miércoles, diciembre 18, 2013

Libro Diez años en Araucanía 1889 - 1899 de Gustave Verniory

Lo mejor que he leído que refleja un pedazo de historia real de Chile. Se trata de un diario de vida, transcrito directamente al libro, de Gustave Verniory, que me prestó mi pariente Víctor Bunster.

Este belga es contratado por el gobierno de Chile, para trabajar en la extensión de la línea férrea del sur de Chile. Andará por los tramos que unen Victoria, Lautaro, Temuco, Pitrufquen.

el libro
Me impacta como muestra prácticamente como era la geografía, el paisaje en esa época, en contraste con como es hoy día. Ya en ese tiempo habla de los "roces" o quemas en gran escala, para plantar trigo. Un hecho de la historia, que visto desde hoy se ve como importante pérdida.

Es tal la descripción de detalles, que es como andar por esa época, día tras día. Su relación con los mapuches, buenos para el trago hasta decir basta, que pasan a ser buenos amigos suyos y de los cuales aprende su idioma incluso, y con los cuales vive experiencias y anécdotas notables.

Me sorprende esta invasión de territorio, con instalación de estas líneas férreas, por donde trafican los monstruos que son las locomotoras, que a los ojos de los indios, debe haber sido tan avasallante, que el trago debe haber sido la mejor medicina para la impotencia frente al dominador.

La llegada del tren transformaba a todas estas tierras en fuentes "cercanas" de mercaderías para los centros urbanos del norte. Un factor clave de desarrollo, que significó fuertes sumas para los gobierno de turno.
Me hace pensar sobre que mercaderías fluyen y fluirán por las actuales vía digitales de comunicación, que son el principal símil de lo que viene pasando en los tiempos actuales.

Un sur de Chile, poblado de extranjeros en esa época, de todas las naciones europeas, gente que se insertó y somos los que somos hoy. Pero es increible como todo era de europeos en cada pueblos del sur.

uno de los puentes en que participó
Me llama la atención que se cruza con un tal José Bunster, claramente antecesor de mi existencia, al que refiere como de origen alemán. Si estoy convencido que soy de origen inglés.
Y para mis primos Heiremans, de cuyo padre ya he hablado, la verdadera amistad de Verniory con Amadeo Heiremans, a quien acompaña a buscar a sus suegros que vienen por el paso de Portillo desde Buenos Aires, en un paseo notable.

Un libro obligado si uno quiere sentir lo que era vivir en esos años en estos territorios.

Verniory comparte los negocios que hace, el detalle de las cifras, sus ganancias y alguno que otro chanchullo que realizó. Una transparencia notable.

También tomo sensación de lo que fue construir esas líneas, los terraplenes, túneles y puentes, con cuadrillas de trabajadores, con sus costumbres y anécdotas, como cuando fue la revolución de Balmaceda y los fueron a reclutar como voluntarios, después de dispararle sin más a los que arrancaban al bosque cercano. Todos partían de "voluntarios" al norte, nada menos que a la guerra.

Llegó muy joven este Gustave a Chile, se las arregló más que bien e hizo una buena fortuna y a los 10 años exactos, en enero de 1899, volvió a su tierra natal, Bélgica.


3 comentarios:

  1. Anónimo3:40 p.m.

    Me parecio estupendo el resumen del libro que hace Gabriel y que lo complementa con un video muy pertinente.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:48 a.m.

    el video quizas ayuda..pero la viveza de este ciudadano belga tan joven , como es capaz de plasmar con tanta realidad la vivencia en la region es realmente admirable. Su temple(por Dios que lo tenia) ,las ganas de ganarse las lukas para mandarlas a su madre y sus hermanos....con todos los problemas que llegan adicionales ....yo sinceramente le levantaria una estatua en Lautaro. Y? ahora 2014....creo que Gustave Vernoiry se dabia vuelta en la tumba por su "tren al sur", como se perdio esa gran hazaña ........y eso que aca hay una sola linea central.....la politica cochina , Lagos se robo la pega completa de estos grandes ingenieros........ En Europa ....los trenes cruzan paises y son eficientes, llegan a todos los puebltos y a LA HORA. Que lastima como la HISTORIA se borra el mapa...

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2:47 p.m.

    Sería muy bueno que me ayudara, pues estoy escribiendo un libro sobre los mapuches y aqui en Cuba no tengo acceso al libro de Verniory, '10 años en Araucania'. ¿Sería posible hacérmelo llegar? Así como otra información sobre el pueblo y la historia Mapuche, mis direcciones de contactos son: mariomd@creador.icrt.cu y vga1966@yahoo.es Saludos cordiales Mario Martínez Delgado.

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias