lunes, noviembre 04, 2013

Mi tío Pepe

Se trata de Eugenio Heiremans Despouy, casado con Olivia Bunster Saavedra, hermana de mi papá.
Tuvieron nueve hijos, con los que veraneé durante años, en algo así como todas las vacaciones, invierno, septiembre y verano, en el fundo Canadá, a 25 kms hacia la cordillera, partiendo desde Collipulli. Tiempos memorables.

El tío Pepe, como todos los maridos de estas tres madres que nos acompañaban/cuidaban todas esas temporadas, iba poco o nada a ese campo.
el libro
Pero el tío Pepe era un tío excepcional, pues llegaba en avión, que antes de aterrizar, sobrevolaba las casas del fundo, haciéndonos dejar lo que fuera estuviéramos haciendo y correr a nuestros caballos, para a todo galope ir a su encuentro. Con la remota esperanza que nos sacara a volar, cosa que nunca pasó. En todo caso, momentos de euforia.

Escribo sobre el tío Pepe, porque circunstancialmente, conocí a Mariano Guerrero, que conversaba con mi compañero de colegio, Juan Obach, en una exposición de cuadros del Club de Polo, hace unos días y me habló del libro de sus memorias, que acababa de leer y que terminó prestándome gentilmente. Y que acabo de terminar.

Leyendo sus memorias, bajo el título "Mi Visión, cómo empresarios, trabajadores y políticos cambiamos el país", descubrí a un tío que no conocía. De hecho, me topé con él en Canadá, en una época, antes de que nos expropiaran el fundo, en el gobierno de Eduardo Frei Montalva, en que yo no alcanzaba los 15 años, que fue cuando dejamos de ir, por estos hechos.

Efectivamente, fue un tío choro. Fue un personaje importante del desarrollo empresarial de este país, cosa de la que no sabía mayormente.

Fue su abuelo, de origen belga, que creó las empresas donde él tempranamente terminó trabajando. Estudió brevemente en el Grange, los padres Franceses, incluso en el Instituto Nacional, más una pasada por la escuela naval. Dio el Bachillerato, quedando en Ingeniería de la Chile, a la que nunca entró, optando por irse a trabajar con su padre a Socometal, una bastante grande empresa metalúrgica, esto a pedido del padre, vaticinando quizás su temprana muerte, que puso a Eugenio en la responsabilidad de la gerencia general, a sus solo 21 años.

tío Pepe con sus hijos hombres
Hoy veo a este tío Pepe, como un devoto correligionario de la ideología capitalista, que cree que el espíritu emprendedor, el trabajo duro, la buena relación con todos los colaboradores, en un trabajo codo a codo, sacará al país y a las personas de la pobreza y los llevará hacia el desarrollo.
Partió como obrero, donde conoció  y estableció buenos vínculos con ellos, razón por la cual en las empresas donde estuvo destacó por sus buenas relaciones con los trabajadores.

Habla del gobierno de Allende, como una dictadura, que se abocó a expropiarles, a los empresarios y agricultores, sus propiedades, sin mayores pagos a cambio. Así perdió Socometal, que nunca pudo recuperar después en el gobierno de Pinochet, pues su parte se había reducido a menos del 2%, por la mala administración posterior, que requirió reiteradas inyecciones de capital por parte del gobierno.
El vio a Pinochet, como un gobierno de liberación de la dictadura de Allende y su relato, desde mi punto de vista, muestra su coherencia con claridad. Por ello colaboró estrechamente con el gobierno de Pinochet, inconsciente quizás, o no queriendo ver, las lesiones a los derechos humanos que ahí ocurrieron.

Eugenio Heiremans fue además un destacado líder gremial, activo facilitador de relaciones entre múltiples actores del mundo de la empresa, incluyendo las relaciones internacionales, donde tuvo importante rol en la relación con Bélgica, apare de buenas anécdotas.

la tía Olivia
Sin ser un profesional, se preocupó de forma significativa en facilitar la formación del empresariado, creando importantes instituciones como Icare.

Yo siempre lo conocí como un tipo de carácter, sentido del humor, poco miedo, un viejo choro en definitiva.

Su gran obra fue la Achs, donde lo vi y donde me topé con él, hasta avanzada edad.

Gran amante de las artes, me llamó la atención, que siendo de derecha, acogiera un mural de los brigadistas de la Ramona Parra, que ganó una limpia selección, para ocupar un importante mural del interior del Hospital del Trabajador.

Terminé de conocer a este tío choro que tuve, padre de mis queridos primos los Heiremans, un empresario de derecha, coherente en sus principios, y buen amigo de sus amigos.

Gracias Mariano.

1 comentario:

  1. Hoy cuando se cumplen 58 años de la creación de la ACHS, una institución a la cual don Eugenio dedicó gran parte de su fructífera vida.Con don Eugenio me ligaron no solo los 36 años que fui Gerente de ACHS en la IV Región. Le conocí cuando el era el Presidente del directorio de Radio Minería, reemplazando a don Hernan Videla Lira que asumió como embajador de Chile en Argentina. Le conocí en esa época yo era un joven director Gerente de la Radio Minería de La Serena. Después de varios años, siendo Gerente Comercial de Radio Minería en Santiago, me hubicó nuevamente para ofrecerme el cargo de Gerente de ACHS en la IV Región. Ese trabajo cambio para bien mi vida. Lo sedntí como mi mentor, aprendí una visión de la vida la importancia de la Seguridad Social. Sentí que don Eugenio, como a muchos otros, apoyio todas mis locuras,comio el trabajo con el Gobierno Chino, la gestión de calidad. Me permitió perfeccionarme en el extranjero. El falleció en Diciembre de 2010 cuando yo me encontraba en Beijing R.P. de China en los días que firmamos unos acuerdos de mutua colaboración en Prevención de Riesgos Laborales con el Gobierno de ese país, la segunda economía mundial. En la soledad de un hotel brotó de mí una oración por este hombre digno, maestro y empresario incansable.

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias