sábado, mayo 12, 2018

Voceros de lo correcto

Ayer hacíamos ejercicios de pedidos en un grupo o equipo de trabajo, en una empresa, donde yo facilitaba el aprendizaje en la comunicación.
Yo como observador y partícipe de la experiencia, aprendía, capturaba aspectos que me quedaba mirando.

“Tiene que ser así”, decía uno. “Hay que corregirlo” decía otro.

Ejercitábamos “el pedido”, en el sentido que eran pedidos de uno al otro, lo que movía o movería la ejecución de acciones, y su forma de llevar a cabo era relevante. Qué era esto de voces que hablaban como quien mandaba la ejecución de acciones, desde un imperativo, pues más tenían carácter de órdenes que de pedidos.

Hay una especie de supra instancia de “lo correcto”, una especie de instancia superior, hasta divino podría ser su carácter. Y ciertas personas se arrogan su vocería y con ello se visten de una extraña autoridad.

Yo te pido a ti … pareciera tener menos peso, que decir “hace falta” tal o cual cosa, y que sea esa declaración la que moverá al interlocutor a ejecutar algo. Es como si ambos fuéramos gobernados por esa instancia de “lo correcto”, de la cual uno de los dos está siendo vocero.

Yo te pido a ti .. de donde ? con qué autoridad ? Qué te has imaginado, que yo estoy a tu servicio.
Cuando en el Contrato de trabajo está estipulado que yo atenderé pedidos de tal o cual tipo, de acuerdo a mi rol o función.
Pero qué se cree este tipo de darme órdenes, porque muchos sienten los pedidos como órdenes, ya que en sus historias, siempre que un adulto o profesor les pedía algo, era una orden, entendían ellos.
Una pregunta de prueba era una orden de responder, por ejemplo.

“Necesito”, es otra forma de pedir bastante común. Es mi necesidad la coercitiva. Mis necesidades deben ser atendidas. Las necesidades de nuestros hijos deben ser atendidas, no ?

Muchos de los pedidos, tienen que ver con acciones sobre el mundo material. Cosas que comprar, traer, componer, transportar.
Volvo Ocean Race
Cómo los pedidos son atendidos, en las interacciones entre las personas, puede producir el suave flujo de la dinámica comunicacional, sin perturbaciones ni contratiempos. Pero, por supuesto, no siempre la cosa es así.
Mucha emoción se mueve en estas interacciones. Las promesas hechas, no cumplidas, generan emociones que se asocian con la poca valía que siento que me asignan, por ejemplo. Y el sufrimiento muchas veces abunda.
Otra muy frecuente en Chile, es hacer promesas que no se cumplen con prolijidad. Esto también produce muchos contratiempos y emociones diversas. Ataques personales, degradaciones, hasta insultos y despidos o cancelación de Contratos.

Podemos poner el foco en el mundo de las cosas que se mueven y las cifras que ellas conllevan.
Y podemos poner el foco egabs
n la forma en que fluye la dinámica comunicacional entre las personas y las emociones que ellas movilizan.
En mi historia lo habitual era mirar la operación, los hechos, las cosas, sus movimientos y sus efectos monetarios.
Hoy pongo más relevancia en el flujo conversacional y emocional entre las personas. Lo demás se da por añadidura.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias