sábado, noviembre 26, 2011

Grupos

Participo en tres grupos de entre 9 y 12 personas, con algún rol de responsabilidad en la dirección de dichos grupos. Y estoy asombrado con lo que en ellos se puede dar.

En uno de ellos estamos partiendo las reuniones quincenales con quince minutos de meditación. Esto ha sido producto del interés amplio de conversar acerca del tema, en que muchos contaron su experiencia al respecto o sus saberes y curiosidades. De un momento a esta parte optamos por no hablar más acerca de meditar sino que ponernos simplemente a hacerlo, guiado por uno del grupo y eventualmente después comentar como había sido la experiencia.
Un ejercicio que considero potente, sin aspavientos.


Concluyo que los grupos deben tener un líder, alguien que está llevando la reunión en que se está, que puede ser incluso el dueño de casa cuando el grupo rota entre las casas de sus miembros.
El rol del líder es importante y puede compartir con uno o dos una conversación de reflexión antes y después de las reuniones, para evaluar como fue la última y que se hará en la siguiente.
En general es el grupo en su conjunto el que hace la reflexión de fondo del rumbo que quieren darse y las actividades y formalismos que se quieran imponer.

Otra pieza clave del éxito de estos grupos de acuerdo a mi experiencia, es instalar el rito de que cuando una persona toma la palabra, nadie la puede interrumpir y hablará hasta que ella avisa que terminó. De ahí el líder designa a quien le toca hablar a continuación .
Y quizás más importante que el acto de hablar es el acto de escuchar, que en los grupos en que participo se instaura como una acción activa de escucha, atenta y presente (sin celulares), que se da como un regalo que cada uno de los miembros le da a quien habla. (link)
Esta forma de operar, que tiene características de rito, opino que es mágica, especialmente cuando quienes hablan lo están haciendo desde las personas que son y no están hablando de materias teóricas ajenas a su ser.

Las temáticas y actividades que se vayan realizando, son en general de opción del grupo y de su líder, y dan el norte que el grupo se quiera dar.

Estoy tan asombrado del fenómeno humano y relacional que en estos grupos se produce, que especulo pasan las siguientes cosas: cuando las personas hablan, con esta atención acogedora puesta sobre ellos, entran en una especie de flujo, que muchas veces moviliza el alma afuera y se produce una conexión entre las personas, que no tienen en general espacio para juzgar, una conexión que llego a pensar que es incluso a nivel vibracional, de esa de que andan hablando los físicos cuánticos, y que produce que las personas sientan que son parte de este grupo, pero parte de la misma forma como un órgano es de un organismo. El grupo se constituye en su conjunto como un organismo vivo.

Pienso que los coaches tenemos ventajas para liderar estos grupos, simplemente porque sabemos lidiar con los juicios, que son un elemento que tengo la sospecha mientras más se erradiquen de estas dinámicas, mejor es el resultado de lo que pasa y más los miembros de los grupos se sienten acogidos y queridos por el resto de los integrantes.

Tengo además la intuición que estos grupos están instalando en sus miembros la experiencia de ser con otros como mucho más significativo que el ser solos. He llegado a abrazar la frase que alguna vez escuché, que dice "nos constituimos en nuestras relaciones".

Quiero y estoy haciendo ofertas para monitorear grupos, por mi cuenta y con otras personas, preferentemente coaches, pues creo serán instancias importantes de crecimiento personal y profesional, como de equipos de trabajo, y circunstancialmente además, por como ello es acopla con la emergencia de las tecnologías de redes sociales.

Este video que agrego aquí no tiene mucho que ver con grupo, pero si con colaboración y redes sociales, dos temas que riman muy bien con lo anterior.

2 comentarios:

  1. Apreciado Gabriel, te escribo luego de haber hecho unos talleres a 3.300 mtrs de altura con comunidades indígenas de la sierra Ecuatoriana. Sentí esa conexión de que hablas cuando compartimos junto al fuego, una noche estrellada, el silencio de los volcanes dormidos, una sensación de sentir que lo que buscamos está dentro de nosotros, de ya haber vividos conectados, suspendidos por la pacha mama. Solo buscamos guidos por esos recuerdos, alumbrados por el tiempo que no existe cuando no conectamos y sabemos ya todo lo que tenemos que saber del otro. Felicitaciones por tus comentarios de tus maravillosas experiencia y tu perseverancia. Un abrazo y no conversamos un café en la semana cuando este por esas tierras de coaches

    ResponderEliminar
  2. Te felicito por estas incursiones grupales. Yo también he estado dando rienda suelta a la creatividad y a mis dotes organizativas. Aparte de reuniones de equipos de consultores, con el obejtivo de vincularlos mejor a la empresa que los contrata para prestar servicios en otras; ayer tuvimos otra sesión especial entre mujeres. Lo importante es que en esas reuniones realmente hablamos y nos escuchamos. Simplemente nos conectamos, desde lo escencial: sin nombres, sin títulos, como simples partículas del cosmos vital; sólo como partes del "gran espíritu" para acoger y ser acogidas.

    ResponderEliminar