sábado, agosto 16, 2008

Escritura 3.0

Los dioses del Olimpo deberían estar al menos inquietos, pues después que Prometeo se robó la escritura y nos la pasó a los hombres, nos dio un instrumento de inmortalidad, pues hasta antes de ella, vivíamos en la exclusiva oralidad del lenguaje y con ello en lo efímero y perecedero.

Con la aparición del lenguaje escrito, un rasgo de los dioses, la inmortalidad, se nos hace accesible. Hoy con la Internet y las tecnologías asociadas, como los blogs, la inmortalidad se extiende mucho mas.

Cualquier persona puede dejar su huella imperecedera en su blog y si ello viniera ocurriendo desde los antepasados que nuestras conversaciones sociales traen, de cuantas cosas podría saber, cuantas interpretaciones, opiniones, podría enterarme que mis antepasados pensaron o dijeron, que hoy ignoro. Cómo ellas influirían en determinar quien yo soy? No lo se, pero sospecho que mucho.

Solo pienso en como influiría en la manera de relacionarse y actuar de una familia en que un amplio grupo de ellos bloguearan compartiendo inquietudes, opiniones, anhelos y hechos. Sin duda, la familia como organismo cambiaría.

Ya está la tecnología para hacer que esto ocurra en espacios relativamente bien protegidos y acotados a las audiencias que se desee; solo falta enterar a la gente, capacitarlos o mas bien seducirlos para que deseen todo eso que se les abre con ello.

Nota: la invención de la escritura 700 años antes de Cristo, Escritura 1.0; la imprenta, Escritura 2.0 y la Internet, Escritura 3.0

No hay comentarios.:

Publicar un comentario