viernes, mayo 19, 2006

Nuestra relación con los arboles

¿Qué son los arboles para nosotros?

Recuerdo en mis caminatas por los bosques en las vecindades de Pucón, toparme con un enorme y viejo arbol y quedarme detenido mirándolo, y pensar que su longevidad podría darle una sabiduría con la cual quisiera dialogar para hacerle algunas preguntas.
Y de ahí pasar a entablar un diálogo, una conversación, y sentir que encontraba dos sensaciones, una la del afecto, del noble sabio que me mira desde lo alto y me irradia su paz y comprensión. Y la otra en que de verdad responde desde esa mirada enorme de los siglos en el cuerpo sobre los lios pequeños en que ese día podría andar. Una curiosa e interesante experiencia esta de conversar y sentir a los arboles.

Bueno, me crucé con este especie de Tunick que se relaciona con los arboles también de una manera especial y me quedé absorto en algunas de sus fotos que les comparto aquí.

Se trata de Jack Gescheidt, un fotógrafo norteamericano, cuyo cuento sobre la materia lo explica todo.

1 comentario:

  1. Una vez plante un arbol
    a la orilla del camino
    plante, creo, un espino
    porque pide tan poca cosa
    le basta la tierra rocosa
    cubierta de aire y rocio
    abierto al calor y al frio
    de las noches del desierto
    donde los seco y lo muerto
    revive en su brote amarillo.

    Me falta plantar otro arbol
    pienso plantar un cerezo
    en que cada brote es un beso
    que perfuma la ciudad
    y asi, partida por la mitad,
    con una rama en cada mano
    llegare al ultimo tramo
    de una larga avenida
    a sentarme agradecida
    de algun dia haber plantado.

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias