miércoles, julio 17, 2013

Libro Lecciones de Liderazgo, las 10 estrategias de Shackleton, de Dennis Perkins

He estado buscando material para el tema del Liderazgo y Jorge Milla me recomendó y prestó este libro.

El autor, un renombrado consultor norteamericano en la materia, utiliza el caso de la expedición antártica de Ernest Shackleton en 1914, para extraer de ahí material didáctico.

Ernest Shackleton
Shackleton sale de Londres justo cuando empieza la primera guerra mundial, en esta expedición que pretendía llegar al polo sur y seguir de largo atravesando la antártica de un lado al otro. Esto simplemente porque su anhelo de ser el primero en llegar al polo sur, había sido alcanzando poco antes por otro explorador aventurero, Amundsen, el año 1911, 35 días de otro aspirante a este logro, Scott.

La expedición es un fracaso; no logran su objetivo. Su gran logro es pasarse casi dos años lidiando con la difícil naturaleza del polo sur y traer de vuelta a todos vivos.

Shackleton resulta ser un gran líder, sin lugar a dudas. Pero qué es aquello que lo constituye en ese destacado líder?

Una cosa que captura mi atención es la invitación. A una aventura arriesgada, donde probablemente lo pasarán mal e incluso no sobrevivan, pero si lo logran habrá honor y reconocimiento. 27 hombres más un polizón serán la selección entre muchos.

Un líder tiene una visión de largo plazo a la que invita, atrae, motiva. Un objetivo atractivo es fundamental.
A que nos invitan los líderes hoy en día, es mi reflexión. Cuales son las causas, las banderas, que hoy flamean.

Y el líder tiene a todo su equipo ocupado en tareas del día a día, nadie descansa, nadie está sin hacer nada. Y con la mira en el objetivo de largo plazo. Esta es la primera lección de un buen líder, de acuerdo a Dennis Perkins.

Debe instalar un clima, una cultura, valores, y el líder, usted, debe ser el principal ejemplo. Cree simbología adecuada a esos valores; instálelos en el cerebro de su gente. Instale algunos ritos. Segunda lección.

Uno de los valores más importantes, es el optimismo, la buena onda. Un líder debe ser un optimista a prueba de fuego. Pero, ojo, sin dejar de tener contacto con la realidad. Este equilibrio es sutil y clave.
Tercera lección de liderazgo.

Resistencia, capacidad de aguante, persistencia. Esto requiere cuidar la fuerza y salud personal y de su gente. Es notable como Shackleton favorecía a su gente más que a si mismo, entregando mejores guantes, sacos de dormir, alimento incluso, a los que veía que más lo necesitaban.
El líder debe cuidarse especialmente, pues sin él, el desastre puede ser inminente. El líder es muy, muy importante.
Tomar decisiones y luego ir con todo con ella, sin arrepentimiento ni cargos de conciencia.
Esta fuerza y su mantención en el tiempo, es la cuarta lección de liderazgo.

La cohesión del equipo, cuidar y desarrollar este aspecto, es otro valor del líder. Ello requerirá intervenciones, arengas, animar dinámicas, de manera que el grupo no excluya a ninguno y sea un equipo, consciente del valor e importancia de este organismo unitario. Quinta lección de liderazgo.

Conversaba el otro día con un amigo de estas cosas que pasan entre las personas de un equipo, cosas irritantes, de molestarse unos a otros. Él las ponía como actos de poder, de mostrar quien está sobre quien, quien es el más choro. Una secuencia permanente de actos relacionales que irritan y destruyen al equipo. Shackleton tenía estrictas reglas de cortesía instaladas en la forma de relacionarse unos con otros, con lo que pienso, lograba desbaratar esas otras malas costumbres. Respeto mutuo, mínimas diferencias entre unos y otros; todos son importantes y todos son necesarios. Sexta lección de liderazgo.

El manejo de conflictos es otra característica que el líder debe tener. El manejo de energías de enfado, ira, rabia, debe ser delicado, pues son fuerzas que no se pueden negar, pero debe ser posible haya un cause para ellas, sin que exploten en conflictos mayores. Séptima lección de liderazgo.

La risa, las fiestas, las celebraciones, los espacios de relajo, son cosas que el líder debe facilitar y promover. Shackleton hacia fiestas en momentos increíbles, allá perdidos en los hielos, jodidos hasta decir basta, festejaban. La música y los instrumentos musicales, eran piezas de alto valor para Shackleton, pues animaban esos espacios. Octava lección de liderazgo.

La novena lección de liderazgo tiene que ver, desde mi entendimiento, con tener la capacidad de tomar decisiones y algunas de ellas de alto riesgo. Que decir de las decisiones que Shackleton tuvo que tomar; eran de vida o muerte, muchas de ellas. El líder debe ser capaz de tomarlas, con algún nivel de participación del equipo, pero al final es él el que opta y debe exigir que los demás lo sigan. Debe tener esta fuerza en el carácter.

Y la décima lección de liderazgo que Perkins extrae de la expedición de Shackleton es la creatividad, una capacidad a estimular en el equipo y disponer él mismo. Muchas situaciones requieren esta habilidad, la que debe ser estimulada, promovida y celebrada.

Este libro es una interesante mezcla de aventura, la expedición de Shackleton por las aguar antárticas y la mirada del consultor en liderazgo que extrae de ahí lecciones para todo aquel que quiere mejorar sus capacidades en este aspecto. Un libro recomendable y entretenido a la vez.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario