viernes, septiembre 17, 2010

Re-inventando la Educación en el Tavelli

Ayer me reuní en el Tavelli con mi amigo Pedro Flores a comentar nuestra experiencia en el evento SIE de la educación en la estación Mapocho, donde hablé a partir de esta presentación.

Debo reconocer que el entusiasmo fue en aumento. Él lanzó ese día su libro El Docente Coach, que es una propuesta de que el profesor tiene que migrar hacia ser un coach, un facilitador, en entrenador, todo lo que la palabra coach contiene hoy en día, principalmente por los cambios que se han producido en la actividad de educar.


Hoy en día el conocimiento dejó de estar en el profesor; está en la red; es abundante y en formas increíblemente didácticas muchas veces.
En estos días leo un libro de grandes hombres de la ciencia, siendo uno de ellos Henry Cavendish, un inglés muy rico y tímido que murió el año 1810 (el día en que nuestro país logra la independiente), que fue capaz de calcular la masa de la tierra por primera vez en la historia, usando un experimento que pude ver en Internet aquí. Este video es un excelente apoyo para entender lo que se me dice en el libro. La verdad leo y salto a la web a indagar más a cada rato.

Otra cosa que pasó en la feria de educación en el contexto del lanzamiento de libro de Pedro, fue que fue a animar el Coco Legrand. ¿Porqué? Porque sus padres eran profesores y él tiene por esta actividad un gran cariño.

Mirábamos con Pedro este escenario desde nuestro café en el Tavelli y se nos ocurrió que la educación del futuro, será impartida por profesores coaches, con amplio uso de Internet y con implementaciones de juegos soportados también por la tecnología, de manera que el aprender sea entretenido y fuente de alegría.

El profesor es un facilitador, un inspirador, un levantador de los frustrados en el juego del aprender, pues aprender será en buena medida un juego de roles en equipos que ascienden ganando puntos y reputación, en la dirección de conquistar el conocimiento del saber para misiones aplicadas en el mundo real e imaginario.

Para allá va la cosa. Su libro del Docente Coach apoya este argumento; mi presentación acerca de la tecnología en la educación también y el humor del Coco Legrand, nos conecta con las emociones que hacen falta para que esto de verdad florezca, en el entendimiento que la principal riqueza que tenemos en Chile son ni mas ni menos que los mismos chilenos.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario