sábado, marzo 23, 2013

El lucro, de Mayol a Confucio

Caminando por el Jumbo de Bilbao con mi hija, me tropiezo con el libro de Alberto Mayor, No al lucro, y lo compro.

Notable. Me atrapó de inmediato. Es una mirada a la realidad nuestra, a nuestro país, a nuestra historia reciente. Y la verdad, me ha dejado golpeado, con un peso en la espalda.

Alberto Mayol
Lo que muestra es bastante poco atractivo, sin embargo al final abre un espacio de esperanza. La que tiene que ver con politizarnos, cosa no tan fácil de bancarse, con tanto medicamento anti esa cosa que hemos ingerido en estos años. Recuperar nuestro carácter de ciudadanos, es la invitación que Mayol nos hace, en un tono de alarma incluso.

Los habitantes de este país hemos sido lavados del carácter de ciudadanos, primero en el gobierno de Pinochet y luego con todos los gobiernos hasta la fecha, tanto concertacionistas, como el de Piñera.

Con esta enajenación y achatamiento del individuo que somos, nos redujimos a meros consumidores y productores o ayudistas en la producción de lucro. Y hemos dejado la cancha abierta a la concentración de poder tanto económico como político, no para el bien del país, sino para que campee el abuso en todas sus formas y sabores; partiendo por la monetaria.

Mayol señala que nuestra cultura es una cultura minera, donde la riqueza está en la tierra, en el mar, en los bosques, y no en las personas. Por eso la poca importancia puesta en la educación.
Y como el minero es experto en extraer riqueza ahí donde está, nos hemos visto los .. habitantes de este país, expuestos a innumerables intervenciones de extracción por parte de los poderes instalados, ya sea en la salud, en la educación, en el comercio, en los estacionamientos de todo tipo y ahora a la entrada de los senderos de trecking en los cerros que rodean a Santiago.

Confucio
El otro día, después de gritarle a un infractor de alguna medida del transito, con una ira inusitada, mi mujer me pregunta ¿qué te pasa? que andas con tanta rabia.
Me quedé pensando y concluí que es la rabia de sentir el abuso diario de vivir en Chile. De hecho, dice Mayol, que Chile tiene la educación más cara, lejos, del mundo. Y además es pésima.

Coincidentemente, en estos días asisto a un curso de Confucio con Enzo Cozzi, donde vemos lo que dice Mencio, 500 años antes de Cristo, acerca del lucro y sus peligros. Pienso que debiéramos leer más a Confucio; al menos eso haré y estoy haciendo yo. Te invito a ver el video que aventuramos con Enzo acerca del tema del lucro mas abajo.

Hemos puesto el lucro, que es cuando la ganancia se pone en el centro, en el corazón, de todo lo que hacemos. Tenemos que poner la educación en el centro de nuestra preocupación como sociedad cuando pensamos, diseñamos y ejercemos la educación. Mientras estemos gobernados por los que ponen el lucro en el centro, como dice Mencio, estamos fritos.

Al poner la ganancia en el centro de nuestras preocupaciones, además de estar en esta cultura minera de país, este se transforma en depredatorio, abusivo y adquiere el nombre de lucro. La ganancia es un aspecto necesario de viabilidad y por lo tanto debiera ser un brazo del organismo, un riñón, pero no el corazón.

3 comentarios:

  1. German Sandoval8:00 p.m.

    No es el lucro el problema: esa es la monserga que no somos capaces de filtrar, lo cual también es muy negativo por que nos hemos acostumbrado a repetir recetas como "loros". Es bueno alcarar porque no es bueno satanizar algo que es natural al ser humano. Es como satanizar el sexo, cosa que ha ocurrido por mucho tiempo, y hoy vemos los problemas que provoca el inventar un malo de la película para culpar de todo.

    El problema es la codicia y la codicia desenfrenada y eso lo debemos combatir en todos los ambitod.

    ResponderEliminar
  2. Obviamente y no es esa "monserga" la que entiendo que está en el espíritu de Gabriel, ni desde luego en el serio trabajo de Alberto Mayol, por eso Gabriel habla de poner el lucro o la ganancia en el centro del corazón, no que no exista lucro en la actividad humana.

    En cualquier caso si nos vamos a los indeseables extremos, es mejor no filtrar estas "monsergas" que aceptar silenciosamennte una sociedad tan desigual e injusta como la que hemos creado.

    ResponderEliminar
  3. Felicitaciones Gabriel por tu análísis que, además comparto. Gracias por los desafios que me traes, entre otros ser mas ciudadano, politizarme, leer a mayol y confucio..un abrazo,

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias