martes, septiembre 12, 2006

Enamorarse, una emoción o un estado alterado ?

Había pasado frente a esta presentación pero me la salté porque andaba tras temas de tecnología, pero Leo Maldonado me la puso al frente, y ..

30 años estudiando los temas de cómo los humanos vivimos nuestra sexualidad, como y en que consiste el fenómeno del enamoramiento, de que se trata esto de buscar vínculos estrechos persistentes. Helen Fisher (la del video) tiene cosas que decir y a mi parecer son relevantes.

Dice por ejemplo, que (es antropóloga) estamos en un periodo de la evolución donde estamos mejor preparados que nunca para hacer relaciones de pareja ricas y que perduren.

Que con la entrada de la mujer en el trabajo y su desarrollo profesional, las relaciones de pareja serán .. colaborativas, entre pares, entre iguales.

Que como especie podemos tener una relación de pareja estable de un sólido vínculo perdurable, y paralelamente enamorarnos de otra mujer y, paralelamente sentirnos fuertemente atraidos sexualmente por una tercera.

Dice que el estado de enamorado no es una emoción, sino más bien un estado de alteración similar al producido por la cocaína.

Previene seriamente contra el consumo indiscriminado de antidepresivos, una práctica que observa en expansión, pues destruye la capacidad de enamorarnos, de sentir apetito sexual y en definitiva mata la capacidad de amar.

Mejor escúchala tu mism@.

10 comentarios:

  1. El amor... existirá otra cosa que haya sido más motivo de reflexión para el ser humano? Tema central de pintores, poetas, músicos, filósofos, etc, etc.
    Creo que en el amor convergen una serie de variables, tales como son la atracción sexual, capacidad de comunicarse, entre otros.
    Yo creo que un estado alterado es el "enamoramiento", que se cuando comienzas la relación y tu pareja es el centro del universo. Ese sentimiento decrece con el tiempo, y ahí es cuando nace el verdadero amor. Si a pesar que ya no sientes esa "droga", igual quieres que tu pareja siga siendo el centro de tu mundo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Genial! Gabriel…

    Me pregunto: ¿qué diferencias tendría este estudio si lo hubiera realizado un varón?

    Por ejemplo, ¿habríamos señalado como importante alcanzar el orgasmo para mantener la pareja unida, porque yo—como varón—todavía no conozco lo que es no alcanzarlo? En otras palabras, Helen nos dice que hay que procurar el orgasmo de las féminas para conservarlas… Justo; pero, hay que reconocer que la recomendación viene muy de cerca…

    …Y no hablo más, porque me busco un lío.

    Muy bueno…

    ResponderEliminar
  3. HOla, Creo que este es un gran tema. Esta Helen Fisher se las trae…
    Gabriel, te agradezco esta oportunidad de compartir. Lo hago desde mi mirada.
    Leo y se me abren tantas ventanas, incluso la puerta principal… hoy comprendo, asisto, acojo. También pido comprensión, asistencia y acogida y digo: ”quien esté libre, que lance la primera piedra”…
    Te leo y recuerdo, miro atentamente y escucho, respiro profundamente, siento y huelo todo lo que este tema evoca,….. quizás es porque pre-siento la primavera y veo la manifestación del amor en su perfección y plenitud.
    No concibo el amor haciendo daño, somos nosotros que aún no hemos aprendido a canalizarlo de forma ecológica, de una forma que “haga bien” y asertivo para el mundo y para mi….Solo digo que todo está bien, perfecto en su momento. Cada uno obtiene el aprendizaje necesario en cada situación. No existe error, sólo feed-back

    En una consulta -me comentó alguien- que a veces la vida nos pone ante la “encrucijada” de recibir a “un otro u otra” como un ser que nos viene a “asistir” en algún momento particular de pareja. Ser que nos aporta y complementa, incluso nos eleva como seres humanos. Una opinión que me permite “ampliar mi mapa”…

    Como seres humanos imperfectos que somos, sufrimos porque vivimos desde el apego.
    Felicidades, gran tema!

    ResponderEliminar
  4. lástima para mi que no entiendo ni una gota de inglés, con lo que escribiste y los comentarios me vienen unas ganas de saber...cómo será eso de estar enamorada

    saludos,
    Iris

    ResponderEliminar
  5. Icreìbele el paso de vivir el amor, a comenzar a enteder el amor.
    Aunque se resienta la poètica, la comprensiòn es un alivio! Saber que cuando estamos enamorados estamos atravezando un perìodo de una actividad cerebral alterada, y que esa alteraciòn es compartida por todos los enamorados desde el inicio de los tiempos, me parece algo asì como la "comuniòn de los Santos". El amor, en su lado romàntico, parece una quimera. Focalizados en una sola persona, ignorando sus defectos, dispuestos a vivir y morir por ese amor, completamente inmersos en ese sentimiento (en-amor-ados).
    Desconcierta (en buena) escuchar la naturalidad con que esta antropòloga distingue tres tipos de amores (sexual, romàntico y apego) sin intentar ligarlos a una sòlo persona. En teorìa, se podrìa amar simultàneamente a tres personas distintas con un tipo distinto de amor. El problema moral en el cual crecimos, ya no existirìa. LO complejo serìa màs bien "administrar" los tres amores. Yo no tendrìa tiempo, pero para què ponernos tan pragmàticos.
    La disminuciòn de la lìbido de las mujeres con el marido, cuando tienen un amante, es, por cierto, un mecanizmo encriptado en los genes, de forma tal de poder (en la medida de lo posible) identificar al padre de la guagua.
    Por supuesto!
    La parada actual de las mujeres frente a la vida da para otro comentario.
    Que maravillosa la investigaciòn de Fischer. El amor es, por lejos, el màs apasionante, el màs misterioso y el màs gravitante de los motores humanos.

    ResponderEliminar
  6. Para todos los que, de algun u otro modo, les ha tocado este tema del Enamorarse...
    DE FACUNDO CABRAL

    “Como los budistas, sé que la palabra no es el hecho.

    Si digo manzana no es la maravilla innombrable que enamora el verano, si digo árbol apenas me acerco a lo que saben las aves, el caballo siempre fue y será lo que es sin saber que así lo nombro.

    Sé que la palabra no es el hecho, pero sí sé que un día mi padre bajó de la montaña y dijo unas palabras al oído de mi madre, y la incendió de tal manera que hasta aquí he llegado yo, continuando el poema que mi padre comenzó con algunas palabras.

    Nacemos para encontrarnos (la vida es el arte del encuentro), encontrarnos para confirmar que la humanidad es una sola familia y que habitamos un país llamado Tierra. Somos hijos del amor, por lo tanto nacemos para la felicidad (fuera de la felicidad son todos pretextos), y debemos ser felices también por nuestros hijos, porque no hay nada mejor que recordar padres felices.

    Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la Tierra es tan corto, que sufrir es una pérdida de tiempo. Además, el universo siempre está dispuesto a complacernos, por eso estamos rodeados de buenas noticias. Cada mañana es una buena noticia. Cada niño que nace es una buena noticia, cada cantor es una buena noticia, porque cada cantor es un soldado menos, por eso hay que cuidarse del que no canta, porque algo esconde. Eso lo aprendí de mi madre que fue la primera buena noticia que conocí. Se llamaba Sara y nunca pudo ser inteligente porque cada vez que estaba por aprender algo, llegaba la felicidad y la distraía, nunca usó agenda porque sólo hacía lo que amaba, y eso se lo recordaba el corazón. Se dedicó a vivir y no le quedaba tiempo para hacer otra cosa. De mi madre también aprendí que nunca es tarde, que siempre se puede empezar de nuevo, ahora mismo, le puedes decir basta a la mujer (ó al hombre) que ya no amas, al trabajo que odias, a las cosas que te encadenan, a la tarjeta de crédito, a los noticieros que te envenenan desde la mañana, a los que quieren dirigir tu vida, ahora mismo le puedes decir basta al miedo que heredaste, porque la vida es aquí y ahora mismo.

    Me he transformado en un hombre libre (como debe ser), es decir que mi vida se ha transformado en una fiesta que vivo, en todo el mundo, desde la austeridad del frío patagónico a la lujuria del Caribe, desde la lúcida locura de Manhattan al misterio que enriquece a la India, donde la Madre Teresa sabe que debemos dar hasta que duela.

    Caminando comprobé que nos vamos encontrando con el otro, lenta, misteriosa, sensualmente, porque lo que teje esta red revolucionaria es la poesía. Ella nos lleva de la mano y debajo de la luna, hasta los últimos rincones del mundo, donde nos espera el compinche, uno más, el que continúa la línea que será un círculo que abarcará el planeta. Esta es la revolución fundamental, el revolucionarse constantemente para armonizar con la vida, que es cambio permanente, por eso nos vamos encontrando fatalmente para iluminar cada rincón. Que nada te distraiga de ti mismo, debes estar atento porque todavía no gozaste la más grande alegría ni sufriste el más grande dolor. Vacía la copa cada noche para que Dios te la llene de agua nueva en el nuevo día. Vive de instante en instante porque eso es la vida.

    Me costó 57 años llegar hasta aquí, ¿cómo no gozar y respetar este momento? Se gana y se pierde, se sube y se baja, se nace y se muere. Y si la historia es tan simple, ¿porqué te preocupas tanto?. No te sientas aparte y olvidado, todos somos la sal de la Tierra. En la tranquilidad hay salud, como plenitud dentro de uno. Perdónate, acéptate, reconócete y ámate, recuerda que tienes que vivir contigo mismo por la eternidad, borra el pasado para no repetirlo, para no abandonar como tu padre, para no desanimarte como tu madre, para no tratarte como te trataron ellos, pero no los culpes porque nadie puede enseñar lo que no sabe, perdónalos y te liberarás de esas cadenas.

    Si estás atento al presente, el pasado no te distraerá, entonces serás siempre nuevo. Tienes el poder para ser libre en este mismo momento, el poder está siempre en el presente porque toda la vida está en cada instante, pero no digas no puedo ni en broma porque el inconsciente no tiene sentido de humor, lo tomará en serio y te lo recordará cada vez que lo intentes. Si quieres recuperar la salud abandona la crítica, el resentimiento y la culpa, responsables de nuestras enfermedades. Perdona a todos y perdónate, no hay liberación más grande que el perdón, no hay nada como vivir sin enemigos. Nada peor para la cabeza y por lo tanto para el cuerpo, que el miedo, la culpa, el resentimiento y la crítica que te hace juez (agotadora y vana tarea) y cómplice de lo que te disgusta. Culpar a los demás es no aceptar la responsabilidad de nuestra vida, es distraerse de ella. El bien y el mal viven dentro de tí, alimenta más al bien para que sea el vencedor cada vez que tengan que enfrentarse.

    Lo que llamamos problemas son lecciones, por eso nada de lo que nos sucede es en vano. No te quejes, recuerda que naciste desnudo, entonces ese pantalón y esa camisa que llevas ya son ganancia. Cuida el presente porque en él vivirás el resto de tu vida. Libérate de la ansiedad, piensa que lo que debe ser será, y sucederá naturalmente."

    ResponderEliminar
  7. Gracias a Alicia Montero por compartirnos este texto de Facundo Cabral. Sería distinta la vida (al menos la mia) si lo leyéramos, como una oración, cada mañana antes de levantarnos.

    ResponderEliminar
  8. ¿y si no fuera un estado alterado? ¿si lo alterado fuera el resto?

    vida precipitada, en que nos tiene que explicar lo que es amar

    saludos

    ResponderEliminar
  9. Amor y relación de pareja, dos aspectos que se mezclan y confunden o entremezclan, mi aproximación es que una relación de pareja, para que sea pareja, en sentido de ser perdurable, estable, armónica, requiere de que exista atracción sexual, esa atracción inexplicable, se requiera además que exista capacidad de ser amigos intimos, es decir de que ambos sepan del otro todo y a pesar de eso quieran seguir aceptandose y soportandose, y los tercero es que exista compatibilidad intelectual, no el sentido de tener estudios formales si no en el sentido cultural, es decir de aquel que dice con los gustos, las apreciones, la atracción con el quehacer humano. El enamoramiento es el desquilibrio de estos tres aspectos, creo yo intuitivamente, y digo desquilibrio en un sentido negativo, el enamoramiento hace persisttir en relaciones de pareja que no se autosustentan armonicamente, me recuerda este poema de Enrique Lihn.

    El matrimonio y el aburrimiento
    hacen una pareja metafísica
    El matrimonio es casi metafísico
    como un huevo de mármol a la copa
    para una estatua sobrealimentada
    desemboca por lógica en la angustia

    El mismo el mismo el mismo el mismo coito.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo8:05 a.m.

    mmmmm aunque comente tarde: Eso del APETITO sexual me llamo la tencion y en cierto modo lo dice, bueno, casi todo. Los Primates Bonobo me hacen ver esto del enamorarse y del sexo de otro modo.
    Ver youtube , bastante info. sobre bonobo comportamiento--para poner el tema de otra perspectiva pero ahun con validez.

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias