domingo, mayo 19, 2013

El tiempo, un bien a recuperar según Douglas Rushkoff

Este tipo, Douglas Rushkoff , "blow my mind" (me dejó turuleco), con esta charla que pongo al final de este posteo, acerca de su nuevo libro "Present Shock" (el shock del tiempo presente).

el reloj arriba de la la torre de Londres
Dice que la era digital nos trajo la asincronía a nuestro mundo. Es esa cosa que tiene el mail por ejemplo, que decimos algo y el otro responde cuando quiera, no en el instante. Gracias a este fenómeno podemos, dice él, Rushkoff, recuperar el tiempo. Ese tiempo que la era industrial nos robó, al poner el tiempo, el reloj, en lugar destacado en la ciudad (ejemplo, la torre de Londres) y someternos a una economía, a un sistema operativo del sistema, en que ya no eran productos los que vendíamos, sino que nuestro tiempo.

La era digital, ilusoriamente parece decir Rushkoff, nos traía una era en donde recuperaríamos nuestro tiempo y podríamos trabajar desde nuestras propias casas, en pijama, en los momentos que quisiéramos  que más nos acomodaran. Un ideal soñado, que al menos yo, en alguna medida vivo. De hecho son las 7:14 de un día domingo y estoy escribiendo esto, después de haber visto el video de Rushkoff por enésima vez.

Y que hemos hecho en vez? Hemos llevado el mismo paradigma de la era industrial al momento presente. Por eso Rushkoff se salió de Facebook, dice.

tiempo presente puro
Pero qué es la era industrial, en los términos de Rushkoff. Es una era de crecimiento permanente, de expansión, de ganar más y más, de subir la cuota de ventas año a año. Él lo asocia al interés de nuestra moneda actual; y ese reloj que tiene nuestra moneda, que hace que recibamos 100 y tengamos que devolver 200 en un tiempo más, obliga al mundo a crecer y expandirse ad infinitum. Y esto nos está llevando no solo al colapso, sino a una especie de locura de esclavitud de colonialismo propio de una era industrial que ya debiera estar obsoleta, según Rushkoff.

Necesitamos recuperar nuestro tiempo, dice Rushkoff; necesitamos recuperar nuestra vida, de la esclavitud a la que hemos estado sometidos.
La era digital trae otro juego, en que ya no se trata de ganar, sino que de mantener el juego andando. Hace referencia a estas series que nunca terminan, a estos juegos electrónicos que nunca terminan, pues de lo que se trata es de seguir jugando; agricultura sustentable, planeta sustentable, señala.

Y como resultado de todo esto, los artefactos digitales que estamos usando, corremos el riesgo, y se está viendo, nos pueden robar el tiempo presente. No estamos en la cosa que ocurre en el presente, pues o la estamos capturando para que otros también lo vean, o estamos siendo interrumpidos una y otra vez, en una locura de todos los tiempos presentes de todos al mismo tiempo viniendo a nosotros.

Basta ! Apaguemos, al menos mientras conversamos, los celulares y artefactos distractores del momento presente y conversemos mirándonos a los ojos, en el único tiempo que de verdad tenemos, que es el tiempo presente.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario