martes, enero 05, 2010

Después del Edén de Ken Wilber (libro)

Segundo libro que leo de Ken Wilber, a instancias de mi amigo Jorge Milla.

Un libro para atesorar. Trata de la historia del hombre desde que salió de la selva, de la animalidad, hasta el tiempo presente y bosquejando el tiempo por venir, desde el punto de vista de los niveles de conciencia. Es como que la historia de la humanidad ha sido, mucho más que lo que estudiamos en el colegio, una evolución de la conciencia.

Usa la palabra "cristalizar" para referirse a cuando aparece ese primer esbozo de conciencia, a ese momento en que ese simio de repente como que cacha que es algo separado del bosque, algo que anda en ese su cuerpo, en ese organismo que habita, su self coporal.

Y le teme al bosque, a la naturaleza, que como que decidiera su suerte y por ello la transforma en Dios al que intenta adular, manipular, para que le trate mejor, ojalá bien. La diosa madre naturaleza.

A medida que esta conciencia cristalizada avanza, ve más allá en el tiempo. Y en vez de ver solo hasta mañana, hasta donde me puedo alimentar cazando para sobrevivir, la mirada llega más lejos y puede transformarse en el hombre agricultor, que ve un lapso mas largo, desde la siembra a la cosecha; mucho tiempo; otro nivel de conciencia.

La madre tierra en esos niveles primarios de conciencia, tiene un príncipe consorte, la luna, que cada cierto tiempo muere y a los tres días resucita. He ahí la primera versión del mito que nos acompaña hasta el día de hoy en otro formato, de ese dios que muere y resucita tal como lo hace la luna en su ciclo lunar mensual.

La gran madre (naturaleza), que suele ser representada como una virgen, no porque no mantuviera relaciones, que en los primeros tiempos no se asociaba con la maternidad, sino porque no pertenecía a ningún hombre en particular.

Hoy en día nos encontramos mayoritariamente en el nivel de conciencia egóico-mental donde la necesidad fundamental es de reconocimiento a través del lenguaje, donde la historia que nos contamos es la crónica de los logros del ego, y donde la actividad predominante es la reflexión y el pensamiento, actividad actualmente endiosada, que nos ha permitido trascender el cuerpo. El paso siguiente es que a través de la conciencia, trascender el pensamiento.

Ojo, nos alerta Wilber con la disociación mente-cuerpo en que nos encontramos; explica el deterioro del entorno ecológico.

El hecho de que Eva saliera de dentro de Adán se explica porque Adán era hermafrodita. En una etapa de la evolución de la conciencia, la naturaleza, el cuerpo y la mujer fueron sacrificados, y Adán es castigado por escuchar a su lado femenino, Eva.

El fracaso en transformar e integrar los niveles evolutivamente inferiores conduce a la neurosis, señala Wilber.

Vivimos una era en la que el self personal y aislado se ha convertido  en algo supremo, una era en la que, mirando en la profundidad de nuestra alma, no encontramos nada, no podemos encontrar nada, sino nosotros mismos, nuestra persona y nuestras propiedades.

La humanidad jamás podrá abandonar todas las formas de agresión, mientras no renuncie a esa propiedad llamada personalidad, es decir, hasta que despertemos a lo transpersonal.

Los eslabones de esta gran cadena del ser, de la conciencia son: 1) físico, naturaleza material, 2) cuerpo biológico, 3) mente inferior (nivel verbal, pertenencia), 4) mente superior (nivel conceptual, egoica), 5) alma inferior (nivel psíquico), 6) alma superior (nivel sutil), 7) Espíritu (como Límite) y 8) Espíritu (como sustrato).

La teoría de Darwin... se encuentra al borde del colapso... y a punto de ser recusada, pero su abandono está siendo discreto, comedido y poco publicitado, en deferencia tal vez al venerable anciano que reposa tranquilamente junto a sir Isaac Newton en la Abadia de Westminster.

La Era que viene supondrá una sociedad de hombres y mujeres que, en virtud de un atisbo inicial de trascendencia, tomarán decisiones basándose tanto en la intuición como en la razón, advertirán que la conciencia puede transformar la fisiología corporal y ajustarán la teoría médica en tal sentido, entenderán el crecimiento psicológico como trascendencia evolutiva y desarrollarán métodos e instituciones que no solo tratarán de remediar los problemas emocionales sino que intentarán, estimular el desarrollo de la conciencia; descubrirán que la tecnología no es un sustituto de la trascendencia, sino una ayuda muy apropiada para fomentarla.

La causa fundamental de la falta de libertad de los hombres y de las mujeres descansa en la misma creencia de un "self verdadero".
Un "self verdadero" es una auténtica contradicción formal y no tiene más sentido ni más realidad que el que pueda tener un círculo cuadrado.

De miedo, no te parece. Libro audaz, monumental, que puede ser visto como no recomendable para algunos.

4 comentarios:

  1. WTF!

    Hay algo... Pero, es casi como pellizcar un vidrio.

    Ni para tomar impulso doy un paso atrás.

    Me incluyo en... algunos.

    ResponderEliminar
  2. La gran madre (naturaleza), que suele ser representada como una virgen, no porque no mantuviera relaciones, que en los primeros tiempos no se asociaba con la maternidad, sino porque no pertenecía a ningún hombre en particular.

    Esta es la parte que me choca...

    ResponderEliminar
  3. Entiendo. Virgen para nosotros significa otra cosa.
    Me gusta la interpretación de Wilber, a mi.

    ResponderEliminar