miércoles, junio 10, 2015

La liberación que hace falta

Me estoy topando una y otra vez con la idea de conectar con lo esencial, tanto por la experiencia Santiago despierta del grupo Esencial, como por este video de Albert Abad, que habla de vivir desde la esencia.

Pienso que estamos poseídos por una forma de ver el mundo, por un sistema de pensamiento, que por una parte nos dejó el paso por el sistema educacional, de obediencia a la autoridad, a hacer lo correcto, a seguir el deber ser.
Por otra los medios, que son tele dirigidos económicamente, al igual que la política, por el poder económico de la gran y mediana empresa, de manera de intervenir nuestras mentes, con altas dosis de publicidad, orientadas pura y simplemente a que compremos sus productos y servicios, a que necesitemos sus productos y servicios, a que seamos al final de cuentas puros, simples e intensos consumidores.

Y para rematar, medios, que nos llenan de estupideces, noticias insunzas, para idiotas, que nos han ido transformando en verdaderos hombres básicos; y mujeres por supuesto.

Necesitamos despertar, necesitamos liberarnos. Estamos atrapados, en la tontera, en la ignoracia, en el miedo a no hacerlo bien, como corresponde. Autoridad que viene, ya no se sabe de donde, porque hasta la glesia se ha alejado; pues son pocos los que la escuchan. Pero igual nuestras mentes estan intervenidas, poseidas por sistemas de pensamientos, formas de ver el mundo, que ya fueron instaladas ahí y son permanente y sutilmente mantenidas en su lugar.

Se me ocurre que la liberación puede arrancar desde tres actos o actividades esenciales; se me quedó pegada la palabra esencial.

La primera, es instalar la práctica de la meditación. Esta práctica silencia la mente, que es el lugar donde opera "el enemigo" y conecta con "el observador", el testigo, esa parte que somos que es capaz de observar la chicharra mental y decirle, ya, échate para un lado, que quiero conectar con lo esencial que soy. Tremenda práctica, que no es fácil de instalar, por la presión de la mente, pero de gran potencia.

Segundo, sácate de la ignorancia y ponte a estudiar, a aprender, de lo que quieras, de lo que venga contigo, de lo que a ti te guste, de lo que te apasione. Y otras cosas mas también. De manera que, en forma autodidacta, te formes a ti mismo, te eduques. Yo creo que no queda otra que tomar el proceso educativo en nuestras propias manos y arrancar, aprovechando las facilidades que están disponibles en la red, que son enormes y gratuitas.

Y tercero, hacerse parte de grupos de conversación. Si, grupos de personas que crean que de la conversación que emerja de ellos, están las perlas de sabiduría que nos hacen falta. Tenemos que aprender a escucharnos, tenemos que salir del paradigma de que hay una sola verdad y que yo la poseo, y abrazar paradigmas como el de que somos observadores particulares, válidos, que construimos nuestra realidad en el lenguaje.

Una vez se lo escuché a Gastón Soublette, decir, mediten y formen grupos de conversación. Es la única salida para el colapso que viene. Él es más drástico.

Si, pienso que hace falta un trance de liberación, de empoderamiento y de más lucidez, para inventar el mundo, distinto, que hace falta.

7 comentarios:

  1. Me hace mucho sentido lo que dices, pero yo le sumaría además que te conectes con la naturaleza, camina bajo los árboles de hojas amarillas, contempla la tierra y los pájaros, en lo personal, me hace muy bien. La conversación con otros te enriquece, a mí me encanta conversar con todo el mundo transversalmente y escuchar sus historias de vida, conocerlo en su profundidad y no en su forma y más.

    ResponderEliminar
  2. 100% de acuerdo Gabriel. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Que manera de sorprenderme la sincronía…esta semana estuve conversando sobre lo mismo con diferentes personas y no lo puedo dejar pasar y dejarte mi pensamiento Gabriel,
    En relación al primer punto: la práctica de la meditación…Hoy se acepta bien este concepto, pero el 2005-2006 éramos llamados “esotéricos” y enjuiciados.
    Hoy podemos apreciar esta práctica como una gran ayuda para quienes la practicamos. Aquieta la mente, “la loca de la casa”, como la definen algunos, y nos permite , en un comienzo, a disociarnos de nosotros, para quedarnos “en lo esencial” de cada uno, utilizando tu palabra.
    Segundo punto: salir de la ignorancia…. Hoy día tenemos buenas posibilidades de estudiar algo….y como bien dices, buscar , precisar “para qué eres o somos secos/as”e hincarle ahí el diente….para compensar lo que hoy te desgasta y sientes que tienes que hacer…esto mantiene el equilibrio del Ser con el Hacer,,,,, y ,
    tercero, formar grupos de conversación. Al asistir a Trieste, Italia, a la Convención de las 1000 voces el 2011, todos los que participaron, Masaru Emoto, recientemente fallecido, Amit Goswami, físico cuántico, Juan Ponce León, Cosmovisión Andina y nativos de USA y Australia, nos compartían la necesidad de armar círculos de conversación, con el vecindarios, en las oficinas, en los colegios, en las Universidades, etc… porque en la diversidad se crece, se aprende, se unen para apoyarse…Hoy, al escucharse, escucharnos, nos damos cuenta que la verdad única no existe, sino un conjunto de OPINIONES acerca de la verdad…
    Gracias Gabriel,

    Ali

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11:29 p.m.

    Hola Gabriel ...que bueno ver hombres cuestionándose y mirando su interior ...

    ResponderEliminar
  5. Gabriel, te leo y me identifico mucho, con la meditación, eso de silenciar y mirarse a sí mismo, que se complementa perfectamente con el grupo de conversación, compartir, echar afuera, recibir feedback. Sumo lo de la Rebeca y propongo un estrecho contacto con la naturaleza, lo mejor....salir a conversar en grupo en medio de la naturaleza. Propongo la Patagonia....
    Cariños,
    Paula

    ResponderEliminar
  6. Anónimo7:49 p.m.

    Estas en el "Hacer" y quieres ir al "Ser", cuando te da hambre es necesario volver al "Hacer". ¿Es posible escapar del hacer y estar permanentemente en la esencia? o lo que aquí se plantea es ir al "Ser" solo por un rato, hasta descansar y cargar pilas para hacernos nuevamente cargo de nuestra materia. Medito, estudio, converso y paseo por la naturaleza, llego a mi ser y entonces ¿cuando hago? o se trata de hacer otras cosas, es decir cambiar en las que estamos, esto es la política. Lo que estamos viendo en la teleserie de políticos corruptos, parte de ellos responsables del desastre que constituye nuestro "hacer" del cual queremos escapar para "Ser", .... mejor metámonos en el mundo y cambiemoslo desde adentro. No es fácil, obviamente no se dejará así no mas.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo5:59 p.m.

    Concuerdo con el comentario anterior, o estas en el sistema o estas fuera de el, pero ambas posibilidades parecen no ajustar. Podemos vivir en austeridad y consecuencia, pero al borde del sistema, como lo hace mucha gente pobre que parece que no por esta condición es menos feliz. El desprendimiento es basico porque ahi en el "tener"es donde nos atrapan, pero dificil desprenderse y ayudar con tus recursos a los demas hasta que duela, porque si dejo de tener dejo de ser ¿o no?

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias