sábado, enero 01, 2005

Fuerte, muy fuerte

Todo empieza con una escena como esta, donde aparece el mar con su tradicional belleza, frescura, distensión, tanto así que una buena banqueta es sitio de contemplación, asiento de ensoñaciones, amores y relax.


Luego, se nos ha venido a toda la humanidad, una catástrofe de proporciones, que nos ha dejado tirados por ahí como mortandad de jibias que alguna vez vimos en las playas de nuestro litoral, pasmados ante la escena, impotentes, aterrados.


Y si, volveremos a la normalidad, pero este parcito peca de desubicados y corren el riesgo de sufrir las consecuencias de la mala energía y vibra que los que los ven dejan caer sobre su egoismo y falta de delicadeza.


Esta expresión representa mas que ninguna otra el drama humano que han vivido, y mi sentir es que de algún modo estamos conectados planetariamente con su dolor y sufrimiento.

2 comentarios:

  1. Anónimo7:23 p.m.

    Hola Gabriel, primera vez que visito tu blog y querí­a referirme a la secuencia de fotos y bajasdas que titulaste Fuerte, muy fuerte.....es que en verdad LO ES y no quedan otras palabras para mencionar a la catástrofe natural más grande del mundo. Fue mucho y la pena aún no se me va del alma, sobretodo cuando vuelvo a ver fotos como esas

    ResponderEliminar
  2. HOLA gABRIEL.. DE CASUALIDAD ENCONTRE TU BLOGSS. Y MIS FELICITACIONES POR TODAS TUS LETRAS..
    BESOS

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias