miércoles, julio 06, 2011

Reflexión final al terminar mi primer semestre de clases en la universidad

Agradezco la oportunidad de hacer clases en la universidad y en particular en esta, la Universidad San Sebastian. Clases de Construcción de Identidad en Redes Sociales (link al blog de curso)

Esta experiencia ha sido de gran valor para mi, pues he descubierto que tengo habilidades para ello y me gustó hacerlo; disfruté.

José Luis, Ricardo y Felipe, esccribiendo comentarios en blogs
Los alumnos apañaron, es decir, se subieron al carro de la aventura que esto podía significar, reconociendo ellos que a medida que el curso, mas bien taller, se desenvolvía, descubrían un enfoque que no habían siquiera imaginado.

Pensaban que verían materias mas bien técnicas de las tecnologías de redes sociales, en cambio el epicentro de todo lo que pasó fueron ellos mismos, sus intereses, sus habilidades, sus particulares estilos y visiones particulares del mundo y la realidad.

Se podría decir que el curso/taller, tuvo claros elementos de coaching de parte del profesor.

Los alumnos dirán en el examen que construir identidad pública en las redes sociales es “una herramienta estratégica muy potente” de un “gran potencial para darse a conocer al mundo”, “a través de sus experiencias y aprendizajes que les van quedando en la vida, centrándose en el Elemento (concepto de Ken Robinson), aquello que les apasiona, para poder crear una oferta válida para el mundo”.

Importante fue la reflexión grupal acerca de cual es realmente la oferta que cada uno quiere ser para el mundo, su particular aporte, atendiendo a las actividades que más los mueven, los motivan, e ir fortaleciendo eso, a través de contar historias, ejercicio que constituye en si mismo una configuración potente de identidad.

Vieron la importancia y enriquecimiento que pueden ser los comentarios de amigos, cercanos y gente que ni siquiera conocen.

A algunos les costó más, otros lo encontraron entretenido y al final de cuentas se fueron aviniendo con aparecer muy tal cual son, como una persona más integra, con más elementos de si mismo expuestos, incluso con las emociones explicitadas en muchos pasajes. La vergüenza inicial se fue disipando, se fueron creyendo más el cuento de si mismos, del medio y del nivel de exposición.
Además desarrollaron la habilidad de expresiónescrita, con algunos casos notables de saltos o mejoras.

a vacaciones
Interesante fue descubrir en sala, gracias a la presencia de un profesor que actuó como activo “oyente”, que ser profesional venía siendo equivalente a sin emociones. Y que hoy eso se empieza a caer a pedazos y el mundo empieza a necesitar más de las emociones de las personas para crear las empresas del futuro, llenas de colaboradores apasionados por lo que hacen, conectados, en culturas de alta transparencia y entusiasmo, para que emerja la tan necesaria creatividad e innovación.
Aparte es mucho más entretenido leer textos que son historias cargadas con facetas personales del autor y sus emociones en relación a los temas que relata.

Y finalmente “con esto de los blogs, además de construir identidad nos ayudan a tener opinión propia”, voz propia, opinión propia, una pieza clave de la democracia real que queremos construir, según las mismas palabras de José Luis Sampedro.

Una experiencia notable, enriquecedora, que quiero seguir teniendo. Un particular agradecimiento a Mateo Budinich que fue el de la idea e iniciativa.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario