jueves, diciembre 12, 2013

Algunas lecciones del curso Introducción a la Filosofía

Como una manera de apuntar a otro curso on-line gratuito, esta vez de la universidad de Edinburgh en Escocia, comento la discusión acerca del concepto de verdad de la ciencia (sexta semana), que aborda Michela Massimi en el curso Introducción a la Filosofía.

Michela Massimi
Cuando decimos que algo está científicamente demostrado, queremos decir que es verdad. Esto incluye ejemplos de ello, como son la existencia de los protones, electrones, dinosaurios, todos objetos, seres, que no hemos visto, pero que gracias a lo que la ciencia nos dice, creemos a pie juntillas que están ahí, en el mundo exterior, o estuvieron, en el caso de los dinosaurios.

La filosofía o los filósofos se dividen básicamente en dos grupos. Los que piensan que la ciencia busca y logra, con más o menos precisión, la verdad. Siendo la verdad, lo que está allá afuera en el mundo exterior.
Pero existe otra línea de pensamiento filosófico, que piensa que no es el objetivo de la ciencia buscar la verdad, sino de proveer herramientas para dar cuenta de la experiencia y así poder manipular el mundo y hacer las cosas que queremos hacer sin problemas.

Me entero por este curso, que antes de Galileo, 1600 mas o menos, lo que las actividades que podríamos catalogar de científicas, lo que perseguían era "save de phenomena", lo que entiendo quiere decir, dar cuenta con alguna aceptable explicación, de lo que nuestros sentidos veían. Nunca pretendió aspirar a la verdad.
Galileo y su telescopio
Ese tema era de la iglesia y por eso las fricciones, cuando estos tipos como Galileo inventan el telescopio y empiezan a mirar los planetas y ver cosas que no se correspondían con lo que decía la poderosa iglesia de la época. Claramente Galileo sintió el calor de la hoguera en su juicio de la inquisición, que estuvo a punto de mandarlo al cadalso sino que es que reniega, cobardemente dirán algunos, a lo le era patente: que la tierra se movía.

Solo después de Galileo, la ciencia introduce esta idea de que lo que ella postula, de verdad pasa allá afuera, osea, es la verdad. Pretensión que los anti-realistas de la filosofía, apuntan no debiera pretender.

Más tarde y ya fuera de este curso, científicos como Humberto Maturana, dirá que biológicamente no tenemos manera de acceder a lo que hay ahí afuera, así que luego se toman con facilidad el terreno los filósofos lingüistas, que señalan que el mundo lo construimos en el lenguaje y por lo tanto la verdad no existe.

En resumen, la cagá.

1 comentario:

  1. Anónimo2:47 p.m.

    Gabriel, que buen resumen jajajajaa

    Claudio

    ResponderEliminar