miércoles, junio 28, 2006

La huella de José Luis Orihuela

De paso por Santiago José Luis Orihuela agita el ambiente, moviliza un Blogs & Beers, primero al que yo voy, y luego habla en la Universidad Mayor donde concurre una amplia audiencia del mundo académico de las Comunicaciones de todo tipo.

Su discurso se centra en la licuefacción de las comunicaciones, un fenómeno que tiene que ver con que los medios que soportan los contenidos se hacen polvo, se vaporizan. El libro pierde su hojas y tapas y queda volando en el aire, listo para ser atrapado por manos digitales y materializado en diversos y multi medios. Además este aire que es el libro desmaterializado acepta copias infinitas idénticas al original o alteraciones a disposición del artesano de esta inmaterialidad. Hay que ver la desesperación de los guardianes de la llamada propiedad intelectual como hacen piruetas para amarrar lo inamarrable.

Esta licuación de las comunicaciones aparece como un viento arrasador de profesiones y oficios, tal y como en el siglo 15 la imprenta de Gutemberg dejó a los copistas de los monasterios sin pega. Hay que reinventarse y urgente, sin embargo las revoluciones ocurren todas las semanas por lo que la reinvención que Orihuela recomienda es permanente. Los profesores que enseñan para el siglo 21 y que se formaron en el 20 con herramientas de esa época deben actualizarse ya, tanto que los roles de profesor y alumno se entremezclan pues muchas veces serán los alumnos quienes le enseñen a los profesores las maravillas de esas nuevas tecnologías.

Y sálvese quien pueda entre aquellos que estudian aspirando a ser funcionarios de medios tradicionales que ofrecían pega de por vida con jubilación incluida. Ahora hay que ser empresario e ir pensando en organizar proyectos con los compañeros de curso de empleados. La competencia es monumental y está plagada de estos amateurs que señala José Luis, son enamorados de sus discursos y temas pues si no no lo harían. Hay que transformarse en artesanos multimediales de contenidos líquidos, y saber hacer, comunicar, escuchar, expresar cual malabarista de esquina Santiaguina en su variante digital.

En E-Cuaderno José Luis nos deja sus vínculos que fundamentan su planteamiento.

En la reunión de anoche en el Fast & Good conozco personalmente a Hernán Precht quien como arquitecto y comunicador maneja dos excelentes blogs, uno Ciudadanos y otro TV Senado Chile.

Una cosa tengo clara, los periodistas hacen blogs que tienen alto tráfico, muy alto. Algo saben que los demás no sabemos tanto y que pienso ellos no lo valoran aun. Que mejores ejemplos que los blogs del Chere (700 visitas diarias), del JuanPi (del orden de 70 comentarios por post), Pipiolex y AguirreBello (sobre 50 comentarios por post).

Y permítanme destacar un blog de entre la lista de Hernán: Marea y Cielo; maravilloso.

3 comentarios:

  1. Primero que todo...gracias por la referencia...estoy digiriendo lo que escribiste sobre la charla de Jose Luis...

    Sobre lo que dices de los periodistas...mmhhh..puede ser por un tema de facilidad expresar..también puede ser porque las propuestas que describes se destacan por originalidad y no se hasta que punto eso lo condicione el ser periodista...de todas formas gracias.-

    Estamos hablando.-

    ResponderEliminar
  2. Gracias Gabriel
    Poético y desafiante tu relato, y con útiles links para seguir la conversación

    ResponderEliminar
  3. Yo conocí a un Bunster que le hace gala a su apellido, a su marcado ADN. Son poetas. Hablan como diría Guillermo Blanco hace tres décadas y más...con palabras blandas. Los periodistas usan las "duras".
    A mo me solaza este poeta encontrado con su mirada puesta en la acción: El Coaching. Que cosa es el Coaching, mas que ponerle alas al alma y energía al corazón.
    Más vale una visita donde a un buen Blog. que cien a líneas efímeras.
    Un respetable saludo Gabriel. Gracias.

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias