miércoles, agosto 05, 2009

Evento en la UC sobre la Encíclica



Y ahí figuraba yo, escuchando a estas personalidades vínculadas a la iglesia y a la universidad Católica, hablando de las entrañas de la última Encíclica del papa Benedicto, "Caridad y Verdad" (link a la Encíclica).

No deja de sorprenderme el estilo ceremonioso de estas instituciones, sus discursos serios, como desde las alturas de los que saben a los que saben poco o casi nada. "Al leer .. se descubre", escucho, como si su lectura fuera la lectura, la verdadera lectura y su comprensión, la comprensión.

No he leído aun la Encíclica, me la dieron a la salida; reporteo solo desde mi experiencia en este evento en la casa central de la UC, en el día de ayer.

La pregunta por el ser humano, ¿qué somos?, parece ser una pregunta a revisar, producto de los cambios de los re-enfoques que se proponen. Menos foco en la eficiencia y las utilidades y más en el hombre en todas su dimensiones y en todos los hombres.

Y la respuesta acerca de nuestra naturaleza humana, pasa de desviar la mirada de los comos a los porqués. De ese aspecto nuestro de ser en la medida que nos damos a los demás, de ser conectado con nuestras relaciones, de ser dones para otros.

Se propone buscar un modelo de desarrollo que contemple al hombre en su plenitud, a pesar de que hoy la tecnología nos tiene tan obnubilados, que se habla del estallido de nuestra interdependencia planetaria o globalización.

Pero, sin Dios se dice también, el hombre no sabe adonde ir, y parece que hemos perdido el rumbo; la crisis, el aumento de las desigualdades en el reparto de los ingresos, el desequilibrio ecológico planetario, lo delatan claramente.

¿Porqué todos leen sus discursos? le pregunté a un amigo; pero ¿viste lo sesudos de ellos? Pero si están hablando de Caridad y de Verdad. Nadie en Ted lee.

Me pasó a mi, que al hablar el representante de las empresas, un hombre cristiano sin duda, como que no le creí nada. Empresa enfocada en el bien común. ¿De donde? Pero si estamos plagados de farmacias en excelentes esquinas; el gran negocio de los tiempos, bajo sospecha de colusión y animación de pandemias, centrado en la salud ! La educación es otro estupendo negocio, lo mismo la muerte; obviamente los nacimientos también.
Pareciera ser que resulta que esta forma de operar genera los mejores resultados en cuanto a las prestaciones. Hace falta dar un salto cuántico, no se para donde.

Alguien perdió el rumbo, hace rato y el papa trae un mensaje potente, luminoso, optimista y esperanzador. Debemos leerlo y comentarlo en todas partes. Debe tocarnos, debe afectarnos, es urgente. Hacen falta cambios y el papa hace un potente aporte sin duda.

2 comentarios:

  1. Gracias por tu reporte Gabriel, me hace mucho sentido lo que dices, y como apuntas lo que se dice no puede quedar separado de como se dice, pierde fuerza

    De tu lectura no me quedan ganas de leer la enciclica, puede que pesen mucho mis prejuicios.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Sorprendida padre... muy positivamente y sobretodo orgullosa de tu mayor apertura y des-prejuiciamiento... gracias

    tu hija que te quiere mucho

    Andrea

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias