miércoles, diciembre 31, 2014

Aprender, el meollo del Educar

Cuando hablamos de reformar el sistema educacional, lo que se pretende es que algo pase con el aprender de los clientes o sujetos sometidos a la línea de proceso de este sistema. Se trata de una verdadera linea de producción diseñada en la era de la revolución industrial, donde todo se veía con esos ojos y para esos fines.

Hoy la cosa ha cambiado y más que mirar el proceso industrial educativo, que es la mirada desde el lado de la oferta del servicio, vale la pena mirar también el lado del aprender, que es del lado de la demanda, del sujeto a transformar.

Antiguamente y aún hoy, el aprender se delegaba a otros, los colegios, universidades, etc., para que ellos, según sus criterios, establecieran lo que debías aprender para lograr ciertos objetivos de aprendizaje, para operar en el mundo con eficacia en ciertos dominios, cosa que se reflejaba en un título.

Hoy el aprender se está transformando en algo que ejecuta y dirige, el aprendiz. Los contenidos, el conocimiento, está disponible en la red, a cero costo o muy bajo, y de buenos o excelente niveles de calidad.

Quien tenga pasión por aprender vive en la panacea, pues buena parte de lo que quiera aprender está disponible en la red; solo hace falta saber buscar, un aprendizaje que se transformó en fundamental.

He preguntado a muchos grupos con los que vengo trabajando, qué es aprender para ellos.
Las respuestas son múltiples y desde muchos ángulos.

Una de esas respuestas tiene que ver con recepcionar información transmitida por un emisor, llámese profesor, libro, lo que sea.
Esta concepción del mundo de las comunicaciones electrónicas, choca con el hecho de que cuando un emisor emite una señal con algún contenido, todos escuchan o recepcionan cosas distintas. Eso de que cada uno es un observador particular del mundo.

Pareciera que una parte del aprender viene de afuera, pero otra brota de dentro. Para ello he usado el ejemplo del alerce, que para crecer, transformarse en un bello árbol adulto, pareciera que no es mucho lo que tiene que aprender, sino que buena parte lo tiene al nacer en el ADN.
Algo de eso tenemos también nosotros, pero pareciera que lo tenemos bastante obviado o subdimensionado.

Otro aspecto no menor, es que el aprender, le lleva biología, es decir, cuando aprendemos cosas nuevas, como un instrumento musical, a pintar, historia, lo que sea, se producen neuronas, se enriquece el tejido neuronal, se produce neurología.
Por eso que todo proceso de aprendizaje requiere paciencia, porque no se trata solo de entender, sino que además requiere construir el tejido neuronal.

Soy de la idea, que la curiosidad, la pasión por aprender que mostramos cuando niños, es destruida por el proceso educacional al que hemos sido sometidos, razón que explica porque muchos alumnos terminan su etapa escolar destruyendo todos sus libros y cuadernos, como si no quisieran más de aquello, como si no quisieran más aprender.

Por ello, pienso, más vale pensar que nuestra pasión por aprender está medio alicaída por este estropeo y requiere de nuestra parte alguna dedicación, algún esfuerzo para recuperarla. Una manera es tomar varios cursos a la vez por Internet y dejarse seducir por sus temáticas y profesores, buscando retomar, renovar el entusiasmo por aprender.

Y pienso que en el futuro, el aprender, será autogestionado, en el contexto de colectivos de aprendizaje, con líderes que publicaran sus "playlists" de cursos, para desarrollar ciertas habilidades o profesiones.
Y ya empiezo a ver instituciones, sin aulas, que solo se dedicarán a certificar a personas que hayan hecho los procesos de aprendizaje en forma autodidacta, o en estas formas auto dirigidas que veo venir.

Me sorprende que en las Majadas de Pirque se esté construyendo un centro con salas de trabajo y hotelería, para que los que siguen cursos on-line, se encuentren en citas de algunos días, pues esa parte, la presencial, se echará de menos.

La educación de calidad, gratuita, para todos, ya está disponible. Solo hace falta saber inglés (Duolingo) y desempolvar la pasión por aprender. Y, una tarea, quizás la más difícil, saber que quiero aprender.

Algunos sitios para comenzar o continuar, los procesos de aprendizaje autodirigidos son; Khan Academy, Coursera, Edx, Udacity, TED, NovED, MiriadaX, ...

Y para reunirse a conversar los que estudian los mismos temas, Meetup.

Ah, y para qué aprender? Para crecer, para mejorar nuestra sustentabilidad o capacidad de sobrevivencia, para ensanchar la mirada, para mejorar nuestro bienestar y ayudar a mejorar el de los demás.

3 comentarios:

  1. Anónimo10:38 a.m.

    Excelente ejercicio
    Un problema es el inglés pues dudo se traduzcan salvo excepciones
    Feliz año 2015 y sigue peleando por La Educación

    ResponderEliminar
  2. excelente, saber buscar, ganas de aprender es lo que se requiere para crecer! pero ojo, no depositaría todas mis fichas en lo tecnológico, en la red, porque entonces pasaríamos sentados frente al computador, lo que no dej de ser un problema ...... mas bien las fichas las distribuiría entre la red, el contacto con la naturaleza, el deporte, la contemplación ..... un abrazo, y gracias por tus tremendos aportes!

    ResponderEliminar
  3. Excelente reflexión Gabriel. Agregar solamente que cuando algo está en un curso almacenado, ya es historia. Por ello, los que quieren aprender de innovaciones, más vale que busquen en la red porque los cursos envasados son igual que mirar por el espejo retrovisor.
    Slds!

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias