martes, julio 25, 2006

Municipalidad de Vitacura, me perjudica

Es el cumpleaños de la Andrea mi mujer y optamos por una salida en familia. Es el miércoles 19 de Julio y decidimos irnos al Pub El Reloj en Isidora Goyenechea.

Subo por Isidora y veo que está lleno de autos y el pololo de mi hija que ya ha llegado nos avisa por celular que no quedan estacionamientos en el mismo Reloj. Viro una antes de llegar a Américo Vespucio a la izquierda subiendo por Isidora, y veo a cierta distancia que un tipo con chaqueta roja me hace señas para que siga sus indicaciones para estacionarme. Prefiero virar otra vez a la izquierda por una calle interior en este barrio en el que viví en mi adolescencia al ver espacio para estacionarme. Nos bajamos y caminamos de vuelta por donde habiamos entrado y me llama la atención que el tipo que me había hecho señas pasa caminando cerca nuestro, no hay nadie mas en la calle, y elude nuestra mirada.

Pasamos en el Reloj una muy agradable velada, tres de mis hijos, los pololos de dos de ellos y mi mujer. La comida esquisita y Raymundo se las arregla para que los mozos le canten a su suegra en una algarabía muy simpática.
Llamamos a Diego el hijo que faltaba por teléfono, pues figuraba en el Valle del Elqui y conversa brevemente con cada uno de los comensales. Diego no puede faltar en esa mesa; es el más social de mis hijos y es un personaje infaltable en esa mesa.

Al irnos y caminar hacia el auto veo que el tipo de chaqueta de rojo al vernos corre hacia donde estaba mi auto y saca algo del parabrisas del auto que está inmediatamente detrás del nuestro; y pasa eludiendo muestra mirada caminando cerca de nosotros. Qué cosa mas rara ?
Nos subimos y no se acerca a pedirnos unas monedas sino que desaparece.

Al día siguiente me llama mi mujer por teléfono y me dice que encontró un parte municipal por estacionarme en recinto recidencial atrapado por el limpia parabrisas, cosa que me llamó la atención no haber visto la noche anterior.

Me emputecí fuertemente, pues era segunda vez que me calzaban con un parte por mal estacionado en un mes. Sentí que nuevamente me habían asaltado en concomitancia con la Municipalidad del lugar, esta vez la Municialidad de Vitacura.

¡ Hasta cuando ! pero si ya no dan ganas de salir, pues los tipos que antes nos cuidaban los autos y a veces de mala forma, hoy están organizados y vinculados a las Municipalidades y en vez de cuidarnos a los ciudadanos, nos perjudican, nos asaltan.
He dejado pasar unos días para escribir esto, pues los primeros estaba muy enojado. Quisiera contar con Municipalidades que estuvieran de mi lado, colaborando conmigo y no perjudicádome.

9 comentarios:

  1. Eso hablábamos el otro día respecto al barrio El Golf, donde ya sólo se puede estacionar en Plaza Perú y ahora ¡¡cerrado en la noche!! Grrr...

    ResponderEliminar
  2. Indigna cuando se ve tanta energía invertida en joder a la gente y tan poca en cuidarla.

    Un gran saludo.

    ResponderEliminar
  3. jajaa muchos saludos tio.
    que lindo escribe.
    lo tendre como en un poster graaande en mi pieza y le pondre el gurú jajaja.

    muchos saludos.
    que no se le olvide
    que lo estimo muchisimo
    con mi hermano.

    saludos a su hija.

    ResponderEliminar
  4. Tendrás que hacerte un sahumerio, pues tienes muy mala suerte, me doy cuenta que es casi imposible salir en Santiago sin que te parteen, las municipalidades están un poco mafiosas, ojalá nuestra querida Tía Coty de Viña no copie estos ejemplos.
    Cariños,

    ResponderEliminar
  5. Espero que tu blog lo lea el Tronco. También lo debieran leer los dueños de los restaurantes de la zona ya que si espantan a los clientes en la calle, les pasará lo que ha sucedido en otros lados, es tanta la oferta que frente a incomodidades se elige otro sitio.
    En vez de hacernos una vida más agradable se las ingenian para joder, como decía mi tía Merceditas, la del Tablao El Lacio que se arrancó con un curapupas de Rolex de oro y Rolls de contrabando, pero eso es para otro comentario...
    Saludos maestro,

    ResponderEliminar
  6. Hoy fui a pagar este parte y pedí hablar con el juez. Era jueza; escuchó con atención mi relato. Me contó que el "vecino" de donde me había estacionado, presentó una denuncia. Le conté que no sabía de esta práctica de no estacionar salvo recidentes y que incluso yo viví por años a un par de cuadras del lugar de los hecho.
    Me bajó la multa desde $32.000 a $ 10.000 por el hecho de haber sido el cumpleaños de mi mujer, y que no podía dejármela en cero por la denuncia del vecino.
    Me dijo de paso que no existen ni está permitido que existan tipos que te cuiden los autos en las calles del sector; no hay ninguna alianza entre ellos y la Municipalidad; no podría haberla.
    Salí tranquilo y contento con la gestión. Mañana voy al parte de la Municipalidad de Las Condes.
    ¡Que buenas instalaciones tienen ahí en la Municipalidad de Vitacura!

    ResponderEliminar
  7. Qué desagradable ser una persona decente y sentirse acosado hasta para estacionar el auto, mientras que los delincuentes se ríen del nulo castigo que reciben mientras rápidamente vuelven a las andadas.

    Por lo menos la jueza te escucho y te rebajó algo el asunto. Y "buena onda" el vecino, ah?

    Saludos

    La hormiga indignada

    ResponderEliminar
  8. Gabriel..

    Buen relato..pero me quedas algunas inquietudes..

    Si la jueza informa que no hay alianza entre el sujeto de rojo y la municipalidad, eso sólo se ve aqui en los coment, no en el Post..o es que no quedaste convencido que así fuera?¿por qué?

    ResponderEliminar
  9. Claro, la Municipalidad aparece como inocente después de lo dicho por la jueza.
    Ahora, que trafiquen de uniforme por las calles estos acomodadores, que no estarían permitidos, sacando y escondiendo partes de los autos multados, se presta para pensar que la Municipalidad no interviene y deja por lo tanto que esta maniobra prospere.

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias