viernes, septiembre 21, 2018

Libro 21 lecciones para el siglo XXI de Yuval Noah Harari

Sapiens fue sobre el pasado, Homo Deus sobre el futuro y ahora 21 lecciones para el siglo XXI, es para el presente.

Nos encontramos en un momento de gran complejidad y de transformaciones nunca antes vistas.
Como dijo en Sapiens, somos una especie que ha prosperado por esta capacidad de crear ficciones en el lenguaje, que han permitido conectarnos en grandes grupos, cooperar y emprender iniciativas de todo tipo.
De ahí las religiones. las ideologías, las naciones, el dinero, el fútbol, etc.

Harari
Llama a todas estas ficciones, relatos. El relato del imperialismo se acabó con la primera guerra mundial, el fascismo con la segunda guerra mundial y el comunismo con la caída del muro de Berlín, en 1989. Y desde ahí que el relato del Capitalismo ha estado reinando.
Harari ve el hackeo de los humanos por los algoritmos de la inteligencia artificial, como una amenaza, y un beneficio, que pondrá fuera al humanismo y a la democracia.
Se ve venir una dictadura robótica y un muy pequeño grupo de personas poderosas gobernando, con el poder de los hilos de como hackearnos, convencidos que seguimos dentro de una democracia y la sensación que nuestro libre albedrío que sigue campeando.
En definitiva, nos estamos quedando sin relato, tarea de envergadura que tenemos por delante.

Las revoluciones infotecnológicas y biotecnológicas, que avanzan a alta velocidad (la de la ley de Moore: el doble al mismo precio cada 18 meses), dejará a millones de personas sin trabajo y no solo eso, inútiles. La verdad no habrá nada que un robot no pueda hacer mejor por una fracción del precio.

El poder se ha movido desde los que poseían la tierra, a los que poseían los bienes de producción, en la era industrial y ahora a los que poseen los datos, la información.
Por eso disponemos de tantos servicios en forma gratuita, porque el producto somos nosotros, a los que nos extraen información, para después usarla, imagínate para qué.
Y los que tienen los datos son muy pocos.

Otro tema es que nuestros problemas ahora son globales, planetarios. El calentamiento de nuestra atmósfera producto del exceso de gases de efecto invernadero vertidos años tras año al aire. Empezamos a sentir sus efectos y no somos capaces de tomar medidas realmente eficaces, pues no todos, por razones humanas, creen que esto esté pasando.
Por nombrar uno. Y no tenemos efectivas instancias de gobierno planetario.

Suma y sigue. Este tema de la posverdad, de que lo que circula por los medios, redes sociales, lo que sea, está siendo manipulado y cada vez se hace más difícil saber si algo de lo que nos enteremos, es verdad o no.
Bueno, este tema Harari lo resuelve diciendo que nunca hemos vivido bajo el reinado de la verdad. Las religiones, las naciones, las ideologías, todas son ficciones, son no verdades. Son cuentos que nos contamos, necesarios para darle sentido a nuestras vidas y más aun, para colaborar.
La ciencia, es lo que más se ha acercado a algo que podríamos llamar verdad y ha sido revolucionario.
Una capacidad que debemos ir desarrollando, rápido, es ser capaces de chequear si algo es verdad, ficción o simple engaño.

Heredamos, señala Harari, de la línea de producción de la era industrial, nuestro sistema de educación. Hoy en día lo último que un profesor debiera pasarle a un alumno, es más información. Estamos saturados de ella y esta se encuentra en la punta de nuestros dedos, en nuestros celulares.
Necesitamos enseñar pensamiento crítico, habilidades comunicacionales, a colaborar y creatividad.
Y a re-inventarnos cada diez años. Te das cuenta el stress que hoy significa algo así. Tendremos que aprender que esta será la norma, el cambio.
Y re-inventar la educación nos ha costado mucho. Por qué será ?

Termina el libro Harari, describiendo una carrera en la que nos veremos abocados, que es contra los robots, contra los algoritmos.
La pregunta que se hace es ¿qué somos?
Y se la responde a partir del año 2000, en que asiste a un retiro Vipassana de 10 días, donde aprende a meditar. Descubre que en ese ejercicio, es capaz de observar el flujo de la conciencia. Primero atendiendo al fluir dentro y fuera del aire en la respiración. Después observará sus estados internos, sus emociones puras y simples.
Dice que se hace imperativo conocernos a nosotros mismos, desde dentro, de este tipo de forma. Para saber qué somos. Pues si no lo sabemos, los algoritmos tomarán el control y ahí apróntate.

Lo que toca ahora, según como yo lo entiendo, es explorar qué somos, explorar y recorrer nuestra conciencia y desarrollar habilidades blandas, como muchos las llaman. Eso toca.
Y en grupos, conversando, crear nuevos relatos que nos conecten para seguir avanzando.

4 comentarios:

  1. ferviente seguidora de harari. De echo creo que gracias a ti tome hace muchos años un curso en Cursera online de la Universidad de Jerusalem con el , antes de que fuera mas famoso. Gracias gabriel .

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:48 p.m.

    Buen resumen, yo aún estoy leyendo el primer libro. Debo reconocer que aún no termino el primer capítulo ya que tiene mucha información y hay conceptos no fáciles de asimilar/asociar. También debo decir que no he tenido mucho tiempo para que no se crea que no ha habido interés.
    Lo bueno de tu posteo que pone algunos conceptos claves que apoyan la lectura.
    Un abrazo Don Grabriel.

    Atte. Patricio Lagos.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena la síntesis del último libro de Harari, es claramente un autor anticipatorio con muchas preguntas y algunas reflexiones bastante lucidas.
    Saludos

    oscar

    ResponderEliminar
  4. Gracias Gabriel por tu comentario al último libro de Yuval Noah. Me lo acaban de regalar y ya leí los dos anteriores. Tu ilustrado comentario me motiva a leerlo pronto

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias