viernes, febrero 17, 2012

Preparándonos para la batalla que se viene

Esto que transcribo es el resultado de una conversación en Las Tacas, en el living de un departamento, en unas distendidas vacaciones de tres parejas de amigos.
Los que conversamos estos temas son los hombres.

Uno de ellos dice que el exceso de tecnologías de la comunicación, nos aleja del encuentro cara a cara, del encuentro profundo y significativo. Nos hemos ido poniendo superficiales, a lo 140 caracteres de twitter, en ese lenguaje de teletipo deformado de los jóvenes. Y con ello sufrimos un fenómeno de deshumanización.

Resultado de ello, hay personas que como protesta exageran con una actitud de rechazo a estos medios y llegan al extremo de mirar el mail una vez a la semana y dejar abandonados unos celulares realmente básicos que prefieren, para eludir el estar disponibles en todo instante, como ese medio requiere.

Los tres estamos de acuerdo en que vivimos en un mundo gobernado por las transnacionales, por unos pocos poderosos, de los cuales los políticos son un mero instrumento.

Coincidimos que nos han impuesto un sistema educacional que nos forma obedientes, estructurados, incluso temerosos. Por otro lado la publicidad con la que nos invaden, nos ha hecho adictos al consumo, propensos a endeudarnos y vivir esclavos de sus compromisos. Como resultado de ello han achatado nuestra mente y nos han alienado para su beneficio económico.

Me creen que la liberación se está dando en la red, y también en la calle. Los que salen a la calle son en general los jóvenes, los estudiantes. Vemos difícil que los adultos salgamos a la calle por las tasas abusivas de los bancos, los cobros excesivos de la industria de la salud, para dar solo un par de ejemplos.

Es a través de la red donde al pararme solo frente a esa pantalla quieta, soy yo quien decide que rumbo sigo, soy yo quien elige que veo, que leo. En esa experiencia no puedo dejar de hacerme la pegunta ¿y yo, qué quiero?

Es tal la diversidad de cosas, de puntos de vista que encuentro, que empiezo a desarrollar el ¿y yo, qué opino?

Y si seguimos avanzando podría llegar a atreverme a decirlo en la red.

Bueno pues, los tres amigos que conversábamos animádamente al atardecer de esa costa nortina, coincidíamos que estamos entrando a una verdadera guerra, la world wide war la llaman algunos, a raiz de que los poderosos quieren intervenir la red, para controlarla y seguir haciendo de las suyas ahí.

No podemos permitir que eso ocurra. Por eso es indispensable que nos metamos en la red, que aprendamos de su instrumental de vuelo, de su cultura, pues nuestra voz y acción rápida, será fundamental.

Y brota entonces de uno de nosotros el, "vamos, deja esos planteamientos románticos anti tecnología y súbete a la red y su tecnología, que tu expresión libre hace falta en la batalla que ya se está librando".

4 comentarios:

  1. Anónimo11:34 a.m.

    Querido Amigo: Excelente tu publicación, la conversación con tus amigos en Las Tacas, muy entretenida. Sobre ella, en mi lugar de reclusión anual voluntaria en el sur, me gustaría comentar lo siguiente:

    Sobre este particular y coincidiendo con tus contertulios, que notable han de haber sido los encuentros cara a cara de los maestros de la filosofía griega con sus discípulos, sin un "puto" caracter de twitter. Y algunas de sus tesis, han sido la base del desarrollo del pensamiento universal. Sólo baste recordar esa suerte de sincretismo, si se me permite la expresión, greco - cristiano de aquel monstruo del intelecto, llamado el Buey Mudo por su corpulencia y su mutismo: Santo Tomás de Aquino: el fundamento del desarrollo de su análisis se halla, nada más ni nada menos que en Aristóteles (¿ 300 años a.c. ?), cuya síntesis fue una de las precursoras del pensamiento europeo importado a Chile por jesuitas y dominicos.

    En efecto, fanatizarse por la "anti tecnología" hará incurrir en la nefasta tentación del aislamiento. No podemos asombrarnos por la "avanzada tecnología" de la tradicional máquina de moler carne: ¿la recuerdas ..., cuando en tu casa, para hacer albóndigas (hoy se han germanizado y se llaman "hamburguesas) las empleadas domésticas la instalaban con un torniquete al borde de un mueble de la cocina y la colmaba de trocitos de posta negra, para luego darle a la manivela, apareciendo enseguida la carne molida ...
    Recuerdo cuando mis patrones me enviaron años ha, a un seminario al Hotel Diirector. En un descanso, pedì teléfono en la portería para reportarme a mi oficina, pero la señorita, luego de leer un programa, me digo: su empresa no contrató el servicio de teléfono: ahí noté como los demás asistentes, junto con prender un pucho, a la sazón no proscrito, prendían asimismo sus celulares. Al día siguiente me hice del mío, de prepago y que aún conservo: desde él y con él me he comunicado con mi hija "india" a la india, desde nuestros criollos cerros ...

    Estoy leyendo en estos días una novelada historia de Pedro I, emperador de Brasil, premio Planeta 2011. Verdaderamente interesante y amena. En ella se relatan las "protestas callejeras" en Río y Sao Paulo, que organizaban los brasileños natos, contra el absolutismo de la corona portuguesa (la casa reinante eran los Braganza) que justamente aquel emperador morigeró con un fuerte parlamentarismo. Nada nuevo bajo el sol: las protestas callejeras de que te hablo, datan de las 2 primeras décadas del siglo 19. Y la red a que aludes, eran cumplidas, sin la rapidez de aquellas ciertamente, con las cartas en que aquel donjuanesco emperador intercambiaba con sus mujeres: la bella, inteligente y asaz interesada encantadora Domitila, su concubina de turno así como la hermana de ésta, cuando la Domi estaba embarazada. La emperatriz, Leopoldina de Habsburgo, yacía en el palacio criando niños.
    ¡Nótese cómo existía el concepto del reemplazo ! ... acaba de tener un accidente leve mi yerno en Argentina y la compañía de seguros le pone un auto en lugar del suyo, averiado en el impacto.
    Pedro I Braganza, al embarazar a la "Domi" (no cabe duda que la mujer embarazada pierde algo de glamour, aunque algunos dicen que están en su máxima expresión de belleza ... discutible...) acudía a los servicios de la generosa y bien dotada hermana de la Domi, una suerte de Xica Da Silva.

    ¡Buenísimo !. Me gustó lo de la "pantalla quieta": en efecto, ella no nos agrede, ni siquiera nos insta: está disponible ... tómala o déjala ... ¡que expresión más elocuente de la libertad del hombre y de la decisión ética !. ¡Bien, Gabriel !. Mientras más medios a nuestro alcance, mayor la dificultad en la elección y por lo mismo, la decisión requiere de una mayor introspección.

    Recibe un fraternal abrazo desde Las Cascadas,

    Lucho Latorre M.

    ResponderEliminar
  2. Hernán Morales F.3:53 p.m.

    Gabriel
    Me gustó mucho este artículo, quizás más que los otros link que nos eviaste, aunque son todos muy interesantes. Debe ser la componente de rebelión ante los poderosos que subyace en este, cuestión que generalmente me seduce.

    Saludos

    Hernán Morales

    ResponderEliminar