viernes, mayo 28, 2010

Ken Robinson y la revolución de la educación

Ken Robinson dice que hacemos un muy pobre uso de nuestros talentos, incluso que muchas veces ni siquiera sabemos cuales son nuestros talentos, y peor aun, muchos piensan que no tienen ningún talento.

Por otra parte dice que conversa con mucha gente, que le dice que no disfrutan lo que hacen para vivir, que más bien lo soportan. Y los que hacen aquello que les apasiona, son los menos.

La educación está en la raíz de todo esto y por ello no debe ser mejorada, ni cambiada, sino que debe ser completamente transformada, en otra cosa; y por eso habla de que la educación debe ser sometida a una revolución.

Esto significa desafiar lo que está instalado, hasta el punto de abordar lo que forma parte de nuestro sentido común, y cuestionarlo. Por ejemplo, el usar un reloj. Los jóvenes en Londres, menores de 25 años, la mayoria no usan reloj, porque el mundo digital en que se mueven, les da la hora donde quiera que estén.

Una cosa instalada en el sentido común, por ejemplo usar reloj, debe ser revisada.

Por otro lado abrirnos a la diversidad de los talentos, pues el éxito de una comunidad depende de la diversidad de sus talentos puestos en acción.

Otro ejemplo de sentido común a desafiar, es esta manera nuestra de pensar en forma lineal. Nuestro sistema educacional está construido sobre el modelo de la comida chatarra, donde todo es estandarizado.
Y al parecer de lo que se trata más bien tiene que ver con la pasión con que las personas abordan los temas en que están, y esto en el nuevo sistema educacional que propone, debe estar en el centro de la mirada.

Debemos pasar de un modelo de educación industrial, como una manufactura, lineal, conformista, que trata a los grupos de personas como un batch, a un modelo de educación "orgánico", como en la agricultura, donde se lidia con organismos vivos.
En este escenario no se puede saber el resultado final, no se puede programar, solo lo que se debe hacer es crear las condiciones adecuadas para lo que sea que venga como talentos de esa persona, florezcan.

Su charla a continuación; un tipo notable.

1 comentario: