jueves, enero 13, 2011

Taller de Eneagrama en el Coaching

Asisto a un taller de "Eneagrama: una herramienta para el Coaching", facilitado, se dice ahora, por los socios de la empresa IEneagrama, María José Munita, ingeniero comercial - coach (video shot) y Hugo Krüger, psicólogo - coach (video shot), en las instalaciones de la Fundación Mustakis.

María José y Hugo
Abundan los coaches entre la audiencia de unas 12 personas. Hay psicólogos, ingenieros, incluso una matrona.
A dos personas identifico claramente, son viejos conocidos, amigos casi, Virginia Farrú y el Memo Lizana. El resto son puras mujeres, entre ellas una colombiana y una española.
Un grupo muy participativo y con alto interés y pasión incluso, por los temas que se van tratando.

trabajando nuestro número con juego de cartas 
Le escucho con atención a María José un repaso de la historia del Eneagrama, donde nombra a personajes que están en mis registros, como Gurdjieff, Oscar Ichazo, Claudio Naranjo, todos ellos importantes en el paso de bastón de lo que nos llega hoy sobre estas materias. Distintas vertientes o interpretaciones de este conocimiento, con los jesuitas, actores relevantes también de este baile, en corrientes interpretativas que hoy convergen según señala María José.

Un juego como de naipes con los números del Eneagrama impresos, creación de IEneagrama, nos servirán para otear sobre nuestras afinidades con los distintos números y así ir mapeando nuestro número y nuestras estructuras de personalidad.
Ello después de un breve repaso de las características de cada número o Eneatipo.

una audiencia atenta
Mas tarde iremos pasando en más profundidad por cada número, de la voz alternada de estos dos facilitadores. Me resulta este ejercicio un buen repaso de características y al mismo tiempo una aproximación a mirar el servicio de coaching con casos concretos, reales (sin nombres), en empresas con coachees de distintos números del Eneagrama. Y debatir en cada caso como haríamos dado el número que se enfrenta dada las características de personalidad y sus pros y contras.

Interesante me parece por decir lo menos esta aproximación. Mirar por ejemplo a un exitoso 3 dentro de una organización, que se topa con su dificultad, propia de su número, de conectar en debida forma con su equipo.  De aceptar un trabajo de coaching, concientizando su estilo de ser por el numero del Eneagrama con que se identifica, podemos actuar con mucho mayor conciencia y libertad, diseñando caminos, conductas, con el objeto de subsanar cegueras propias de su estructura y así poder continuar su carrera de ascenso.

María José y Hugo
Un coachee 7, jefe de departamento, conectado en forma dispersa con situaciones excitantes, placenteras, moviliza, motiva a su gente bastante bien, pero sus subalternos sienten que los abandona, que no es claro en las indicaciones de lo que tienen que hacer. Un buen trabajo de coaching con esta persona, le permite ver su estilo de dirección y se le ayuda a cubrir sus carencias poniendo foco en el compromiso que él tiene con la organización y con cada uno de sus subordinados, con indicaciones tan específicas como no atiendas más el celular en las reuniones del equipo.

Hugo introduce un cambio en la terminología que muchos veníamos usando al reflexionar sobre los niveles en cada número y pasa de llamar a los "sanos" o "insanos", a llamarlos de "alto nivel de funcionalidad" y de "bajo nivel de funcionalidad".

Memo Lizana y Virginia Farrú en la hora de almuerzo
Pienso en estos socios de una empresa de Coaching, centrada en la mirada del Eneagrama, que se lo pasan conversando acerca de lo que van aprendiendo tanto en la experiencia en el trabajo de coaching, como en sus lecturas, y se dan la tarea de escribir y sintetizar como un destilado de conocimiento, y lo comparten con pares, en un taller como este. Pares que a su vez están cotejando sus propias experiencias de coaching, no se con cuanto de las distinciones del Eneagrama en uso consciente en sus sesiones; pero resulta en definitiva una sesión de aprendizaje y difusión de experiencia y conocimiento significativa.

En el break del almuerzo salimos con Virginia y Memo, del que me entero sigue vinculado con el TiCinco, una especie de servicio de animación con baile y además se apronta a estudiar teatro, y se nos ocurre ofrecer hacer un ejercicio de activación, dirigido por Memo, con su know-how de estas cosas. Resulta, selecciona esta música de Fonseca que rescata de su ipod que corre a buscar a su auto, y tenemos una animada y movida intervención de cuerpo - grupo - baile - alegría, notable, justo después del almuerzo.

Hugo y María José
Cerramos el taller con un recorrido de los números del Eneagrama, pero esta vez mirando el caso en que es el Coach el que mira su propio número, deteniéndonos en los cuidados a tener para no interferir el trabajo con el coachee. Esta sección da para mucho más y es un enfoque que no había visto y agradezco haber puesto la mirada para ese lado.

Agradezco a este par de profesionales del coaching y el Eneagrama, por su compromiso y trabajo bien hecho, que desplegaron en un bien cuidado ambiente en las salas de Fundación Mustakis.

1 comentario:

  1. Muchas Gabriel por compartir tus reflexiones y comentarios del taller, me aportan en el recuerdo de gratos momentos y en el aprendizaje.
    Una gran alegría poder compartir música, movimiento y disfrutar en equipo un instante de liviandad después de almuerzo, muy entretenido!!
    El taller me re-conecto con el estar atento a mis áreas insanas y también me motivo a continuar en el descubrimiento del mundo que existe dentro de mi, que es desde donde me relaciono y en donde habita aquello que puedo o no pude compartir.
    Una grata experiencia estar de alumno y en sala contigo y con quienes dedicaron un día a construir una situación de aprendizaje.
    Con afecto y en el ejercicio de estar...sanito!!, se despide un 5+2="7"

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias