era todo y lo tremendamente, oscuro, que era resolver el problema, que aparte es multidimensional y poner a todos los actores involucrados a conversar, otro tremendo lío, sino imposible.

Quedé agotado. Y quedé con la sensación de lo inútil que era mi provocación individual de un apadrinado. Nada, el problema es enorme.

Finalmente y contra el tiempo, con la mitad de la audiencia ya ida, por las urgencias y compromisos del mundo, pasamos a la parte conversatoria.
Me toca en el grupo 6 que facilita Sergio Cardone. Partimos siendo muy pocos los presentes de la lista que él manejaba, así que nos unimos con otro grupo para terminar siendo unos siete.
Primero nos presentamos brevemente y luego la pregunta era, qué idea tienes para mejorar .. no se, la ciudad, la marginalidad, los niños del Sename, los presos, todo.

Todo fue rápido, había poco tiempo.
Yo plantié esta idea de que se facilitara y promoviera que personas particulares como yo, apadrinaran niños del Sename.
Sergio Cardone me dijo que ese problema se estaba resolviendo muy bien, institucionalmente, en el sentido que de las .. no se cuantas, residencias privadas del Sename, empresas individuales tomarían una de estas residencias y se harían cargo. Super, la cosa se estaba resolviendo, y bastante avanzado, en forma institucional. Y eso fue con lo mio.

Y pasamos a una idea de sacarles el poder a los alcaldes de fijar el plano regulador e instituir una especie de super alcalde, que abarcara toda la ciudad, para que de manera más integral, tomaran decisiones más cuerdas, respecto de planos reguladores y expansión del territorio de la ciudad, pues los precios de la tierra se habían ido a las nubes y nada se estaba haciendo viable para los marginales, que incluso crecían más rápido que el ritmo a que instituciones como Techo para Chile estaban aportando.
Ah y que esta idea ya estaba propuesta en el gobierno anterior, donde uno de los presentes había actuado con un alto rol y estaba en trámite. Bueno, había que alentarla, promoverla.
Otra idea era mejorar el sistema de transporte hacia la periferia, adonde están los marginales.

Se acabó el tiempo ! Y llegó el ministro Alfredo Moreno.
Se le dio la prioridad, obvio, al ministro y eso sería. Nuestro grupo tenía una representante que saldría adelante, a vocear nuestras dos mejores ideas. Pero no hubo tiempo.

En resumen, de conversatorio tuvo poco y como que murió ahí. De Big Data mucho y de que el problema es institucional, grande y pesado. Y el ciudadano de a pie … gracias por venir.

miércoles, junio 06, 2018

Libro Lo que el dinero sí puede comprar, de Carlos Peña

Libro sesudo, con muchos autores referenciados, con diversas perspectivas sobre los distintos temas tratados.
A la segunda lectura se me hizo verdaderamente interesante y me aportó luces de interpretación de la realidad del mundo en que vivimos.

El mundo del intercambio monetarizado se ha venido expandiendo, abarcando todos los intersticios de la sociedad. Todo ha quedado expuesto a ser visto como mercancía transable por dinero.

Carlos Peña
Las cosas, se multiplicaron. Las necesarias para vivir bien en un régimen de austeridad, fueron sobrepasadas por las cosas suntuarias, que se transformaron de cosas en símbolos de un lenguaje articulador, constructor, editor, de identidades. Dime en que gastas tu plata y te diré quien eres, parece ser lo que mejor describe la escena.

El mundo se transaccionalizó. Todo entró en el régimen del intercambio, todo se transformó en un bien de consumo, transable en el mercado.

El dinero, esa cosa inventada por el hombre, para facilitar, fluidizar, ese intercambio. Se transformó en cosa real de un mundo abstracto, donde esa misma cosa-abstracción se podía comprar y vender. Y se transformó en generador de ganancia, en el bien máximo. El dinero.
Dime cuanto dinero tienes y te diré quien eres, cuanto vales, que es la característica del dinero. Sirve para medir cuanto algo vale.

Y que pasó con la persona, en este contexto de todo transable por dinero. Pues que conquistó la libertad y la autonomía, dos valores, o más bien virtudes, que le dan al mundo capitalista su máxima riqueza.
En la transacción por dinero, la persona, su subjetividad, queda guarnecida. No es necesario exponerla, como era antes. La persona queda entonces, aislada, individualizada. Cada uno se crea a si mismo en sus preferencias de consumo. Sin mayores injerencias del medio.
El canal de comunicación con los otros se ve disminuido, racionalizado, optimizado.
El individuo, individualista, queda en su subjetividad, reducido al mínimo. Mi subjetividad, me la guardo, es mía y en ese "descuido", se reduce e incluso, olvida.

Y perdemos la conexión con nuestra esencia, con nuestra subjetividad, que queda reducida a la racionalidad gobernante. De ahí el sinsentido, la falta de sentido profundo, del alma.

Y ahí estamos, en un mundo donde la producción "racional" de riqueza se multiplica y por lo tanto el "bienestar" crece, medida en unidades monetarias y por lo tanto difícil de objetar.

Pero, algo empieza a dar señales, que la panacea, no es tal. La nave espacial en que vamos, transformada en pozo sin fondo de recursos, empieza a fenecer, a desaparecer especie tras especie. Los océanos a llenarse de bolsas plásticas flotando, muchas zonas se contaminan al punto de impedir el desarrollo de alguna forma de vida y el aire, irrespirable.
Parece que la hemos venido cagando. En algo falla, esta forma de ver el mundo. A esta altura, ya no se si de esto habló Carlos Peña, esta, mas bien, es toda la conversación interna que me fue pasando.

Hay un planteamiento muy interesante al comparar el mercado con la democracia. En el mercado todos podemos comprar el diseño de corbata que queramos. En la democracia, tenemos que contentarnos con la que la mayoría elija. Fantástico el mercado, limitada, acotada en sus objetivos (la equidad, justicia, esas cosas), la democracia. Me quedo metido con este frente. En una de esas hay que re diseñar la democracia o especificar porque y para que, con más precisión y lucidez.

Sí, todo se puede comprar, entiendo dice Peña. Pero, algo anda mal con la interioridad sustantiva de la persona y algo anda mal, en cuanto al cuidado del organismo vivo que es el planeta en que vivimos.

Tenemos que seguir conversando. Un libro muy recomendable, pero que requerirá un par de lecturas.

jueves, mayo 31, 2018

La experiencia de encuentro de los grupos de Desafío de humanidad

Reflexiono en esta madrugada de los hechos de los días recién pasados, que tienen a mi persona activada, en movimiento, como cocinando cierto guiso de la articulación pensante.

Ayer participé en un encuentro de activos participantes, se podría decir, de la institución Desafio de humanidad. Y experimenté, vi experimentarse, un verdadero y profundo encuentro desde la sentida humanidad que somos. Una experiencia de alta presencia, de intenso estar ahí, donde el corazón ha tirado a un lado todas las prendas defensivas, para conectar con amplitud, el ser de otros, como pocas veces experimentamos en nuestra contingencia de la época actual.

En esos intercambios, en esas actitudes de escuchar intenso, abierto como acogiendo al otro en toda su extensión, verdad y profundidad que ahí pasaba, en que se produce una conexión con ese otro que habla, pero a la vez con el grupo que vive esa misma atenta atención, creando un espacio, un campo vibrante, de intensa y nutritiva humanidad.

Todos hablan desde el ser, o lo que sea que eso significa, que está en la propuesta metodológica de Desafío de humanidad. En el hablar está implícito, está contenido, va, la persona que es el que habla. No estamos hablando de cosas en sí mismas; estamos hablando desde cómo las cosas pasan a través nuestro. Y ello, en general, le lleva emoción.
Hay un encargado del espíritu de la actividad, que cuando ve que alguien habla desconectado de sí mismo, se lo hace notar. No todos lo logran; no todos saben de qué estamos hablando, cuando se les pide hablar desde el ser. Algunos quedamos interpelados, con esta demanda de implicación, que simplemente no sabemos distinguir o no sabemos hacer.
Destaco este elemento del encuentro de los grupos de Desafío de humanidad, porque es pieza angular de lo que se pretende, que es el encuentro y aprendizaje de vivenciar y vivenciarnos en grupo, desde ese plano vibracional.

Yo como observador de la escena veo y distingo, este intringulis humano, que tiene que ver con conectar con el ser, con nuestro hacer y con el sentido de este. Tener una relación con ese sí mismo, de acogida, de abrazo incluso, de serse visto, muchas veces como nadie nunca te enseñó a verte. El excesivamente volcado hacia los demás, experimentándose desde la actividad que en el otro se desencadenaba, en general positiva y transformadora. Pero al parecer, con ausencia de conexión propia, profunda y verdadera.

El mundo, su oferta y sus incentivos, muchas veces nos desconecta de nosotros mismos, de maneras brutales. Al punto que el alma y a veces el cuerpo, enferman.
Esta sabiduría que hace falta, de buscar esa conexión, desarrollarla y protegerla, no está mucho como oferta, la verdad, en el mercado. Aquí en este lugar, en esta experiencia del día a anterior a este en que escribo, si está. Está presente, pero estamos todos aprendiendo de ello. No es conocimiento sabido.

Hay grupos, he sabido, como la comunidad judía y las comunidades de las iglesias evangélicas, que tanto abundan en Chile, donde la experiencia de vivir en comunidad, de verdad, donde incluso el aprender es una institución cultivada y se hace en forma colectiva, donde viven el encuentro humano, significativo.
Con esta iglesia católica desplomada tan gravemente en nuestros días, ha dejado a demasiada gente al descampado, incrustados en el tremendo individualismo, que el mismo sistema económico de las transacciones monetarizadas, en todos los ámbitos de la vida, ha instalado e institucionalizado.
Este tipo de encuentros, como el de ayer, son experiencias significativas que claramente hacen falta y Desafío de humanidad las ofrece, rescatando nuestra naturaleza comunitaria.

El ser que soy, pecha por vivirse lo más que pueda. No es fácil; no te la hacen fácil. Y a veces me veo pateando a más de alguno, que insiste en decirme como se hacen las cosas o cuál es la forma correcta de proceder.
La tarea no es fácil, pero es de suma importancia, la conexión consigo mismo, para que sea desde ahí que elegimos nuestra vida, nuestros trabajos y nuestra relaciones. Y es desde ahí que podemos encontrar, pienso, la paz, el contentamiento. e incluso lo que muchos llaman, felicidad.

Y la sensación vivida, de la maravilla que podemos ser las personas.

jueves, mayo 17, 2018

Libro Somos polvo de estrellas de José María Maza

Leer un libro como este es transportarse a la mirada que tienen los astrónomos en su día a día. Mirando por esos telescopios, la enormidad del universo y desmenuzando la poca información que les llega, para a partir de ella especular donde estamos, de donde venimos y adonde vamos.

Galaxia espiral Messier 83
El universo es una enormidad. Las cifras medidas en años luz, son tan incomensurables que con dificultad se me quedan en la memoria. Catorce mil setecientos millones de años luz, sería el tiempo que lleva nuestro universo desde que explotó de la nada en su punto de origen, de donde sigue arrancando a velocidades también, que no tienen ninguna relación con el espacio tiempo en que vivimos.

Somos una partícula de polvo, que navega por el universo, con la sensación de soledad más absoluta, pues quienquiera estuviera en otra parte, remota es la posibilidad de hacer contacto con ellos.
Estamos solos, flotando en el espacio sideral, en general, ajenos a esta realidad, sumidos en nuestras vidas, re concentrados en cosas que desde la perspectiva astronómica, poco importan.

Tenemos infinitas preguntas, que buscan explicaciones. Pero tenemos otro tipo de preguntas, de sentido, se podrían llamar, que también flotan en el aire e inquietan nuestro corazón y mente, cuando la mirada astronómica nos pone mirando para allá.
De donde salió todo esto ? Cómo llegamos a ser ? Cuál es la idea ? De qué se trata todo esto ? A que debiéramos abocarnos ? Estoy perdido ? Bastante, parece.

Las estrellas, en general, son aglomeraciones de gases en combustión. Son núcleos de hidrógeno, que chocan y forman helio. Al chocar, a elevadísimas temperaturas y velocidades, quedan unidas en un paquete que en el proceso pierde una pequeña cantidad de materia que se transforma en energía. Esta transformación se hace de acuerdo a la famosa fórmula de Einstein, que relaciona materia y energía por el factor de la velocidad de la luz al cuadrado. Por eso que la energía liberada, por poca que sea la materia en juego, es enorme. Y el sol nuestro, que lleva como cuatro mil millones de años luz quemando hidrógeno a helio, le quedan como cinco mil millones de años luz más, hasta que se apague completamente.

Big Bang
El universo es como un 74% hidrógeno, un 24% helio y el saldo, 2% del resto de los componentes de la tabla periódica. Producir ese dos por ciento, vieras que toma tiempo y es complicado. Y es de esa materia, de ese 2% que estamos hechos, nosotros y nuestro planeta y todos sus organismos vivos y no vivos.
Cuando una estrella se quema entera, empieza a bajar su temperatura y es ahí que empieza a producir cosas como oxígeno, carbono, hierro, etc. Varios de estos elementos, para generarse, en vez de generar energía, la consumen. Y es ahí cuando la estrella colapsa sobre si misma y luego explota como una supernova. Y es en esa explosión que se producen todos, todos los elementos, incluso el uranio. Y salen disparados por el espacio.

Y de ahí viene toda la materialidad de la que estamos hechos. Por eso que es correcto decir, que somos polvo de estrellas.

Hay mucha más información en el libro, como esto de que el universo no es un ente estático, como pensaba Einstein cuando vivió, a principio del siglo XX. Sino que está todo en expansión y acelerando. Será cierto ? Que grandes incógnitas, como la energía y la materia oscura. Y hay personas, bastantes en realidad, que se dedican a investigar todo esto. Notable.

Referencias:
Charla de José Maza en la Universidad Central
José Maza en TV

miércoles, mayo 16, 2018

Aprender

Quisiera instalar el valor del permanente aprender.  Una tarea, el aprender, al que fuimos llevados y guiados, como un imperativo que venía de terceros; nuestros padres, la familia, la sociedad.
Cuando ya somos adultos, el aprender debiera ser tomado en nuestras propias manos.

Tengo la impresión que el proceso educativo que seguimos, no nos dejó bien puestos frente al continuo aprender; más bien al contrario.
Veo mucha gente que prioriza el pasarlo bien, disfrutar, que aprender. Y por eso suelo ver a algún hijo mío viendo, por ejemplo, series en Netflix de zombies.

Muchos ni siquiera sabrán qué estudiar. Suelo recomendar leer el libro El Elemento de Ken Robinson, para estimular la búsqueda de qué es lo suyo, cuál es su pasión o sus temas de interés.
Otra forma de detectar qué te gusta a ti, es tomar simultáneamente varios cursos y solo seguir aquel o aquellos, que te atrapen.
Lo importante es adquirir esa disposición apasionada hacia el aprendizaje, entusiasta.

Hoy, la situación es inmejorable, comparativamente mirando hacia el pasado. Educación gratuita, de calidad, para todos, ya está disponible hoy en Internet. Nunca antes esto había sido posible. Antes, solo era posible cultivarse, aprender, pagando universidades o institutos. Hoy esto ya no es así.

Los sitios donde yo más frecuentemente voy a buscar cursos o material educacional, son Coursera, EDX, Khan Academy y TED.com. Me he encontrado con cursos extraordinarios.
Por ejemplo, en estos días sigo un curso titulado Exploración de la filosofía de Confucio (Explorations in Confucian Philosophy) de la universidad de Nanyang de Singapur, con un excelente profesor, Alan Chan.
Te sugiero inscribirte en este curso, en su versión gratuita, ir a la tercera semana y ver los dos videos sobre aprender (learning). Es lo que Confucio pensaba acerca de la auto educación, el aprender, hace 2500 años atrás. Una verdadera lección para nuestros días.

Aprender para saber. Aprender para ensanchar la mirada. Aprender y cultivarse uno mismo, en aspectos éticos y de conducta moral. Aprender para ampliar el propio horizonte. Aprender para ser un mejor padre, amigo, colega, jefe.
Hay muchas razones para aprender, especialmente en el tiempo que comienza, en que la persona pasa a estar al centro de la preocupación de las empresas. Las personas, nuestro bienestar, nuestra calidad de vida, pasan a estar en el centro de las preocupaciones. Por eso el desarrollo de las capacidades autodidactas, de amplio espectro, empieza a ser fundamental.

Eso; que dices tu al respecto ? Que estudiar historia es importante ? por supuesto.

sábado, mayo 12, 2018

Voceros de lo correcto

Ayer hacíamos ejercicios de pedidos en un grupo o equipo de trabajo, en una empresa, donde yo facilitaba el aprendizaje en la comunicación.
Yo como observador y partícipe de la experiencia, aprendía, capturaba aspectos que me quedaba mirando.

“Tiene que ser así”, decía uno. “Hay que corregirlo” decía otro.

Ejercitábamos “el pedido”, en el sentido que eran pedidos de uno al otro, lo que movía o movería la ejecución de acciones, y su forma de llevar a cabo era relevante. Qué era esto de voces que hablaban como quien mandaba la ejecución de acciones, desde un imperativo, pues más tenían carácter de órdenes que de pedidos.

Hay una especie de supra instancia de “lo correcto”, una especie de instancia superior, hasta divino podría ser su carácter. Y ciertas personas se arrogan su vocería y con ello se visten de una extraña autoridad.

Yo te pido a ti … pareciera tener menos peso, que decir “hace falta” tal o cual cosa, y que sea esa declaración la que moverá al interlocutor a ejecutar algo. Es como si ambos fuéramos gobernados por esa instancia de “lo correcto”, de la cual uno de los dos está siendo vocero.

Yo te pido a ti .. de donde ? con qué autoridad ? Qué te has imaginado, que yo estoy a tu servicio.
Cuando en el Contrato de trabajo está estipulado que yo atenderé pedidos de tal o cual tipo, de acuerdo a mi rol o función.
Pero qué se cree este tipo de darme órdenes, porque muchos sienten los pedidos como órdenes, ya que en sus historias, siempre que un adulto o profesor les pedía algo, era una orden, entendían ellos.
Una pregunta de prueba era una orden de responder, por ejemplo.

“Necesito”, es otra forma de pedir bastante común. Es mi necesidad la coercitiva. Mis necesidades deben ser atendidas. Las necesidades de nuestros hijos deben ser atendidas, no ?

Muchos de los pedidos, tienen que ver con acciones sobre el mundo material. Cosas que comprar, traer, componer, transportar.
Volvo Ocean Race
Cómo los pedidos son atendidos, en las interacciones entre las personas, puede producir el suave flujo de la dinámica comunicacional, sin perturbaciones ni contratiempos. Pero, por supuesto, no siempre la cosa es así.
Mucha emoción se mueve en estas interacciones. Las promesas hechas, no cumplidas, generan emociones que se asocian con la poca valía que siento que me asignan, por ejemplo. Y el sufrimiento muchas veces abunda.
Otra muy frecuente en Chile, es hacer promesas que no se cumplen con prolijidad. Esto también produce muchos contratiempos y emociones diversas. Ataques personales, degradaciones, hasta insultos y despidos o cancelación de Contratos.

Podemos poner el foco en el mundo de las cosas que se mueven y las cifras que ellas conllevan.
Y podemos poner el foco en la forma en que fluye la dinámica comunicacional entre las personas y las emociones que ellas movilizan.
En mi historia, lo habitual era mirar la operación, los hechos, las cosas, sus movimientos y sus efectos monetarios.
Hoy pongo más relevancia en el flujo conversacional y emocional entre las personas. Lo demás se da por añadidura.

jueves, mayo 03, 2018

Libro El Gen de Siddhartha Mukherjee

Este libro de como 600 páginas, me lo regala Osvaldo Schaerer, en la línea del regalo anual que le hace su empresa Plus Consult a clientes y amigos.
Siddhartha Mukherjee es un médico oncólogo de origen indio, que vive y trabaja en EEUU, de graves enfermedades mentales en su familia, de claro origen genético. Por ello, la genética ocupa este espacio tan importante en su vida.

La historia comienza con Gregor Johann Mendel, un monje austriaco naturalista que estudia la herencia de generación en generación, en el cultivo de arvejas. Publica el resultado de sus trabajos por allá por 1866.
Y por Charles Darwin, que se atreve a romper con la tradición del poderoso imperio de la iglesia católica, con su teoría de la evolución, en que dice que las distintas especies surgen de la selección natural del más apto y no por la creación espontanea de la mano de Dios. Poco antes, este tipo de transgresiones podía tener consecuencias muy graves.

Todo parte de preguntas que se hacen personas y que no cejan en contestarlas. Preguntas que aparte vienen de muy atrás, con respuestas muchas veces, vistas desde hoy, que son para la risa.
Cómo se crea un hijo desde cero; cómo se construye y como se logra que ese hijo tenga rasgos parecidos a sus padres; como se pasa esa información.
Y Darwin que se pregunta, cómo tantas especies sobre la tierra.
Preguntas, para las cuales hay respuestas, que no satisfacen a estos personajes que terminan produciendo nuevas respuestas.

Y poderes fácticos que limitan la exploración abierta. La iglesia y llegar a concluir que descendemos del mono. Abrase visto algo igual. Y hoy andamos con esa concepción como si nada.

Mucha gente participa en la pesquisa de estas respuestas. Personas de a uno aparentemente por los honores finales, pero sospecho que siempre son pequeños grupos, cuyo líder se lleva el renombre, valuada presea. Uno de ellos será James Watson, que descubre el ADN junto a Francis Crick, Rosalind Franklin y Maurice Wilkins, piedra angular de la herencia, razón por la cual recibe el premio nobel el año 1962.

El ADN sería el chip donde se almacena el programa para fabricar y mantener a cualquier ser vivo, siendo el ser humano uno de ellos. Este programa tiene 3.000 millones de bases; líneas de código se podría decir ?
Cómo estamos parados en la ciencia, que es mecanicista, ya sabemos, es pura materialidad la que está en juego y sobre ella iremos metiendo las manos.

Claro, se descubre que muchas enfermedades, incluidas la esquizofrenia, el autismo, el cáncer en sus distintas formas, lo bipolar, tienen origen genético.
El ADN está dividido en distintos genes, que son unidades capaces de producir un efecto funcional específico. Qué genes y dónde están ubicados, producen tal y cual enfermedad ?
Y lo empiezan a lograr. Cómo lo dice Riccardo Sabatini, en esta charla TED, se trata de construir una máquina que opere entre la información del ADN y distintas características resultantes. Y detectar donde está el o los genes que producen tal o cual característica o enfermedad.
Los avances son notables.

El problema que viene a continuación es el de la edición de genes. Modificar el gen que está ocasionando el problemas, así como uno con un editor de texto, cambia todas las partes donde diga tal cosa, por tal otra. Y de esos logros habla Jennifer Doudna en otra charla TED.

De todas estas cosas se habla en el libro, pero es mi manía de salir a buscar material complementario a Internet y ver a los personajes nombrados hablando de sus cosas. Es mucho más impactante. Por eso digo, que un libro es básicamente un desencadenante de una explosión de curiosidad.

Nada se dice en el libro, por supuesto, de toda la energía que se moviliza cuando los ADN de dos personas se intercambian y mezclan. Es de tal magnitud, es tan atractiva su activación, sino como entender la cantidad de abusos y aberraciones, de sacerdotes y directores de cine, que por estos días se ventilan en la prensa.

La mirada científica, bien representada por la expresión inexpresiva de Darwin, mas bien mira, lo que podríamos llegar a hacer con todos estos adelantos científicos.
Entendí que esta manía nuestra por la normalidad, es claramente antievolucionista. La evolución es el resultado de la cantidad de anomalías que suceden en este movimiento de genes y ADNs, de las cuales brotan formas, que serán el inicio de nuevas especies, algunas de ellas más aptas que las de origen.

Uno de los problemas de envergadura, es que la evolución podría quedar en nuestras manos y quien sabe a que destinos nos podría llevar. Hay gente tan preocupada, que proponen y vuelven a proponer, detener todos estos avances y experimentos, hasta no tener más claras las cosas.
Todo está bastante bajo control. Parece que la excepción es China, que por esa razón podría sacarle ventajas a occidente.

Un libro apasionante, que nos abre la mente a zonas donde quizás, como en mi caso, no había estado mirando antes y darte cuenta todas las cosas significativas que están pasando.

domingo, abril 22, 2018

Nuevos oficios en que el producto es la persona

La inspiración viene de Gary Vaynerchuk, al que veo por primera vez animando su propio show de vinos por Internet, en una especie de video blog.
Era él mismo, que degustaba dos o tres cepas por programa, donde este primero que hizo, duraba 12 minutos. Puedes ver aquí su episodio 1002, donde se puede apreciar su despliegue y total soltura en la exposición.

Gary Vaynerchuk
Recuerdo, ya hace algunos años, en que lo vi hablando en algún evento de EEUU (lo encontré), en que interpelaba a la audiencia, la mayoría jóvenes, de que dejaran de trabajar en trabajos que odiaban y crearan sus propios proyectos empresariales personales. Él era el mejor ejemplo, con esto de su show de vinos online.
No estaban los tiempos para pasarlo mal en los trabajos y con Internet, la pasión, el despliegue de negocios movidos por personas que disfrutaban lo que hacían, echaría abajo, por lo menos de trabajar en empresas fomes relativamente bien pagadas.

Hoy pienso, que en realidad yo he montado este esquema de proyecto. No tengo un video blog, pero si un blog. Opero mas bien solo y trabajo en aquello que me apasiona; el Coaching.

Por eso pienso, especialmente después de haber conversado ayer, con un amigo que buscaba qué hacer, que la gran oportunidad que se abre ahora, es iniciar una empresa, en que no se trate ya de un producto que se vende; ni siquiera un servicio. Sino que uno en que “el producto soy yo”.

Qué sabes ? Qué te apasiona ? Por ahí lárgate. Crea tu propio espacio en la red, ya sea escrito o en videos, donde despliegues lo que sabes, entregues tu conocimiento generosamente. Opines de esa industria en que te situas, de los distintos actores, incluso historias, con tu particular visión, criterio y valores. Y hazte un nombre, una identidad, con tu propio estilo, bajo ese paraguas.

comienza nueva etapa del Volvo Ocean Race
Y solo, eventualmente, si no lo tienes desde el principio, irá saliendo, irás produciendo, y publicando ahí mismo, cual es tu oferta. Cuales son los servicios, productos, que ofreces.

Como el mismo Vaynerchuk dice (te sugiero rastrearlo en la web), se trata de marketing personal, en una transacción uno a uno.
Claro, es bueno saber de marketing y es bueno saber, o tener las ayudas, para usar toda la tecnología hoy disponible y la que vaya saliendo. No puedes quedarte atrás; son los tiempos modernos y las oportunidades que este te ofrece; no puedes quedarte afuera.

Hay oficios en que aplica la máxima, “la calidad de una intervención, depende de la calidad del interventor”. Y no de metodologías, herramientas o técnicas; es la persona la que sabe, en cada momento, en cada situación, qué decir y qué hacer.
Es desplazar la potencia a nosotros las personas, y restársela a la tecnología y sus metodologías. Es la persona la que sabe si las aplica y cuando.

Descubre tu pasión, hazte experto en la materia donde esta aplica y sale al aire, con tu voz y estilo, en el entendido que el producto que venderás eres tu.

Ejemplos de casos:
Terence Cook
Gabriel Bunster
Los blogueros turísticos Everett Potter, Gary Arndt y Don Mankin
Enrique Dans


Referencias:
Entrevistado por Larry King
Su blog

sábado, abril 07, 2018

Vamos a tener que aprender a ver de nuevo

Lo que vemos allá afuera, ya no está separado del observador que somos. Nos lo dice la física cuántica; el observador es parte del experimento que realizamos.

El mundo no está hecho de partes y piezas. Es todo una sola cosa, conectada. Como no vemos las conexiones, no nos habíamos dado cuenta.

Es que la religión de la ciencia que domina nuestras mentes, solo era capaz de ver aquello que podía medir y las conexiones nunca las supo medir.

Parece que es más importante la relación que la cosa. Pero los sentidos que la ciencia validó, solo eran capaz de ver cosas y no relaciones; no las podía ver.

Venimos viendo un mundo mecanicista, empresas mecanicistas, cuerpos como máquinas humanas, que la medicina procesaba solo desde esa mirada.
La mirada materialista de la ciencia, obnubiló nuestra mirada con el poder que nos daban las tecnologías que iba sacando. Las hemos endiosado a nivel de la religión de nuestro tiempo.

Pero se acabó. La mirada científica se craquela, sino pregúntale a Rupert Sheldrake. La velocidad de la luz no es constante, ni tampoco G, la fuerza de gravedad. No estamos atrapados dentro de nuestro cuerpo; somos con otros, especialmente con los más cercanos. Cómo nos adivinamos ? Cómo es eso de que nos llaman por teléfono cuando vamos a llamarlos ? Coincidencia ? Parece que no.

Para aprender a ver de nuevo, tenemos que partir sabiendo que lo que vemos más tiene que ver con quienes venimos siendo que con algo en sí, allá afuera, como antes creíamos.
Para aprender a ver de nuevo, tenemos que saber que el cuerpo, corazón y manos en acción, también son instrumentos del ver.

Y quizás lo más importante, para aprender a ver de nuevo, tenemos que aprender a detener la mente, acallarla, para atender a lo que en ese silencio emerge de un ver integral de todo nuestro ser, cuyos límites no conocemos, pues puede incluir otras dimensiones más allá de los límites de nuestro propio cuerpo.

Aprender a ver de nuevo requiere, una profunda apertura, sin prejuicios, sin juicios, inmersos, no separados, en lo que queremos ver.
Y el escuchar es parte del ver; también tendrá que ser re aprendido.

Ver será una experiencia completamente distinta. Apróntate.

viernes, abril 06, 2018

Libro Presence de Senge, Scharmer, Jaworski y Flowers

Me he puesto esta tarea de "pasar" mis impresiones (no es un resumen) de los libros significativos que leo. Y este es otro de ellos. Me lo pasó Isaquino Benadof; agradecimientos para él. Hoy nos reuniremos a conversar del libro y otras yerbas.

Son cuatro personas, carreteadas, que se reúnen a conversar cada cierto tiempo, algo distanciado. Y de ahí sale este libro. Cada capítulo, mas o menos, es una de las juntadas.
Y hablan en torno al mundo, a la realidad que viven y como la Teoría U, les sirve como instrumento interpretativo. Por eso, es como un repaso de la Teoría U, se podría decir, aunque, para mi de alto impacto.

La Teoría U es una especie de herramienta para la gestión del cambio. Tiene tres etapas claramente marcadas: sentir primero la situación sobre la que se quiere intervenir, luego el presencing, que requiere presence o capacidad de estar presente, en la base de la U y luego prototipear e implementar el cambio. No es mas que eso.

Pero, cuidado. Si te sumerges en lo que están diciendo, es una completa transformación no solo de la manera de abordar los cambios o la creación de nuevas realidades; es una potente guía de transformación personal. Lo llamaría un cambio paradigmático.

Estamos acostumbrados a ver el mundo allá afuera, separado de nosotros y dividido en partes y piezas, todo desmembrado. Es como la ideología de la ciencia nos enseñó a hacerlo. Una especie de dividir para reinar.
Este libro y la Teoría U, son una invitación a mirar el mundo de otra forma. Nosotros no estamos separados del mundo; somos parte de el. Y el mundo es un organismo vivo, todo integrado. Donde además hay cosas que la ciencia al no poder medirlas, las ha obviado, y son completamente parte de la realidad; concepto este último bastante zarandeado (el de la realidad).

La ciencia, es un capítulo aparte, en lo que a mi me pasó con el libro.
Suelo leer el libro y cuando nombra a algún personaje, me voy a Youtube a conocerlo. Y quizás por ahí llegué a Rupert Sheldrake, que le da el golpe más bajo que jamás haya visto a esta ideología de la ciencia, con sus críos, la tecnología, que hoy gobierna este mundo.
Descubrir que esta religión es tuerta, no es cosa menor. La ciencia no ve las relaciones, entre las cosas y entre las personas, porque no las puede medir, te acuerdas ? Y queda tuerta.

La primera parte de la U, la parte de ir y meterse en el mundo, a sentir qué hay ahí, qué está pasando, mirando con apertura, más allá de la que quizás puedas, pues requiere silenciar la mente, apagar prejuicios y juicios, una capacidad que requiere carrete meditativo previo. Escuchar, conversar, dejarse atravesar por la realidad que exploramos, que investigamos. Somos instrumento sensorial con mente, corazón y cuerpo. Ponerlo todo en acción.
los pescadores con mosca, logran estar ahí presentes
La manera de hacer esto antes, era con nuestra mente analítica, capturadora de datos, básicamente. Ya no más.

Y luego viene la parte Presence, título del libro, que es donde como grupo investigador y gestor del proceso de cambio, nos reunimos y atendemos a lo que quiere emerger a través nuestro, usándonos como instrumento y haciendo al mismo tiempo, que realicemos nuestro más alto potencial de ser y hacer un propósito mayor, trascendente incluso. Se trata de escuchar al campo, cosa nueva, esotérica quizás, que somos y más potentemente, que podemos ser como grupo.

Ya no es la racionalidad la que entra a la palestra; son otras energías, otras capacidades, que tienen que ver con el ser integral que somos, conectado además con el todo; algo así.
Cuanto nos va a costar entender esto, incorporar esto, no lo se.
Pero lo que si se, es que se trata de un tipo de escuela distinta, donde de lo que se trata es de activar el desarrollo personal, pues seremos en este nuevo paradigma de disernimiento, instrumento de los cambios que se gestarán.

Un libro, que por lo menos a mi, me afectó, me cambió, o cambio la manera en que ando mirando.
Vale la pena.

Otra cosa; en la última parte del libro, empecé a anotar los nombres de las personas que nombraban en el libro, por alguna conversación que habían tenido con ellos y me fui a Google a buscar videos representativos de ellos. Te los paso también:

Daniel QuinnJoseph BeuysRobert GreenleafMartin BuberThomas BerryRose Von Thater-Braan (+), Arthur ZajoncHenri BortoftRupert SheldrakeVictor WeissKopfDavid BohmDebashish ChatterjeeNicanor PerlasWendy LuhabeXabier GorostiagaFrancisco VarelaHumberto Maturana

jueves, abril 05, 2018

Vaticino el resurgimiento de los blogs

El mundo cambia a alta velocidad. El poder ya no se mueve de este a oeste ni de norte a sur, se mueve de abajo hacia arriba.
La voz de la gente bulle en las redes sociales en pequeñas dosis de 140 caracteres, manteniendo el tono de la melodía demasiado superficial; pero causando impacto, a veces fuertes.

Hace falta más profundidad en la reflexión de las voces que emergen a la superficie. Por eso pienso que podría ser el tiempo del resurgimiento de los blogs, donde el tamaño de una hoja carta, sería una dosis adecuada de contenido.

Aun siento la dificultad de muchos, que tienen cosas que decir, en sacar la voz.
Me ha costado interpretar este fenómeno.
Hay dos voces que resuenan en mi cabeza. Una de ellas, la de un gerente general de una importante empresa de la plaza, del grupo de Ricardo Claro, que me dijo: como se te ocurre que voy a abrir un blog personal y crear identidad para mi ! Yo me debo a mi empleador y es solo a él que iluminaré. Esto no fue tal cual así, pero esa más o menos fue la idea.
Y otro que me dijo, mientras tenga clientes, no puedo andar diciendo cosas que pudieran ofenderlos o producirles molestias. Lo primero son mis clientes; no quiero arriesgar el perderlos.

Me quedo con la sensación como que estuviéramos maniatados, inhibidos, de darle curso a nuestra propia voz en el espacio público. Es tanto el poder de los que tienen los recursos económicos, que logran silenciar la mayor parte de las voces.
Me discutirán muchos jóvenes que sienten que la voz la han sacado con creces a través de las redes sociales. Pero tengo mis dudas si esa es toda la voz posible.
Le gente que piensa más allá de los 140 caracteres, existe, es mucha, los escucho en las conversaciones de pocos, pero no están dispuestos a arriesgarse más allá. Y pienso que es el tiempo de que ello ocurra; hace falta, es mi sensación.

Necesitamos soltar amarras, liberarnos de aquello que nos amordaza. Necesitamos que el espacio se llene de infinidad, multitud de voces. Necesitamos subir el nivel de la conversación, porque el camino está difícil y necesitamos la capacidad creativa de muchos. Necesitamos constituirnos en el poder civil que somos, que le haga contrapeso a los poderes político y económico establecidos.

Te invito a pensarlo, hombre y mujer, y luego a actuar. Atrévete; pienso que hace falta.

Soy oferta comercial en acompañar este proceso de aparecer con tu propia voz en el espacio público de la red.