lunes, diciembre 08, 2014

Curso de Biología Evolutiva en Coursera

He seguido el curso Emergence of Life (que podría traducir como Biología Evolutiva o la historia de la vida en el planeta) de la universidad de Illinois, cerca de Chicago en EEUU, a través de la plataforma de cursos on-line gratuitos de Coursera.

Atrapó mi atención tempranamente y me vi los videos todo a lo largo de sus 8 semanas de extensión, un par de veces. Importante es la calidad de su profesor, en este caso el Dr Bruce Fouke.

Me enteré que este planeta, la Tierra, tiene 4,7 billones de años de existencia. Y que ese aire, oxigenado que respiramos y que nos permite vivir, no existía en el primer billón de años de este planeta. Fue a los 3,8 billones de años, que aparecieron unas bacterias que fueron capaces de desarrollar la fotosíntesis, que utilizando la energía luminosa del sol y la reacción entre CO2 y agua, producía azucares y O2, oxigeno, que se iba a la atmósfera.
Le debemos la vida a las bacterias y después a las plantas. Sospecho que hemos perdido conciencia de ello, pues tratamos a las plantas, como material productivo y ornamental, sin cuidar de que la vida, al menos en cuanto al oxigeno que respiramos, se lo debemos a ellas.

Aprendí que hay vida en este planeta y en particular vida humana, gracias al campo magnético que tenemos, que crea un campo a nuestro alrededor, que detiene en gran medida la radiación UV del sol.

de dinosaurios a aves
Quizás lo que más me ha impresionado, es la plasticidad de la materia orgánica, de la vida, que es capaz de crear la infinidad de seres de todo tipo, desde insectos, peces, mamíferos, aves, reptiles, plantas, y muchos más que no vemos.
Cómo, por ejemplo, una aleta de un pez se transforma en una pata de un reptil. Cómo la vida es capaz de crear estos ojos que tenemos y que tienen buena parte de los animales y seres vivos. Qué inteligencia tiene la materia orgánica, que adaptándose a las necesidades ambientales, es capaz de crear partes y piezas en gran diversidad y alta complejidad.

Nosotros, en esta época, sobre valoramos la inteligencia racional y no vemos esa otra inteligencia de la que somos parte y estamos constituidos, que por ejemplo es capaz de tomar una célula madre y hacer que ella se transforme en la célula que sea, de la parte del organismo donde la pongas. Que inteligencia, que capacidad es esa, que no la había distinguido, ni menos contemplado.

por los pies está claro que andaban arriba de los árboles
Todos estos cambios y evoluciones, ocurren en millones de años y nuestro ancho de banda visual, es con suerte de 3.000 años, si somos algo enterados. Cuando hace 65 millones de años cayó el último peñasco en la península de Yucatan, el 85% de la vida en el planeta fue arrasada, con ello los dinosaurios grandes, lo que dio cancha a los mamíferos a que prosperaran y de ahí nuestra existencia. Pues con dinosaurios dando vueltas, pocas posibilidades tendríamos.
Le debemos la existencia a ese aerolito, que no fue el primero y según lo que dicen, no será el último.

Y por eso, una de las funciones o tareas de la NASA, aparte de buscar vida en otros planetas, es detectar asteroides que vengan camino a la Tierra y Dios nos guarde, tengamos las tecnologías para ir a su alcance y desviar su camino.

Tomar estos cursos, he concluido, nos cambia la mirada, nos ensancha la mirada.
Lo recomiendo con intensidad; cada uno en las materias de su interés, siempre.

Referencias:
Michael Russell y las primeras formas de materia viva
La odisea de nuestra especie

No hay comentarios.:

Publicar un comentario