martes, noviembre 28, 2006

Alejandro Jodorowsky en el Caupolicán

Estadio lleno .. casi; mucha gente. Estoy sentado en la penúltima fila de arriba junto a mi hija Andrea. Bostezo pasadas las 8 después de un día agitado. Durante dos horas estaré muy despierto y atento todo el tiempo.

Aparece Jodorowsky como un simple mortal que camina frente a una mesa donde tiene una botella de agua mineral y un vaso. Una silla que usa de a ratos, una silla alta.
Muy relajado dice que no ha preparado nada y que improvisará. Mas adelante dice que todo es posible en la vida, sino esta reunión no habría pasado.

Nuestro ser es como un iceberg donde la parte visible es nuestra conciencia y creemos equivocadamente que eso somos. Él se ha especializado en el lenguaje al inconsciente en una cosa que llama psicomagia. Se pasea por muchas historias, algunas increíbles.

A una persona le ha salido una verruga en la planta del pie izquierdo; los médicos le recetan ácido por 6 meses o algo así; el tratamiento es pesado. Jodorowsky en cambio le pregunta por la relación con la madre y concluye que la madre no lo vio. Le pide que tome una foto de su madre, le saque varias fotocopias, tome una y la recorte de manera de ponerla dentro del zapato mirando la verruga. A medida que gaste la fotos las cambiará por otra y así sucesivamente. A las tres semanas ha sanado. Algo en la siquis profunda experimenta a la madre viéndolo y sana.

Otro tipo lo consulta por impotencia; le cuenta que al abordar a una mujer sexualmente siente un impulso fuerte por darle de latigazos y al reprimir eso resulta que no tiene una erección. Jodorowsky le receta abordar a la mujer con un lápiz labial rojo, el látigo y un cojín. Debe golpear al cojín, inmediatamente trazar una raya con el lápiz labial rojo en el cuerpo de la mujer desnuda y así sucesivamente. La persona lo hace y obtiene la erección. El inconsciente ha sido engañado.

Jodorowsky invita a personas del público a presentarle, micrófono en mano, desde su asiento en la platea, sus problemas. Escucha, pregunta y hace su diagnóstica y receta el tratamiento. La gente se disputa ser el elegido; no hay temores aparentes.

Una mujer sufre de angustia permanente; llora casi al hablar; no soporta mas esta vida. Jodorowsky, calmado como en todo momento, le pregunta por su etapa intrauterina y descubre sufrimiento. Le recomienda reproducir su etapa intrauterina y recrear su nacimiento. Debe acordar con su madre que ella se ubique, desnudas ambas, en la zona del abdomen, que reciba mucho amor y energía positiva y luego que reviva un parto de entre unas sabanas que la cubrirán en el proceso. Toda una puesta en escena ideal de nuevo parto. Dice que tiene muchos casos exitosos con estas experiencias.

Vinimos a este mundo a ser nosotros mismos y no lo que nuestros padres quisieron dibujar para nosotros. Tratamientos para personas con nombres de parientes cercanos muertos poco antes de su arribo. Dejen de ponerle a sus hijos los mismos nombres de sus padres. Y en un momento Jodorowsky llama criminales a los médicos que recetan cesarias innecesarias, por riesgos de vida a los sumo; incluso dice que los metería en prisión por 5 años.

Bueno, un personaje fuera de lo corriente, con una línea ideológica muy atractiva por lo libre, lo mágico y su eficacia sanadora por vías alternativas. La vida tiene sentidos profundos que a veces descuidamos, sino la mayor parte de la veces.

Una noche notable. En un momento figurábamos todos tomados con nuestros vecinos con los dedos meñiques, repitiendo a coro, las mujeres las letras AM y los hombres OR, con un efecto inexplicable.

PD: este video lo encontré en Youtube y da una buena idea de quien es Jodorowsky

4 comentarios:

  1. Que buen post, lamentable que supe de todo esto despues del evento, me hubiera ustado haber ido. Gabriel, podrias avisarnos con un post estos eventos...

    saludos.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:16 a.m.

    Gabriel,

    Excelente resumen. Fue muy bueno asistir...me vine lleno de entusiasmo, ideas, desafíos. Como escribí en mi blog, con ganas de ser mejor persona...a ver si te das una vuelta por allá.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:24 p.m.

    Gabriel, Ahora ya estoy más desocupada y me puedo sentar en el computador.
    Después de escuchar a Jodorowsky reflexionaba que nos ha tomado siglos descubrir la simpleza. Aveces solucionar nuestros conflictos es relativamente simple.
    Por años he guardo en mi agenda un verso: "la vida es simple y transparente, somos nosotros los que la complicamos con nuestra sofisticación".
    Aún me acuerdo de varios de sus chistes llenos de verdades y de sus actos de psicomagia para "engañar al subconciente"
    Genial Jodorowsky, aveces me parecía como "un niño genial"

    ResponderEliminar
  4. Ahí mismo estuve.

    Contó buenos chistes, además... Como el de María Magdalena y Jesús que le curó la herida.

    Abrazo,

    AAB

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias