lunes, febrero 21, 2011

La iglesia va destapando a sus Karadima

Me cuesta dejar pasar el tema Karadima, pues me toca en lo más profundo.
Un cura, prócer de una vasta comunidad, representante de la iglesia, casa de lo valores más altos, lugar de cobijo de muchas almas, lugar de verdades.
un lobo disfrazado de cordero
Y resulta que el tal Karadima resultó ser un depravado, un abusador desde la autoridad de una institución hasta hace poco sagrada, un criminal en definitiva. Un depredador vestido de cura.

Yo lo conocí cuando tenía asumo unos 9 a 10 años, y mi madre nos llevó a la iglesia colorada de El Bosque, para que formáramos parte ahí de un grupo scout y no en nuestro colegio el Grange, donde las cosas podrían ser menos santas. Ahí conocí al cura Karadima, y también conocí al jefe scout puesto por él me imagino, que tuvo en esos años conductas poco santas también, con algunos niños de esa tropa; lo se porque él mismo estuvo recorriendo años después a esos ya no tan jóvenes, pidiéndoles perdón.

Hice la primera comunión y confirmación con Karadima. Recuerdo que alguna vez incluso fue a nuestra casa, a no recuerdo que evento de familia, al cual él daba su bendición. No recuerdo que se hubiera ganado muchos de nuestros afectos, pero por ahí pasó.

Karadima estuvo en nuestra vida. Recuerdo que en esos scouts nos obligaban a rezar el rosario, antes de nuestras reuniones propias de los scouts, cosa que era para mi una reverenda lata.

Leo en la prensa de estos días que alguien denunció tempranamente los actos de Karadima al alto mando de la iglesia, donde nombran a Fresno, del que no tenía malos recuerdos como personaje importante de la iglesia, el cual rompe y bota la carta de denuncia, destruyendo con ese acto el juicio de santidad que pudiera haberle tenido.

Hoy miro enojado a esta iglesia, como una mafia corrupta; se movilizan en mi sentimientos y reflexiones fuertes en su contra. Y durante los años de mi vida, he sabido de primera boca varios otros actos bastante poco santos de otros curas.

Siento lo que ha pasado con esta iglesia, como la caída de otro muro de instituciones que ya no daban más.

Una institución que metida en los colegios se metió en nuestros tuétanos valóricos y nos configuró y dio la estructura desde donde muchos sostienen su equilibrio y que sospecho deben estar sufriendo lo indecible.
caída de muro

Como recuperamos el poder que esos personajes corruptos muchos, nos instalaron dentro. Como recuperamos el poder de nuestra integridad sin derrumbarnos.

Vivimos una época de cambios y confusión sin igual. Pero debo decir, tengo la mayor de las esperanzas, pues los valores son intrínsecos a nuestra naturaleza, a la cultura que hemos construido, y el mundo que emerge trae los gérmenes de lo nuevo que hace falta. Hay que estar atentos, hay que estar abiertos, flexibles a los cambios y en buena onda.

Y a los Karadima, detectémolos a tiempo por favor, y a sus mafias protectoras también..

10 comentarios:

  1. Maestro:

    Ahora me duelen y enrabia la complicidad de aquell@s que sabiendo no hicieron nada... ¿qué puede haber más sagrado para quienes creemos que el respeto por las personas y por la verdad? ¿qué puede hacer que aún no salgan de su silencio? ¿en qué podemos ayudarles quienes no supimos para que hablen? ¿qué aprendemos como sociedad y qué les transmitimos con el ejemplo a nuestros hijos? Un abrazo para tí y ya nos veremos subiendo algún cerro... el Santa Lucía "más que sea" Miguel

    ResponderEliminar
  2. Gabriel,

    Primero, mi solidaridad por tu rabia y tu dolor.

    Segundo, independientemente de su razón de ser, pienso que toda organización debe tener mecanismos transparentes de control por parte de sus bases. Y en el caso de las organizaciones dedicadas a la religión, las bases son los creyentes. Como bien lo dices, el mundo está en cambios profundos y la Iglesia Católica deberá ponerse al día y darle mayor poder a sus creyentes. Este bochornoso caso tiene todos los condimentos de la concentración del poder, de la opacidad y la poca transparencia, en definitiva de un mundo que inexorablemente irá quedando en la historia.

    Yo creo que eso es progreso humano.

    Un abrazo,
    Guillermo

    ResponderEliminar
  3. Parto por decir que no soy católico, pero esta condena del Vaticano es la más potente señal que he visto en años. Lo relevante de esto, es que este hecho es el juicio que realmente vale, ya que no sólo es un reconocimiento de la situación, sino que además, es la señal de que hay voces que fueron escuchadas. En relación a lo que hoy está en los tribunales en Chile, las decisiones a ese nivel, pierden valor en la conciencia colectiva, sobre todo después de la tremenda contradicción con la sentencia católica. Ya habían quedado al descubierto las redes de protección de este cura, las que quizás tenían todo listo para dejar al sacerdote incólume. En resumen, salga lo que salga de las últimas gestiones judiciales, el juicio real, el ético, ya fue dictado. ¡Enhorabuena!.

    ResponderEliminar
  4. Cuando una sociedad confunde personas humanas con santos, autoridad con poder y prestigio con dinero, nada bueno se espera.
    Es sedante creer que hay modelos perfectos, tan sedante como ilusorio.
    Es Karadima la peste o tan solo un síntoma?
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Cuando dices ... "Hoy miro enojado a esta iglesia, como una mafia corrupta" ... te invito a mirar que hoy esa iglesia es capaz de tomar una posición mucho más firme que ayer ante los mismos echos. ¿Porqué Fresno o Juan Pablo II callaron? Yo veo esperanza en este cambio, veo un poco menos de mafia y de corrupción ... y cambio hacia algo mejor. Y, a no olvidar, aunque predican de lo divino sólo son humanos.

    ResponderEliminar
  6. Gabriel,

    Solamente te recuerdo que el sentimiento de vergüenza es uno de los más poderosos y devastadores.

    Este es un caso que conlleva vergüenza extrema en algunos miembros de la jerarquía en un grupo que se suponía inmaculado, libre de toda mancha.

    Y, que por ende contaba con la confianza absoluta para tratar los asuntos mas delicados de una comunidad.

    Usualmente, escondemos lo que nos provoca angustia. Incluso, escondemos que lo escondimos.

    Había que ser muy valiente, digo yo, para abrirse al mundo con la verdad.

    No ocurrió.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo7:32 p.m.

    Gabriel, me sumo a lo anteriormente dicho en este bloque. Creo que en la iglesia está representada lo que es la sociedad, poder político, poder económico, diferentes miradas frente a la vida. Hay una parte de esta institucion que cobija curas comprometidos con la verdad, la justicia, la vida misma en realidad. Otra parte estan mas comprometidos con la estructura de poder, y funcionan en forma muy similar a la epoca de la inquisición, Karadima era de estos. Tiene además un circulo importante de personas, empresarios e importantes personas de derecha de este Pais que están dispuestos a defenderlo a ultranza porque les sirve a sus intereses, olvidándose de que sus fechorías destruyeron a muchos niños lo que no tiene perdon, pero me doy cuenta que esas personas que se dicen tan respetables como el tal Eliodoro Matte, son igual que el.
    En todo caso a mi nada me extraña, tambien estuve en mi infancia en retiros con este delincuente, y ya en mi infancia me extrañaba el lenguaje que usaba, mucho hablar del PECADO; INFIERNO; CASTIGO; PENITENCIA;SACRIFICIO, lenguaje mas propio de un sicopata que de un ser humano equilibrado y ya en esa epoca yo pensaba que los niños no teniamos nada que ver con ese lenguaje.
    Bueno esto al parecer es politicamente impactante por la posicion de Karadima, pero para mi es un delito muy grave que la iglesia como institucion oculto lo que la hace complice, como está ocurriendo en diferentes partes del mundo. Está claro ( y menos mal)que son otros tiempos y por eso castigaron a Karadima, pero como hermana de un cura te podria decir a pesar de que soy agnostica que confio en una parte de los curas que tiene esta deteriorada institucion, son los curas que mas se parecen a Cristo segun yo veo,son los curas comprometidos con la vida y no con el poder y la superestructura, esos curas son para mi la verdadera iglesia.

    Bueno eso no mas

    Vero

    ResponderEliminar
  8. Anónimo5:46 p.m.

    Gabriel.Cristo fundó la iglesia y dura hasta hoy día,gracias a Dios.Crisis y malhechores han habido siempre.Lo de Karadima es muy grave,y gracias a Dios el Vaticano reaccionó a tiempo.
    Pienso haber conocido grandes sacerdotes y doy fé por ellos.Y como cristiana pienso que somos parte de esa iglesia y debemos preguntarnos qué estoy yo haciendo con mi fé en Cristo.Todos los miembros somos importantes y tenemos nuestra propia responsabilidad,
    Karadima es un ser enfermo que se sintio Dios e hizo mucho mal.
    De las crisis puede salir algo grande,ayudemos a renovar nuestra Iglesia y pidamos ayuda a Dios.

    ResponderEliminar
  9. La que escribe el comentario anterior es mi querida suegra.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo11:06 a.m.

    Se nota que soy hija de la suegra, me identifico plenamente con su comentario.
    Comparto y empatizo con muchos de ustedes, entiendo la pena, la rabia y la frustración, sin embargo creo que esto es lo mejor que pudo pasar, esto nos demuestra que la iglesia esta constituida por hombres, seres imperfectos, mortales de carne y hueso, con miserias y demonios en el alma. Karadima hay muchos en el mundo. La Virgen Santísima anunció que esto pasaría, y que tocaría fondo, habló de la decadencia de la Iglesia para nacer nuevamente, pero diferente, mas transparente, más humana……más real.
    El perdón es lo único que sana el alma, el perdón te despeja la mirada y ves las cosas en forma mas serena, el perdón no justifica, no avala, pero si te permite ser mas objetivo por inaceptable que sean los hechos, te da objetividad para entender que existen personas enfermas, que el demonio esta con nosotros, que es lo que hay, y teniendo todas las cartas sobre la mesa, sabiendo como es el mundo y la vida aquí en la tierra, es que tenemos que orar para que nuestra fe no decaiga, bien se dice que pocos serán los que lleguen a Dios, muchos quedarán en el camino, estas son pruebas fuertes que Dios nos ha mandado. De nosotros depende como tomar estos hechos, de nosotros depende solo terminar heridos o salir fortalecidos. Pidamos a Dios por los que han sufrido, pidamos a Dios que nos permita perdonar y por sobre todo, pidamos a Dios que ilumine y contenga a todos esos maravillosos sacerdotes que están sufriendo y ha todas esas personas que fueron dañadas por todo esto. Dios es el principio y fin de todo, los hombres no necesariamente lo representan, pero El lo sabe y aún así nos quiere y acepta. La oración perseverante es lejos el mejor bálsamo para el alma.
    Rebe

    ResponderEliminar