jueves, octubre 20, 2005

Debate presidencial

Me sorprende y mucho que los candidatos a presidente de este país acepten someterse a este espectáculo que fue el debate por televisión de anoche.

Cómo es posible que para temas tan importantes como la delincuencia cuya solución abarca incluso a todo nuestro modelo económico, les den solo UN MINUTO para responder. ¿Qué es esto ? Me sorprendió que además respetaran ese minuto. Claro, habían aceptado previamente las reglas del juego.

Más me pareció una patética demostración del poder de los Medios frente a los poderes políticos, que cada día pierden mas prestigio y credibilidad.

Aparte, las respuestas eran todas casi iguales, en el minuto, por supuesto. Por lo que, empecé a ver que empezaban a agarrarse a improperios unos con otros, en el minuto, claro.

La verdad, me dió verguenza ajena, me dí media vuelta y me dormí miestras mi mujer seguía viéndolos. Y me dormí.

Por favor avísenme cuando Cristian Warnken invite a estos candidatos de a uno, pues ahi sí que los veré y me prepararé para ello.

2 comentarios:

  1. Agustin Montes S1:21 p.m.

    Gabriel, me sorprende que te hayas decepcionado con el debate, eso demuestra que en algun momento tuviste la esperanza de ver algo diferente.
    El problema es presisamente que ese minuto que se les da a los candidatos, no tiene nada que ver con el contenido, es para ver como contesta, que desplante tiene, como mira a las camaras, pero lo que esta diciendo importa un rabano.
    Estamos presenciando, la empanada y el vino tinto de nuestra epoca, la apariencia, que si bien no compra votos, es lo que mas atrae votos.
    Es cosa de mirar la campaña, es una verguenza generalizada sin ningun pudor, ver a Lavin en Morande con Compañia o cambiando funciones con Gonzalo Feito, Piñera dando el pesame a una victima de la delincuencia, en un barrio que lo mas probable es que antes de la campaña, ni supiera que existia ni menos como llegar, y la señora Michelle calladita, mientras menos revuelva el gallinero, menos pierde votos.
    Lamento tener esta vision pesimista, pero yo creo tener un poco de capacidad de analisis y puedo ver que al final nadie dice nada y lo que se dice no se cumple, pero no por malas intenciones sino porque el sistema no permite cumplirlo. Si cuando Lavin dice, acabare con la delincuencia....miente. Para eso necesita leyes nuevas, infraestructura, presupuesto,etc, etc, que no depende de el sino del Congreso y el sabe que no lo puede cumplir solo, y asi los otros candidatos, Bachelet con las Isapres, lo mismo, ella no puede cambiar nada si no es con un sequito de personas que la apoyen de todos los lados politicos.- Entonces para que calentarse la cabeza con contenidos comprometedores, que saben no podran cumplir, mejor ir a la TV y bailar con una modelo o hablar payasadas en un "debate".-

    ResponderEliminar
  2. Gabriel
    Coincido contigo, el debate fue un desastre. Puro tongo, pura puesta en escena de nada de nada. En un minuto, las personas apenas alcanzamos a estornudar...
    Que bueno el comentario de Agustín Montes! Tiene toda la razón, los candidatos prometen, sabiendo que sus promesas no dependen de ellos.
    Cuando Fernando Flores habla de la farandulización de la política, está apuntando a lo mismo que Agustín cuando habla de la empanada y el vino tinto de nuestra época.
    Independiente del debate, las propuestas de los candidatos se parecen entre sí, especialmente por lo chatas, se centran en lo inmediato y no le ponen el cascabel al gato. Si baja el cobre, hasta luego con las tasas de crecimiento del 6%. Si el cobre no hubiera casi doblado el precio en los últimos dos años, ¿a qué tasa estaríamos creciendo? Temo que a menos del 4%. Ahí está el desafío mayor, cómo vamos a crear riqueza en el futuro, qué áreas vamos a desarrollar. El discurso de los candidatos se centra sólo en cómo vamos a repartir...eso es muy peligroso!

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias