miércoles, agosto 03, 2011

Cátedra en Ciencias Ecológicas, Conservación y Desarrollo

La Bárbara me invita a este evento en lo que fuera la Unctad y hoy el GAM en homenaje a nuestra Gabriela Mistral, a la que incluso ella, la Bárbara, rinde un homenaje en su discurso inicial.

El tema, la Conservación y la Biodiversidad. Convocan su grupo de ecologistas, unos tipos extraños que andan preocupados de los bichos y las plantitas, el agua que tomamos, las especies, la vida en definitiva de ese mundo aparte de nosotros los humanos de las ciudades. Además una universidad y el gobierno, representado por el Ministerio del Medio Ambiente.


Inaugura el evento Claudia Bobadilla por la UDD y su área o red de alta dirección. Maneja la escena con total propiedad, rinde honores a todos lo que hacen posible lo que será un curso, una cátedra magistral le han puesto, a donde concurren 21 alumnos, aparte de un buen lote de invitados de lo más diverso. Estos 21 alumnos al parecer son todos enviados y representantes de importantes empresas, que empiezan a mirar el tema de la conservación como algo de lo que parece tienen que empezar a preocuparse.

El enviado del gobierno, Leonel Sierralta, hablará de las leyes, recientes leyes y leyes en trámite legislativo sobre estas materias. O más bien sobre como regular el que una cierta visión de lo que es todo esto de la conservación y la biodiversidad sean hechos concretos en nuestro país. Y al parecer, todo lo que pasa en este ámbito no está muy lejos de las prácticas en otros y más avanzados países del mundo.

Yo aquí es cuando pienso, que estos temas debieran penetrar nuestras mentes y corazones, y no sean las leyes necesariamente lo que impulsa nuestra conducta, sino el setting que se instala en nuestras personas. Un setting que es fruto de la educación y fruto de las conversaciones en que estamos.
Pensé incluso que todos estos alumnos debieran pasar previamente por un curso de blogging y redes sociales, para ser unos verdaderos voceros de lo que van viendo y aprendiendo en esta cátedra.

Turbera de Karukinka, Tierra del Fuego
Nuestra preocupación por la conservación y la biodiversidad la resolvemos creando áreas protegidas, que en Chile son el 21% del territorio nacional, una cifra muy elevada en comparación con otros países.
Y nosotros los humanos, ocupamos el territorio como verdaderos depredadores, instalando nuestros cultivos por ejemplo, matando toda otra forma de vida. Adicionalmente infectamos el suelo con pesticidas y sustancias sintéticas, dejándolo muy probablemente bueno para bien poco, aparte de los cultivos ahí instalados.

Como podemos incorporar estos conceptos en nuestras vidas y en nuestras ciudades, de manera de acoplar desarrollo con conservación, dado el hecho de que la vida natural es algo de lo que somos parte y no algo que ocurre en los parques nacionales.

Hay empresas que están dando buenos ejemplo en el mundo, de que se puede cuidar la biodiversidad y la conservación, incluso en forma voluntaria, ejemplos que vale la pena difundir.

El mejor lugar que conozco para seguir estos temas es el blog de Bárbara Saavedra.
Gracias Bárbara por la invitación.

1 comentario:

  1. Gracias Gabriel por haber ido y por este posteo! Yo también estoy de acuerdo que las experiencias de cada uno deberían compartirse con otros, y al menos para mi, el internet me ha acogido amablemente en ese esfuerzo! Cariños! B.

    ResponderEliminar