viernes, marzo 07, 2014

Pensando la educación del futuro

Hemos instalado una conversación acerca de qué forma tomará la educación en el futuro. Esto porque se ven cambios enormes, pero no se visualiza con claridad en lo que se transformará, ni por ejemplo, en que se transformará el profesor del futuro.

luz en el horizonte
He tomado ya unos 10 cursos por Internet, gratuitos, casi todos en inglés (qué importante está siendo el inglés!), de excelente calidad, desde sitios que son conglomerados de universidades como Coursera, Udacity, Edx.
Cursos de primer nivel como:
Como crear un Startup (Udacity)
Historia universal a partir de 1760 (Coursera)
Historia de China, en módulos; van 3 (Edx)
Introducción a la Psicología (Udacity)
Cómo cambiar el mundo (Coursera)
Modernismo y postmodernismo (Coursera)
etc.
La revolución francesa y las guerras napoleónicas, las estudié en Khan Academy.

Para tomar estos cursos necesitamos tiempo. Mi conclusión es que la gente no tiene tiempo. Quizás también no tiene interés en estudiar. Solo digo que estoy cambiando mi apreciación de riqueza según cuanto tiempo tenga una persona y no según cuanta plata.

De esta experiencia concluyo que los profesores tendrán que aprender a dictar cursos online y las universidades tendrán que proveer las facilidades para ser, por una parte una plataforma de lanzamiento de cursos online y por otra dar esos cursos, monitorearlos y proveer los certificados correspondientes.
Educación a gran escala llamo a esto. Clases en donde los alumnos son cientos, sino miles.
Y la parte presencial? Me falta enterarme que está construyendo Harvard en Pirque, que entiendo apunta a proveer las facilidades para encuentros presenciales de alumnos de cursos online; con capacidades de alojamiento incluido.
Hay gente que tiene la delantera, no hay duda.

procesando diamantes
El alumno tendrá que desarrollar capacidades de autogestión educacional, pues así será en buena medida. Los carriles pre-establecidos por las instituciones educacionales actuales, sospecho sufrirán importantes cambios o simplemente dejarán de existir.
Me imagino un inmenso supermercado de cursos, donde el alumno elige y sigue.

Y el profesor, qué?

Brota a continuación la pregunta por qué es aprender, en este nuevo escenario. Y surge de inmediato toda la reflexión que vienen haciendo Downes y Siemens, de la universidad de Manitoba en Canadá, los que han creado el término Conectivismo, para explicar lo que es aprender en el siglo XXI. Además crearon el primer MOOC justamente para debatir acerca de este importante tema, allá por el año 2007.
Aprender dejó de ser palear datos adentro del cuerpo, claramente. Y pasó a ser algo que ocurre en conversaciones con otros, presencialmente o a través de medios digitales. Por ello, aprender se transformó en algo colectivo, alienado probablemente a proyectos específicos, como la creación de nuevas empresas y por ello emergen conceptos como las "comunidades de aprendizaje", que ya dan saltos y sacudones, propios del nacimiento de algo nuevo y potente. Te imaginas al colegio de ingenieros como una comunidad de aprendizaje?

Un alumno que sale de un proceso de aprendizaje, de una carrera diríamos hoy, ES otra cosa respecto de quien entró. Ahora ES ingeniero. La transformación es en el SER, social.
Qué significa eso? Que fue a un lote de clases; leyó un lote de libros y cuadernos de apuntes, hizo ejercicios, respondió pruebas, donde mostró que sabía cosas y sabía resolver ciertos problemas. Eso lo hace en nuestra cultura, SER un profesional, de este o de este otro tipo.

El proceso educativo viene siendo un proceso de transformación a nivel del SER. Pienso que esto se profundizará.
Pienso que en el futuro no se medirá ni certificará a las personas por lo que saben, en la forma que hoy se mide, sino por lo que han hecho. Obviamente ello conlleva un saber.
Todo lo que vamos haciendo tendremos que irlo publicando, registrando, darlo a conocer. Principalmente a nuestra comunidad de aprendizaje, que serán ellos probablemente los mejores certificadores, o validadores, que es algo que hacemos cuando le pedimos datos a profesionales de otros profesionales recomendados.

una ilusión sin duda
El proceso educativo debiera, a partir de un trabajo profundo de la persona del alumno, detectando habilidades, gustos, características, pasión, ayudarlo a desarrollar nuevas habilidades, determinar su rumbo de aprendizaje, valorar su desarrollo profesional permanente a lo largo de toda su vida, detectar y cultivar la pasión, como un acicate de gran valor para lo que se pretende hacer en la vida. Finalmente el desarrollo de valores y un sentido del trabajo con un fin social más que del enriquecimiento personal como norte fundamental, tema este último, que nos tiene bastante contaminada la psiquis.

Y los profesores ? Serán seres muy desarrollados, apasionados por el guiar y motivar a los alumnos, acompañarlos y coachearlos tanto en lo personal como profesional. La formación de coach deberá incorporarse al set de herramientas del profesor y el desarrollo personal del profesor ha de ser también una materia de preocupación personal y de la institución donde trabaja, participando en dinámicas grupales periódicas entre profesores.

Se me viene a la mente ese caso del Team Academy de una universidad en Finlandia, donde los alumnos se reúnen a trabajar en círculo, sin profesor, abocados a la tarea de crear un proyecto empresarial en grupos, en un plazo de tres años y medio, con muchos libros disponibles alrededor y coaches, para hacerles preguntas. Si con las ganancias de la empresa creada logran hacer un viaje turístico que de la vuelta al mundo, reciben el título. Guau.
Se que de la universidad de Mondragón de Bilbao, han ido varias veces a visitar a los finlandeses, para aprender de ellos.

Bueno, y tú, cómo visualizas que será la educación del futuro, el rol del profesor y el espíritu de todo ese mundo?

Relecionados:
Andrés Wiche reflexiona sobre el mismo tema

2 comentarios:

  1. Gabriel,
    "Put your money where your mouth is". Es el dicho gringo. Me declaro frustrado con la forma en que se le entrega tributo verbal a los sistemas moderrnos de educación, sin que se utilicen cuando esta la oportunidad. Creo en educación moderna, pero mando mis niños a un colegio tradicional. Y peor aún, por motivos tradicionales. Muy frustrante.

    ResponderEliminar
  2. Quizás antes de hacerse esta pregunta debiéramos pensar algo que la precede: qué queremos ser como sociedad? y a partir de ello orientar nuestras facultades, sentimientos y otros...
    Por ahora ni siquiera alcanzamos a reaccionar porque el "sistema " nos lleva por delante y dando palos de ciego, tratamos de responder a su velocidad de cambio. Por qué no lo pensamos antes?
    Será que a nadie le conviene que pensemos en ello? Sería bueno reflexionar en esto y hacernos responsables todos como sociedad de lo que estamos viviendo y , decidir si es efectivamente lo que queremos. Luego, lo que viene , "qué educación queremos" ?. Cuando sabemos lo que queremos es más fácil describir el camino y el como. Especialmente si los objetivos, hasta ahora diversos y dispersos son tan antagónicos como lo que plantea "el hombre más feliz del mundo" y por el otro lado , esta sociedad hipersuper productiva que no desprecia ni una micronésima del tiempo para producir y vender, llegando a borrar de la memoria colectiva , que, en el fondo todos queremos ser felices.

    ResponderEliminar