jueves, febrero 06, 2014

Libro Una nueva Tierra de Eckhart Tolle

Fue Dirk Holz, que en los cerros, conversando, me dijo "tienes que leer el libro de Tolle, Una nueva tierra". Y me lo prestó.
Muy, pero muy, agradecido, Dirk.

Tolle, es un iluminado; no queda otra. Me enseñó a interpretar frases de Jesucristo que nunca había aceptado, como esa que dice "niégate a ti mismo, y síguelo a él". Siempre había interpretado esto como olvídate de lo que tu quieres y anda a preguntarle al cura de la parroquia.
La verdad me salvé, porque el cura de la parroquia, al menos mientras fui scout, era nada menos que Karadima. Uf.

la Presencia en la pesca con mosca
Tolle apunta que esa parte que piensa en nuestra cabeza, no somos nosotros. Bueno, y quien somos? Somos el que observa eso; el que es capaz de observar al que piensa. Y esa parte, es como una chispa de conciencia que habita en la quietud, en el presente, en el aquí y ahora. Y el ejercicio fundamental para situarse ahí, en el testigo, en el observador no pensante, es la meditación.

Otra cosa por la que se pasea mucho Tolle en este libro, es el Ego. Este personaje, que es quien normalmente creo ser, habita en la mente pensante, en el pensamiento. Ese pensamiento que dice Yo, que dice Mío, que cuenta cuentos del pasado y construye castillos en el futuro.
Una de las tareas más importantes que te deja el libro, es percatarse cuando estas en el Ego y cuando estás en el Ser. La verdad, estamos todo el día en el Ego; es muy frustrante.

Bueno, y para volver al tema del "niégate a ti mismo", lo que Tolle plantea, es "niega al Ego" y síguelo a Él, al Ser. A tu Ser; a ningún otro.
Dice incluso que "la verdad" es lo que emana de tu Ser.

Tranquilo; escucho el alboroto, los reclamos, los que toman sus cosas y se van. Ya está difarreando este tipo. Para, detente, y mejor lee el libro.

el ave, un reptil iluminado ?
Ponerle atención a la respiración, por aquí y por allá, parece ser una buena ancla para abrir espacio para el Ser en el tráfago del día a día.
Y cuando estamos en el Ser, no solo conectamos con la pepa del alma deuno, podría decir alguien. Sino que además a su través conectamos con "el todo", y pasamos a ser instrumento de una energía, cosa, Dios, como quieras llamarlo, que va para algún lado y te transformas en una especie de "parte de" (iba decir soldado, pero no), del todo.

Otra grande de Tolle es cuando dice "el propósito de nuestra vida es .... estar aquí ! Presente; respirando, atentos, fundidos con el otro, con el mundo y lo que sea que estemos haciendo.
Y en que quedan nuestros propósitos de ser un profesional, dueño de casa, tener una familia, que nuestros hijos se hagan profesionales, veranear en el Caribe, etc ??
Mejor me quedo aquí y no voy a ninguna parte, y no hago nada; bien presente, respirando ...
Nooo. Has todas las otras cosas, pero en el Presente.

Mmm, da que pensar. Algo tiene que me captura la atención. Si leí el libro tres veces para ver si no me estaba pistoleando.

Otra: "no busques la felicidad". No está en ningún lado donde pensabas y que iba a estar. La felicidad emana de dentro, está en el núcleo del Ser. Es solo un asunto de conciencia.

Yo pensaba que si encontraba a la mujer de mi vida, o al hombre de mi vida dirán otras u otros, sería feliz.
Oye, es cosa de ver, los destinos a que esas fantasías podrían llegar a llevar.
Messi, un iluminado del fútbol ?
Pareciera que una "buena relación de pareja" es aquella que te pone en el momento presente (el sexo lo hace, o lo suele hacer) y te ayuda a conectar con tu Ser. Y cuando eso ocurre la felicidad emana de ti, y no del otro.

Por otro lado, si nos movemos por las direcciones a las que apunta Tolle, podríamos llegar al despertar, que es un ensanchamiento de la conciencia básicamente. Y a ser parte de un movimiento de más conciencia de la humanidad, que es la base de todos los bienes imaginables colectivos y personales.

En esencia, somos energía vibracional consciente, perdida en la inconsciencia. Y nuestra misión es ir a la mayor conciencia.

Por ahí anda el libro. Un tema, parece ser, medular de nuestras vidas.

Como el libro me lo prestaron, no lo subrayé, sino que transcribí los subrayados que hubiera hecho. Te paso una copia.

Ah, otra cosa. Tolle intuye que las flores son la expresión de la iluminación de las plantas. Los cristales, el diamante por ejemplo, la expresión de la iluminación de las piedras. Y la iluminación de los reptiles, fueron las aves. De ahí la potencia simbólica de la flor de loto, de un diamante, de la paloma. Son símbolos de iluminación espiritual. Me gustó.

1 comentario:

  1. Gracias Gabriel, muy buen resumen !! Un abrazo, Verónica

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias