viernes, mayo 31, 2013

Felipe Berrios, un relámpago de luz sobre el territorio nacional

La entrevista al cura Felipe Berrios de esta semana, me resulta a mi como un relámpago de luz.
No sé mucho como explicarlo. Siento que habla desde una claridad, lucidez, que me impacta, y desde una ausencia de rabia o enojo, que me sorprende. Ese tipo está feliz y no tiene rabia, a pesar de apuntar según mi parecer, al núcleo de nuestros males.

El clasismo. Esta cosa de sentirse superiores, porque tienen más. De donde salió este tipo de valórica, y si miras donde se han educado en la mayoría de los casos, excelentes colegios católicos.

Claro, a mi me va a salir con rabia, por mis imperfecciones. Aspiro a buscar salidas sin enojos, pero quizás es mucho pedir. Para ello hay que ser un Berrios, que ya se perfila como una especie de ídolo, tipo padre Hurtado de nuestros tiempos.

Esa tontera del consumo, señala Berrios. Claro, es una tontera, pero es en lo que estamos, bombardeados por millones de gasto en publicidad para tocar nuestros sentidos para que consumamos. Si somos frágiles y el que tiene la riqueza lo hace nomás e inunda nuestro andar, por donde quiera que vayamos, están sus voces, en la forma de imágenes, videos, audios, personas pasándote papelitos. Basta !

La iglesia. Me muevo tan lejos de ella, que no es mucho tema para mi todo lo que dice. Pero conozco curas fenomenales, jugados como dice él, que si la iglesia fuera la de ellos, seguro que sería católico. Pero siento que es tanto el mal que han hecho en las mentes de las personas, que no puedo. Pienso que es una institución que tiene la cagada y es tan pesada su estructura que yo al menos prefiero andarme lejito.

Esta vocación y casi fascinación por dedicar su vida a los demás, a los mas pobres, me conmueve. Pienso que si, que ese germen lo tenemos todos de una u otra forma. Pero la conciencia en que estamos nos tiene confundidos, distraídos, egoístas, temerosos, perdidos al final de cuentas.

Berrios es un faro de luz potente en los tiempos que corren. No es el único, pero son pocos. Está lejos, de difícil acceso, pero el solo ver ya tres veces el video de su entrevista, me hace bien, siento.

Celebro a los que se dieron la tarea de ir a entrevistarlo y regalarnos con la vista de su persona, que irradia una luz y una claridad que no deja de maravillarme.

Quería compartir esto. Y a ti, ¿que te pasa con la entrevista al cura Berrios?

Y aquí va el link a su entrevista.

6 comentarios:

  1. Bien Gabriel,
    Escribiste desde la "guata" y cuando eso pasa se siente con fuerza lo que mueve y conmueve.
    Gracias por compartir.
    Jaime Callejas

    ResponderEliminar
  2. Gabriel,
    Gracias, gracias, gracias por tu post.
    La entrevista es formidable y tu reflexión excelente. Me sorprendes gratamente.
    Un abrazo,
    Alex Visic

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:38 p.m.

    Gabriel, preguntas ¿qué me pasa con la entrevista de Felipe Berrios? Me pasa lo mismo que a ti y agradezco que Berrios de forma lúcida y tranquila, ilumine rincones tan oscuros como el poder, el dinero, el liderazgo. Me pasa lo que siempre me ocurre cuando veo a personas bien inspiradas jugándose por lo que creen. Me emociono positivamente, me energizo, me da gusto.
    Sin embargo, se me presenta un dilema. Felipe Berrios es sacerdote, pastor, juega un rol, dentro de una colectividad; la iglesia, y dentro de ésta hay diversidad - hoy tan de moda. Su planteamiento "saca roncha" (esto es precisamente lo que nos gusta a nosotros) pero de verdad pienso que no genera un contexto en donde "los ricos y líderes actuales de la iglesia" puedan ceder y aprender. Es decir, no genera una emoción de amor en donde el aprendizaje pueda ocurrir, en donde los obispos de buena voluntad, digan "este gallo tiene razón" y se dispongan para un cambio. Mas bien, creo que se sintieron abofeteados, quizás algo humillados. Desde allí, la emoción de ellos será protegerse y no aprender. Eso no es bueno, es un dilema para mi. Por otra parte, el "cambio para mejor" puede ocurrir con un discurso mas piadoso, mas compasivo, por ejemplo, el de Juan XXIII. "el Papa bueno", el de la Madre Teresa, etc, ... En resumen, me encantó el "rocket" que lanzó Felipe Berrios, pero no sé si será muy conducente a tener una mejor iglesia. Martín Wielandt

    ResponderEliminar
  4. Comparto bastante con el "Anónimo" que terminó siendo nuestro Martín Wielandt: aunque sean muchos los curas inteligentes, valientes y consecuentes con su fe, la iglesia católica y la curia romana son inmensos muros difíciles de derribar.... y fíjate Gabriel que me pasa algo parecido a lo que a ti te ocurre: hace mucho tiempo que me alejé de ese monstruo todopoderoso que usa artimañas sucias para seguir en el poder, nada menos que algo que mencionó Berríos pero de una forma distinta: esa suerte de "autoridad moral" sobre los humanos, muy común en los curas que tratan con personas (sus feligreses o no); así, dejan callado a cualquiera... y convencido más encima.
    Berríos no es de esos, lo admiro y en cierta forma lo sigo, pues le creo. Elia Parra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que dices Elia, me recuerda cuando Berrios señala esta cosas de los curas de sentirse por sobre la spersonas, entre Dios y ellos; y objeto esa postura. Me gustó mucho oirlo decir eso.

      Eliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias