domingo, noviembre 07, 2010

Libro Sincronicidad de Joseph Jaworski

Este libro me llega como un imperativo de leerlo a través de un llamado telefónico de José Gabriel Aldea.
Le envío rápidamente un mail a Raúl Herrera para ver si lo tenía y me responde que no solo lo tiene sino que me dice que es uno de los mejores libros que ha leído.
Salgo a buscar el libro y más temprano que tarde estoy absorto leyéndolo.
Re repente me surge la idea de avisarle a Jorge Milla acerca de este libro. Sincrónicamente ya su hijo que viaja de Buenos Aires a Santiago se lo está trayendo; y estará leyéndolo hasta las 5 de la mañana la noche en que recibe el libro en sus manos.

Un par de semanas después, estas cuatro personas estarán en mi departamento para un encuentro destinado a compartir nuestras impresiones sobre este libro. Quiero a continuación dejar los puntos principales de mi presentación en ese animado y estrecho diálogo.


  • Parece ser que existe una dimensión de la realidad que David Bohm llama totalidad implicada que tiene despliegues locales en una realidad que nosotros llamamos la realidad explicada.
  • Vivimos en un mundo de una realidad que se despliega y con la cual tenemos contacto cuando entramos en sintonía con nuestro centro de propósitos vitales, cuando hacemos aquello que más nos apasiona, aquello que podriamos llamar nuestro destino y que brota desde nuestros sueños y que cuando estamos en ello lo vivimos como nuestro compromiso ineludible.
  • Se hace imperativo tomar en serio el desarrollo personal, el auto conocimiento, pues el liderazgo verdadero es el que brota del propio ser y está declaradamente al servicio.
  • La materia no es lo que hemos venido pensando que es. El teorema de Bell muestra que incluso a nivel de partículas elementales, existe una relación, una conexión, sorprendente. La materia, el mundo, es una especie de organismo unitario, interconectado, relacionado.


  • Esto lo experimentamos en las relaciones de pareja, en los equipos que trabajan alineados, que más parecen constituir un organismo con una sola mente pensante. Y en las multitudes que se congregan por una sintonía vibracional motivada por expresiones artísticas, deportivas o por la motivación ante un desastre.
  • Tenemos que pensar con nuestros músculos, con lo que sentimos en nuestros músculos; tenemos que pensar con todo el ser que somos, pues la materia que somos tiene más inteligencia y relación con el mundo de lo que sospechamos.
  • El diálogo cuando es bien logrado materializa o hace manifiesta la totalidad existente a través del flujo de significados; recomienda aprender a dialogar en profundidad observando como ello disuelve la percepción de separación. Y para rematar señala que ello conlleva un cambio en el nivel de conciencia.
  • Cuando escuchamos a nuestro ser actuando en el presente, emerge una disposición a un nuevo tipo de  compromiso desde el cual se siente nuestro poder, el cual fluye como algo similar a la experiencia de deslizarse sobre la cresta de una ola.
  • Dedícate a lo que te apasiona y no temas; se te abrirán puertas en lugares insospechados.

  • El cambio de lo que queramos cambiar en el mundo, va con nuestro propio cambio.
  • El lenguaje es como otro juego de ojos y manos para el sistema nervioso; existimos en el lenguaje.
  • La potencia de la auténtica presencia, que cuando va alineada con tu pasión, activa la potencia de la atracción, que emergen en la forma de sincronismos, como si el universo estuviera trabajando por tu causa, pero es que te has alineado con el despliegue del orden implicado y tu compromiso pasa a ser una fuerza de la naturaleza.
  • Encuentro una cercanía entre los conceptos vertidos en este libro con la frase "hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo" del Padre Nuestro, que sería cuando uno está alineado con el despliegue del orden implicado.

    Un libro que recomiendo especialmente.


    Nota: puedes hacer clic sobre las imágenes y encontrar material adicional

    Link relacionado: Raúl Herrera

    1 comentario:

    1. que buen comentario!! sí!!! es así como giramos en la tierra...del amor y entrega fecunda que es la pasión a la recepción infinita ....espiritual. gracias, Pilar

      ResponderEliminar