domingo, abril 22, 2007

De la maestría al virtuosismo en un oficio

Estas dos mujeres me dejaron boquiabierto este fin de semana con sus presentaciones; quise compartirlas.

Sirena Huang, a sus 11 años toca el violín de maravillas y se maneja en escena ..


Lucinda Ruh, la patinadora sobre hielo que lo hace como los dioses.

1 comentario:

  1. Cada una en lo suyo, una maravilla. Lo que reflejan ambas es que no sólo basta el talento sino que también la voluntad para desplegar ese talento y hacerlo bien. Me imagino las horas de ensayo de cada presentación.
    erika

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias