viernes, junio 24, 2005

La vida desde la mirada de un sobreviviente

Hoy estuve en una presentación de Roberto Canessa, uno de los sobrevivientes del accidente en los Andes el año 1972. Se sentó al frente de 700 personas de diversos paises de Latinoamérica y contó su cuento. Esto ocurría en un hotel frente a la playa de Copacabana en Rio de Janeiro. Su actitud era tranquila, sin mayores aspavientos, como queriendo compartir una experiencia trascendente que le había pasado, ya hace sus años. Claramente era un sobreviviente, un privilegado de entre sus amigos y compañeros de equipo, que murieron ahí, en la soledad de la cordillera.Pili, Roberto Cabessa y Yo en Río

Esa disposición a creer y estar convencido que alguien vendría a sacarlos de ese infierno, y nada de eso pasó día tras día. Después de dos meses tuvieron que tomar acción y salir a buscarse ellos mismos la salida. Cuantas veces estamos esperando que alguien, algo venga y nos saque de tal o cual problema. No, nadie vino y tuvieron que atravesar barreras casi increibles para finalmente llegar donde un simple arriero, que en su sagrada sencillez, terminó siendo el brazo salvador.

Canessa me llegó potente y sencillo a la vez; me llegó integro. Pensé que a pesar que estaba ahí pagado y probablemente bien pagado, lo hacía desde un lado desde donde algo internamente lo impulsaba a compartir la maravilla de estar vivos, la maravilla de vivir la vida con todo, con alegría y generosidad, incluso con los mas humildes que muchas veces terminan siendo un eslabón mágico y fundamental.

Se abrió un espacio de preguntas, que fueron muchas; y dió espacio a sentir la conexión que se había producido entre Roberto Canessa y cada uno de los presentes.

2 comentarios:

  1. Gracias por compartir esta experiencia.

    Un maravillos ejemplo de la capacidad del ser humano es capaz de sobrevivir a una situación como esta, con heridas, pero sin permitir que afecte su futuro.

    ResponderEliminar
  2. Exelente comentario y gracias por copartirlo.Hoy mas que nunca creo que esa debiera ser nuestra actitud diaria , a la cual creo que nuestro tipo de educación nos perjudica.siempre tenemos al papa,la mama,el profesor ,el jefe ,etc ) creo que el empresario en quien cacho esto antes y lo pudo pone en practica tiene motor propio.

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias