miércoles, abril 13, 2011

Ayer estafaron a mi hija en la calle

Sale de su oficina a un cuarto para la una y camina por Providencia hacia arriba y en la vecindad de Lyon la aborda un tipo, de apariencia pobre, que le pide ayuda para encontrar una dirección, presentándose él de provincia, de Ovalle y analfabeto.

trampa
Trae un papel donde está la dirección, detrás del cual hay una nota de su patrón, que le da indicaciones a un supuesto destinatario, para que ayude y robe a este pobre inquilino, parte del premio del Kino que se ha sacado; unos 200 millones de pesos.

Mi hija es tocada en su más noble fibra: ayudar a un pobre hombre al que además quieren estafar.

La actuación será magistral, tanto del pobre hombre, como de otro que entra en esta conversación y que juega un papel similar al de mi hija; otro ayudador del pobre hombre.

El pobre hombre necesita confiar en estas personas que le ofrecen ayuda. Para ello pide que le muestren que tienen dinero y ojalá mucho, para que él pueda confiar que no necesitan y por ello no querrán robarle.
Parte el primer hombre a buscar plata a su casa y vuelve a los 15 minutos, mientras mi hija y pobre hombre esperan sentados en un asiento en Providencia. Llega y muestra.

robo
Le toca a mi hija, que ya embaucada y en quien sabe que manejos de sensibilidades, viajan los tres a su casa, en taxi y la esperan a que ella vaya a buscar su muestra de confiabilidad.
Trae todos sus ahorros que tenía en dólares para un próximo viaje a Europa.

Le pide el pobre hombre que meta el dinero y su tarjeta Redbanc, de la que ya han obtenido la clave viéndola sacar plata, en una bolsa azul, en una bolsa azul que el pobre hombre saca. Ahí pondrán el boleto premiado del Kino y la tarjeta Redbanc y el mismo hombre la pondrá en la cartera de mi hija.

Los dos hombres le piden que ella los espere ahí mientras van a buscar el carnet de identidad del pobre hombre para cobrar el premio, pero antes le piden su celular como última muestra de confianza, pues ella se quedará con el boleto del Kino.
Esto en la calle, frente al edificio donde vive mi hija.

Un vecino verá a mi hija con esos dos hombres e interviene sospechando, pero ella lo tranquiliza y le ddice que no se preocupe.

Estaba tan embaucada, que solo a las dos horas, inquieta ya y debiendo volver al trabaja, atina a abrir la bolsa con su plata, boleto de Kino y tarjeta Redbanc y solo encuentra papeles falsos. Y ahí se quiebra y comprende que ha sido estafada.

Yo seré el primero en llegar después que me llama por un teléfono prestado y vamos a Las Tranqueras a hacer la denuncia.

Otra más dirá la carabinero que nos atenderá, señalándonos la casi cero posibilidad de recuperar algo.

ira
Es tan excelente la actuación de estos hombres, que las que escuchan esta historia más tarde, insistieron en que la debían haber drogado. Cómo no se dio cuenta que la estaban estafando !?

No, no creo que hubo drogas, sino una magistral actuación, apelando a la bondad y mejores sentimientos de una buena persona. Su punto más vulnerable.

Escribo esto para que otros no se vean desprevenidos frente a estos actos delictuales y pesando como las redes sociales, pueden ayudar a disminuir esto.

Y me pregunto si habrán cámaras que estén filmando la zona, a esa hora del día de ayer martes 12 de abril. Y ahí verles la cara a estos malandras, excelentes actores y ficharlos en la red. Por si sirve.

Monto del robo: más de US$ 3.000

15 comentarios:

  1. Gabriel,
    Lo primero es decirte que lamento mucho lo ocurrido a tu hija quien, además de la pérdida económica, debe sentirse pésimo con lo ocurrido.
    Lo segundo, es que hay una buena noticia y es que claramente tu hija es una persona de muy buenos sentimientos y que frente al dolor ajeno apareció su empatía y su necesidad de ayudar. Eso es muy rescatable en el ambiente individualista en que vivimos.
    Además, creo que a muchos nos puede pasar una cosa así y hay que aprender a estar alertas frente a tanto ladrón embaucador y, a la vez, no perder la empatía frente a las situaciones de dolor de los más débiles. Claramente esto no se hace fácil al ver casos como este.
    Por último, muchas gracias por compartirlo y me encargaré de diseminarlo.
    Un abrazo,
    Guillermo

    ResponderEliminar
  2. Que impotencia Gabliel. Lo siento por ella, sentí su frustración. Una muestra más del mundo en que vivimos. Lo que a mi me molesta es lo desprotegidos que estamos ante la precariedad de los sistemas de seguridad, a diferencia de otros países.
    ánimo.

    ResponderEliminar
  3. Lo lamento muchísimo.
    Fui de forma indirecta de la misma estafa el año 1983. El MISMO modo de operación.
    Estaba con mi nana y ella tenía una plata con la que compraría una estufa para su casa.
    Claramente fue mucho menos dinero, pero es asombroso que casi 30 años después exista exactamente la misma estafa.

    ResponderEliminar
  4. Transmítele a tu hija mi enorme aprecio por su generosidad y mi simpatía con las personas de buen corazón.
    El dinero se recupera y espero que ella no pierda si valiosa ingenuidad.
    Tienen ella y tu tambien mi mayor simpatía.
    Muchas veces en la vida me he visto enfrentado a situaciones en que no estaba claro si te pedían ayuda o te estaban estafando y he optado por correr el riesgo. El resultado es que algunas eran ayudas realmente necesarias y otras no pero el balance para mi es positivo.

    ResponderEliminar
  5. Querido Gabriel, lástima por la sensación de tu hija, de sentirse ingenua, pero hermoso como testimonio de compasión que ojalá ella, con esta experiencia, no pierda. Los tipos pertenecen a una casta de delincuentes que en jerga policial se denominan cuenteros. Son tipos simpáticos, buienos para las narrativas, de sangre fria e impecables . No generan sospechas.

    ResponderEliminar
  6. Que Terrible!!! Que impotencia, tu pobre hija, imagínate, es como haberle puesto una inyección de desconfianza para toda la vida!

    Voy a circular tu columna. Por favor mándale un beso y un abrazo a tu hija preciosa y bondadosa. Este episodio ingrato da cuenta de la polaridad de la naturaleza humana, capaz de actos tan viles como los de estos hombres, y tan nobles y luminosos como el de tu hija.

    Ahora...tu que te dedicas a la "marca personal", para mi, la Señorita Andrea Bunster Izquierdo,
    es lo mejor que tiene Chile. Créeme que viajes van a haber muchos, y para partit por el primero, propongo que entre los que podamos, hagamos una vaca. Pongo cien dólares!

    Abrazos a la familia completa
    Andrea

    ResponderEliminar
  7. Gabriel,

    Me imagino como se debe sentir tu hija.

    Pero, por favor dile que tuvo el inusual privilegio de participar en una obra de teatro excepcional --incluso con participación en el elenco.

    No tengo claro que la puesta en escena valga los $3 mil, pero, estoy seguro que esta historia la van a conocer hasta sus nietos.

    En fin, no paso nada... que no tenga arreglo con un poco de carino.

    Te debo $100.

    Un abrazo a tu hija porque lo necesita.

    ResponderEliminar
  8. Suscribo lo dicho por todos!! Que bueno que exista gente como tu hija, buena onda, buen corazón!! Cuéntale que a mi me estafaron varias veces, la última (hasta el momento) a los 45 años. Que no se sienta mal por eso. Al contrario!! Dar gracias por la nobleza de su corazón.
    De acuerdo con Andrea. Yo aporto también 100US$ Envía la cuenta de tu hija.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Querida hija de Gabriel, tal vez en este momento no te sirva mucho compartirte que en mi vida he sido tantas veces embaucado y otras tantas traicionado... pero mi gran conquista a lo largo de mis años ha sido que nunca me han logrado robarme mi capacidad de seguir creyendo en las personas. Hoy es mi único y gran capital. A ti querida Andrea (creo ese es su nombre?) mi confianza y aprecio.
    ... y perdona que no me sume a la gran iniciativa de Andrea con algunos dólares pero me ofrezco a darle de mi tiempo si algún día lo requieres

    PAZ Y BIEN

    ResponderEliminar
  10. Andrea:

    Me sumo a todos los comentarios anteriores, un abrazo grande y cariñoso para celebrar la confianza y solidaridad al que lo necesita de tu parte.

    ResponderEliminar
  11. Querido Gabriel, te comprendo, como padre la impotencia.....
    En el rol de Andrea tambien lo comprendo porque "vivimos" esa experiencia con uno de nuestros hijos... nosotros fuimos estafados con US$ 1.500 porque mi marido alcanzó a darse cuenta y paró.....lo terrible fue cuando "este hijo" se dió cuenta..... su rabia e impotencia era tan grande que como familia tuvimos que involucrarnos para aclarar que por algo "estos personajes son estafadores de profesión", se dan cuenta inmediatamente del perfil de la persona por abordar....

    Un gran abrazo solidario,

    Besos

    Ali

    ResponderEliminar
  12. Anónimo9:02 a.m.

    Es una lata, pero un adulto, creo, se da cuenta cuando la están embaucando, además por lo que comentas, uds son persona de recursos pues dejas claro que se ubican en providencia, lyon, las tranqueras...con mayor razón hay que tener cuidado y no ser ambicioso, pues te digo, cuando yo era niño me pasó lo mismo y no caí...siendo niño!

    ResponderEliminar
  13. ximena izquierdo12:30 p.m.

    Gabriel

    Que lástima!!!!
    La confianza es un atributo humana que está en extinción.
    Dale mis cariños a Andrea.

    ResponderEliminar
  14. Gabriel, en Brasil llamamos eso de "golpe do bilhete", es un acto delictuale antiguo. Siento por tuya hija, y ademas que estuve en Santiago hace poco y no sabía que eso tambien se pasa ahí. Bueno, personas buenas y malas hay en todos los países. Pero de verdad me gusto Chile por la sensacion de seguridad en las calles. Acá en Brasil hay muchos secuestros en salidas de bancos y mucha violencia.
    Gran abrazo y fuerza.

    ResponderEliminar
  15. Visto por más de 50 millones de espectadores y ganador de 70 premios, este increíble musical con más de 14 años sobre los escenarios de Broadway cuenta con las canciones de Elton John y Tim Rice, y la música de Lebo M. y Hans Zimmer. No te pierdas y encuentra ya tus entradas en www.servicaixa.com ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias