sábado, octubre 11, 2008

Empresas a la medida de las personas

Las empresas que se crearon en la época industrial pusieron el foco en la eficiencia en sus procesos o líneas de producción, donde la inteligencia y el diseño del proceso no le correspondía a los que operaban en ellaa.

Las empresas terminaron siendo verdaderas máquinas, que incluso han terminado reemplazando buena parte de los puestos de trabajo por software e incluso por robots.

En los tiempos actuales las cosas están cambiando. Ya no sirven las maquinarias rígidas; hacen falta organismos flexibles, adaptables al cambio, creativos.

La empresa se empieza a parecer más a un organismo vivo, donde la riqueza de las personas empieza a ser una característica que se quiere transferir a la empresa.

Las personas van a trabajar dejando a la persona que son afuera. Es como el guerrero que se viste con su coraza y armas de guerra, para el combate. La sensibilidad, la humanidad, la podrían incorporar en pequeñas, muy pequeñas dosis, por aquí y por allá, según su personal criterio y sus temores.

La empresa que viene necesita traer a la persona a la empresa, con todas sus capacidades y talentos. Y los tiempos están para decir que incluso, "no queda otra". Las empresas necesitan la imaginación, la creatividad y la pasión de su gente, puesta en acción.

Pero algo tenemos que cambiar para que ello ocurra. ¿Qué? Muchas cosas, la cultura, la forma de liderar, las emociones.

En esta página de Gary Hamel hay un video a la derecha, que dice "Watch Gary Hamel"; te lo recomiendo (no pude incrustarlo directamente aquí). Este video fue el que me motivó a escribir estas líneas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario