sábado, julio 02, 2011

Juicios y afirmaciones

El otro día me vi frente a un grupo, hablando, enseñando, estas distinciones que son los juicios y las afirmaciones. Era un grupos de unas 10 personas, que no habían escuchado hablar de ellas en la forma que yo lo hacía.

Somos seres linguisticos, que vivimos en el lenguaje.

el lenguaje es como una nube ...
Uno se imagina un cuerpo caminando, que va inmerso en una especie de nube virtual, que son sus pensamientos, en lo que va, sus rollos mentales, decimos.

Bueno, dentro de ese espacio del lenguaje, hay ciertos "actos", ciertos tipos de conversaciones, de cosas que decimos, que podemos llamar los "juicios" y las "afirmaciones".

Las afirmaciones son decires, que describen el mundo; dicen cosas que están allá en el mundo real. Por ejemplo, un ascensor del edificio Jardines de Vespucio, está atascado, no funciona. Y hay unas personas adentro, que no pueden salir.

Esta es una afirmación; una cosa dicha que solo puede ser verdadera o falsa.

Los juicios son cosas que decimos, son actos en el lenguaje, que salen de la boca de quien las dice y viajan a la cosa juzgada y le ponen a la persona, objeto o realidad, una etiqueta.
Ejemplo, tal persona es atrasada.

los juicios son como etiquetas
Los juicios pueden ser fundados o infundados.
Como se fundan? Yendo al pasado y buscando hechos concretos, donde por ejemplo en este caso, la persona llegó atrasada. Con tres basta normalmente.

Para que sirven los juicios? Para cuidarnos en el futuro. Yo tomaré compromisos o no con esa persona, en función de los juicios que tenga de ella.

Otra cosa muy importante: los juicios están dentro una categoría más amplia de actos del lenguaje, que son las declaraciones. Y la potencia de estos actos del lenguaje, es que crean mundos.
Crean el mundo en que vivimos. Ejemplo: los declaro marido y mujer.

La declaración del NO o del SI. Ejemplo: vengo a pedirte trabajo. NO; o SI. Esta última declaración le cambiará el mundo a ambas personas, especialmente a la que consiguió la pega, el trabajo.

Los juicios que andamos desperdigando, muchas veces infundados, y otras sesgados, crean en buena medida, sino completamente, el mundo, la realidad en que vivimos.

El coaching trabaja fuertemente sobre los juicios que las personas andan trayendo, pues el solo acto de desafiarlos y eventualmente  cambiarlos, puede cambiarle la vida a las personas de maneras significativas.

5 comentarios:

  1. Gabriel:

    Me dá mucho gusto que hables de estas distinciones del lenguaje, personalmente me ayudaron mucho a recontruir mi propio lenguaje...es un real cambio del mundo que construímos...o destruímos sin darnos cuenta (inconscientemente)

    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:34 p.m.

    Gabriel, que gusto me da oirte hablar asi, justo lo que me tiene desvelada en este ultimo tiempo. En realidad todo lo relacionado con el lenguaje y la comunicación es muy interesante, ahora entiendo un poco mas a los filosofos y a los estudiosos del tema.

    Cariños
    Vero

    ResponderEliminar
  3. Estabas en tu "sano juicio" cuando escribiste este posteo? porque ya sabes que desconfío!
    Abrazo y gracias por todo!

    ResponderEliminar
  4. Gabriel, a veces hasta las afirmaciones las escucho como juicios ya que sólo puedo ver la "realidad" desde mis limitaciones y mis capacidades irrepetibles, las físicas y las de mi historia. Y claro, para no volvernos locos y, además, para lograr comunicarnos, nos llenamos de convenciones respecto de la "realidad": el cielo está azul, pero ¿qué es el azul? ¿Qué dirá un daltónico al que no le enseñaron la convención de los colores? Por otro lado, existen distinciones para el azul: marino, petróleo, piedra, etc.
    Si la cosa se pone difícil para algo tan básico de la "realidad" como los colores, a nivel de cosas más complejas como las relaciones humanas, se me hace mucho más cuesta arriba definir "la realidad" sobre la que hacemos afirmaciones.
    Parecería relevante que en las conversaciones convengamos sobre cual "realidad" se desarrollará la conversación, no te parece?
    Saludos,
    Guillermo

    ResponderEliminar
  5. don Gabriel Bunster he tenido el honor de poder compartir con usted y desde ya doy las gracias y creo que todo lo que hemos podido compartir me a ayudado a ver la vida de la forma que siempre la imagine, osea me he dado cuenta que lo que en mis sueños miraba puede ser aplicado en mi realidad, claro que para poder verlo cumplido debo primero cambiar "yo" ya que siempre trate de cambiar el mundo y eso me llevo a convertirme en un amargado juez, mas ahora puedo ver que si cambio mis juicios y pre-juicios ante mi prójimo por una mirada con amor el mundo que sueño esta mas cerca de lo que imajino, ahora estoy en mi SANO JUICIO y puedo decir que el mundo no va a ser mejor, pero eso no significa que debamos destruirnos con el mundo, si no mas bien construyamos un mundo mejor con amor para nuetras futuras generaciones, GRACIAS AMIGO GABRIEL

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias