sábado, noviembre 30, 2013

Una nueva educación para un nuevo hombre

La educación que tenemos, huelo, que se cae a pedazos. Los alumnos no quieren más de esa porquería y diagnosticados de enfermos son enviados a psicólogos y psiquiatras que los medicamentan. Pareciera que nadie entiende nada y todos aplican lo que saben hacer, sin una mirada de más altura.

Los cabros viven en otro mundo que lo que nos tocó a nosotros. Están híper conectados con otros y lo que sea que quieran saber, lo saben a golpe de tecla. Aparte de más y más aplicaciones que les resuelven cada problema y que además les anima y alegra la vida, con juegos y series.
Ir al colegio debe ser poco menos que un suplicio.

mirada de altura
En un matrimonio reciente, en la mesa en que yo departía, surge el tema acerca de la edad de Cat Stevens, de visita por Chile en estos días, con conciertos a los que algunos de los presentes irían. Ese juego-disputa tan típico, de ver quien sabe, quien tiene la razón, fue despejado de una, cuando uno de los presentes levanta su iphone y grita "Google" y sin más y en menos de 30 seg. dice "nació el año 48". Se acabó la discusión y cambio de tema.

Este viejo hábito de saber, de medirnos unos con otros según cuanto sabemos de esto o aquello, incluso de categorizarnos según cuan cultos o sabiondos éramos, como que se acabó. Con uno de estos aparatos electrónicos y la suficiente destreza, pregúntame lo que quieras y lo sabré al instante.

Cornelio Westenenk, decano de la facultad de educación de la universidad Mayor señala, que el profesor del futuro no pasa materia, la materia está toda en la red. El profesor es un coach. Silencio largo; sigo pensando en que significa esto, que como que comparto completamente.

De que se trata entonces aprender, ir al colegio o a la universidad? Que es lo que sucede en esos recintos? Cómo son las salas de clases?

Quizás todo el lenguaje que usamos, tendrá que cambiar.

tejiendo la metamorfosis de la educación
La mirada se centra en el alumno, en el aprendiz. Qué hace falta ahí, qué necesita para su desarrollo, para su crecimiento, para su expansión.
Surgen preguntas acerca de nuestra naturaleza, pues la semejanza con computadoras y discos duros a cargar de datos, procesadores a afinar, parecen cosas del pasado. Qué somos? Qué, para qué mundo que viene?
Hay muchas interrogantes sin respuesta, pero algunas si tienen respuestas. La era industrial no es de lo que se trata ahora, sino otra cosa, en redes, con mucha creatividad, colaboración y personas apasionadas y ojalá felices incluso.

Sospecho que después de haber estado fascinados con el cielo o la divinidad, luego por la ciencia y la tecnología, pasando por la riqueza y la propiedad de bienes, toca creer que la gran cosa reside en las personas y es ahí, dentro, en cosas que se despliegan, florecen, que está la maravilla. Y esto con otros.
Y el cultivo de esta materia, requiere mucho cuidado, atenciones, sol, nutrientes, amigos, afecto, y quien sabe que cosas más.
Y lo que se busca es desarrollar la autonomía, la conexión amorosa con los demás y el mundo, incluidas plantas y animales, el cultivo del asombro, de la curiosidad, y como broche de oro, la pasión. Agrégale algo más de Budismo o elementos para la dimensión espiritual y tendremos a un nuevo tipo de hombre al que hoy tenemos.

Intuyo que cuando este nuevo producto salga de este nuevo proceso educativo, mirará al hombre de la era industrial con algo de compasión y misericordia.

Por mi parte pienso que el agente más importante de cambio en la actualidad, es la tecnología de la información y las comunicaciones, que lo ha cambiado o lo está cambiando todo. Muchos aspectos del cambio, igual son recuperar dimensiones de la persona, de las relación profesor alumno, de la importancia de las artes,etc., que la línea de producción industrial y la economía del consumo loco y competitivo, no requerían, y que ahora si necesitaremos para construir este nuevo hombre, este nuevo ser humano.

Y el mundo que de ahí surgirá, ni me lo sospecho.

Y tu qué piensas ? Exagero ?

6 comentarios:

  1. Pörksen: Hace poco usted fundó un instituto en Santiago de Chile que se ocupa especialmente del perfeccionamiento docente, ¿qué recomendaciones da a las personas que asisten a sus cursos?

    Maturana: La distinción de dos tipos de escuchar me parece ser de importancia fundamental al momento de enseñar. Por un lado, uno puede preguntarse cada vez que le dicen algo, si uno está de acuerdo con lo dicho. El interés central y muy difundido de nuestra cultura es establecer enseguida el grado de coincidencia con las propias opiniones. Pero el que escucha de esta forma, realmente no está escuchando al otro, sino que sólo a sí mismo. La otra manera de escuchar gira en torno a la pregunta bajo qué circunstancias lo dicho tiene validez. ¿En qué dominio de realidad tiene validez? ¿Me gusta el mundo que se está configurando aquí? A los profesores que asisten a mis seminarios les recomiendo una enorme paciencia y realmente escuchar a sus alumnos y escuchar su propio escuchar. Ellos mismos se convierten entonces, cuando respetan a otros y les abren un espacio de legítima presencia, en seres amantes en el devenir relacional. ¿Qué escucha el niño realmente, cabe preguntarse, cuando uno está hablando con él? ¿Qué percibe? ¿Teme un acto de agresión? ¿Se siente confrontado con una amenaza? ¿O se siente invitado a la colaboración?"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jorge; cada vez me convenzo más de la importancia de hacerle doble clic al escuchar; que hacemos cuando escuchamos, como lo hacemos, hay algo que aprender acerca de mi escuchar ?
      Escucharnos, es algo tan potente, que es casi como divertido decirle a alguien que tiene que aprender a escuchar.

      Eliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo contigo Gabriel pero no es suficiente declarar el problema porque eso ya todos lo saben, lo viven en sus relaciones alumno-profesor diariamente. Hay mucha desconfianza entre jóvenes y adultos. Los canales de comunicación están tensionados y en las salas de clases universitarias se habla de cambios, se exigen cambios...se experimentan algunos moldes diferentes como en una receta de cocina...un poco más de esto, menos de esto otro...y así sucesivamente se intenta mejorar. Pero el problema según yo, pienso que está en la comunicación y en el terreno de las confianzas. Si podemos atacar eso primero creo que podemos empezar a desenrredar la madeja.

    ResponderEliminar
  3. Los que estamos o hemos estado involucrados en educación sabemos algunas cosas respecto del proceso de aprendizaje de los niños.
    1. Nunca aprendes a la fuerza
    2. Nunca aprendes cuando tu prioridad está en otra cosa (hambre, miedo, etc.)
    3. Siempre aprendes algo
    4. Quien mejor te enseña es alguien que te entrega cariño en el proceso.

    La lista puede extenderse pero esta muestra muestra la dirección.

    ResponderEliminar
  4. El hombre es el mismo de siempre, todos los movimientos sociales y religiosos nos prometen un hombre nuevo. Esto es por medio de una conversión, una radicalización pólítica y otras, sin embargo los
    resultados son siempre mas de lo mismo pero con otro discurso. Coincido en tu diagnóstico del sistema y auguro buenas cosas venir de las redes pero deben ocurrir otras variables antes de ver a hombres amorosos por las calles ayudándose mutuamente. Creo que ocurrirán cosas mas espantosas antes que el hombre se aplique en resolver el sentido de su vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayúdeme Ud compadre con el nombre pa la custión; pero claramente entendió el fondo del asunto. Tiquitiquitic tiquitiquitic
      Es como un baile esta danza de las conversaciones.

      Eliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias