jueves, abril 05, 2018

Vaticino el resurgimiento de los blogs

El mundo cambia a alta velocidad. El poder ya no se mueve de este a oeste ni de norte a sur, se mueve de abajo hacia arriba.
La voz de la gente bulle en las redes sociales en pequeñas dosis de 140 caracteres, manteniendo el tono de la melodía demasiado superficial; pero causando impacto, a veces fuertes.

Hace falta más profundidad en la reflexión de las voces que emergen a la superficie. Por eso pienso que podría ser el tiempo del resurgimiento de los blogs, donde el tamaño de una hoja carta, sería una dosis adecuada de contenido.

Aun siento la dificultad de muchos, que tienen cosas que decir, en sacar la voz.
Me ha costado interpretar este fenómeno.
Hay dos voces que resuenan en mi cabeza. Una de ellas, la de un gerente general de una importante empresa de la plaza, del grupo de Ricardo Claro, que me dijo: como se te ocurre que voy a abrir un blog personal y crear identidad para mi ! Yo me debo a mi empleador y es solo a él que iluminaré. Esto no fue tal cual así, pero esa más o menos fue la idea.
Y otro que me dijo, mientras tenga clientes, no puedo andar diciendo cosas que pudieran ofenderlos o producirles molestias. Lo primero son mis clientes; no quiero arriesgar el perderlos.

Me quedo con la sensación como que estuviéramos maniatados, inhibidos, de darle curso a nuestra propia voz en el espacio público. Es tanto el poder de los que tienen los recursos económicos, que logran silenciar la mayor parte de las voces.
Me discutirán muchos jóvenes que sienten que la voz la han sacado con creces a través de las redes sociales. Pero tengo mis dudas si esa es toda la voz posible.
Le gente que piensa más allá de los 140 caracteres, existe, es mucha, los escucho en las conversaciones de pocos, pero no están dispuestos a arriesgarse más allá. Y pienso que es el tiempo de que ello ocurra; hace falta, es mi sensación.

Necesitamos soltar amarras, liberarnos de aquello que nos amordaza. Necesitamos que el espacio se llene de infinidad, multitud de voces. Necesitamos subir el nivel de la conversación, porque el camino está difícil y necesitamos la capacidad creativa de muchos. Necesitamos constituirnos en el poder civil que somos, que le haga contrapeso a los poderes político y económico establecidos.

Te invito a pensarlo, hombre y mujer, y luego a actuar. Atrévete; pienso que hace falta.

Soy oferta comercial en acompañar este proceso de aparecer con tu propia voz en el espacio público de la red.

1 comentario:

  1. Buen paso para iniciar una discusión necesaria, Gabriel. Tal vez el segundo podría ser contemplar el asunto desde el otro lado, no del que habla sino del que escucha. Me parece que gran parte de lo que se transmite en el espacio público de la red cae en el vacío. Pocos responden argumentando; más son los que lo hacen descalificando al mensajero... pero la mayoría calla y olvida. Valdría la pena restaurar la disputatio, una fórmula escolástica que obliga a hacerse cargo de lo que otro dice antes de contestarle. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias