jueves, noviembre 01, 2012

El negocio municipal de los estacionamientos en la vía pública

Ayer fui a la universidad de mi hija, la Universidad del Desarrollo, a pagar la mensualidad de $ 417.000 por su último año de Diseño Digital, en que solo realiza su trabajo de título y por el cual debe ir solo dos veces al mes a revisiones de avance.

Al ir a estacionarme donde siempre lo hago, por el tiempo que me toma ir a pagar, veo que están los tipos de la municipalidad sacando partes a los que se estacionan justamente donde suelo hacerlo, frente a la universidad, en la parte alta de Los Domínicos, en esa calle que después de estacionados quedan tres pistas disponibles y que tiene en ese costado carteles de No Estacionar y donde igual siempre todos se estacionan.

Logro posicionarme para tomar un estacionamiento al frente, en la zona permitida, justo cuando alguien va a irse.
Me bajo, hago el trámite del pago y me dirijo a los tipos que sacan los partes y les pregunto si les puedo sacar fotos. Si, me dice el tipo que parece ser el jefe y que se desplaza para eludir el aparecer en la fotos.

el jefe mientras yo retrocedo intenta no aparecer
Son tres; uno parece ser el jefe. Han estacionado su camioneta en la misma vereda donde proceden a sacar los partes.
Pienso que el negocio es tan rentable que da para que vayan tres, jefe incluido. Es el último día del mes y capaz que esperan abastecer las arcas fiscales en la dosis requerida por algún plan estratégico.

dos funcionarios municipales sacando partes
No puedo dejar de pensar que estos empleados municipales, son mandados por el alcalde y concejales, los mismos que tapizaron las calles con sus carteles de caras sonrientes, seductoras y frases mínimas.
Si nos preguntaran que opinamos de lo que hacen con estas prácticas del uso de estacionamientos en la vía pública, de seguro no obtendrían nuestra aprobación. Más los siento en conductas abusivas, amparadas por una legalidad que ellos instalan, de extraernos a los ciudadanos, y que representan más y más recursos de los que nuestro raciocinio tolera.

el jefe que habían intentado eludir salir en la foto
De ahí que salgo esa mañana indignado, tanto por el pago que me parece injusto y excesivo a la universidad, como de las prácticas con los estacionamiento de la ciudad, que ejecutan nuestros "representantes" políticos contra nosotros.

Nota: el caso de la Ciudad Empresarial

3 comentarios:

  1. Anónimo1:13 p.m.

    Es nuestro Chile, auspiciado por la increible tolerancia que tenemos a la mediocridad y al abuso.

    ResponderEliminar
  2. Gabriel; Que bueno tomarse el tiempo de escribirlo. Pasa lo mismo con robos y partes en varias Universidades que no proveen espacios suficientes para que sus alumnos y visitas estacionen y no se hacen cargo de las consecuancias con la autoridad para evitar este abuso. En fin, porque no enviar tu carta a El Mercurio y a la Municipalidad. Últimamente estoy pataleando formalmente cuando siento que se abusa de esta forma. A veces me resulta y reaccionan, aunque sea por temor.
    abrazo,
    Miguel

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:15 p.m.

    El titulo de tu comentario me llama la atencion: "El negocio municipal de los estacionamientos en la vía pública", en vez de "El negocio de las universidades privadas" que cobran lo que cobran por lo que cobran (ver tu caso) y ni siquiera te dan un lugar para que estaciones cuando vas a pagar...!!! Estamos en un espiral de abuso y lucro... Universidades, Municipalidad, en realidad todos.

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias