sábado, julio 18, 2015

LIbro El líder zen, de Ginny Whitelaw

Este libro fue de lenta lectura y varias pasadas. Por qué? Porque el ser líder que propone su autora, requiere un cambio de conciencia, una elevación de conciencia, que no había visto antes.

Este líder necesariamente tiene que haber incorporado la práctica de la meditación en sus tareas diarias. A través de ella explica Ginny, detenemos las aspas del ventilador de la mente y a través de ellas, en el espacio del silencio logrado, conectamos con la conciencia quieta, muda, que llama el anfitrión de este cuerpo y persona que creemos ser, en nuestro particular mundo de realizaciones y vida normal.

Ginny Whitelaw
Con ese nivel de conexión, seremos capaces de pasar del controlar al conectar, tanto con las personas que "gobernamos" desde nuestro cargo de liderazgo, como con las circunstancias que nos tocan.
Si, al conectar (en vez de controlar) nos interiorizamos con cómo ven los otros, qué los mueve, y con el mundo. Y desde esta postura experimentada de conexión desde nuestro ser esencial, usamos esa capacidad para ser todo el contexto de personas y circunstancias, y luego oír qué hace falta ahí. Esto desde la intuición y un poco de penseque.

Si andamos en ese nivel de conexión, pasar de ser víctima de las circunstancias a ser protagonistas, también es una transformación que todo líder debe experimentar. Claro, un líder víctima, necesita coaching, urgente, de este tipo y otro.

Esta doctora Whitelaw, apela mucho al cuerpo y a la energía que somos. Nos provee herramientas para ver en cual de cuatro energías fundamentales andamos: conductor, organizador, colaborador o visionario. Además dice que todas son energías que podemos desarrollar y como líderes debiéramos hacerlo, para luego ser capaces de gestionarlas, movilizando aquella que haga falta en cada circunstancia. Se ve muy interesante esto.

Otro aspecto relevante que el líder debiera manejar, es detectar a que está sirviendo en la ejecución de su liderazgo. Porque muchas veces la persona del líder tiene miedos o déficits personales, que son más bien los atendidos en el proceso.
Todo líder que no está al servicio de terceros o del mundo, sino que de su propio Ego, miedos o necesidades (más allá de las de Maslow, en forma moderada) personales, debiera someterse a revisión y proceso de desarrollo personal.

Todo líder lleva a una organización o a un grupo hacia un cierto futuro, hacia el cumplimento de ciertas metas, de ciertos objetivos. La Dra Whitelaw plantea que el líder debe conectar con ese futuro, debe hacer una inmersión en esa visión, sentirse en ella, como si ya la hubiera realizado. Y sentir que hace falta en él, y en su gente, que transformaciones, para que ese futuro sea presente.
No se trata de empujar el presente hacia el futuro, sino de realizar las transformaciones personales que son necesarias y ojo, que hay mucha intuición en este proceso.

La conclusión es que desde esta perspectiva, todo proceso de liderazgo y de llevar a una organización hacia un futuro u objetivo, implica necesariamente una transformación profunda, de nivel de conciencia incluso, del líder y su gente.
Es otra manera de ver la empresa. Incluso más humana. Me gusta.

Otro concepto muy importante que plantea la Dra Whitelaw, es el de llevar un saludable ritmo de actividad intensa y descansos, de darle con todo y luego cargar las baterías de manera profunda e inteligente. Usa la metáfora de pasar de la visión de esto o aquello, a la de esto y aquello, usando como ejemplo el acto de respirar, en que no se trata de inhalar o exhalar, sino de ambas cosas y saber cuando parar una e iniciar la otra. Un fuerte uso del "y" en vez del "o" y saber gestionar aquello.

Un buen líder debe conocerse a si mismo y debe estar consciente que el proceso de liderar significa un proceso de desarrollo, transformación y aprendizaje. El que no lo entienda así, necesita coaching.

Me gustó. Lo recomiendo.


Referencias:
El líder zen animado
Dra Whitelaw vendiendo sus talleres
Por qué convertirnos en un líder zen ?

6 comentarios:

  1. Anónimo7:18 p.m.

    Tu comentario me conecta con la esperanza de este cambio de paradigmas que sigo escuchando respecto del modelo de liderazgo.

    Que esperanzador es que se aborde este tema sobre conceptos que hace algunos años habrían sido ridiculizados.

    Es todo un lenguaje nuevo. "El cambio de conciencia, la meditación, la conexión con el otro, la intuición, el cuerpo y la energía".

    Me quedo con una frase que me pareció poderosa. "todo líder que no está al servicio del otro o del mundo, debiera someterse a revisión y proceso de desarrollo personal".

    Miguel Galmes

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5:30 p.m.

    Gracias por el permanente compartir Gabriel. Debemosa ayudar a encontrar un cambio en la forma en que hacemos las cosas. Las personas y este planeta lo necesitan.

    Tus aportes nos ayuda a cada uno de nosotros a avanzar en la dirección correcta.

    Abrazos,

    Cristián Glenz

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7:12 p.m.

    Me pasa que estas teorías de liderazgo son "interesantes", intelectualmente desafiantes", "esperanzadoras", ¿pero de dónde salen?, ... ¿cuáles son las investigaciones que avalan las conclusiones? Puede ser (no he leido el libro) que no pasen de ser "buenos deseos", ... ¿Hitler no fue líder? ¿Stalin fue líder? quizás ¿Gandhi si lo fue? por ahí estaríamos más de acuerdo. Es evidente que detrás del liderazgo de estas personas, hay juicios de valor.

    Es posible estar en términos universales al servicio del otro, ¿de todos los otros? ni siquiera a Jesús le resultó estar al servicio de TODOS, incluso El lo reconoce, no vine para todos, ... ¿Jesús no fue líder? movió multitudes, lo seguían, ...

    Vi el video de George Carlin, al igual que a ti, "algo me hace pensar que tiene toda la razón". Los "owners" de los que el habla, no son acaso ¿líderes? si no lo son ¿cómo llegaron a ser los owners que son? La teoría de Ginny, puede ser que se cae dado la dependencia en los juicios de valor que harían que alguien cayera en la categoría de líder.

    Saludos

    Martín Wielandt

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Martín: el libro es la mirada de un autor, autora en este caso, que avala lo que dice en su experiencia; no es mas que eso: su mirada, que la comparte.
      No creo que exista la verdad absoluta en este ámbito de cosas. Hay formas mas poderosa que otras y formas que van mejor con uno.
      Son temas de mi interés, por eso las paso.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Anónimo3:23 p.m.

    De acuerdo con lo que indicas, tienes toda la razón. Un saludo afectuoso y gracias por darnos la oportunidad de patalear. Martin

    ResponderEliminar