miércoles, febrero 16, 2011

Exposición de cuadros de Caco Salazar en Cachagua

paisaje Zapallarino
Este fin de semana estuvimos con Andrea, mi mujer, en la inauguración de la exposición de cuadros de nuestro amigo y ex compañero de colegio, Caco Salazar, en el Club Ecuestre de Cachagua.

Caco Salazar
Se juntó un buen lote de gente, con algunos próceres como era de esperar, en un balneario de este tipo, críticos de arte y buenos amigos comunes de Caco, como Fran Vogel y Jorge Bascuñan.

Presente estaba toda la familia de Caco, su mujer Loreto, sus tres hijos, entre ellos Raquel. que había conocido esa mañana en casa de Caco, la que había viajado desde EEUU donde estudia, coincidiendo con esta exposición de su padre.

Los precios de los cuadros iban desde $ 480.000 a $ 2.400.000 el más caro, el que se usó en el folleto que Caco se encargó de repartir entre amigos, conocidos y el territorio vecino al evento.

Los cuadros de Caco producen en mi un efecto de calma, de relajo, de quietud contemplativa, incluso reflexiva.
Son paisajes, naturaleza, mar, embarcaderos, casas. El manejo del color me llega grato a la vista; está bien seleccionado, bien puesto, incluso con unos arrebatos de tonos más llamativos que vienen a hacer lo suyo con precisión de especialista. Manchas, golpes de color, que a cierta distancia producen el efecto deseado.

Pero para mi lo más importante de este artista, no son sus cuadros ... es la persona del artista. Un tipo notable, profundo, buscador, generoso, con una historia que algún día debiera contar. Con un eje espiritual, verdadero, que he visto pocas veces; hay que tener presente que Caco fue cura evangélico en alguna época pasada. El tema espiritual no es un tema ajeno a las preocupaciones de Caco, incluso en el presente; tenemos un espacio de conversación ahí que se las trae.

Por eso creo que solo ver los cuadros de Caco, uno se queda corto. Hay que conocer al artista, Pero Caco no es de las personas que se quiera marketear, ni menos florear. Es de una notable acogida, y un profesor de pintura de esos a los que llamaría verdaderos maestros, pero maestros de vida.

Caco hay uno solo, y de eso darán que hablar sus hijos que más parecen norteamericanos pues los he pillado hablando en inglés entre ellos ( y son más chilenos que los porotos) y están algunos de ellos estudiando temas de comunicación y de la multimedial. Ya veremos, como nos muestran al artista que es Caco, y al hombre que es Caco.

Caco con Ignacio Walker
Loreto, Caco, Andrea y yo

Otros links de Caco:
Exposición Entre sombras
Caco en Subecerros

2 comentarios:

  1. !Qué bueno que estuviste en esa exposición, sus cuadros vistos desde este blog me gustan, tienen algo de misterio por el efecto de la pincelada...los temas y colores son preciosos, él también lo es.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1:05 a.m.

    Bueno que puedo decir, tube el honor de ser alumna del Caco, es una persona exepcional, única, la verdad que mucho de mi enriquecimiento en mi imaginacion es gracias a el, hizo un click en mi mente que desde que tube las clases con el no deje nunca mas de dibujar.. hasta hoy que ya no soy su alumna, me recuerdo de sus palabras cada vez que veo algo y siento la necesidad de tomar mis lápices. Sin duda estoy de acuerdo con lo escrito y me gusto mucho la publicacion del blog.

    M. Jesus Toro.

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias