lunes, marzo 09, 2015

Terence Cook, un éxito de coaching de carrera

Terence Cook me llamó pues quería celebrar el hito de los 500 posteos en su blog, que le ayudé a crear, por allá por noviembre del 2010. Postié de ello aquí.

Nos fuimos a almorzar a la terraza del Country Club, como decía, en celebración de su posteo número 500, que preparaba (link).

Él es un caso, que destaco, de acompañamiento o coaching, de carrera. Pues aparte de ayudarlo a desarrollar su blog, lo más destacable, es que en ese ejercicio, le dimos al tema de buscar una posible oferta en que él pudiera constituirse y dimos con esto del golf mental.

en los postres
El golf mental, así como yo lo veo, es el manejo de la mente, al momento de golpear. Ese momento no debe estar invadido por el pensamiento racional, ni las ordenes de la cabeza al cuerpo; sino que debe entrar en control, el hemisferio derecho o el inconsciente; esa parte que es mucho más brillante, aunque aun nos pueda parecer extraño, que lo haga mejor que nuestra parte controladora y racional.

Me divertí con Terence compartiendo conocimiento y experiencias, en esto de lidiar con el inconsciente, esa dimensión del ser, bastante idiota, la verdad, que a la vez es magistral, por ejemplo, para dar el golpe perfecto en un tiro de golf.
Es notable como para mejorar el golpe en golf, haya que darle cancha y gobierno al inconsciente, al que no solo dejamos operar, sino que astutamente "manipulamos". Hasta Jodorowsky salió a la palestra.

Bueno, lo relevante para mi, es el haber podido ser agente eficaz en ayudar a alguien a juntos inventar un destino profesional, laboral, una oferta de servicios en su caso.
Un aporte que él valora y agradece, y del que me siento honrado.

Hay mucha gente que deambula por la vida, sin detenerse a reflexionar acerca de qué hacer, en una importante medida para generarse un digno ingreso. Pienso más que nada en personas adultas, mayores incluso.
Ha sido importante mover a las personas desde un cierto paradigma de abordamiento del tema, a otro, en que en vez de querer saber quien se es, o se puede ser, en conectar con lo que sabes hacer y te gusta, o te apasiona, y desde ahí buscar el diseñar "la oferta" que se quiere ser.

Cierro este posteo, feliz del encuentro con mi amigo Terence y más feliz aún, por haber sido agente de mejora en la oferta profesional en que se convirtió.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario