domingo, marzo 09, 2008

En memoria de Ignacio Astaburuaga (32)

3 comentarios:

  1. Gabriel:

    Me quedo para adentro con esta aria de la Pasión Según San Mateo. Es un dolor dulce y profundo.
    Te acompaño en el sentimiento de Nicolás

    ResponderEliminar
  2. Sin quedarme claro el nombre del homenajeado en cuestión (por el comentario antecesor), igualmente debo decir que la agudeza, destreza y manejo de la voz y el violín son sorprendentes...

    Un saludo fraterno y esperando saber noticias suyas, se despide, (Algo desconcertado por lo poco explícito del artículo) su primo lejano, del oeste más aguerrido y
    visceral.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11:17 a.m.

    Lamento de corazón lo de Ignacio, y llego acá en búsqueda de su testimonio ignaciano.

    Ignacio deja una huella.

    Fraternalmente.

    Rodrigo Latorre (otro ignaciano)

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias